Primeros pasos en la alegre vida sindical

Ser sindicalista es muy sencillo, siempre se dan los mismos pasos desde el siglo XVIII. Si está metido en el fregado, seguramente conoce ya los contendientes y lo que suele llamarse "la problemática", o sea, el jodido problema a resolver. Puede tratarse de un abuso, de un carencia, de una insatisfacción, de una necesidad, que siempre enmascara un deseo. El sindicalista busca siempre definir ese anhelo, que tiene que ser colectivo. Si es algo que le pasa a mucha gente, ya esta hecho el negocio; si es un problema puntual, tiene que preguntarse si puede involucrar a más personas. En ese sentido hay que trabajar.

Una vez que el activista tiene claras las ideas, que ha definido las fuerzas, identificado los obstáculos, precisado los actores, determinado el deseo (o el interés)…, elabora un relato. Porque para que los afectados puedan implicarse, tienen que empezar a comprender, a imaginar, a soñar.

Ese relato, con el que se puede soñar, es el camuflaje de un plan. Tener un plan es importante. Si no tienes un plan, eres una hoja al viento. Si tienes un plan también, pero eres una hoja con un plan. Los planes establecen una hoja de ruta, y te permiten ver en qué punto del camino estás, los pasos que te quedan por dar y lo que te queda para llegar al final. El Acratosaurio cuando decide meterse en un fregao, lo primero que hace es un flujograma, lleno de flechas, de globos, de líneas que van y vienen, que dicen "sí" o "no", y que muestran diversos caminos. Siendo como es mi espíritu, profundamente pesimista, desesperanzado y siniestro, mis flujogramas suelen acabar en un pantano de arenas movedizas en el que me hundo, y podéis ver mis manitas moviéndose antes de desaparecer trágicamente, adiós mundo cruel. Afortunadamente hay otra gente más optimista y de cintura flexible guiándome, que saben improvisar y plantean otros caminos para alcanzar la victoria. Porque hay que meterse en los líos, y hay que saber salir de ellos.

En definitiva: conocer el terreno, definir el problema, elaborar un plan… Y reunirse. Reunirse es importantísimo, ya hablaremos de las reuniones. El sindicalista siempre procura agrupar a la gente, porque su fuerza es el número… Sé que hay anarquistas que piensan que la calidad es más importante que la cantidad. Yo sé perfectamente que no. Que lo importante es ser muchos, por un motivo: porque la gente que es de gran calidad en materia de ideología, suele valer su peso en mierda sindical. Es algo que he comprobado cuando una vez fui joven, con una romana (1). 

Por mencionar la cuestión de la calidad, aquí, en secreto, os digo, que sé cosas del lumpen. Hay quien pone a parir al lumpen. No se puede fiar uno de ellos, que al menor descuido te joden, y que solo piensan en ellos mismos o se venden al fascio…  Pero a mí me parece que se venden lo mismo que los obreros, los burgueses, los intelectuales, los científicos… Eso sí, al menos los del lumpen y los obreros y obreras más tirados tienen razones de peso para que esto cambie. Y también tienen motivos para venderse, ya que no tienen un puto chavo. Porque un catedrático de gran nivel, vale, sí, puede indignarse el cabrón ese, pero con dos o tres mil euros en los bolsillos, tiene mucho que perder... ¿Y cuando se vende, no es eso curioso teniendo pelas? A un lumpen, por el contrario, cuando está en faena, le importa una mierda todo. Y eso, en la lucha sindical, puede ser un factor de cambio importante. 

No lo olvides: si quieres que el mundo del trabajo cambie, sin dudar: alístate en el sindicato (2).

——————————

NOTA

(1) Una romana es una balanza antigua compuesta de una palanca de brazos muy desiguales, con el fiel sobre el punto de apoyo. Las palancas son símbolos tremendos de la lucha sindical, basadas en las leyes de la física, pues no solo pueden mover fuerzas antagonistas inmensas colocándolas en el punto de apoyo correcto, aún estando en inferioridad total respecto al contrario. Si no que también permiten evaluar las fuerzas necesarias para contrarrestar al enemigo. Sé que no habéis entendido ni el pijo, pero todo se andará.

(2) El primer artículo de la serie "sé feliz en un sindicato" es éste: http://www.alasbarricadas.org/noticias/node/38592

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org