Por la necesidad y la urgencia de la crítica

Mi última contribución, "Populismo y emancipación", contestando a un lector de alasbarricadas que me había pedido mi opinión sobre los Castro, Chávez, Lula y Morales en relación con Allende, ha suscitado los comentarios de una lectora (anonim@) y de un lector (Víctor T), en los que se me reprocha el criticar (en "todos sus artículos recientes") sólo "a las figuras de izquierda que en diversas maneras han aportado a la movilización de la clase trabajadora y de los pobres", según anonim@, y el no denunciar, según Victor T, "los abusos europeos y franceses hacia latinoamérica". Lo curioso es que no se cuestiona lo fundado o no de mi crítica a esas "figuras de izquierda" sino únicamente el no extenderla a la derecha ("Ya no se critica ni a Europa, ni a USA ni a los peces gordos"). ¿Será porque la comparten?

Sea lo que sea y por considerar legítimo el derecho a la discrepancia y necesaria la crítica, comenzaré por agradecerles sus comentarios y decirles que lean, en Google, el artículo "La verdadera amenaza: el totalitarismo capitalista", que escribí para EL Libertario (de noviembre/diciembre 2004); pues creo que a través de dicho artículo podrán darse cuenta de lo fundado o infundado de sus reproches (sobre mi "mutismo" critico ante todo lo que de cerca o de lejos sirve al capitalismo) y quizás también del por qué considero tan necesario hacer la crítica de la retórica seudo revolucionaria  y de la actuación política de esas "figuras de izquierda" que, según yo, contribuyen consciente o inconscientemente al desarrollo y consolidación del proyecto hegemónico mundial del Capital.
 

Claro que a anonim@ y a Victor T puede parecerles secundario lo ocurrido en la Unión Soviética y en China -sólo para referirnos a las "revoluciones anticapitalistas" más paradigmáticas. Pero, por lo menos, deberían reconocerme el derecho de que a mi no me lo parezca, y que, al contrario, lo considere de gran trascendencia para el futuro del movimiento emancipador en todos los continentes. No sólo por ser ejemplos indiscutibles de la falacia emancipadora del marxismo-leninismo sino también de su connivencia y confabulación con los que mandan en el mundo. De ahí que para mi sea tan necesario comprender y denunciar las causas del fracaso de esas experiencias; pues estoy convencido de que ellas han contribuido -tanto o más que las experiencias social-demócractas y las políticas de la Derecha- a extender y consolidar el totalitarismo capitalista por todo el planeta. Además de que no son sólo esas dos experiencias, pretendidamente anticapitalistas, las que han fracasado y acabado nuevamente restableciendo el capitalismo, sino todas las intentadas en base a las concepciones inevitablemente autoritarias del marxismo-leninismo.
 

¿Son aún necesarios más fracasos para ver la diferencia entre los discursos revolucionarios y la realidades políticas, económicas y sociales  de estas "figuras de izquierda"? ¿Por qué se debería criticar y denunciar a los Blair, Zapatero, Alain García y ahora también a Lula como cómplices del capitalismo, nacional y transnacional, y en cambio no a los Castro, Chávez, Evo, Correa y Ortega? ¿No son coincidentes sus políticas económicas y sociales? ¿No criminalizan todos ellos los movimientos sociales que les reclaman más justicia y más derechos? ¿Hay realmente diferencias entre ellos en la manera de ejercer el Poder y en los resultados? ¿No es el capitalismo hoy un imperio planetario y los Estados nacionales sus servidores, inclusive aquellos que aún pretenden combatirlo?
 

¿Es mentira esto? ¿Es propaganda imperialista o es el fiel reflejo de la realidad? ¿De qué serviría ocultarlo? ¿Qué ganaríamos tapándonos los ojos o mirando hacia otro lado?
 

