Carlo Cafiero

De Ateneo Virtual
Saltar a: navegación, buscar

Carlo Cafiero (Barletta, Italia, 1 de septiembre de 1846 – Campania, Italia, 7 de junio de 1892) fue un anarquista socialista italiano, amigo cercano de Mijaíl Bakunin y Errico Malatesta durante la segunda mitad del siglo XIX.

Contenido

Biografía

Primeros Años

Carlo Cafiero nació en Barletta, en la región italiana de Apulia, en el seno de una familia rica, fuertemente religiosa y aristócrata (antiguos marqueses). Su padre fue Carbonario en 1821, por otra parte, uno de sus hermanos, así como su hermanastro fueron diputados, mientras Carlo Cafiero siempre fue considerado como la "oveja negra" de la familia. En 1864 viaja a Nápoles donde se titula en Derecho. Luego viaja a Florencia para emprender una carrera diplomática. En los inicios de 1870 estaba en París como huésped del pintor Giuseppe De Nittis, un compañero porveniente de su pueblo natal que lo describió como "un apuesto joven, fascinante para las mujeres". Luego viaja a Londres, donde renuncia a su carrera diplomática, su riqueza y su familia, para unirse a la revolución y la construcción del socialismo.

Actividades Como Militante de la Primera Internacional

En Londres establece contacto con Marx y Engels. Se une a la Asociación Internacional de los Trabajadores y es enviado a Italia para difundir el marxismo, donde, en cambio, había una fuerte influencia del ideario anarquista profesado por Mijaíl Bakunin y el republicanismo de Giuseppe Mazzini.

Restauró la sección antigua de 'L'Internazionale' en Nápoles, con la ayuda de Fanelli y de los jóvenes Errico Malatesta, Carmelo Paladino o Emilio Covelli. Esta sección se había fundado en 1868 y el 14 de agosto de 1871 había sido prohibida mediante un decreto ministerial, por lo que, hasta que Cafiero y sus compañeros la restauraron, prácticamente no había organizaciones obreras en Italia.

A Cafiero se le adjudicó como tarea el envío de cartas al Consejo general de Londres, lo que contribuyó a estrechar su relación con Fr. Engels, que por aquel entonces era secretario del Consejo general itálico-español. Precisamente en el II Congreso de la Federación Italiana de la Primera Internacional, celebrado en Bolonia en marzo de 1873, Cafiero fue detenido junto a otros asistentes hasta mayo de ese mismo año.

Construcción de La Baronata

A su salida de la cárcel, Cafiero puso en marcha un ambicioso plan: intentar construir una casa en Suiza con el dinero recibido de la herencia de sus padres. En esta casa tenía pensado alojar a los revolucionarios pertenecientes a la Internacional que corriesen peligro en sus respectivos países. El refugio es bautizado con el nombre de "La Baronata".

Con esta idea compró una pequeña villa próxima a la frontera italiana en la que alojó a Bakunin, con quien tenía una estrecha relación tras haberlo acompañado durante un año y haber discutido ampliamente sobre el socialismo de Estado planteado por Marx y Engels -tras lo cual pasa a militar en filas anarquistas- y a otros camaradas durante un corto espacio de tiempo; pero el proyecto fracasó rotudamente, y para mediados de 1874 Cafiero había perdido casi toda su fortuna.

Con el resto del dinero, Cafiero financió algunos pequeños movimientos insurreccionales que estallaron en verano de 1874, lo cuales no tuvieron demasiada trascendencia internacional. En 1875 Cafiero viaja a Milán y se une al personal editorial del primer periódico socialista con regularidad diaria, La Plebe, dirigido por Enrico Bingami.

Insurrección en Italia

En abril de 1877, Cafiero, Malatesta, Ceccarelli, el ruso Sergei Kravchinski, junto con otros 30 camaradas comienzan una insurrección en la provincia de Benevento. Debido a una traición los acontecimientos se precipitan, y algunos anarquistas toman las armas antes de tiempo y siendo la estación (invierno) la menos propicia para este intento revolucionario.

Primero, se toma la aldea de San Lupo y los municipios de Gallo y Letino sin la necesidad de emplear las armas; en este último municipio son recibidos con gran entusiasmo. Las armas y los bienes expropiados fueron distribuidos entre la gente, el dinero de los impuestos fue devuelto y los documentos oficiales destruidos. Cafiero les explicó a los habitantes sobre anarquismo, libertad, justicia y sobre la nueva sociedad sin Estado, amos, siervos, soldados o propietarios. Sus proclamas convencieron incluso al cura del lugar que le explicó a sus correligionarios que los internacionalistas eran "los verdaderos apóstoles enviados por el señor". El día siguiente la aldea de Gallo fue tomada de forma similar. Desafortunadamente, mientras dejaban Gallo, los anarquistas Cafiero, Malatesta, etc, fueron apresados junto con otro compañeros que intentaban sublevar a los campesinos de la Campania y Summo.

