Función de títeres desde abajo: no apta para adultos.

Ya metieron en prisión a dos titiriteros por apología del terrorismo. Sin fianza. A esperar juicio. Comenté que si el juez tenía dos dedos de luces mandaría el expediente al triturador de documentos. Pero no. Ha resultado estar de guardia un juez que no ha respondido a mi perfil. Un reiteración en la gravedad del hecho y que los destinatarios eran niños, o algo así menciona para mandar a la trena a dos artistas de relieve.

 

Vamos a analizar. La acusación es apología del terrorismo. Se insiste por un lado, en que los niños no están capacitados para recibir mensajes políticos complejos. Si no los entienden, ¿qué problema hay? Y si los entienden, es de imbéciles pensar que porque vean una pancarta que pone ¡Gora Alkaeta!, vayan a sentir el irrefrenable deseo de coger una bomba e inmolarse en un autobús lleno de ancianos. Claro, como es vasco...

 

Por otro lado, insisten otros que la obra no puede ser dirigida al público infantil. A ver, aunque la obra iba dirigida a adultos... ¿Cuántos de los presentes se han entretenido con sus hijos y nietos en ver, por mencionar series de dibus, Hora de Aventuras, Historias Corrientes, Shin Chan, Los Simpsons, South Park (1)… Los niños se desviven por ver esas series, las entienden tan bien como la alineación del Atletic de Bilbao. Los niños no son tontos, hay que decirlo bien claro. 

 

La obra –que dicen que es apología del terrorismo–, es una obra de títeres, con su violencia simbólica, que denuncia el Poder. El Poder del empresario, que viola a la bruja dejándola embarazada. El propietario muere en la lucha. El poder de la Iglesia, pues tras el parto una monja intenta robar al bebé. La monja muere en el intento. El poder de la policía, que golpea a la bruja, y le ponen una pancarta ultracutre que pone Gora Alkaeta para incriminarla. Y el Poder judicial, porque la bruja va a juicio, el juez la condena a muerte, pero la bruja convence al juez para que se ahorque él mismo.

 

Le he contado el cuento a mis nietas de entre cinco y nueve años), y a todas les ha parecido bien. Elenita me ha preguntado inocentemente si el policía no muere también, y le he tenido que responder que no lo sé, ya que todo es ficción y solo podemos imaginarlo. Les he contado lo que ha hecho el juez con los titiriteros, y les ha parecido fatal. A todas. Después han merendado y no he percibido en ningún modo malas vibraciones, ahora están las niñas con sus amiguitas bailando coreografías al ritmo de Sweet California y Kate Perry. Así que mi pregunta es… ¿No debería alguien haberles preguntado a los niños que vieron los títeres, qué les pareció el espectáculo?

 

Pero claro, los niños no tienen problema. El problema es de los adultos que se horrorizan cuando sin vaselina les meten por delante los horrores del día a día, y que se pondrían histéricos viendo cómo sus hijos e hijas aplaudían la muerte del propietario. Así que pienso que sí, que esta obra debería ser preferentemente emitida en horario infantil.

 

No apta para mayores. Lo que es de uno es de todos, los que es de todos es de nadie, los que es de nadie es de uno.

 

——————————————

 

NOTAS

 

(1) Una de las penas más grandes que me da el castellano a diario, es que los peores insultos que maneja sean tan injustamente machistas. Por ejemplo, los de South Park: ¡Eres un cabrón hijo putaaaa!, ¡un mamón, un perrodetas, hijo putaaaa!. ¡Tú eres un capullo, un cabrón, te jodes por ser tan mamón! ¡Tú eres el cabrón hijo putaaaaa!, ¡el mamón y el perrodetas, hijo putaaaa!. ¡Tú eres un mamón y un capullón, que le polla un peta al muy cabrón! (Coro de pedos) ¡Eres cabrón hijo putaaaaa!, ¡un mamón un perrodetas, hijo putaaaaa!. ¡Un cara pedo y hueles mal, tu si que estas podrido chaval! ¡Hijo puta, cabrón, mamón, y algo más!, ¡hijo puta!… ¡Chúpamela!

 

 

 

Comentarios

Solo Juan Diego Botto tuvo la decencia de acordarse de los titiriteros encarcelados: Buenas noches compañeros titititeros. Nadie movió un músculo. En la calle había una concentración de figurinistas, convocada por la CNT, pidiendo algo tan exagerado como un Convenio digno. Ni una palabra de los respetables artistas. Ellos a lo suyo, a autoagradecerse los premios.

Qué tiempos aquellos en los que la prensa reaccionaria era a ellos, precisamente a ellos y a ellas, los tildaba de titiriteros por su NO A LA GUERRA. Pronto se han olvidado de que hay dos titiriteros de verdad encarcelados sin ton ni son, en una guerra cultural en la que las huestes del cambio empiezan a parecerse muy mucho a aquellos del cambiazo de 1982. Así se empieza a pasar de titititeros a trileros.

Afortunadamente, desde Valencia, Willy Toledo ha levantado la mano y ha dicho no, que eso no está bien y que él es tambien un titiritero. Y otros muchos, como nuestro Acratosaurio, la CNT en todos lados, Diagonal, Ada Colau, dejando en feo a su colega Manuela Carmena, han salido al paso con sus pistolas de agua para hacer frente a la Brunete mediática en una batalla desigual pero que ganaremos.

Siento el tono paternal, pero es que me siento reconfortado al ver que somos muchos y muchas los que estamos peleando por acabar con esta sinrazón y contra la injusticia. #libertadtitiriteros

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org