Análisis

Toda persona que decide libremente involucrarse en el desarrollo y fortalecimiento de  una revolución debe tener claro, no solo las condiciones objetivas y subjetivas que subyacen al sistema capitalista, sino también los riesgos  y sacrificios que debemos hacer  en aras de superar las atrocidades de este sistema para poder consolidar el socialismo y la justicia social, desde una perspectiva incluyente, digna y equitativa.

En el último mes, en sólo dos incendios, se han calcinado en Valencia unas 50.000 hectáreas de monte. Desde el primer momento, uno de los objetivos primordiales del Gobierno valenciano ha sido encontrar  responsables a los/as que culpar del desastre.  Así, se han dado prisa en señalar a dos jóvenes trabajadores que al parecer podían haber ocasionado el fuego en Cortes de Pallás, al soltar una chispa la sierra con la que trabajaban y a un agricultor que realizaba quemas de rastrojos en el incendio de Andilla.

Desde los medios de comunicación de masas y las notas oficiales, se suele considerar que las catástrofes naturales responden simplemente a un fenómeno azaroso. Es debido a la mala suerte, a un mal golpe, por el cual una zona se derrumba ante un terremoto, o sufre un incendio, o se inunda. Y si bien el azar es un componente del proceso, en el sentido de aleatoriedad, no es ni mucho menos el factor predominante. De hecho, son los factores socio-económicos y políticos los que van a marcar la diferencia entre un accidente y un desastre, teniendo gran influencia en estos procesos. 

“Neomaltusianismo” es una palabra que molesta al Vaticano y a la izquierda tradicional. Designa, según ellos, un complot para acabar con los pobres, una política de esterilización de mujeres sin aviso previo, una apoteosis del racismo. Tienen alguna razón.

 

Ayer, mientras se celebraba el ingreso de Venezuela al Mercosur, el Departamento de Estado de los gringos arremetió contra el chavismo acusándolo de vínculos con todos los demonios que mantienen en vigilia a la Casa Blanca, es decir, iraníes, sirios, rusos, chinos, FARC, carteles de la droga y demás sujetos del bestiario imperial.

A decir verdad, se trata de una vieja letanía yanqui.

(publicado originalmente en el Periódico Diagonal, Número 179, a mano de Servando Rocha)

 

Publicado en la revista comunista libertaria "Política y Sociedad", invierno de 2012

Poder popular y derechos sociales

"Has leído cosas sobre las persecuciones religiosas en el pasado. En la Edad Media había la Inquisición. No funcionó. Pretendían erradicar la herejía y terminaron por perpetuarla. En las persecuciones antiguas por cada hereje quemado han surgido otros miles de ellos. ¿Por qué? Porque se mataba a los enemigos abiertamente y mientras aún no se habían arrepentido. Se moría por no abandonar las creencias heréticas. Naturalmente, así toda la gloria pertenecía a la víctima y la vergüenza al inquisidor que la quemaba.

 

 

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org