Estuvó en prisión más de un año luego de ser llevado a jucio, donde todos los acusados fueron absolvidas en agosto de 1878.

Esta insurrección recibió fuertas críticas por parte del sector socialdemócrata de la Internacional. Por ejemplo, el periódico del Partido Sozial-Demokratie de Alemania (SPD) (bastión de Karl Marx y primer partido socialdemócrata de la historia) tachó a los sublevados de "simples malhechores que nada tenían que ver con la 1ª Internacional".

Obra culminante y comienzo de sus problemas mentales

Durante su estadía en prisión nunca cesó su contacto con la Internacional; durante este tiempo Cafiero escribió su obra más importante: "El Compendio sobre El Capital", el cual fue publicado por la editorial "La Plebe" en Milán. La obra fue apreciada incluso por Marx, quien la encontró superior a otros trabajos similares. El compendio fue escrito para que la teoría sobre El Capital pudiera ser conocida entre estudiantes, trabajadores instruidos y pequeños propietarios.

En 1878 Cafiero vivía en Marsella trabajando como cocinero y portuario. En octubre es arrestado con Malatesta, luego liberado y expulsado de Francia. Vuelva a Suiza donde conoce a Kropotkin, y con la colaboración de Elisée Reclus, compila y publica el ensayo Dios y el Estado escrito por Bakunin. Luego de ser arrestado y prontamente liberado durante 1881 viaja a Londres donde se queda por un año. Ahí es víctima de una extraña enfermedad, haciéndolo sentirse perseguido, ver espías por doquier. En marzo de 1882 vuelve a Italia y expresa su voluntad de participar en las campañas electorales. El 5 de abril es arrestado sin cargo alguno, durante el 2 de mayo, estando en prisión, es víctima de una crisis mental aguda e intenta suicidarse. El escándalo de un hombre delirante en prisión sin razón alguna explota, y Cafiero es liberado con la única condición de vivir obligatoriamente en Barletta o ser exiliado a Suiza.

Exilio y Últimos Días de Cafiero

Demacrado y consumido por la fiebre, prefiere el exilio en Chiasso, donde intenta suicidarse nuevamente. Emilio Bellerio lleva a Cafiero a Locarno y Malatesta escribe sobre él "Si su mente está enferma, su corazón aun sigue sano...". En febrero de 1883 Cafiero intenta dejar Florencia, pero es encontrado en una gruta con hipotermia. Luego de ser atendido por un doctor y la policía, es transferido a un hospital psiquiátrico. Olimpia Kutusoff, pareja de Cafiero, vuelve de Rusia en 1886, pues había sido enviada a Siberia por agitación socialista, para ayudarlo en su situación, sin embargo, ésta rompe la relación luego de un año y medio, ya que Cafiero tuvo crisis violentas con ella. Cafiero expresa su voluntad de volver a Barletta donde llega en la segunda mitad de 1889, sin embargo sus hermanos le dan la espalda. Luego de vivir algún tiempo en un hotel, su hermano Pietrantonio se hace cargo de él. Las condiciones mentales de Cafiero mejoraron, pero, un día volviendo a casa, vio a un grupo de campesinos comiendo de un pedazo negro y duro de pan, lo que le hizo entrar en una nueva crisis y entró a su casa gritando en contra de su familia. En 1891, luego de otra crisis, Cafiero fue confinado en el hospital psiquiátrico donde fallece. Su médico, que había estado carteándose con Olympia Kutussof sobre el estado de salud de éste, le dice en la última que Cafiero había fallecido debido a una "tuberculosis intestinal".

Citas de Cafiero

  • "Camaradas, hagamos aprisa la revolución; porque, podéis verlo, dejan morir a nuestros compañeros en la cárcel, en el exilio o locos por culpa de terribles dolores."

Dicho por Cafiero en el funeral de Giuseppe Fanelli.

  • "La anarquía, en la actualidad, es una fuerza de ataque; sí, es la guerra a la autoridad; al poder del Estado. En la sociedad futura la anarquía será la garantía, el obstáculo a la vuelta de cualquier autoridad, y de cualquier ordena impuesto, de cualquier Estado. Libre el individuo para satisfacer todas sus necesidades, en completa posesión de su personalidad, según sean sus gustos y simpatías, se reunirá con otros individuos para formar grupos y asociaciones; libres las asociaciones, se federarán en Municipios o en el Barrio; libres los Municipios, pactarán para formar la comarca y la región, y así sucesivamente, hasta unirse libre toda la Humanidad"

Dicho por Cafiero en su ensayo Anarquía y comunismo, escrito en 1889.

Enlaces

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas