racismo institucional

Hace más de medio año que se convocó #PrisonStrike, la que esperaba ser "la mayor huelga de presos en la historia de los Estados Unidos". Según Trabajadores Industriales del Mundo -IWW, uno de los grupos promotores, la iniciativa esperaba golpear en el talón de Aquiles del masificado y racista sistema penitenciario yanqui: la esclavitud laboral a la que se somete a los presos, amparada en la decimotercera enmienda de la Constitución USA. A día de hoy, el balance sigue siendo conflictivo: la huelga ha tenido que afrontar el efecto convergente de la represión institucional, el silencio de los medios de comunicación comerciales y, quizás, las diferencias entre los grupos convocados a apoyarla fuera de la prisión. Compartimos a continuación el balance sobre el apoyo a la huelga del medio anarquista de Bloomington (Indiana) 'Plain words' -"Al grano"-, así como algunos datos recientes sobre la situación de las prisiones y el encarcelamiento en Estados Unidos. Evaluaciones y análisis de coyuntura son importantes, sobre todo cuando se está en un tiempo de compás de espera ante grandes movilizaciones convocadas para un futuro cercano.

 [Seguir leyendo]

Dan Berger, autor de 'Captive nation: black prison organizing in the civil rights era' da cuenta de los resultados de la huelga de presos iniciada en Estados Unidos el 9 de septiembre, y discute sus objetivos:

"La huelga que estamos viviendo tiene un impacto material, pero no hay pruebas de que parar de trabajar pueda derribar un sistema basado en la represión, no en la producción. Es más, un aparato masivo de seguridad -muros de cemento, alambre de espino, guardianes armados hasta los dientes- se interpone entre los presos y la libertad. Ellos no pueden emprender un éxodo masivo que ponga fin a la esclavitud... Hay un abismo entre la indignación por las condiciones carcelarias y un programa político que consiga acabar con ellas. La historia de la organización en las cárceles -hasta la huelga de este otoño, incluida ella misma- pone sobre la mesa la necesidad de una infraestructura fuerte... En el equilibro entre enfrentarse a la violencia del Estado y cultivar el apoyo mutuo yace el potencial para expandir movimientos de izquierda capaces de conseguir cambios significativos" -[Leer el artículo].

El 2 de enero de 2016, los medios de comunicación se hicieron eco de que "una milicia" patriota y ultraderechista de 150 miembros ocupaba el refugio del Parque Natural de Malheur (Oregón) en protesta por el encarcelamiento de los rancheros Hammond (padre e hijo) por quemar repetidamente terreno de dicho parque para ganar tierras de pastoreo. El líder del grupo de milicias es Ammon Bundy, fervientemente cristiano y con una interpretación anti-gubernamental de la Constitución de los Estados Unidos.

El periodista independiente, activista, editor y anarquista Alexander Reid Ross, residente en Portland (Oregon), decidió acercarse para conocer más de cerca el fenómeno y escribió un artículo basado en sus observaciones y reflexiones para el blog anarquista norteamericano It’s Going Down.

Traducción [del foro de] Alasbarricadas.

• CGT-La Safor insisteix que la política de l’Ajuntament és il·legal i condemna a la clandestinitat a persones sense papers.

• Per al sindicat, vincular immigració amb la mort del policia a Madrid desemmascara el perfil racista de l’Alcalde de la ciutat.

Subscribe to RSS - racismo institucional
Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org