Estampidas, tumultos y conspiraciones secretas en situación de éxtasis religioso.

Sabiendo que la policía ha solicitado la colaboración ciudadana, de cara a determinar la causa de las estampidas que durante algunos minutos u horas llevaron al histerismo (y no precisamente religioso) a miles de fieles devotos del calvario de Cristo en la Madrugá sevillana, me apresto a dar mi versión de los hechos.

La gendarmería, el alcalde y los directivos de las cofradías, están llegando a esta penosa conclusión: no es "la ETA", no es "el yihaidismo", no es "ateos organizados". Tampoco es "Podemos", cachis en la mar. No obstante, el pueblo no se chupa el deo, y manifiesta que es muy sospechoso que precisamente ese día, más o menos a la misma hora de las cuatro de la madrugada, en focos muy dispersos y alejados entre sí, miles de personas echasen a correr sin motivo. Y sí, claro, motivos ha de haber. 

La policía insiste en que los detenidos no estaban organizados ni provocaron las carreras. Tres imputados por los hechos resulta que son cuarentones que venían siendo observados por la poli, y que cuando estaba la gente corriendo, armaban bulla para –supuestamente–, ver si podían rapiñar algo en el jaleo. Es decir, que no fueron los causantes del alboroto, si no que actuaban de forma oportunista –siempre según la pasma–. Se les detuvo lejos de donde habían empezado las carreras (1). 

Otro tanto pasaba con otras detenciones efectuadas entre chavales, algunos menores de edad, capturados cuando la gente corría y ellos pegaban voces para incrementar la confusión llenos de jolgorio por lo que estaba ocurriendo. En este caso el perfil de los muchachos y muchachas –dicen–, es el de gamberretes sin relación con los tres presuntos y maduros delincuentes comunes. Podrían ser mis hijos, en cuyo caso la guillotina sería poco para ellos. Pero no. No son hijos míos aunque podrían serlo. Su único delito: haberse tomado la situación con guasa. Los únicos seres racionales de la noche, diría yo.

Y, por último, hubo otro detenido por dar vivas a Alá al paso de una procesión.  Según los testigos lanzó miles de vítores a esa deidad, hasta que un policía municipal, hasta las narices, lo retiró de la vía pública. Le han echado un multazo de 480 euros (2). ¿Cuál es el problema? Pues que le detuvieron entre media y tres cuartos de hora antes de que se liase el cacao. O sea, que tampoco tiene que ver nada. 

Con lo bien que hubiera estado un señor senegalés sembrando el pánico, y resulta que no, que sólo fue un irritante espontáneo al paso. Claro, el pobre cuando haya visto la cara del verdugo y le hayan puesto por delante lo que ha pasado esa noche, habrá dado gracias a Alá, a Buda, a Cristo y a Manitú porque lo quitasen de la vía pública a tiempo, por el módico precio de 480 euros. Mejor eso que diez años de prisión, no cabe duda.

Preguntados los encarcelados por el juez sobre su participación en los hechos y si habían dado gritos en favor a ETA, lo negaron tajantemente. Podrán ser lo que quiera que sea que diga la poli. Pero son buenos españoles y jamás dirían nada a favor de ETA (3). Faltaría más. Nunca. No. No nos paga nadie.

Y sí. Es muy sospechoso que más o menos a una hora concreta, empezasen todos esos disturbios inexplicables. La policía lo atribuye al clima de terror que ha implantado el yihaidismo. Pero vamos a ver… Es que hubo otra estampida de estas características o peores en el año 2000, antes de la caída de las Torres Gemelas, y nunca se supo qué hostias pasó en esa Madrugá que dejó a una pila de nazarenos y público hecho polvo. Y unos meses después hubo otra en el Corpus Cristi… Y no estamos ante lo peor de las estampidas. Recordemos la que en 2015 dejó más de 700 muertos en La Meca, que seguramente iban rezando que Alá es el más Grande (4). Y no se trata solo de musulmanes, laicos y cristianos. En la India hubo otra con más de cien muertos en 2011 (5), y allí no hay ETA…

Periódicamente se producen desastres religiosos de este tipo: demasiada gente aglomerada, demasiadas emociones y sentimientos de éxtasis, demasiada noche que altera los biorritmos, todo se magnifica con el fervor religioso. Si a eso se suma un poco de histerismo de masas, que uno se tire un peo y eche a correr porque vio a su primo a cien metros… Y se puede liar una que te cagas.

Aún así el pueblo insiste en la teoría de la conspiración para cargarse esa Semana Santa "que tanto trabajo nos ha costado construir". Y vale. Me voy a olvidar por un momento que una de las bases de la Semana Santa actual fue la dictadura franquista con sus asesinatos, golpes de pecho y adhesión inquebrantable. Hay dos motivos para que en diferentes partes de la ciudad, la gente se ponga en marcha al unísono.

El primer motivo es la radio. Si fuesen personas observadoras y mirasen al público asistente, se darían cuenta de que hay penitentes que llevan un transistor con pinganillo. 

Y es que la radio retransmite las procesiones, y a los fieles que están viendo en La Campana a La Cordial Flagelación con el Látigo de Siete Colas al Aloe Vera, les gusta saber que a la misma hora en el Arco de la Macarena está bailando la Borriquita del Santísimo Nazareno del Cirio de Cera de la Abeja Virgen. 

La radio retransmite la emoción del momento en directo y hace la espera más amena… E igualmente cuenta que se ha liado la de dios en ese instante en la calle Arfe y que corren como poseídos hacia la calle Adriano… Y ya está todo el mundo en toda Sevilla, en el espacio de diez segundos, con los pelos de punta. Y entonces entra en funcionamiento el segundo factor: los teléfonos móviles. Como todos los presentes tienen gente desfilando o esperando en diversos puntos de la ciudad, muchos de ellos menores, empiezan a sonar teléfonos preguntando "qué pasa, estás bien, la abuela ha desaparecido". Y una vez sicotizado el personal, tienes cinco estampidas en marcha. Por supuesto, una conspiración es mucho más vistosa que hacer el panoli, sí.

No es el terrorismo, no es el yihaidismo, no es Mahoma. En las grandes aglomeraciones de personas, y no hace falta ni siquiera que sean eventos religiosos, la gente si se cree en peligro, corre dejando atrás zapatos de tacón, mochilas, maletas… ¿O no es verdad que hace unos días en el metro de Nueva York una detención con pistola aturdidora provocó que miles de americanos echasen a correr gritando "maricón el último", abandonando a viejos en sillas de ruedas, mascotas y carteras con documentación y pasta (6)

En definitivas cuentas: en la calle Arfe hubo una pelea de borrachos. La policía afirma que esa pelea es la "zona cero" de la catástrofe. Tú estás en la calle Cuna escuchando la radio y lo cuentan. Cambia la cara de decenas de personas que pasan del fervor al "la hemos cagao", y al minuto interminable, se escucha en el extremo de la calle, donde no se ve nada, a las cuatro de la mañana, el estruendo de una legión de diablos que estuviesen eligiendo condenados para arrastrarlos al infierno y freírlos en aceite de palma lleno de toxinas. 

Por supuesto, los de protección civil (miles de ellos), la policía (dos mil) y los directivos de la cofradía (cientos y cientos), empiezan a hacer la gallina: mueven los brazos como si intentasen volar diciendo "tranquilos, no corráis que no pasa nada". Y lo mismo aguantas el tipo porque eres un señor respetable que considera de mala educación y ridículo salir corriendo. Pero igual te ves venir a trescientas personas arrollándolo todo a su paso, compruebas que los de las cofradías y la policía van ya calle abajo, y no te quedan más huevos que coger a los niños en brazos y echar a correr para no morir por aplastamiento.

Y eso es todo. Los culpables no son "delincuentes comunes". Tengamos un poco de seriedad. Un honrado carterista no va a liarla a la Madrugá de Sevilla. Va a ver los pasos con fervor, y a llevarse un jornal a casa sin hacerse notar. Los de izquierdas, ni hablar. La mitad están procesionando y la otra mitad abandona en masa Sevilla para librarse del rollo de las Vírgenes y Cristos. 

¿Alguien piensa realmente que en una ciudad tomada por 2.000 policías y guardias civiles, con cámaras por todas partes, con miles de miembros de protección civil pendientes, y con todo el mundo sacando fotos y vídeos con sus móviles, nadie va a haber filmado ni visto nada de esa Gran Conspiración?

La causa real, es un montón de gente aglomerada, con los vellos erizados, las emociones amplificadas, muchos de ellos con buenas dosis de alcohol encima, y con comunicación casi instantánea a través de la radio y sus teléfonos móviles. Casi todos los años pasa algo de esto, en esta ocasión ha sido un poco más gordo, pero si nos lo tomamos buenamente… Dios vela por su rebaño. Y si no, que aprendan de las manifestaciones laborales, que allí también se corre, pero siempre por causas muy motivadas.

Pero los de las cofradías, los del Ayuntamiento, los creyentes, piden sangre inocente: ¡que caiga todo el peso de la ley sobre los que sean designados como culpables! (no ellos por supuesto); ¡que pongan más cámaras!; ¡que dos mil policías no son suficientes!; ¡que se corten más calles!; ¡que se limite el aforo!; ¡¡¡que se prohíba la venta de alcohol!!!… La tormenta de ideas es de las buenas. Ya nos dirán qué nos espera cuando encuentren "su verdad" (7).

Sea santificado tu nombre, oh Señor de los Tumultos y Estampidas, y perdonen a este loco racionalista.

———————————-

NOTAS extraídas de la prensa canallesca. 

(1) Los investigadores han llegado a esta conclusión tras analizar 16 vídeos de medios de comunicación y/o colgados en redes sociales e interrogar a 47 testigos directos de los hechos, 33 de los cuales llamaron a la Policía para alertar de los hechos y otros 15 resultaron heridos en las distintas avalanchas.

Todo sucedió entre las cuatro y las cinco de la mañana. Según apuntaron fuentes de la investigación, uno de los focos fue una pelea en un bar de la calle Arfe mientras pasaba la cofradía del Gran Poder. En esa pelea, ocurrida a las cuatro y cinco minutos, llegaron a sacar del local a un hombre a empujones, al que lanzaron sobre los nazarenos que pasaban por la puerta. Esto generó una primera carrera que afectó a la cofradía del Gran Poder, que causó un posterior movimiento de personas que se propagó con rapidez y en círculo por toda la ciudad.

http://www.diariodesevilla.es/semana_santa/Policia-incidentes-Madrugada-planeados-Arfe_0_1127587792.html

(2) El fiscal le atribuyó en concreto un delito contra los sentimientos religiosos del artículo 523 del Código Penal, por el que solicitaba una pena de cuatro meses de multa a una cuota diaria de seis euros (720 euros). La conformidad del acusado propició que la pena se redujera un tercio, quedando en 80 días con la misma cuota (480 euros), lo que permitió que el reo fuese puesto en libertad.  Los hechos que reconoció el acusado tuvieron lugar sobre las 03:30 horas, cuando el acusado, P. M. D., que no tenía antecedentes penales, se encontraba en la calle Reyes Católicos por donde procesionaba la hermandad de la Esperanza de Triana. El condenado, "con intención de alterar el normal desarrollo de la procesión", comenzó a gritar a la comitiva cuando pasaba el paso de misterio "Alá es grande". Este grito lo repitió "en multitud de veces y generando el lógico desasosiego a los cofrades y al público en general", precisaba el fiscal en su escrito de conclusiones provisionales, con el que el acusado mostró su conformidad. 

http://www.diariodesevilla.es/semana_santa/senegales-detenido-Madrugada-acepto-Ala_0_1127587772.html

(3) El abogado Epifanio Ponce, que defiende a uno de los imputados que está en prisión, explicó ayer a este periódico que estos tres investigados se acogieron a su derecho a no declarar ante la Policía, pero sí declararon cuando fueron conducidos al juzgado de guardia. Ante la juez de Instrucción 5 negaron su participación en los incidentes, afirmando que no provocaron los desórdenes públicos. El letrado indicó que todos reconocieron que eran un "grupo de amigos" que estaban algo "contentos" y disfrutando de la noche, llegando a afirmar que incluso salieron "corriendo" cuando se produjeron las estampidas. Negaron igualmente haber proferido los gritos de "gora ETA", llegando uno de ellos a afirmar que es "español" y nunca diría frases de ese tenor.

http://www.diariodesevilla.es/semana_santa/encarcelados-niegan-causantes-distintas-carreras_0_1128187392.html

(4) Cientos de musulmanes muertos en estampida en La Meca.

http://www.elnuevodia.com/noticias/internacionales/nota/cientosdemusulmanesmuertosenestampidaenlameca-2103402/

(5) Mortal estampida durante peregrinación en la India.

http://www.elnuevodiario.com.ni/internacionales/92496-mortal-estampida-durante-peregrinacion-india/

(6) Detención de un hombre en tren de NY genera estampida.

http://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/eeuu/2017-04-15/detencion-hombre-tren-ny-genera-estampida/

(7) Es un tanto espeluznante la manifestación espontánea que con oradores espontáneos, hacen una serie de exigencias "en defensa de nuestras raíces"

http://xyzdiario.com/portada/no-hay-derecho-a-tener-miedo-en-la-calle-protesta-en-plaza-nueva-por-la-madruga/

Hablando de seguridad ¿Para cuándo se prohibirán los cirios? Toda esa cera en el suelo provoca resbalones, caídas de motoristas y unos chirridos muy molestos. Propongo sustituyan los cirios, por tubos fluorescentes tipo "espada yedai"

http://xyzdiario.com/sevilla/numerosos-accidentes-motociclistas-la-cera-acumulada-las-calles/

Comentarios

A vueltas con la Semana Santa Sevilla.
¿No es curioso el carácter sacrosanto de la Semana Santa? Examinando algunos textos de insignes profesores, y algunos de otros y otras que podrían formar parte de lo que solemos llamar las izquierdas e incluso el anticlericalismo… Tengo un lío en la cabeza, yo no soy un exactamente un sevillano de Sevilla. Yo soy un cateto de Pueblo. Y aunque "no sienta la Semana Santa", opino, faltaría más.

En principio puede estar uno de acuerdo y entender que en Sevilla pasen esas cosas, que las Hermandades estén en una disputa permanente con el poder político local y con el arzobispado por nimiedades de pelas, competencias y espacio. Puede ser que haya algún ateo-capillita, incluso que haya algún anarko-cofrade… Que los hay.  No diré que no sea estético el espectáculo barroco, el olor, el azahar, el cachear de las arpargatas, la música y la luz, ni haré nada por pedir prohibición alguna. 

Sí pediría un poco de contención a la hora de captar niños en las escuelas públicas, o que recordasen que se está dando prioridad a una confesión católica, que si las Hermandades pueden liberar presos, también quiero que lo hagan los sindicatos.

Pero no puedo dejar de estar preocupado, porque creo que este año más que otros la justificación que se hace de este espectáculo por parte de la izquierda va en aumento, y que el espectáculo amparándose en "la tradición" y "lo popular" cada vez se expande más, olvidándose o dejando por el camino diversas cuestiones que juzgo de importancia. 

Lo primero, que este espectáculo que se dice "tradicional", es de lo más novedoso. En mi pueblo, hace cuarenta años, no había ni la mitad de cofradías que hay ahora. ¿Puede decirse que es tradicional algo que surge nuevo? Un grupo de vecinos nombra una Junta, encargan una imagen, y hala, ya está hecha la tradición. Y, por supuesto, reproducción de la sociedad de clases y de género: en la cúspide de la asociación siempre encontraremos a un empresario de derechas. En la base, a una pila de machacas. Muy popular, sí.

Para realizar el espectáculo, se necesita un montón de precarios que trabajen en la hostelería  por ná y menoh, y que en el mejor de los casos están asegurados por pocas horas. No he visto ninguna campaña en ese sentido por parte de los sindicalistas. También esta el tema del gran negocio de las sillas y la apropiación del espacio público por empresas privadas: sigo sin ver a nadie levantar la voz. También esta el poder paralelo de las Hermandades (que no contrapoder o poder popular ) ya que en Sevilla capital se dice que para ser alguien hay que pertenecer a una Hermandad, o que solo quien es alguien puede estar de directivo. No van a elegir a un negro de la construcción para Hermano Mayor, no. En fin: ser de una hermandá es una manera no solo de pasar el rato, si no de gestionar un montón de pasta y hacer proselitismo.

Quizás todo este lío que tengo sea consecuencia de que en mi pueblo y me huelo que en más, el tema de las hermandades se circunscribía al centro del pueblo, aunque en los últimos 40 años a algunos barrios –como decía– les haya dado por formar su propia cofradía, pero para mí desde mi infancia, 
 eso de la Semana Santa me cogía muy lejos y era muy aburrido. 

Dicen que es el pueblo y su fervor el que está en esa representación. Pero ojo, cada cual con su papel en la sociedad de clases, que ahí hay una jerarquía que no se la salta "ni Dios". Yo respeto la fe, respeto la creencia, respeto la veneración a una imagen, soy la encarnación del Respeto al patrimonio cultural inmaterial (je) de la Humanidad… 

Pero señalo también que hay detrás más cosas: un tema económico, ya que la Junta afirma que la Semana Santa ha hecho que entren en las arcas de los hosteleros 385 millones de euros, de los que el Estado se lleva su parte. Cerca de un millón de visitantes a ese evento de religiosidad "rara" para los extranjeros turistas, ya que mucha gente participa en el tema, pero no tantos cumplen con las obligaciones cotidianas que impone la Iglesia: ir a misa, confesar los pecados, cumplir la penitencia, y no ser un empresario despiadado que emplea precarios sin contrato según el Papa Francisco…, que dice que "es mejor" ser ateo solidario, que católico hipócrita de esos que mencionaba Cristo, se dan golpes en el pecho, y miran para otro lado cuando su hermano se ahoga en el Mediterráneo. Lo que no sé es en qué se nota eso de "es mejor ser honrao"… Si en estar pero que bien jodido o en qué.
Victor Lopez, Dos hermanas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org