A 80 años de los Hechos de Mayo en Cardona

* Este artículo es una adaptación del capítulo sobre Cardona de «Teixint el fil roig i negre. La història llibertària de Manresa i comarca», del mismo autor. Original en catalán en Bllibertari.org


Pozo Alberto, mina Nieves, Cardona. MTI Minas de Cataluña

En mayo de 1937 la Guardia de Asalto intentó ocupar la central de la Telefónica de Barcelona. Esto provocó un enfrentamiento armado que se extendió rápidamente por toda la ciudad y otros pueblos de los alrededores de la capital catalana durante seis días. Esta resistencia era un movimiento de base dirigido por los mismos organismos revolucionarios que habían propiciado la victoria del 19 de julio: los comités de defensa, los grupos anarquistas, las juventudes y entidades políticas como el POUM y la Agrupación de Los Amigos de Durruti.

El conflicto entre revolución y contrarrevolución se saldó con la derrota de la primera por que los comités superiores de la CNT desautorizaron toda forma de resistencia y pactaron una tregua. La adhesión a la unidad antifascista exigía continuamente gestos de «responsabilidad» ante las otras fuerzas. Esto implicaba dejar la revolución para más adelante y dedicarse a ganar la guerra como decía el lema de los estalinistas, ahora también asumido por los comités superiores confederales. Por lo tanto, los Hechos de Mayo marcan el final de la revolución social en Cataluña, puesto que a partir de entonces las conquistas revolucionarias fueron revertidas por la Generalitat y los partidos que apoyaban la contrarrevolución.

Generalmente buena parte de la historiografía libertaria se centra en la ciudad de Barcelona, epicentro del movimiento revolucionario, dejando en un segundo plano los pueblos y las comarcas. Este artículo pretende dar a conocer la respuesta revolucionaria del pueblo de Cardona, situado en medio de Cataluña. La revuelta que se relatará a continuación fue ignorada por los diarios del POUM y la CNT. De hecho, tampoco es un hecho que recuerden con ningún orgullo en particular algunos de sus protagonistas. Se puede deducir que no consideraban estar haciendo nada especial: no consideraban estar tomando el poder, sino manteniendo la revolución.

El periodo republicano


Pozo Maria Teresa, mina Nieves. MTI Castilletes

La explotación de la minería de Cardona comenzó en los años veinte, provocando la llegada al pueblo de centenares de familias trabajadoras del sur de la Península Ibérica que se instalarían en la nueva barriada de La Coromina. Este factor será clave durante toda la década de los treinta, debido a la gran grieta política y social entre la población local y la recién llegada (según Fortich). En el pueblo ya existía un sindicato de oficios adherido a la CNT, pero a finales de 1930 se fundaría el Sindicato Único Minero que inmediatamente tomará el liderazgo del sindicalismo local debido a su gran número de afiliados.

Como antecedente inmediato tenemos la huelga minera de las «nueve semanas», que paralizaría el vecino pueblo de Suria el invierno 1929-30 que tendría también impacto en Cardona creando un ambiente de rebeldía entre los mineros. Como otros pueblos mineros, las condiciones de la mina eran tan duras que las constantes giras de propaganda consiguieron instaurar entre los trabajadores una conciencia revolucionaria.

A pesar de todo la aparición del sindicato se recibimiento con bastante indiferencia por la población local (según fuentes anarquistas), como constata la carencia de ayuda activa a la huelga minera de la primavera-verano de 1931. La huelga tuvo que ser sofocada por 300 soldados del ejército dirigidos por el general Batet y 56 mineros resultaron despedidos [1]. De esta huelga tenemos un relato a Solidaridad Obrera: “los obreros nos incautamos las minas y formamos guardias contínuas para poder responder del orden de todo” [2] A pesar de esta visión pesimista de la sociedad cardonina de los libertarios, la CNT era el sindicato unitario del proletariado y en agosto ya contaba con unos 1.400 afiliados, lo que significaba prácticamente toda la clase obrera local.

Como otros pueblos de la comarca el enero de 1932 los mineros se unieron al movimiento insurreccional que había empezado en Fígols. Los insurrectos se hicieron fácilmente con el control del pueblo y proclamaron el comunismo libertario. La barriada de La Coromina hervía de iniciativas (comedores populares, proyectos culturales, un esbozo de milicias, etc.). Sin embargo, en el pueblo de Cardona la población permaneció ajena al movimiento, y de hecho hostil. Como el sindicato quedó clausurado durante meses por la derrota de la insurrección, en el pueblo se inició una deslegitimación sistemática de la CNT y del anarquismo, que este no pudo contrarrestar en muchas semanas. Es durante estos meses cuando arraigaría un sindicato de la UGT, que organizaría el sector fabril-textil, y también aparecería el BOC.

