Y casi siempre nos olvidamos de Portugal.

Alguien dijo en alguna ocasión, y no me importa ni quien ni cuando, que “Os espanhóis viven de costas a Portugal”, y lo cierto es que todavía hoy seguimos mirando a nuestros vecinos del norte olvidándonos la más de las veces de lo que acontece en nuestro vecino cultural y geográficamente más próximo.

Y los anarquistas no somos ajenos a este despropósito, y si no, no se entiende lo poco que se escribe, se lee y se sabe en nuestros medios de la importantísima historia del anarquismo en ese país, y de la realidad de sus últimos 35 años. Pero ¿Qué nos separa?¿La más estupida de las estupidas fronteras?¿O un cierto aire de superioridad fruto de los tópicos más absurdos?.Lo cierto es que por desidia o falta de interés, observo una falta casi total de publicaciones portuguesas, y no faltan debido al esfuerzo editorial de por ejemplo Edicoes Sotavento en Faro, o de los variados grupos libertarios que se encuentran en Lisboa o en Oporto. Sin embargo en los medios libertarios portugueses se conoce nuestra Historia y nuestra situación actual, y no son pocas las preguntas que nos hacen demostrando que la permeabilidad de las ideas se produce en una única dirección.

Portugal ha vivido momentos históricos en cierta medida similares a los de España. Al contrario que Franco que murió en la cama, su “Democracia” procede de la Revolución de los claveles. Después se la han alterado para hacerla compatible con las aceptadas por la Europa del Capital. Por lo menos no tienen calles ni plazas con el nombre de Salazar. En eso los españoles estamos un paso por detrás, pues aún hoy tenemos Generales y falangistas varios, dando nombre a nuestras calles. También vivieron unos años de resurgimiento libertario. En los 70, veteranos sindicalistas de la CGT portuguesa y jóvenes anarcosindicalistas, vivieron su particular primavera. Pero la caída fue si cabe más estrepitosa. No ha habido continuidad generacional, y hoy casi se tiene que partir de cero.

En el Portugal de hoy, pequeños grupos de militantes anarcosindicalistas intentan revitalizar el Movimiento. No son pocas las dificultades y más porque la situación económica del país es mucho peor que la nuestra. Su crisis dura ya 30 años.

Nuestros compañeros y compañeras de Lisboa, de la AIT-SP a los que he visitado esta semana, se encuentran estos días preparando el 1 de Mayo, y la Feria del libro anarquista (junto a otros grupos libertarios) y no sería un mal momento de demostrarles que los anarquistas ibéricos tenemos lazos históricos de unión. La manera sin duda sería participando. Los portugueses al contrario que nosotros con el portugués, hablan, leen y entienden el castellano por lo que nuestros libros tienen fácil distribución.

Hasta antes al menos de la crisis del ladrillo, miles de trabajadores cruzaban ida y vuelta la frontera con Galicia, dejando sus vidas en los tajos y las carreteras. La diferencia salarial es todavía escandalosa. Son los modernos Conquistadores*, que en nada se parecen a los que en su libro “Os descobrimentos portugueses e espanhois ou a outra versao de uma historia mal contada” nos dejó Julio Carrapato, uno de los más irónicos escritores anarquistas portugueses y un desconocido en nuestro país, con motivo de la edición entre varios grupos cuando las celebraciones de los 500 años del “Descubrimiento”.

Tambien en multitud de ocasiones y en actos de Recuperación de la Memoria Historica, de la que tan bien ha escrito Octavio Alberola en el articulo que me precede, nos olvidamos de nuestro pasado común. No olvidemos que la Unión Anarquista de Portugal es la primera federación y el antecedente primero de lo que luego sería la FAI.- así nos lo recordaban no sin falta de razón nuestros amigos lisboetas en nuestro ultimo encuentro.

Sirvan pues estas líneas como reconocimiento a esos grupos que con su esfuerzo mantienen viva la llama de la Idea, y espero que en nuestros medios se potencien las relaciones y el intercambio de materiales e ideas y así ser conocedores y continuadores de la rica Historia Común y de un futuro en donde al hablar del anarquismo ibérico, no olvidemos una vez más que una de sus columnas lleva el nombre de Portugal.

*Los Conquistadores modernos fue el nombre de un grupo de anarquistas exiliados portugueses que trabajaban en las minas de Lousame, cerca de Noia en A Coruña.

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org