Dudas sobre el Procés de Independencia

Sabes aquel que diu que va una hormiga y tenía que cruzar un río tremendo para llevar la cestita de la merienda a su abuelita, y no veía cómo, y en esto llega un elefante y le pide ayuda. El elefante muy galante la sube por la trompa a la cabeza, y empieza a cruzar con troncos que le golpean, remolinos que le sumergen, cocodrilos que le atacan… Al final pasa el elefante, totalmente magullado, golpeado, herido… La hormiguita, indemne, se baja y le dice… Vale, que me advierte la Directora de alasbarricadas que como cuente ese chiste guarro me capa. Que me limite a hablar de Cataluña, y que explique las dudas que hay sobre el Procés.

Vamos a ver, si yo explicase todo lo que me ronda la cabeza, sobre banderas, consignas, nacionalismos, economía, trepas, demagogos, cabrones, criminales y burros de diploma… Era un empezar y no acabar. Pero para mí las dudas son estas: ninguna. Es verdad que soy –resumiendo– un payaso sin gracia (1)… Es que no lo puedo evitar. Por tradición, no puedo ser de otro modo. Por ejemplo, echo de menos que no se defina claramente el tipo de país que se quiere y cuánto costaría a la clase obrera. ¿No es importante el precio? La CUP viene a decir que lo principal es separarse de España, proclamar la República Popular, y que luego se verá. Y en esto los cuperos son como los comunistas libertarios, que me cuentan que lo primero es liberarse del Estado, proclamar el comunismo anarquista, y que luego ya se verá… Entonces me entra mucha risa, porque la CUP y los anarquistas tienen las mismas propuestas, lo cual es esperpéntico. Pero, ¿dudas? No las tengo. Y es que yo, aquí donde me veis, aparte de gustarme el trinquis, y de echar risitas, soy muy cuartelero. Porque pasa esto:

El movimiento libertario, por una vez se ha unido, y ha proclamado el derecho a la autodeterminación de Cataluña, ha llamado a la huelga y a la resistencia civil.

Y para mí, eso es como la palabra de Joan Pey (2) abriendo el Congreso de la CNT en Sans en 1918: trascendente, indiscutible, incriticable. No puedo poner objeciones. Así que me dispongo a atravesar el desierto del Sinaí otros cuarenta años, sin Moisés y sin maná, porque al final del camino me espera, seguramente… El puto desierto. Por el calentamiento climático ese. 

————————

NOTA.

(1) Así me definieron en su día: "un payaso sin gracia". Que definición más buena.

(2) Joan Pey. Anarquista. Secretario del Sindicato de la Madera de la CNT en 1918. Asesinado por la Banda de Homs en 1923.

Os dejo esta bella imagen de proletarios sin camiseta, llevando en un carro a una especie de virgen coronada o a una wonder woman, que aplasta a un murciélago enorme que echa la pota.

 

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org