En marzo de 1933 la CNT de Cardona tenía tan sólo 475 afiliados, representados en el Pleno Regional por Jesús Torres Martínez, que había tenido un papel destacado en enero de 1932 (y que como consecuencia tuvo que marchar del pueblo durante años). A pesar de la crisis, el Sindicato Único Minero todavía era capaz de efectuar movimientos huelguísticos como el de abril de 1933 cuando 139 mineros se encerraron a una galería de la mina a 700 metros bajo tierra durante dos semanas. O también tuvo fuerzas para sumarse al movimiento del 8 de diciembre de 1933. Aquel día un grupo compuesto por Martín Zomeño, Juan y Gaspar Lorente, José y Ramon Alcaide, Cristo Clemente y Joan y Ramon Fortich patrullaron las calles del pueblo, infundiendo «el pánico entre la gente de orden». Eran el grupo que dirigía la insurrección de aquel momento. En marzo de 1934 los 800 mineros volvieron a hacer huelga y 44 de ellos se volverían a encerrar. Esto tendría consecuencias a raíz de los hechos de Octubre de 1934 y un centenar de mineros serían despedidos.

Pero no se entiende este periodo sin ver el alcance del anarquismo local, que era el motor de la CNT. En el pueblo existía una federación local de la FAI compuesta por grupos de afinidad creados entre 1932 y 1934 que se anunciaban en las páginas del Tierra y Libertad: Adelante, Justicia y Libertad, Maximiliano Puertas, Amor y Libertad y el grupo artístico libertario Luz y Amor. Es decir, aproximadamente unas 40 personas, que a su vez tenían una proyección en un número de personas mucho mayor. Quizás la CNT había perdido la hegemonía sindical (a pesar de que todavía conservaba la mayoría sindical), pero a la vez había fortalecido su naturaleza político-sindical. Si la CNT tenía unos 500 afiliados, habrá que tener en cuenta a partir de ahora que estos ya se identificaban plenamente con el modelo de sociedad del anarquismo.

Después del periodo de clandestinidad de 1935 – derivado de los hechos de Octubre – ERC tomó la iniciativa y se acercó a La Coromina para pedir que los mineros votasen a las elecciones de febrero de 1936. La CNT no tomó ninguna decisión como organización, pero no veía con malos ojos el hecho que centenares de familias (recordamos que la gran mayoría eran recién llegadas de otras tierras) votaran en esta ocasión. Se veía muy necesario volver a una situación de legalidad y los votos cenetistas fueron claves para derrotar a la Liga, que en Cardona tenía un discurso de ultraderecha. Por lo tanto, gracias a la CNT Esquerra Republicana ganó las elecciones, superando a la Liga por poco más de un centenar de votos.

En aquel año en el Congreso de Zaragoza asistió Martín Zomeño como delegado del Sindicato Único, que ahora representaba a sólo 200 afiliados. Podemos constatar un gran caída, que no obstante se recuperaría semanas después llegando en julio a una afiliación parecida a la de 1933. Este es un error muy común entre los historiadores del movimiento obrero al no tener en cuenta la situación de anomalía política que vivía el país en 1936. Hacía unas pocas semanas que había vuelto la normalidad y muchos sindicatos estaban en plena fase de reestructuración o, incluso, de refundación, de forma que para el Congreso de Zaragoza la CNT estaba lejos de estar a pleno rendimiento.


Interior de las minas, 1936

Guerra y revolución

De este modo llegamos al 19 de julio. En el pueblo todo quedó tranquilo y un grupo mal armado de mineros marchó a Solsona, donde la situación no estaba nada clara debido a la fuerte presencia de personas de derechas. Zomeño y Ramon Fortich, delegados del grupo, enviaron al obispo a Andorra acompañado de gente de ERC (liderada por Francesc Viadiu) para evitar posibles represalias sobre él, puesto que había personas que lo querían ejecutar. Del mismo modo el día 20 había llegado un grupo de milicianos de Suria que arengarían a la población desde el balcón de la Casa Consistorial instándola a hacer la revolución. El odio contra la iglesia provocará el incendio de la iglesia de Cardona el día 24. De hecho se decía que el pueblo no puso "muchos esfuerzos" en quemarla.

