Aprendiz de Anarkista

Aprendiz de Anarkista from Florencia P. Marano on Vimeo.

 

Sinopsis: En la zona del Raval, Alfredo alias “el guaje” atiende hasta el final de sus días el ultimo establecimiento anarquista de Barcelona. En su pequeño museo comparte con amigos opiniones, debates y música.

Guión y dirección: Florencia P. Marano / foto fija: Enrique Lorenzo / Sonido: Carole Sabouraud / musica: Lendakaris Muertos - Cuzcos / producción: Erika Bereziartua - Miren Azkarate - Manu Barandi..

SF Produccions - La Garçonne Films

Hasta hace escasos días aún quedaban, frente al número 16 de la calle Ramelleres, los vestigios del homenaje que cada año un puñado de entusiastas tributa a Alfredo Sancho Juárez, apodado el Guaje. ¿Que quién era? Pues un espécimen irrepetible, de esa Barcelona rebelde e incómoda que, entre unas cosas y otras, viene liofilizándose.

Cada primero de mayo, amigos íntimos y clientes que frecuentaban Los Baskos, la cantina que el personaje regentaba en la mencionada dirección, se reúnen con el propósito de forrar las paredes aledañas con fotografías suyas y recordarle de la mejor manera posible, como a él le habría gustado, con sidra y zurracapote. Cada Día del Trabajo, un año detrás de otro, y eso que ya se cuentan seis desde su fallecimiento.

Llamarlo bar es mucho llamar. Los Baskos era un chiscón diminuto donde se servía sidra vasca y asturiana, acompañada de morro frito o bocabits que corrían a cuenta de la casa. En los apenas diez metros cuadrados del local, la vida se desplegaba en toda su exuberante e inverosímil complejidad: se mezclaban perroflautas, gente de la calle calle, jóvenes y veteranos, señores con nómina y corbata, currantes, alumnos de la contigua facultad de Geografía e Historia, cuya fachada posterior da justo enfrente, e incluso algún profesor: Manuel Delgado, antropólogo y autor de La ciudad mentirosa, le dedicó una emotiva entrada en su blog, El cor de les aparences.

Los Baskos era también una especie de santuario anarquista, donde se vendía La Soli y cuyos abigarrados muros estaban adornados con fotos de Durruti, de Allende, de Camilo Cienfuegos, del Che. Allí se reunía lo mejor de cada casa, aunque sin duda el título le habría correspondido al tabernero, al Guaje, un sustantivo de uso común en Asturias y la cuenca minera leonesa con el significado de muchacho; así llamaban a David Villa, que había jugado en el Barça. Guaje también define al chaval que anda aprendiendo un oficio, y tal vez por eso la cineasta Florencia P. Marano tituló Aprendiz de anarkista el entrañable documental que dedicó a su memoria. Vale la pena echarle un vistazo para hacerse una idea de quién era y del ambiente que se respiraba tras la trinchera de su barra.

El tabernero, apodado el Guaje, había sido uno de los sindicalistas más combativos de la Seat

 

 

El Guaje de Los Baskos: el aprendiz de anarquista

Amigos y clientes rinden un homenaje anual al dueño del bar Los Baskos, de la calle Ramelleres

Video no disponible o formato incorrecto.
Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org