Ilustres suicidas

Un nuevo suicidio por la crisis. Se trata de un señor de lustre, un mataosos, y tal, que ha aparecido listo con su carabina al lado. Quien a jierro mata, a jierro muere, dice la Biblia. Acapara portadas de revistas etc., incrementando la curiosa lista de fallecidos de derechas. Los ricos también mueren, menos mal (1). La policía decía en la tele, que cuando la herida es en el pecho, intentando alcanzar el corazón, es porque busca uno acabar con su vida. Claro. Evidentemente, si lo que buscas es quedarte cojo, la herida te la haces en el pie. Y lo cierto es que a mí no me extraña que se vayan muriendo todos esos imputados. Los juicios se prolongan tantos años, que se quiera o no, la gente acaba palmando antes de que se dicten sentencias ejemplares.

No obstante hay ciudadanos que dudan de que alguien con la cara tan dura, y que no deja nota de despedida, se mate así sin más, porque no quiere que le dé el sol al coche. Va a cambiarlo de sitio temprano, lo mete en el garaje, se da cuenta de que cuando vuelva va a estar como un horno, y no lo puede soportar. Sufre. Coge su escopeta… Absurdo, dicen algunos escépticos. Yo voy a demostrar que sí se puede. No dudéis amigos anarquistas. No dudéis.

Claro que se puede uno suicidar con un arma larga, que sea preferiblemente de cañón corto. Colocas la culata contra el suelo en ángulo de 60º. Le das la vuelta en vertical poniendo el gatillo p'arriba, colocas el cañón en el pecho, quitas el seguro, aprietas el gatillo y ¡Pum!. La bala penetra y hace de las suyas zigzagueando. Yo he realizado pruebas varias veces, lo que pasa es que no soy un buen tirador y tengo el techo del coche lleno de agujeros.

Pero dejemos a un lado estos perogrullos que ni nos van ni nos vienen, y contemplemos los datos oficiales.

Lo primero que llama la atención, es el número (2). En España el suicidio es la primera causa de muerte externa (3). En 2015 fueron 2.680 hombres y 922 mujeres quienes se suicidaron. Hay un factor de género muy llamativo que quisiera comentar. Es algo sabido que los hombres son más propensos a consumir drogas legales e ilegales, a sufrir accidentes mortales de tráfico, ahogamiento, envenenamiento…, a lesionarse gravemente tanto en el trabajo como en el deporte, a suicidarse y a vivir de media menos años que las mujeres. Y ello es porque hay una relación entre la identidad masculina, (lo que se espera de nosotros, el entrenamiento que recibimos para abusar de los débiles, soportar el dolor y asumir el riesgo), y un estilo de vida que va asociado a una mayor mortalidad.

En el caso del suicidio, un varón que sienta que ha fracasado, o que esté sufriendo emocionalmente, tendrá menos tendencia a exteriorizar sus sentimientos y a pedir ayuda. Lo masculino en este caso, es aguantarse y apretar los dientes sin mostrar debilidad. Te pones un chándal viejo, sales a la calle, mendigas, te agencias un brick de vino, y arreglado. Y esto tiene graves consecuencias, ya que a los hombres les cuesta muchísimo trabajo lesionar su masculinidad. Lo cual les lleva a soportar el fracaso peor que a las mujeres. A los hombres les entrenan para asumir riesgos, tomar decisiones inmediatas, conquistar el placer, y vivir sus vidas como si tal cosa. Es uno de los motivos por los que nueve de cada diez asesinatos los llevan a cabo hombres sobre otros hombres o sobre mujeres. A las mujeres se las enseña a ser más contenidas, menos impulsivas, y a soportar con resignación el fracaso asumiéndolo como parte de sus vidas. En consecuencia se suicidan menos y matan menos. Aunque como compensación tal vez cultural, fallecen más por trastornos mentales y de comportamiento. Por esa causa veo que en diciembre de 2014 hay 559 fallecidos varones y 1.135 mujeres (4). Es curioso. 

