Juana Belén Gutierrez de Mendoza

De Ateneo Virtual
Saltar a: navegación, buscar
Archivo:JuanaBelén Gutierrez.jpg
Juana Belén Gutiérrez de Mendoza

Juana Belén Gutiérrez de Mendoza (San Juan del Río (México), 27 de enero de 1857 - Ciudad de México, 13 de julio de 1942). Periodista, poeta, anarcosindicalista, revolucionaria libertaria y anarcofeminista, precursora de la Revolución Mexicana.

Nació el 27 de enero de 1857 en San Juan del Río, Durango. Provenía de una familia muy pobre; sus padres fueron Santiago Gutiérrez oriundo del estado de Jalisco y Porfiria Chávez. Aun así superó su condición, se instruyó y fue autodidacta. La lectura de Bakunin y Kropotkin, entre otrxs anarquistas, orientaron su pensamiento dentro de la corriente anarcosindicalista.

A los doce años, estando en Sierra Mojada, Chihuahua, se casó con un minero analfabeto llamado Cirilo Mendoza, a quien Juana enseñó leer y escribir. A los 22 años comenzó a colaborar en los periódicos El Diario del Hogar y El hijo del ahuizote. Por defender los derechos de los trabajadores en un reportaje publicado sobre las malas condiciones laborales en el mineral de La Esmeralda, estado de Chihuahua, en 1897 fue encarcelada en la prisión Minas Nuevas.

Al salir de la prisión, en 1899 fundó el Club Liberal Benito Juárez y en 1891 fundó el semanario Vésper en el que criticó a la administración de Porifirio Díaz además de atacar a la Iglesia y al Estado. Ella misma redactaba e imprimía sus contenidos, por lo que fue denunciada y el periódico decomisado. Para evitar la cárcel, se trasladó a ciudad de México y en 1902 reanudó la publicación de Vésper prosiguiendo en sus ataques al gobierno.

Se afilió al Club Liberal Ponciano Arriaga creado por Camilo Arriaga ocupando en 1903 el puesto de primer vocal. Durante un mitin, policías disfrazados de civiles fingieron un alboroto y Camilo Arriaga, junto con Juana Belén, los hermanos Flores Magón y Juan Sarabia fueron recluídos en la tétrica Cárcel de Belén. Más tarde desterrada a Laredo, Texas, ahí se reunió con los hermanos Ricardo y Enrique Flores Magón, Santiago de la Hoz, Juan Sarabia, Elisa Acuña y Rossetti, y Sara Estela Ramírez.

Junto a Elisa Acuña y Sara Estela Ramírez continuó con la publicación de su periódico y con Acuña redactó el periódico Fiat Lux de tendencia socialista. En 1905 regresó a la ciudad de México y creó «Socialismo Mexicano», una nueva organización formada por grupos de obrerxs. Editó un nuevo periódico llamado Anáhuac, que sirvió como órgano de difusión de la agrupación. En esta época colaboró en Excélsior.

A finales de 1907 fundó Las Hijas de Anáhuac, grupo formado por unas 300 mujeres libertarias que se reunían los domingos por la tarde y que, ya desde 1904 pedían, mediante huelgas, mejores condiciones laborales para las mujeres. Esta agrupación anarcofeminista estableció las bases de determinados artículos de la Constitución Política Mexicana, que nacería en 1917, además de desarrollar un amplio trabajo en los clubs del «Partido Nacional Antirreeleccionista» de Madero. Porfirio Díaz, viendo el peligro que representaba, la deportó a los EUA.

A su regreso, en 1909, se adhiere al maderismo y funda el club político femenil Amigas del Pueblo, donde participan Dolores Arana, Manuela y Delfina Peláez, Manuela Gutiérrez, Dolores Jiménez Y Muro, María Trejo, Rosa G. de Maciel, Laura Mendoza, Dolores Medina y Jacoba González. Sigue participando con Camilo Arriaga, luego de que las diferencias con el PLM habían aflorado y terminara por dividirse.

El Círculo Ponciano Arriaga organiza un complot que tenía por objeto la rebelión de las tropas en el cuartel de San Diego, en Tacubaya. Esto provocaría, según sus cálculos, la insurrección espontánea de toda la población, lo cual no ocurre, acabando encarcelada, con el conjunto de presxs políticxs, en los calabozos de San Juan de Ulúa durante tres años, donde coincidirá con Dolores Jiménez, María Dolores Malvaes y Elisa Acuña, entre otras, también presas, con quienes reconoce la necesidad femenina de organizarse por reivindicaciones propias.

En 1910, Francisco I. Madero había subido a la Presidencia; sin embargo, los anhelados cambios no llegaban, pues se conservó toda la estructura del régimen anterior; continuaban las persecuciones, y también la existencia de presos políticos. En enérgicas cartas, Juana Belén exige a Madero el voto para las mujeres, demanda que el presidente desoye.

En 1911, visto el gran abismo entre la causa de Madero y la del pueblo representada por Emiliano Zapata y Francisco Villa, participó en la elaboración del Plan de Ayala. En cuanto se declara partidaria del zapatismo es encarcelada. Al salir de la cárcel, se marchó al estado de Morelos, donde Zapata la nombra coronela, encargándose de organizar el regimiento Victoria.

En 1914 dirigió en Chilpancingo, Guerrero, el periódico indigenista La Reforma, al tiempo que desarrolló un duro trabajo organizativo y político. En 1916 Carranza la señala como “zapatista convicta” por lo que estuvo presa diez meses. A su salida funda el Consejo Nacional de Mujeres Mexicanas y continúa su labor propagandística fundando, en 1919, El Desmonte, con artículos sobre la vida política y sindical.

En 1921 creó en Morelos una colonia agrícola experimental: la Santiago Orozco. Fue colaboradora de Vicente Lombardo Toledano durante su gobierno en Puebla. En 1922 publicó ¡Alto!, donde se pronuncia contra la desnacionalización de México desde una perspectiva indigenista y profundamente anticomunista, y dirigió el Hospital de Zacatecas.

Entre 1925 a 1930 fue inspectora de escuelas federales en Querétaro y en Zacatecas. En 1930 fundó el grupo "Indo América", que reivindicaba la unión latinoamericana contra el colonialismo estadounidense. Muchas de esas ideas están plasmadas en su ensayo Por la tierra y por la raza (1924).

En 1930, con 73 años cuando, inició la publicación de otro periódico: Alma Mexicana. En 1932, Vésper entró en su cuarta y última época. De 1937 a 1941 fue directora de la Escuela Industrial para Señoritas de Morelia, Michoacán. En 1940, fundó el grupo «La República Femenina», que sostenía que el desequilibrio social provenía del triunfo del patriarcado sobre el matriarcado.

Durante estos últimos años de su vida, continuó escribiendo en distintos periódicos. Juana Belén Gutiérrez de Mendoza murió el 13 de julio de 1942 en la Ciudad de México en la miseria y el olvido. Una calle de la colonia de «Los Periodistas» de la Ciudad de México lleva su nombre.

Bibliografía

  • Alicia Villaneda (1994): Juana Belén Gutiérrez de Mendoza.
Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas