Noticias


Antonio Martín Escudero

Antonio Gascón y Agustín Guillamón. Puigcerdá, 27 de abril de 2018

Tags: 

Totalidad hegeliana en el fin de la historia

 

Por

Iván F. Mérida A.*

Lo último que esperaba firmar Guillermo en diciembre de 2017 era su carta de despido. Llevaba desde poco antes de la crisis trabajando para un hotel de Guardamar y la dirección conocía bien su rúbrica pues la había estampado en unos 50 contratos temporales. En los últimos tres años empezó a trabajar de manera continua y casi ininterrumpida, por lo que reclamó que se cumpliera la ley y que lo hicieran fijo.

La lucha se está llevando en Arraijanal, la última playa natural de Málaga capital y que tiene como proyecto su destrucción para la construcción de campos de fútbol y otros negocios relacionados. Es un terreno cedido por 75 años al actual dueño del Málaga CF, un jeque mafioso de Catar. 

No, no, esta no ha sido una sentencia cualquiera: pese a enmarcarse en un sistema judicial que ha dado en los últimos 14 años abundantes pruebas de su ceguera en perspectiva de género, pese a haber sido dotado de una ley para que hagan correctamente su trabajo, el fallo del caso de ‘La manada’ rebasa todo lo rebasable. Y no, esta vez ya no: ni las mujeres ni nuestros aliados hombres vamos a consentir que, por enésima vez nos escupa un aséptico “las sentencias judiciales deben respetarse”. No. Esta no la respetamos; de hecho, la despreciamos.

Si no sabes qué es la ZAD de Notre des Landes te recomendamos la lectura de nuestros artículos anteriores, de 

La autogestión, en la práctica, aprendiendo y rectificando, no es algo definitivamente logrado, ni un paraíso prometido, sino el comienzo de un proceso hacia la liberación
Abraham Guillén

Directorio de huelguistas para escribir

12 de mayo: concentración en Lleida

Acción en Barcelona (a la que pertenece la imagen)

Carmen Badía se suma a la huelga

Radiorelato Historia de un títere

Sobre la huelga colectiva que varias personas encarceladas comenzarán el 1 de Mayo.

El distanciamiento de las prisiones de las ciudades y de zonas habitadas, los muros mentales, la falta de conciencia, la creencia de una línea entre “los buenos” y “los malos”…no sabemos cuáles son las razones, ni cuál de ellas tiene más fuerza para que hayamos llegado a este punto, en el que las personas que están encerradas en el Sistema Penitenciario, importen tan poco y generen esta terrible falta de empatía fuera.  Seguir leyendo

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org