Siguiendo con el análisis, vemos que todo concuerda: el mataosos era un hombre; estaba pasando una mala racha (juicios, cacerías, coches de alta gama a los que se le deteriora la pintura…), y estamos en julio, que resulta que es el mes en el que más gente se suicida (junto con marzo) (5). Hay no obstante, un detalle que no concuerda: el método. Los españoles tienen propensión a suicidarse o bien ahorcándose (1.664), o bien lanzándose desde un ático (842), o con fármacos de todo tipo (282). Y solo 72 personas se suicidaron con un rifle. Llama la atención que pudiendo haberse suicidado ahorcándose o tirándose desde un edificio elevado, haya preferido un método minoritario. Pero no lo es tanto, porque se me acaba de ocurrir, que para matarte con un rifle, hay que disponer de un rifle, cosa que no es nada sencilla para multitud de españoles que no tienen a fin de mes ni para las balas, y a los que solo alcanza poder usar la cuerda del tendedero de la vecina. ¿Quienes son los que se suicidan con armas de fuego en España? Fundamentalmente, militares, policías, guardias civiles y cazadores.

Así que este es el cuadro. No podemos saber por qué se suicida una persona que no deja una nota explicando sus motivos. Imposible. Pero sí sabemos que se trata de un hombre, que tiene un rifle, que sabe usarlo porque está acostumbrado a matar animales indefensos a distancia y sin ningún riesgo, que posee –por tanto– instintos torvos y sanguinarios, educado para tener éxito y tomar decisiones difíciles sin pestañear que afectan a la vida de otras personas de manera muy siniestra, y que desprecia cualquier norma ética prefiriendo eludir responsabilidades…

Eso me lleva a pensar en lo inútil de las leyes para prevenir asesinatos en personas que están decididas a matar. Esos tipos que, por ejemplo, pierden el control de la mujer, la ejecutan sin piedad a hachazos, asesinan a los hijos y a continuación o se suicidan o se entregan, lo que le están diciendo a la sociedad, es que les importa un carajo el castigo. A un bicho así no hay quien le detenga, y haría falta un gran cambio de mentalidad para cambiar esas tendencias que tienen como base el Poder y la Dominación.

Claro, que así volveríamos al principio. Para acabar con la epidemia de suicidios y asesinatos de hombres, habría que tocar el núcleo mismo de la masculinidad actual, que quiere un hombre fuerte, activo, poderoso, capaz de enfrentarse al peligro, duro ante la adversidad, que no se queja, que no soporta el fracaso y que no puede dejar de asumir riesgos, porque si no va a ser considerado un puto maricón. Un sistema económico competitivo, requiere hombres así. Habría que cambiar o reducir, el sistema de Poder y Dominación, y la forma de explotación económica para volverlos algo más racionales.

Y eso colegas varones, sí que es complicado. Mucho mejor la incineración del cuerpo, con un forense como el de Ruth y José (4) que confundió metatarsianos humanos con restos de ardillas, y a otra cosa mariposa.

En definitiva: suicidio por causas naturales. Reposan las cenizas en el panteón familiar, en sagrado, para evitar que a algún iluminado se le ocurra llamar a Etxeberria (5) a hacer otra autopsia dentro de unos años. Iba a decir algunas últimas palabras dedicadas… El silencio. Mucho mejor.

 

———————————

NOTAS

  1. No es por mala hostia que siento alivio por la muerte de los ricos. Es que si los ricos no muriesen, el mundo estaría lleno de ricos y no quedarían ya pobres. 
  2. Las estadísticas oficiales de suicidios pueden ser consultadas en las tablas del INE. http://www.ine.es/dynt3/inebase/es/index.htm?padre=3656&capsel=3657
  3. Las causas externas son: suicidios, accidentes, envenenamientos, quemaduras, asesinatos…
  4. http://www.ine.es/jaxi/Tabla.htm?path=/t38/p604/a2000/l0/&file=0300002.px
  5. Caso Bretón. 
  6. El segundo forense del caso Bretón.
Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org