La lucha por las libertades sindicales en Egipto

Un año después de que el entonces ministro de trabajo Ahmed Hassan El Borae’i anunciara que se elaboraría una ley sobre libertades sindicales (el 12 de marzo de 2011), todavía se sigue manteniendo el monopolio sindical de la ETUF (el sindicato de Mubarak) y poniendo todo tipo de trabas y represión contra el sindicalismo independiente.

Las declaraciones del ministro fue la respuesta a los movimientos de huelga del 9 y 10 de febrero de 2011 que exigían libertad y justicia social en la calle mientras la ETUF oficial seguía manteniendo su apoyo al régimen de Mubarak.

Aunque estas declaraciones eran insuficientes para que Egipto reconociera en la práctica los convenios internacionales sobre libertad sindical, firmados, pero nunca cumplidos, los trabajadores egipcios comenzaron a crear centenares de sindicatos independientes como organizaciones propias para defender sus derechos sin estar controlados por el estado y las autoridades..El encarcelamiento de Hussein Megawer anterior presidente de la federación egipcia “ETUF” por su implicación en la matanza de la “batalla del camello” y la disolución de su Junta Directiva, fueron medidas para frenar el avance del sindicalismo independiente, mientras la ETUF se reorganizaba para mantener las restricciones legales al derecho de creación de sindicatos desde la base.




Ofensiva de la ETUF
 

Con la renovación de la junta directiva de la ETUF, ésta movilizó sus alianzas con los partidarios de Mubarak dentro del aparato estatal, con el gobierno, con el sector empresarial público y privado, que ve con espanto un sindicalismo independiente en Egipto.

Un año después, sigue estando en vigor la infame ley sobre los sindicatos Nº. 35/1976. Algunas administraciones públicas y gerentes de empresas públicas han continuado descontando las cotizaciones de los trabajadores a la ETUF de una manera obligatoria, rechazando incluso las demandas de trabajadores que se negaban a pertenecer a la ETUF y pedían transferir sus cotizaciones a sindicatos independientes. Muchas sociedades y empresas rechazan negociar con los sindicatos independientes y toman medidas represivas contra ellos, desde traslados a lugares lejanos o sanciones. La ausencia de protección legal para los sindicalistas permite este tipo de medidas tanto a las empresas públicas como privadas.

Asimismo, muchos trabajadores del sector público no pueden todavía retirar su afiliación a sindicatos de la ETUF, debido a que esta afiliación tiene ventajas tales como tratamiento médico para la familia del miembro y fondos complementarios del seguro. Los trabajadores han pagado sus cotizaciones a estos fondos durante largos años lo que les obliga a mantener su afiliación. Además, todavía se sigue exigiendo la afiliación a la ETUF para obtener carnés profesionales de conducir y para algunos permisos de trabajo. Muchos trabajadores del sector público que durante muchos años han contribuido a los fondos y activos de la ETUF, creen que tienen derecho a ellos por lo que no piensan abandonar el sindicato hasta no recuperar el control de estos fondos.




Poco ha cambiado la situación para los trabajadores egipcios
 

Un año ha pasado y poco ha cambiado la situación para los trabajadores, a pesar de haber estado en primera línea de la lucha contra la dictadura de Mubarak. No hay cambios entre las autoridades actuales y las de Mubarak con respecto a las reivindicaciones de la clase obrera. La ETUF sigue rechazando la legalidad de los sindicatos independientes, amenaza con denunciar a las administraciones públicas que no cobran la cotización obligatoria a la ETUF y sigue manteniendo que cualquier nuevo sindicato debe ser aprobado por ellos.

Pero la medida más grave fue el decreto militar Nº 34/2011, prohibiendo y criminalizando las huelgas, justificado por las dificultades económicas del país y por la necesidad “de terminar la transición a la sociedad democrática deseada”. Es decir, expresan con claridad que el proceso democrático se reduce a unas elecciones parlamentaris controladas por el ejército y la judicatura, mientras el pueblo carece de libertades reales y mientras los derechos de los trabajadores son aplastados. Se amordaza el ejercicio de las libertades y se reduce la democracia al voto. Ese es el “modelo occidental” de democracia que se exporta a Egipto.

Pero millones de egipcios han vivido bajo la opresión, el hambre y marginalización muchos años y no han salido a la calle el 28 de enero de 2011 para seguir igual, simplemente con un parlamento elegido mientras hay millones de los parados y de trabajadores que no pueden alimentar a sus niños. El decreto Nº. 34/2011 no han detenido los procesos de huelga que han vuelto al nivel del 2007-20008. Sin embargo, la represión ha ido en aumento, sobre todo a partir de la formación del nuevo de EL Ganzouri, el montaje del parlamento y el apoyo de los Hermanos Musulmanes a la prohibición de las huelgas.




Violación de las libertades sindicales
 

La simple presentación de la constitución de sindicatos ha significado desde amenazas de muerte (Zamil Steel Constructions Company), sanciones y traslados forzosos (Universidad de El Cairo, Misr Helwan Spinning andy Weaving Company, del sector empresarial público, Petroment Maintenance Company deAlexandría, Efry Medical Company), despidos (Misr Helwan Spinning y Weaving Company, International Company para el carbón y Nerolese, Maredithe Company del puerto de Someed, International Textiles Company, Misr Al Hejaz Company...).

También las huelgas han sido motivo de numerosos despidos como los de 22 trabajadores de Aeropack Company por 3 días de huelga. Las multinacionales como Suzuki Motor Company siguen la misma dinámica despidiendo a 8 sindicalistas destacados.

Los métodos mafiosos de contratar matones para asustar y golpear a los sindicalistas son también usados. Mega Textile Company (ciudad de Sadat) despidió al presidente del sindicato y a otros cuatro sindicalistas. Cuando fueron a presentar la correspondiente denuncia a las autoridades, junto con trabajadores de la empresa, fueron atacados por algunos policías y por personas armadas con palos y cuchillos eléctricos. Treinta trabajadores (hombres y mujeres) sufrieron fracturas de brazos y piernas y diversas heridas en el cuerpo y en la cara, siendo hospitalizados.

Lo mismo hizo la empresa New Star Company de confección de ropa en la zona franca de Port Said, donde matones armados con cuchillos y armas de fuego que pertenecían al dueño de la fábrica atacaron a los trabajadores. Hiriendo de bala al secretario general del sindicato.

En estas agresiones, también han participado seguidores de la ETUF como la agresión a 3 miembros del sindicato independiente de los transportes públicos de El Cairo cuando estaban en una reunión con el presidente de la empresa. En otra empresa pública The Posyt Authority, durante una huelga de los trabajadores. el presidente atacó físicamente al responsable del sindicato que fue hospitalizado. Y posteriormente con otros 14 sindicalistas procesados por “ retrasar el trabajo”.

También se ha aplicado el decreto militar Nº 34/2011 que criminaliza las huelgas. El primer uso de este decreto por un tribunal militar fue la condena a un año de cárcel para 5 trabajadores de la Petro Jet Company que fueron acusados de hacer una sentada delante del ministerio del petróleo e “impedir que el ministerio realizara sus funciones”.(las empresas petrolíferas están bajo control militar) Tambiñen 11 trabajadores han sido condenados en rebeldía a un año de prisión en el distrito oeste de Alexandría.




El juicio a Kamal Abbas, coordinador general del CTUWS
 

El 8 de abril debía celebrarse el juicio de apelación a la sentencia de un tribunal correccional de la ciudad de Helwan que, el 26 de febrero, había condenado a Kamal Abbas, coordinador general de la CTUWS, a seis meses de prisión por “ofensa a un funcionario” durante la Conferencia Internacional del Trabajo de 2011 en Ginebra. La sentencia condenaba a Kamal Abbas por interrumpir a Ismail Ibrahim Fahmy, presidente interino de la federación egipcia de sindicatos (ETUF) cuando pronunciaba un discurso en la Conferencia. Kamal Abbas mostró abiertamente su rechazo a que la ETUF, controlada por el Estado y aparato al servicio del régimen de Mubarak, continúe representando a los trabajadores egipcios.

