Análisis

Por Alfredo Apilánez.

Segunda parte. (aquí la primera)

Dinero-capital: la encarnación del poder social

Cuando el Señor Torra habla de la vía eslovena a la independencia de Cataluña, no sólo miente y provoca, sino que además anuncia públicamente que planifica un golpe de fuerza contra el gobierno central.

@BlackSpartak

Abrimos la semana con el terremoto político que han provocado las elecciones andaluzas. Todas las televisiones, radios y periódicos nos bombardean con sus análisis y no vamos a ser menos. En algunos casos podemos ver que estos análisis tienen un punto de razón y en muchos otros – increíblemente en la mayoría de ellos – no creo ni que se acerquen a explicar el fenómeno andaluz.

El mejor sistema de opresión es aquel que consigue que las personas oprimidas sean activas en su propia opresión. Obviamente, lo digo desde la perspectiva de quien construye y se nutre de este sistema. Una perspectiva que es la opuesta a la nuestra. A lo largo de la historia tenemos múltiples ejemplos de ello, desde muchos momentos del esclavismo y del feudalismo hasta numerosas situaciones actuales dentro de las relaciones económicas del trabajo asalariado capitalista.

Quizá comprender que vivimos una crisis civilizatoria y no una crisis económica –como lo denomina el espectáculo– suponga disminuir la exigencia a tener más Estado y más trabajo; quizá también comprender que el capitalismo no morirá de muerte natural, ayude a ver lo contradictorio de las relaciones sociales impersonales.

Por Alfredo Apilánez.

Primera parte

Los mitos de la ortodoxia: el dinero-lubricante

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org