Yo también habría deseado que el desarrollo y el final de esas experiencias hubiese sido otro, que realmente hubiesen desembocado en el socialismo igualitario y libertario que sus promotores nos anunciaban y prometían. O por lo menos en formas sociales cercanas o avanzando hacia tal objetivo. Pero no es lo que ha sucedido o lo que está sucediendo: ni en las experiencias que, tras largos periodos de control exclusivo del poder por el partido "revolucionario" y de "socialismo real" (en realidad simple y puro capitalismo de Estado), han vuelto o están volviendo al capitalismo puro y simple, ni en las que ese partido o sus Jefes están ejerciendo más o menos hegemónicamente el poder, tras ganarlo en la competición electoral propia de las "democracias parlamentarias", y aplicando políticas productivistas en asociación con las transnacionales capitalistas. Y no ha sucedido ni sucederá porque estas experiencias, que yo he calificado de populistas, no cambian la condición de explotación de los trabajadores ni les aportan mejorías substanciales para salir de la pobreza. Además de su incapacidad o falta de voluntad para evitar la devastación del medio ambiente y la aculturación de las poblaciones indígenas en la mayoría de estos países.
 

Yo no creo que se pueda negar el catastrófico balance de más de un siglo de marxismo-leninismo, de socialismo estatista. Creo que debemos reconocer esta evidencia y que ello no implica renunciar a la emancipación ni caer en el derrotismo o en la desmovilización. Al contrario, sólo reconociéndolo se podrá  comprender el por qué han fracasado hasta hoy todas las tentativas de acabar con la explotación del hombre por el hombre y sólo así se podrán sacar enseñanzas útiles para el futuro... Creo pues que hacerlo es un deber revolucionario, y que debemos hacerlo sin sectarismos ideológicos, sin intereses partidarios, con el único fin de no volver a extraviarse por senderos que conducen a callejones sin salida a los explotados y dominados.
 

Por supuesto, no se trata de pretender detentar la verdad, de dar lecciones o de imponer rutas... Simplemente, honestamente, de ver lo que no ha funcionado y no funciona, pues esto será de gran ayuda para poder iniciar nuevas experiencias y tratar en ellas de no repetir lo que ha fallado.
 

¿De qué nos serviría empecinarnos, por fidelidad doctrinal o creencias mesiánicas, en no ver lo que hay detrás de los líderes carismáticos, de los Mesías...? Y esto es válido para todos los líderes y todos los Mesías, sean de Derecha o de Izquierda, inclusive para los que se presenten con la etiqueta anarquista. Y no sólo porque el Poder es y será siempre dominación del hombre sobre el hombre sino porque no hay autoridad que no implique obediencia, sometimiento, y porque no es con la obediencia y el sometimiento que se conseguirá la libertad para todos.
 

¡Siempre se ha dicho que "la emancipación de los trabajadores será la obra de los trabajadores mismos", y siempre se ha visto que si las personas no deciden por sus propias vidas son otros que lo hacen por ellas! ¿Por qué olvidarlo ahora? Si hay una lección a sacar de más de un siglo de socialismo autoritario es que si los trabajadores no gestionan ellos mismos la economía y la sociedad será de nuevo una élite, una burocracia, la que lo hará en su lugar y para su exclusivo beneficio.
 

Además, si debemos considerar que estas "figuras de Izquierda" en el Poder (el Poder que dicen ejercer los Castro, Chávez, Lula, Morales y todos los que gobiernan o han gobernado antes en nombre de la Izquierda revolucionaria, como los Lenin, Stalin, Mao, etc., o los que lo han hecho en nombre de la Izquierda reformista, como los Blum, Largo Caballero, Allende o los actuales Zapatero) no pueden, no pudieron, poner en obra sus programas en razón del entorno internacional desfavorable, ¿qué sentido puede tener pues luchar por conquistar ese Poder si lo único que les permite es ser diferentes en la retórica discursiva?
 

