Venezuela: ¿El abandono del anarquismo internacional nos está obligando a votar?

María Peña

Como entiendo este espacio de libertad para disentir [Nota: se refiere a El Libertario], reflexionar en voz alta y construir un pensamiento de cara a los dilemas del presente, voy a realizar una afirmación provocadora: El abandono del anarquismo internacional a la situación venezolana obligará a los libertarios a votar para estimular un cambio. Y antes de ser inmolada, permítanme argumentar.

Como no nos interesa lo "políticamente incorrecto" queremos empezar sosteniendo que el anarquismo internacional, sea lo que sea que entendamos este término, ha abandonado la lucha del pueblo venezolano para sacarse de encima la dictadura chavomadurista. Abandono que se traduce en silencio frente a lo que ningún luchador de la libertad debe callar: La represión de Estado o, en casos más dramáticos, en apoyo al "gobierno de izquierda" de Maduro frente a la "insurrección de la derecha". La superficialidad de muchos compañeros, o que se informen por el universo mediático de izquierdas colonizado por el gobierno venezolano (Telesur, sitios webs como Rebelión, Kaos en la Red y tantos más) los ha llevado a sostener afirmaciones que difieren poco de las notas de prensa emitidas desde el Palacio de Miraflores. Algunos han optado por el silencio, canalizando sus energías en opinar en lo que creen esta mucho más claro, los abusos de un gobierno "de derecha". Es por eso que tantos anarquistas que han dicho que no dicen nada sobre Venezuela, "por que no tienen suficientes elementos", rápidamente elevan su voz donde la dicotomía funciona. Y aquí citamos un caso reciente. Que bueno que tantos anarquistas del mundo se preocupen por la suerte de Santiago Maldonado, 1 caso de desaparición en la Argentina del derechista Macri. Pero la mayoría de esos ha mirado para otro lado en la desaparición de Alcedo Mora en la Venezuela bolivariana. Salvo excepciones notables, la lucha del pueblo venezolano ha sido abandonada por el "anarquismo internacional", como alguna vez fue huérfana la lucha del pueblo cubano contra el castrismo. Bakunin revuélvete en tu tumba.

Estos anarquistas que silenciaron, condenaron y rechazaron las manifestaciones recientes en Venezuela por ser, como dice el gobierno "del terrorismo de la extrema derecha", ¿nos obligarían a optar por las herramientas más institucionales del sistema para generar un cambio en el escenario sociopolítico, uno cuyo contexto sea más favorable que el actual para la autonomía y la autogestión? Hago la pregunta sin dar una respuesta. Si "los anarquistas" creen que bajo la Venezuela de Maduro encapucharse y promover actos insurreccionales es "terrorismo", nos obligan a abandonar nuestras estrategias históricas para optar por las delegativas pero irrevocablemente pacíficas de otros sectores? Los resultados del 15 de octubre podrían ratificar su situación de minoría, un dato que ninguna persona con sentido común podría obviar. Y este mensaje en un contexto dictatorial justifica, por sí sólo, que las personas acudieran a las urnas.

Por otro lado hay compañeros que piensan que estamos, bajo el chavismo, en una variante autoritaria de la democracia, y que por tanto podemos seguir repitiendo lo mismo que hemos dicho cada vez que la democracia convoca a elecciones. Es coherente con el diagnóstico. Pero si cualquier libertario venezolano, en cambio, piensa que estamos en una dictadura, como es mi caso, la argumentación debería ser diferente. Y eso hasta ahora lo he visto poco. Decimos que estamos en dictadura pero repitiendo lo mismo que decíamos cuando estábamos en democracia, mala pero democracia al fin. Maduro no le interesa ningún dato que lo revele como minoría, y es por eso que a partir del dato electoral del 6 de diciembre de 2015 tomó la decisión de transformarse abiertamente en una dictadura. 

Los anarquistas, al igual que otros sectores revolucionarios no chavistas, hemos decidido quedarnos al margen de los acontecimientos, en momentos en que hay una crisis de representatividad política y tras un momento impresionante de auto-organización popular que objetivamente genera condiciones ideales para la difusión del ideal libertario. Pero el anarquismo, o mejor dicho los valores que defiende el anarquismo, hay que construirlo con la gente que es diferente a nosotros. Habría que preguntarse si hay algo, mucho o poco, de sectarismo en nosotros, que nos ha impedido vincularnos con los amplios sectores sociales y populares que desde diversas maneras han venido expresándose por el deseo de un cambio. Después del 15 de octubre, ¿Seguiremos pontificando de manera autocomplaciente o intentaremos tener incidencia en el curso de los acontecimientos? Respondamos en sintonía con nuestros principios de libertad individual y colectiva y justicia social, y no para congraciarnos con un movimiento internacional que ha decidido, mayoritariamente, darnos la espalda.

Dejo esto para el debate. Saludos a todos

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org