El juicio ha contado con una gran solidaridad tanto nacional como internacional, siendo aplazada la vista al 6 de mayo.




Anulación del decreto de elecciones sindicales por el Tribunal constitucional
 

El 31 de marzo de 2012, los jueces del Tribunal Constitucional han anulado el artículo 11 del decreto del Ministerio de Trabajo nº146 del año 1996, referido a las elecciones sindicales, por anticonstitucional.

Esta sentencia supone que el Tribunal Constitucional defiende el principio de transparencia y de imparcialidad en las elecciones sindicales y que la pretendida representatividad de la ETUF queda anulada y que todos los fondos y servicios a los trabajadores deben ser arrebatados a la ETUF y puestos bajo el control de los trabajadores.

Esta sentencia hace más necesaria que nunca la promulgación de la ley de libertades sindicales que reconozca a los sindicatos independientes y respete la libertad de los trabajadores a afiliarse donde quieran.

Finalmente traducimos un comunicado del Congreso democrático de los trabajadores egipcios (EDLC) del 1 de abril

El Congreso Democrático de los trabajadores egipcios ha decidido lo siguiente:
 

Su total compromiso con los trabajadores egipcios endereza para crear libremente sus propios sindicatos sin ninguna ingerencia del estado, de los empresarios y de los partidos políticos); la lucha por el logro completo de este derecho, la retirada de todas las restricciones legales impuestas a este derecho durante las últimas décadas y de todas las restricciones administrativas que restrinjan el ejercicio de este derecho.

Su total compromiso con la legislación laboral recogida en las convenciones internacionales, la lucha por su puesta en práctica apropiada en nuestro país y la acción para garantizar a los trabajadores egipcios instrumentos para defender sus intereses y derechos con huelgas, negociaciones colectivas y convenios colectivos.

Su adhesión a los principios de libertades sindicales incluyendo no la discriminación entre los trabajadores por cualquier razón, la garantía para todos los trabajadores a crear sindicatos, a adherirse o darse de baja de los mismos, el derecho a casa sindicato de adherirse o retirarse de una federación sindical.. Los fundadores de este congreso rechazan la privación o la exclusión de cualquier derecho sindical y toda coerción para unirse o abandonar un sindicato, así como a un sindicato de unirse o retirarse de una federación de sindicatos.

Los fundadores de este congreso harán todo lo posible por conseguir la unidad fuerte y eficaz del sindicato y actuarán para construir una organización sindical fuerte y eficaz (federación/confederación) que combine el mayor número posible de categorías de trabajadores y de sectores y ramas profesionales.

El Congreso Democrático de los trabajadores egipcios combina los sindicatos que han participado en su primera reunión fundacional y grupos de trabajadores de las grandes empresas industriales grandes del sector empresarial público que aspiran liberar a los sindicatos de la calidad de miembro obligado de la ETUF, a construir la unidad sobre bases democráticas y permitir a los trabajadores crear sindicatos y federaciones eficaces que representen a la mayoría de los trabajadores.

El congreso pide la promulgación inmediata de la ley sobre libertades sindicales que garantice a los trabajadores egipcios todos los derechos ya mencionadas. El congreso invita a la sociedad egipcia, con sus energías democráticas y políticas, a trabajar juntos para alcanzar estas demandas. El congreso acentúa la importancia de los derechos sindicales para una sociedad egipcia democrática, y para alcanzar la justicia social que es necesaria para el equilibrio y la estabilidad sociales. El congreso, junto con las organizaciones participantes de la sociedad civil organizará una amplia campaña de presión demandando la adopción inmediata de esta ley.
 

Mouatamid, Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org