Hoy sabemos el por qué el capitalismo no ha sido derrotado y por qué han sido esas "alternativas" populistas las que más han contribuido -tanto en su variante reformista como en la revolucionaria- a imponerlo como imaginario del progreso y la convivencia "democrática"…Por lo menos en el imaginario de las grandes masas… Y ello pese a seguir produciendo enormes y graves injusticias, a hacer pesar sobre la humanidad la amenaza de su propia destrucción y a seguir verificándose, día a día, su falaz concepto de libertad. Es pues por ello que no tenemos el derecho de seguir engañándonos, de seguir creyendo en mitos y de esperar que el fin de la explotación y la dominación lo encontremos por los caminos del capitalismo o del socialismo estatista (simple capitalismo de Estado).
 

Hoy más que nunca debemos tener presente aquello de que la emancipación de los trabajadores debe ser obra de ellos mismos. De ahí la necesidad y la urgencia de denunciar y combatir a todos los que, en nombre de la libertad capitalista o de la libertad revolucionaria, nos quieren confiscar la nuestra.
 

Octavio Al berola

 

Comentarios

Karina, coincido totalmente con lo dicho por usted y no tengo nada que añadir. Un saludo libertario.

>

¿Pero se puede saber dónde no ves propuestas? ¿La autogestión y el federalismo no son propuestas? Lo dicho: no es que no se den propuestas ni críticas razonadas, es que no las queréis ver cegad@s por un alucinante integrismo maniqueo.

Karina dijo: <<Claro que no digo que los anarquistas hayan sido los que hicieron caer el muro de Berlin porque si hubiera sido asi creo que las cosas hubieran sido diferentes pero creo que toda critica que NO da salida aporta un granito de arena a desmoralizar al pueblo (...) Claro no es que haya agentes de la CIA esperando que hablen los anarquistas pero si no hay salida real en la critica mas que vaguedades entonces se desmoraliza un poquito al pueblo.>>

 

¿Al pueblo?, será a los socialistas autoritarios ¿no? O en todo caso desmoralizará al pueblo, pero con respecto al nefasto Capitalismo de Estado, lo que no es demasiado malo en mi opinión.

Criticar el socialismo de Estado no es apoyar el capitalismo privado, como criticar el capitalismo no significa apoyar el socialismo de Estado. Eso sólo son pataletas maniqueas de los que no aguantan o no pueden rebatir las críticas de forma razonada, con argumentos y razones objetivas.

Las alternativas ofrecidas junto con la crítica son claras: socialismo y libertad individual; no tienen sentido el uno sin la otra. Quien no lo quiera ver, quien quiera negar el aporte y la alternativa en la crítica libertaria sólo puede ser un integrista al que realmente no le interesan las alternativas, ninguna, por eso las omite como si no estuviesen dadas.

 

 

Es lo que digo, los frailes de la Verdad Revelada siempre sustentan en “la razón” su Verdad. Los científicos no requieren ser multitud para sostener la razón de la ley de Gravedad; es evidente.

Pero estamos hablando del reino de la mera Doxa, es decir, de la política y de la reforma social. ¿Cuántas minorías se habrán opuesto al paso del nomadismo al sedentarismo civilizatorio? Probablemente, muchas.

¿Cuántas minorías de anarquistas se opusieron a la Primera Guerra y a la Segunda Guerra mundiales? ¿Cuántas? Digamos que la tendencia de Kropotkin apoyó a Francia e Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial. Y, en la Segunda Guerra, prácticamente todo el anarquismo militante apoyó a los aliados contra el nazismo. ¿Dónde quedaron las “razones” de los anarquistas para oponerse al militarismo y a la guerra? En agua de borrajas.

Igual pasa hoy con otros procesos. No trato de hacer una “crítica de la razón pura anarquista” sino que planteo que una “crítica de la razón práctica” requiere de una ubicación del crítico en un escenario mayor.

Si planteas el comunismo libertario, ¿cómo pueden coincidir tus argumentos con los de la derecha? ¿De qué estamos hablando, entonces?

¡Qué churro de mensaje! Es un collage de palabras juntas y un totum revolutum de ideas sin mucho sentido, todas unidas con pinzas. Como el programa del Chavez ese.

Que lastima los tres últimos mensajes de Anónimo me parece que es la misma persona aunque no quiero hacer suposiciones pero es el mismo argumento. Lastima que hable de integrismo maniqueo cuando es el mismo el que condena mis observaciones hechas en un animo constructivo, no soy anarquista pero he tratado de ser respetuosa y en todo momento he afirmado que creo que tiene un aporte que hacer pero que no lo estan haciendo. Tus palabras pendencieras son prueba de lo que digo.

¿libertad individual? ¿socialismo? esa no es una propuesta son dos palabras que tienen mil significados diferentes dependiendo de quien las diga. Palabras como esta no significan nada para el pueblo y por pueblo no digo "socialistas autoritarios", ellos tambien son parte del pueblo pero hablo de mucha mas gente, personas como yo que nos sentimos de izquierda pero que no nos convence ningun dogma y somos mas pragmaticas.

Autogestion y federalismo no son propuestas son conceptos tan vagos como decir dictadura del proletariado. Ideas muy bonitas segun quien las vea pero que no atraen a nadie porque en la practica no significan nada a menos que me den ideas de que significa federalismo en Latinoamerica en el siglo 21, si me dan ejemplos concretos de como hacerlo y de que beneficios trae para que la gente viva mejor. Igual con la autogestion que significa en la economia por ejemplo venezolana de hoy en día, como avanzar a ella, como preparar los trabajadores y trabajadoras todo eso es lo que hay que ver.

Para esas discusiones estoy abierta de oidos para decir frases muy bonitas pero sin nada que la sustente no tengo tiempo. Mientras sigan creyendo que todos los que no siguen ciegamente sus dogmas es un estupido, un ciego o un autoritario seguiran siendo una secta, estos comentarios son prueba de por que el anarquismo no cala como dijo alguien en el debate. Y ya dije todo lo que tenia que decir sobre la critica asi que lo dejo donde esta. Karina.

Karina dijo: "Que lastima los tres últimos mensajes de Anónimo me parece que es la misma persona aunque no quiero hacer suposiciones pero es el mismo argumento."

Sí, los tres fui yo.

Karina dijo: "Lastima que hable de integrismo maniqueo cuando es el mismo el que condena mis observaciones hechas en un animo constructivo"

Sólo vi acusaciones en plan >. Lo que pasa es que luego cambiaste el tono y no te leí. Así que si es cierto tu ánimo constructivo, pues lo siento por contestar como contesté.

Karina dijo: "¿libertad individual? ¿socialismo? esa no es una propuesta son dos palabras que tienen mil significados diferentes dependiendo de quien las diga."

Estamos hablando de las críticas anarquistas, así que esas palabras las dicen los anarquistas y tienen el significado que le dan los anarquistas. Lo que implica propuestas bien concretas, claras y práticas.

Karina dijo: "Palabras como esta no significan nada para el pueblo"

Pues más a favor de Alberola y de los anarquistas, porque ya es hora de que empiecen a significar algo y no se las tache de reaccionarias, sectarias, fantasiosas o vagas, por los mismos de siempre cada vez que las escuchan.

Karina dijo: "Para esas discusiones estoy abierta de oidos para decir frases muy bonitas pero sin nada que la sustente no tengo tiempo."

Genial, pues lee, infórmate en que se concretan las propuestas anarquistas y todo el cuerpo lógico que las sustenta. Verás qué lejos están de desmotivar a nadie...

Les recuerdo que este tema está siendo moderado. Las alusiones personales que no tengan que ver con el tema de que están tratando, serán borradas según mi criterio. Un cordial saludo. 

Al anónimo que está diciendo que las propuestas anarquistas son claras, y que son la autogestión y el socialismo libertario, me gustaría que comprendiese que no hay nada concreto en una propuesta de ese tipo, y que sería como decir que este mundo está mal, y que la propuesta es que hagamos lo correcto.

 

La crítica, es lo que dice Karina, no es suficiente si no es acompañada de actos y propuestas viables. Un saludo.

 

Ana

Por lo que sé esos gobiernos, excepto el cubano, se mueven dentro de los márgenes de la economía de mercado. ¿Queda margen para algún tipo de socialismo libertario? ¿Y cómo llevarlo a cabo?

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org