Los Husitas

De Ateneo Virtual
Saltar a: navegación, buscar

La Revuelta de los Husitas 1414-1485, Bohemia

Taboritas y Calixtinos

La ejecución de Huss en enero dió pie a una revolución en Bohemia. Todas las clases populares bohemias se levantaron contra el poder del Papa - por una reforma de la iglesia, y contra los alemanes - por la independencia nacional. En esta lucha religiosa - nacionalista las masas populares revelaron su odio social hacia las clases adineradas. Al comienzo, sin embargo, todas las clases de Bohemia actuaron al unísono. El lema de la lucha era la demanda de la comunión bajo dos formas. Los ritos de la Iglesia Católica cedían al lego sólo el pan bendito, y a los sacerdotes el pan y el vino. Las masas se levantaron contra los privilegios de la Iglesia y pedían igualdad en la comunión. " ¡Un cáliz para el lego!" - ese fue el lema del movimiento. La nobleza que se unió al movimiento usó esta lucha para anexarse las tierras de la Iglesia; y el clero no poseía menos de la cuarta parte del territorio del reino. La rica burguesía vio en la guerra husita también una manera de ganar más riquezas del clero y los bienes de las ciudades católicas alemanas (Kuttenberg, con sus famosas minas de plata eran lo más deseable de todo). La nobleza y la rica burguesía bohemia que se unieron al movimiento husita forjaron el partido moderado de los Calixtinos o Utraquistas. Su centro fue la ciudad de Praga. Codo con codo con este movimiento moderado, sin embargo, existía también uno democrático. Su masa se formaba por los campesinos que tenían el deseo de ser dueños de la tierra, especialmente después de que la nobleza hubiera asignado la tierra del clero. La clase media baja de las ciudades y los proletarios estuvieron con los campesinos. Se concentraron en las ciudades más pequeñas de Bohemia. Los elementos democráticos más tarde comenzaron a llamarse a Taboritas que era el nombre de su centro militar y político, la ciudad comunista de Tabor. El movimiento husita estaba ahora bajo la dirección de un grupo de comunistas.

En 1414, el pueblo echó al Rey Wenceslaus fuera de Praga, después de lo cuál los herejes comenzaron a llegar a Bohemia de todas las partes de Europa.

Los Begardos y los Valdenses encontraron en Bohemia un refugio de la persecución. Los comunistas se fortificaron en Tabor donde comenzaron su propaganda. Dijeron que el Milenio de Cristo había llegado, que allí ya no habría más sirvientes y amos, y que la gente regresaría al estado de la inocencia prístina. En ciudades diversas, particularmente en Tabor, los rebeldes comenzaron a instalar centros comunistas. Tabor estaba ubicado en la vecindad de unas minas de oro. El comercio y la fabricación florecieron allí. Cuando los comunistas se hicieron fuertes en Tabor atrajeron a grandes masas de gente. Se dice que una reunión juntaron 42.000 personas (22 de julio de 1419). Los habitantes de Tabor se llamaban el uno al otro hermano y hermana, y no reconocían ninguna diferencia entre "tuyo" y "mío". Los Taboritas enseñaban que "no debería haber reyes, ni amos, ni esclavos en la tierra, y que los impuestos y obligaciones deberían ser abolidos". Según su doctrina no había ninguna coacción, todo debia pertenecer a todos, y por consiguiente, decían, que el que poseyera una propiedad consignaba un pecado mortal. Este comunismo, sin embargo, era de una naturaleza cristiana. Fue un comunismo de consumo, no de producción. Cada familia trabajaba para sí misma, contribuyendo con su excedente a la tesorería general. Hubo entre los Taboritas unos comunistas más extremos, que no permitían concesiones, y negaban la familia. Esos "hermanos y hermanas del libre espíritu" se llamaban adamitas. La mayor parte de los habitantes de Tabor y los caballeros, bajo el liderazgo de Zizka, emprendieron una lucha contra los adamitas.

La comunidad comunista de Tabor estaba sorprendentemente bien organizada. Como comunidad militar alarmó a los príncipes alemanes por mucho tiempo. Los Taboritas representaron el primer ejército regular, y fueron los primeros en usar artillería en combate. Que los Taboritas pudieran mantenerse firmes durante casi una generación se clarifica por su atención a la educación, por el orden y la disciplina en su comunidad. Tabor cayó, debido, principalmente, a una escisión entre los husitas. Los Calixtinos moderados, habiendo asignado la tierra del clero, no deseaban reconocer la supremacía de Tabor. La guerra de los Taboritas contra el rey, el Papa, y toda Europa, no estaba en los intereses de la nobleza. Después de la victoria de los Taboritas en Tauss (1431), pareció que no había enemigo capaz de acabar con ellos. Pero comenzaron las negociaciones entre los Calixtinos y el enemigo. Resolvieron convocar en Dieta a todos los barones, caballeros, y representantes de las ciudades, para abordar un plan para una organización estatal. Tabor mismo se vio dividido. La clase media baja y el campesinado eran indiferentes ante el programa comunista. Querían paz. El comunismo del Tabor no era estable. No tuvo la fundación de producción comunista, por consiguiente la igualdad de la manera de subsistencia pronto desapareció. Hubo tanto ricos como pobres en Tabor.

El ejército de Tabor estaba superpoblado por "bandidos y chusma de todas las naciones". Tan pronto como la nobleza comenzó a reclutar soldados para una guerra contra Tabor, ofrecía condiciones mejores que la comunidad comunista, la traición avanzó en las bases del ejército Taborita, y comenzó la deserción en masa. Esto explica la caída de Tabor. El 30 de mayo de 1434, los Taboritas sufrieron una derrota aplastante cerca de Czeski Brod. De 18.000 soldados Taboritas, 13.000 murieron. En 1437, se vieron forzados a concluir un tratado con Segismundo, quien garantizó la independencia de Tabor. Pero así y todo la comunidad comunista de Tabor pronto desapareció.

Autor: D. Riazanov - Nota explicatoria de las Guerras Campesinas en Alemania, 1847 de F. Engels

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas