Más fuerza que razones

Al respecto de la participación de libertarios/as en apoyo de las movilizaciones y movidas que hay en los últimos tiempos de Catalunya, y la extrañeza que causa que apoyen unas reivindicaciones de tipo nacional, y dado que me preguntan mi opinión, la digo sin mayores problemas.

Respecto a participar en los CDR, o en cualquier otra cosa que se les ocurra, yo lo veo bien. Si yo estuviese por allí, seguro que estaba en alguno, fregando o recogiendo papeleras. Desde siempre, por protocolo, he apoyado cualquier tipo de levantamiento de tipo "popular", en el que se cuestione el poder establecido, de lo que sea. Me da lo mismo en este sentido, que el Gobierno a batir sea de derechas o de izquierdas. Me resulta indiferente que entre los que reivindican haya derechistas, liberales o comunistas de corte autoritario. Me la rempanchifla que haya intereses políticos, o electorales. Me trae al fresco que quieran implantar otra tiranía. Una abominación, ya lo sé.

Pienso que en estos casos, ha de prevalecer siempre el activismo, porque el militante se forja en la lucha. Por un lado para aportar nuestro impulso en la medida de lo que somos; por otro lado para aprovechar en lo que buenamente se pueda la fuerza de los demás. Y si la lucha lleva una estelada nacional, o enarbola a la Virgen del Carmen, pues es lo que hay. Ya le daremos otro aire, si podemos.

Puede que, aún teniendo las mejores intenciones, las cosas salgan regular, mal, o que sean un desastre. Pues total no hay desastres. Lo más seguro, sí. Pero aún cuando no se consiga nada de ventaja, en general, para la difusión de las ideas libertarias, hay cuestiones positivas que siempre se van a obtener: un militante que entra en brega, consigue experiencia, habilidades, poner en funcionamiento su creatividad y recursos, entiende un conflicto cómo se desarrolla, las fuerzas que intervienen, cómo se cambian los planes sobre la marcha, qué gente es fiable y qué gente es tóxica, por dónde se entra y cómo se huye… Un militante que se emplea a fondo, cuidando su seguridad, teniendo claro su objetivo, los riesgos y costes que desea asumir (y no más) y desarrollando sus planes, va a salir del lío enriquecido personalmente, fortalecido, con más amigos, más conocimientos, más posibilidades a la hora de aplicar sus ideas. Es que si no, lo mismo estalla la revolución un día de estos, y no sabes para dónde tienes que correr.

Recuerda que más que la razón, la fuerza es nuestra arma: el militante, el grupo, el colectivo, la organización en la que todos, a pesar de nuestras divergencias nos apoyamos, nos formamos, aprendemos. ¿Qué menos, que ponernos a prueba? Si tenemos esta actitud dinámica, potente, activa, cuanto todo esto acabe, saldremos fortalecidos, curtidos, evolucionados, aunque ganen los otros, porque a pesar de nuestras divisiones, podremos decir que, como mínimo, los anarquistas estamos unidos. 

Comentarios

Imagen de Mierdologías

O sea que apoyas cualquier levantamiento “popular” contra cualquier poder establecido, aunque sea izquierdista. Da igual, entonces, apoyar al euromaidán, a la derecha venezolana, o al estado islámico en Irak, porque ser parte de la “praxis revolucionaria”, forma al individuo anarquista como militante, adquiere una experiencia fundamental. Dices: “Recuerda que más que la razón, la fuerza es nuestra arma”. Después de esa burrada que podrían suscribir todos los tiranos de la historia del mundo, he pensado que el texto es irónico, pero no lo parece por el lenguaje, por el medio elegido, etc. Si hablas en serio, siempre puedes meterte a madero o a militar.

Imagen de Acratosaurio rex

Pues sí, de hecho en el Euromaidán y en las manifestaciones de Venezuela, siempre he mirado con simpatía a los manifestantes que se enfrentaban al Gobierno. La gente se manifiesta y se rebela porque tiene razones para ello. Lo raro es que los anarquistas, cuando suceden esas cosas, no anden por ahí, y estén buscando excusas para no participar. Los anarquistas -solo es mi opinión- deben intervenir en las luchas sociales aplicando sus discursos, sus métodos, su impulso, dando contenido, redactando estatutos, poniéndose en contra de todo poder y autoridad. La Razón no basta, es necesaria la Fuerza. Estaba escrito en el carnet de la CNT. Recuerda también a Obi Wan Kenobi: apártate del lado oscuro de la Fuerza.  Y que la Fuerza te acompañe.

PD---

Y aparte de que esas palabras estaban inscritas en el carnet de la CNT cuando era grande, te aclaro que lo que escribo ahí no es de mi cosecha: es la posición de Errico Malatesta, que fue por si no lo sabes, un célebre anarquista del siglo XX, de los que se apuntaba a todo. No se trata de que los anarquistas apoyen repúblicas, gobiernos legítimos, monarquías o naciones. Se trata de que se hagan visibles, activos,  hábiles, fuertes, haciendo valer sus actitudes y propuestas. Porque como decía Malatesta, en la lucha corremos el peligro de ser traicionados, pero más nos vale correr ese riesgo, que traicionarnos a nosotros mismos cayendo en la inacción. 

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org