FAGC

por Ruymán Rodríguez

Nunca he entendido lo de considerarse anarquista como una identidad. Para mí las identidades colectivas tienden siempre a constreñirnos en compartimentos estancos, en categorías cerradas, cuantificables, cómodamente identificables y asimilables. Respeto todas ellas, siempre y cuando no se configuren en oposición a otras identidades que tengan por inferiores, pero en mi opinión la identidad que verdaderamente nos pertenece y define es la individual, la que desarrollamos aunque nos hubiéramos criado a oscuras y en una isla desierta. Cierto que la identidad se configura con el entorno, a veces absorbiéndolo y otras repeliéndolo (y muchas veces un poco de cada), pero me interesa conocer cuánto de lo que somos sobrevive al contacto con el medio. Siempre he considerado, seguro que erróneamente en opinión de los filósofos y sociólogos, que lo que somos realmente es lo que queda después de ese contacto con el entorno. Lo que el medio pone en nosotros es nuestra identidad social; lo que el medio no puede cambiar, lo que resiste a su contacto, eso es lo que somos. Seguro que para muchas es romanticismo individualista, pero no es mi intención filosofar. [Seguir leyendo]

El pasado mes de abril (2017), algunas de las 19 familias que viven en los Barracones de Juan Grande (municipio de San Bartolomé de Tirajana, en Gran Canaria) recibieron en mano una nota amenazante del conde de la Vega Grande y su hermano, dándoles un plazo de 3 meses para abandonar sus casas. De no cumplirse, usarán contra ellas todo su arsenal jurídico e influencias para que desalojen por la fuerza, y sin que tengan alternativa habitacional ninguna, los que han sido su hogares y los de sus familias desde hace décadas.

Los vecinos de los Barracones son en su mayoría los descendientes de los trabajadores del anterior conde, que vivían en unas infraviviendas que con el paso de los años, su esfuerzo y muy pocos ingresos han ido habilitando. [Seguir Leyendo]

Dinero para el proceso judicial recaudado
Lo que se siga recaudando irá destinado a gastos de la FAGC.
Detalles de los ingresos aquí. Probablemente los ingresos aparezcan con fecha dos días posterior a lo realizado. Ante cualquier duda, escribidnos.

Ruymán dará una charla el 28 de marzo en Zaragoza con el título Cruzar el Rubicón (ver artículo homónimo) en el marco del XVII Seminario de Solidad Política organizado por ASSI.

Ruymán Rodríguez de la Federación Anarquista de Gran Canaria y el Sindicato de Inquilinos encara un largo y costoso proceso jurídico debido a denuncias de los guardias civiles que le detuvieron y torturaron por su actividad expropiadora y socializadora de vivienda. Debido a su militancia y situación económica personal, Ruymán y sus compañeros/as son insolventes y tiene las cuentas embargadas.
Comenzamos una campaña de recaudación de fondos para gastos jurídicos.

Suena el móvil. Son las 23:30. Tengo agregado el número. Es el de una familia que asesoramos en febrero. Les dimos pautas y consejos pero no volvieron a contactar. Las voz al otro lado suena rota y alarmada. Creo que ha estado llorando. Rita (ha escogido ese nombre para aceptar que contemos su historia) me dice que el jueves (hoy es martes) la desahucian. A ella, a su pareja y a sus cuatros hijos menores.

Los últimos meses los ha gastado entre abogados incompetentes, negociaciones infructuosas con el casero (un especulador con múltiples propiedades) y acudiendo a alguna reunión con colectivos y plataformas donde no han obtenido soluciones (bien porque su caso es de alquiler bien porque se quería llevar el caso a los medios y la familia quería evitar la exposición). [SEGUIR LEYENDO]

Por Ruymán Rodríguez

La mayoría de movimientos sociales tienden a reproducir en su discurso la idea de “crear comunidad”1. Cuando los sueños revolucionarios chocan con la realidad, también es hacia la creación de comunidades alternativas hacia dónde se dirigen las expectativas. A su vez en los ambientes revolucionarios hablamos insistentemente, pero de forma vaga, de levantar “comunidades de resistencia” (haciendo más hincapié, en las práctica, en el primer término que en el segundo). Lo hacemos sin concebir casi nunca que este mito de nuestro imaginario común también tiene sus límites. Esto no significa que lo considere algo negativo ni un elemento a desterrar, pero sí a cuestionar, a replantearnos sus aparentes certezas. [Seguir Leyendo]

Páginas

Subscribe to RSS - FAGC
Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org