Un mundo al revés: Novela fantástica

Año publicación: 
2017 (1940)
Autor / es: 
Rudolf Arnheim
Editorial: 
Pepitas de calabaza
ISBN: 
978-84-15862-96-3
Páginas: 
265
Tamaño del libro: 
14 x 21
Web: 
http://www.pepitas.net/libro/un-mundo-al-reves

Un viajero llega a una ciudad sin nombre. La gente no lleva ropa sino máscaras. Duerme de día. Trabaja de noche. Vive en casas transparentes para dar ejemplo de vida modélica a los mirones. Se desplaza en medios de locomoción cuya velocidad es inferior al paso de los viandantes. Los pobres gozan del mayor prestigio. Los ricos organizan manifestaciones de protesta y tratan de deshacerse de sus fortunas, lo que provoca luchas feroces en las que no interviene ninguna fuerza del orden. No hay fuerzas del orden: todo miembro de las clases altas, identificable por una letra que lleva en el pecho junto a un farol, puede hacer de policía. Tampoco existe un tiempo igual para todos y para todo: cada actividad, cada proceso tiene su propia cronometría... Los desencuentros son permanentes. La confusión está institucionalizada.

Un mundo al revés es una novela mordaz y esperpéntica en la que la arbitrariedad y el terror sutil o descarado marcan la vida y las relaciones humanas (o inhumanas). Un mundo al revés no es solo la alegoría de un universo invertido o pervertido. Un mundo al revés es una de las más fascinantes obras de la literatura distópica del siglo xx.

**

Rudolf Arnheim (Berlín 1904 - Michigan 2007), filósofo y psicólogo del Arte, es conocido principalmente por sus teorías sobre el pensamiento visual publicadas en libros como La forma visual de la arquitectura, Arte y percepción visual. Psicología del ojo creador, El pensamiento visual, o El poder del centro.

Elaborada entre 1936 y 1940, tras su paso por la Italia fascista, Un mundo al revés no vio la luz hasta 1997, cuando Edition Memoria, sello dedicado a la recuperación de los escritores olvidados del exilio alemán, publicó la que es la única obra de ficción que escribió Rudolf Arnheim. Y por primera vez se edita en castellano.

 

**

Los acontecimientos de los últimos años me habían desconcertado y herido. Formaban parte de la gran catástrofe, de inconcebibles devastaciones y suplicios. Sin embargo, lo acaecido no entraba para mí en el concepto de lo trágico que el habla cotidiana es tan proclive a aplicar a cualquier pena y dolor. Lo trágico en sentido estricto yo sólo lo veía donde el intelecto humano fracasaba, en pleno uso de sus facultades más sublimes, por una disonancia de la armonia universal. Lo trágico era infrecuente. Todo lo demás que, por estupidez, debilidad o fanatismo causaba daño a la humanidad entraba en el reino de la comedia. Y tuve que confesarme a mí mismo que era la locura, la necedad, el egoísmo, la vanidad y la estrechez de miras, una pobre caricatura del espíritu humano, lo que tenía la culpa de todas las matanzas y destrucciones. La locura seguía siendo locura, no importaba que se tratara de quitarle a la vaca el hábito de comer o depravar a todo el mundo. Es cierto que de comedia sólo podía hablarse aquí en el sentido más estricto. Era la hilaridad, amarga como las lágrimas, la que resonaba desde siglos en las obras de Cervantes, Grimmelshausen, Swift o Voltaire, y que últimamente, en Franz Kafka, había enmudecido en una angustiosa pregunta... De ahí sin duda que me cautivara la ocurrencia de que bastaba con invertir los principios que supuestamente determinaban nuestra vida para crear un mundo que de forma truculenta y maliciosa se asemejara al nuestro (Rudolf Arnheim, 1948, en la introducción de un primer intento de publicar 'Un mundo al revés').

**

 

Sobre 'Un mundo al revés':

Reseña en 'Libros de Cíbola', enero de 2018

«Mundos horribles de la literatura en los que no querríamos vivir» (Eudald Espluga, ‘PlaygroundMag’, febrero 2018)

Reseña en Ocultalit, abril de 2018

Traducción para Pepitas de Richard Gross, grafismo de Julián Lacalle.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org