Otro aspecto de la llegada de la guerra al pueblo fue el envío de un camión con seis toneladas de explosivos en Barcelona, el mismo 20 de julio. También había mineros cardoninos entre la partida de voluntarios que bajó de Fígols, Suria y Sallent para ayudar a la derrota de la sublevación militar de Barcelona. Estos «dinamiteros» saldrían con la Columna Durruti hacia la Aragón el 24 de julio bajo la denominación de Centuria Dinamiteros de Fígols.


Plaza del Mercado. Cardona, 1936.

Durante los días de julio y agosto funcionaron en el pueblo dos comités: el de Cardona y el de La Coromina. Uno estaba dirigido por el Ayuntamiento (ERC) y el otro por la CNT. A finales de agosto los dos comités se fusionaron pasando a estar dirigidos por el alcalde republicano Josep Torrents, pero teniendo mucho peso en él los sindicatos [3]. Estos controlaban el consejo de defensa del pueblo, que estaba compuesto de cuatro miembros de CNT (Agustí Galera, Martí Zomeño, Josep Cortez y Manuel Medran) y tres de UGT.

Las expropiaciones fueron inmediatas, dado que algunas personas de derechas abandonaron el pueblo. De este modo se expropiaron algunos comercios que serían agrupados en la Cooperativa Única Popular, cuyo el local estaba situado en la casa de la ex-alcalde Joan Torres. El comercio y los servicios del pueblo quedarían socializados entre los dos sindicatos. El sindicato UGT se instalaría en el edificio de las Carmelitas, mientras que la CNT lo haría en el Patronato Obrero. Y por supuesto, quedarían col·lectivitzades las fábricas (La Plantada, Gallifa y La Papelera) y las minas (Unión Española de Explosivos, que después se llamará Explotaciones Potásicas Colectivizadas). La UGT desde la consejería de economía impulsaría una cooperativa de construcción y también controlaría el transporte.

Pero la industria no pudo ser socializada bajo un plan de conjunto, como proponía el cenetista Zameño. La propiedad privada todavía tenía un peso fuerte a la sociedad cardonina de 1936-37, y ERC era su máximo defensor a nivel local, negándose a ir más allá de la mera gestión colectiva de las fábricas. Además la carencia crónica de materias primas hacía que las fábricas sólo pudieran operar tres días en la semana. Por lo tanto, las empresas colectivizadas daban una imagen de precariedad e improvisación, puesto que los cuadros partidarios de la colectivización de las empresas no tenían mucha formación. Las agrupaciones locales de ERC de los pueblos se escudaban en la legalidad de la Generalitat para no adoptar la socialización de la economía, aceptando a regañadientes las colectivizaciones de empresa llevadas a cabo a partir del Decreto de Colectivizaciones.

Otro factor a tener en cuenta era que en el campo todavía no había llegado el espíritu colectivista y los campesinos no simpatizaban nada en absoluto con los “ateos, extremistas y dinamiteros” de la CNT que además veían como extranjeros. La mayoría del campesinado local ingresaría en Unió de Rabassaires. Aún así, un grupo de labradores formaría el Sindicato de Trabajadores del Campo (UGT) y colectivizaría la finca El Mujal. Los colectivistas (CNT, UGT y POUM) respetarían las fincas pequeñas pero se incautarían de las de la gente de derechas. En octubre de 1936 habrá un enfrentamiento que provocaría la muerte del rabassaire Josep Vila. Este será un momento clave, puesto que se hacía patente la profunda división entre partidarios y detractores de la revolución en el campo, siendo mayoría los segundos. Tampoco ayudarían mucho las ejecuciones de los derechistas.

Por lo tanto vemos que existía un conflicto de intereses larvado, que se arrastraba desde 1930 y que estallaría en mayo de 1937.
 

Los Hechos de Mayo

Todo empezó a finales del mes de abril con un grupo de milicianos de la Columna Tierra y Libertad que estaban en el pueblo de permiso. Desde la Cerdaña llegan noticias de los enfrentamientos entre revolucionarios y contrarrevolucionarios y ese grupo irá a Bellver, donde el 27 tendrá lugar un fuerte enfrentamiento armado (con participación de aquel Francesc Viadiu de Solsona, que hemos nombrado antes, que dirigía una unidad de guardias de asalto). Allá muere un compañero de Cardona, Antonio Raja (o Rajo) Noguera. Esto electrizaría el ambiente entre los revolucionarios cardoninos. De este modo cuando llegan las noticias de Barcelona de los Hechos de Mayo, los revolucionarios tomarían el control de la central telefónica y establecerían una estrecha vigilancia en todo el pueblo. En este ambiente de tensión los cenetistas notarían movimientos sospechosos de miembros de las Juventudes de Esquerra Republicana y de los rabassaires. De hecho, el consejero de defensa, Navarro, descubrió que un consejero de ERC llevaba unos fusiles escondidos con una lona, cosa que haría saltar todas las alarmas.

En el local de los rabassaires se reuniría en la tarde del día 4 de mayo unas 150 personas para efectuar un acto político y cultural. De forma que los libertarios pensaron que se trataba de un complot para tomar el pueblo (cómo había pasado en Barcelona o en la Cerdaña) y actuaron de inmediato. Después de la finalización del acto un grupo de cenetistas armados fueron al local y se situaron afuera. De repente, alguien desde dentro efectuó unos disparos de fusil desde las ventanas del local ocasionando un muerto, José Torres Martínez, de la CNT. Por lo tanto, los cenetistas atacarían el local con fusiles y dinamita hasta la rendición de todo el mundo. En el tiroteo se produjo otro muerto, un rabassaire, y dos heridos. El ataque estaba dirigido por Jesús Torres, hermano del caído [4].

De forma que por en la noche del 4 al 5 de mayo los libertarios dirigidos por el consejero de defensa, Josep Navarro, tomarán el control del pueblo. Los revolucionarios detuvieron a diecisiete miembros del bando catalanista fruto del enfrentamiento del día anterior, pero posteriormente esta cifra sería más grande, imponiéndolos multas de entre 500 a 1.000 pesetas con objeto de pagarle 3.000 pesetas a la viuda de Raja y 3.000 a la de Torres. A la sesión extraordinaria del consejo municipal celebrada el día 5, el alcalde Torrents fue revocado por la oposición de CNT, de UGT y del POUM (con la abstención del PSUC), grupos que convocarían un nuevo consejo municipal formado por estas organizaciones, puesto que ERC y UR retirarían sus representantes como protesta.

A efectos prácticos, el nuevo consejo municipal, constituido el día 5, quedaría controlado por la CNT y la UGT (que en el pueblo no estaba influida por el estalinismo). El consejo estaría presidido por Josep Navarro. Incluso emitió moneda propia el 13 de mayo. En el entierro de Torres iría también la gente del PSUC que sorprendentemente en Cardona había optado por la neutralidad, posiblemente esperando momentos mejores. Días después se procedería a despedir a la gente de ERC que trabajaba en las minas.


Billete de Cardona del 13 de mayo de 1937. Ver el detalle de la firma de Juan Fortich y Martin Zomeño

Todo esto provocó la huida de toda la gente que no era partidaria de la revolución y por ello unas 200 personas abandonaron el pueblo con sus familias encontrando refugio en los pueblos de los alrededores. El caso es que Cardona quedará completamente en poder de los “incontrolados”, como los llamaba el diario “El Día” de Manresa, hasta el mes de julio [5].

A mediados de junio, un grupo de la guardia de asalto enviado desde Manresa y capitaneado por Marcel Augés intentaría tomar el control de la situación pero sería derrotado. Augés declararía luego que Navarro le tenía encañonado con una pistola y en estas condiciones le hizo llamar a Manresa por teléfono. La Confederación manresana ordenaría su puesta en libertad inmediata. Unos días después, el 2 de julio, vendría una nueva expedición que - esta vez sí - detendría a Ramon y Agustí Fortich, Pombo, Mil, Peñarroya, Navarro y Josep Monegal (presidente del POUM local) que fueron enviados a los juzgados de Berga (el municipio de Cardona dependía de la comarca del Berguedà). Durante el traslado se identificarían unos guardias que eran de la CNT de Valencia que intentaban tranquilizar a los revolucionarios. A pesar de ello, veinte compañeros armados protegieron a los detenidos hasta las dependencias de la prisión de Berga. Ramon Fortich recuerda que el comité de apoyo de Berga se portaría muy bien con ellos. Y que Josep Ester los proporcionó incluso pistolas en el segundo día de estar presos.

Esta situación anómala, revolucionaria, duraría hasta el mes de octubre. Después de la detención de Navarro y Fortich seria Paulino Lorente de la UGT quién asumiría la presidencia del consejo municipal. Pero a partir de octubre se instaló un batallón del ejército (y del SIM) en el pueblo y el Ayuntamiento fue ocupado sucesivamente por dos alcaldes comunistas asignados por la Generalitat: Lorenzo Sanz y José López. Fortich encabezaría el comité de control de la mina, la empresa más importante del pueblo, que a partir del 17 de octubre pasaría a ser propiedad de la Generalitat.

Hay que contextualizar que entre enero y septiembre de 1937 tuvieron lugar una serie de choques armados entre los partidarios de la revolución y la contrarrevolución y que generalmente siempre venció el bando antirrevolucionario debido a la falta de una respuesta decidida de la CNT.
 


Cartel de la exposición Rostros de guerra, sobre los milicianos de Cardona

Conclusiones

Recuperar la memoria de los Hechos de Mayo de Cardona no ha sido nada fácil, dado que la historiografía cenetista nunca se preocupó de este hecho, puesto que iba en contra de su línea oficial. Pero tampoco fue un motivo de especial recuerdo para los militantes que lo protagonizaron. Cuando ellos hablan de la revolución se refieren al 19 de julio y no al 4 de mayo de 1937. Muy probablemente esto se deba a que la respuesta revolucionaria fue espontánea y no estaba en absoluto preparada y posteriormente no pudo ser evaluada y teoritzada.

Los revolucionarios cardoninos no eran conscientes de lo que estaban haciendo puesto que de haberlo sido, habrían contagiado todo el Alto Llobregat y el Cardener – un territorio central en Cataluña – o como mínimo habrían preparado la defensa del pueblo. Tampoco aprovecharon la situación para imponer las medidas socializantes que se les había denegado en los meses anteriores.

Expulsar del consejo municipal a ERC y UR fue producto de una serie de factores: la tensión política entre catalanistas y cenetistas, la tensión entre los campesinos y los mineros, la tensión entre revolucionarios y contrarrevolucionarios, el envío solidario de ayuda en Puigcerdá, los muertos de unos y de otros... todo esto desembocó en un choque armado.

La victoria del bando revolucionario de Cardona el 4 y 5 de mayo les concedió el poder político. Pero tomar el poder quería decir la guerra total contra todas las fuerzas políticas contrarevolucionàries (como fue el caso de ERC, que literalmente «se la echó del pueblo»). ¿Estaba preparada la CNT para hacer esto a gran escala? Este era el gran dilema de 1936-37.

40 años de franquismo implantaron un recuerdo nefasto en el pueblo de aquella Cardona revolucionaria - los anarquistas siempre han sido presentados como demonios - y nadie ha sido capaz de revertirlo en todo este tiempo. El anarquismo ha quedado como una anomalía histórica en la "vida de una villa pacífica" cuando fue la vía hacia una sociedad socialista de una mayoría de la clase trabajadora catalana. Si Cardona fue la última localidad catalana al ser derrotada en 1714, también lo seria durante la contrarrevolución de 1937.


Día de Mercado, 1920-30s. Colección Roisin / IEFC

Bibliografía

FORTICH, Ramon. Apuntes históricos de la Cardona bimilenaria e historiografía del 14 de abril de 1931 al 1 de febrero de 1939. Col·lecció Pedro Flores, Carpeta IX. Biblioteca del Casino de Manresa.

MARTINEZ i MUÑOZ, Domènec. Organització Municipal i economia de Cardona durant la Guerra Civil (1936-1939). Revista Cardener, núm. 1, 1983.

SERRA i CARNÉ, Jaume. El moviment obrer al Bages i Berguedà durant la Segona República. Centre d'Estudis del Bages, 1988.

Consultes al diari “El Dia” (diari d'Esquerra Republicana de Catalunya, Manresa) dies 5, 15, 18, 20, 22 de maig i 10 i 12 de juny de 1937.

Apuntes aclaratorios para la correspondiente instrucción del sumario Nº 14 del 1937 del juzgado de Berga, Sobre rebelión en Cardona el día 5 de mayo último pasado. MAD 462/27 nº 16 Archivo Histórico Nacional de Salamanca.

Solidaridad Obrera

Tierra y Libertad

Notas

1.- Op. Cit. SERRA, Jaume. p. 43

2.- Solidaridad Obrera, 24/07/1931

3.- Composición del Consejo Municipal, octubre de 1936: Josep Torrens (ERC), Presidencia; Josep Navarro Vergara (CNT), Defensa y Guerra; Economía, finanzas y cultura: Joaquim Martí (ERC) y Martí Zomeño (CNT); Ginés López (CNT), Abastos; Manuel Athane (UGT), Trabajo; Paulino Lorente (UGT), Transportes; Ramon Gisperts (ERC), Sanidad; Joan Rovira Sala (UR) i Josep Vila (UR), Agricultura; Zomeño (CNT), también fue el Dipositari Municipal.

Juntas directivas en el verano de 1936: CNT: Antonio Campos, Diego Asensio, Ginés Molina Sánchez i Rodríguez; UGT: José Campos, Vicente Estrada, Manuel Villa, Higinio Gallego, Miguel Durán Prieto, Juan Uroz, Diego Bazán, Amancio García y Víctor López Alamillo; Rabassaires: Joan Serra Agut, Emili Homs Bertran, Florenci Traveset, Joan Torrantallé Miralles, Josep Jordana Font, Antoni Planas Closa, Josep Villaró Riba y Josep Munt Espluga.

Dicen los papeles de la Causa General que los dos comités se unificaron gracias a los esfuerzos de Juan Torres Maciá y Conrado Batlle Coma. El comité municipal de Cardona y el tribunal popular que conformaban tambén los mismos, estaba compuesto desde finales de agosto de 1936 por: Emili Esteve Corretjer (ERC), José Navarro Vergara (CNT), Ginés López (CNT), Martín Zomeño (CNT), Josep Vila (UR) y Joaquim Martí Viola (ERC).

También estaban representadas las organizaciones, CNT: J. Cortés i José Herrada; UGT: Manuel Athané, Paulino Llorente, Francisco Malpica y Miguel Sagret; ERC: Josep Costa; Rabassaires: Miquel Parcerissa, Melitón Sol Camps y Joan Rovira Sala.

Composición del Comité de La Coromina (agosto '36): Milicianos: Ángel Miralles Cerezo, Antonio Sánchez Fernández, José Botella Gil, José Hernández Urrutia, Juan Torres Cruz, José Ayala Martínez, Juan Martínez Hernández, Francisco Delgado Tapias, José Pombo Samo y Vicente Ceral González; CNT: Rafael Nevado Martínez, Antonio Castell Vallés, Antonio Gómez Giménez, José Hernández Escanez, Francisco Martínez Ponce, Pedro Brocas Martínez, Lorenzo Sanz Paredes; POUM: José Monegal Muixí (que también ejerció en el comité de la villa); JJ.LL.: José Ramírez Martínez y Melitón Sol Camps (que también pertenecía a los rabassaires).

Comité de Defensa: Juan Sallarés Rosell, Clemente Segura, Antonio Peñarroya Millán, Agustí Fortich Camps y José Navarro Vergara; y Comité de enlace: José Herrada Rodríguez, Salvador Muñoz Méndez, Cristóbal Clemente Campoy, Juan López Moreno, Antonio Vicente Baraza, Agustín Galera González i Victoriano López Acosta. (C. General fs. 24 i 25).

Además en la Causa General aparecen otros nombres de patrulleros o milicianos: Lucinio Ruíz Soliva, Jesús Torres, Antonio Salinas, José Rebolledo Rubio, José Fernández Sánchez, Antonio Raja Noguera, Muñoz Zamora Caramona; Cristóbal Clemente (padre), Pedro Bracas, Luis Martínez Martínez, José Martínez Vivancos, José Jordán Teruel, Benito Vilalta Arnau y Ginés Bartes Sitjes (C. General, fs. 24, 34 i 35).

Fuente: web carlista Tradición Viva

4.- Información extraída del proceso penal efectuado por el juez Alfonso R. Dranguet de Berga, Apuntes aclaratorios para la correspondiente instrucción del sumario Nº 14 del 1937 del juzgado de Berga, Sobre rebelión en Cardona el día 5 de mayo último pasado. MAD 462/27 nº 16 Archivo Histórico Nacional de Salamanca. Proporcionado por Josep Quevedo.

5.- Esta revuelta contra la República, fue única en Cataluña, por su radicalidad y duración. A pesar de ell no está historiada y no se ha podido profundizar demasiado. Se puede ir siguiendo en las páginas del diario “El Dia” (diario de Esquerra Republicana de Manresa) de los días 5, 15, 18, 20, 22 de mayo y del 10 y 12 de junio. Los diarios del POUM y de la CNT de la comarca ignoraron totalmente esta revuelta.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org