Acratosaurio Rex

Oculto en una aldea del rincón de Ademuz tras pasar a la clandestinidad, me escribe el compañero Federico el Bozina (1), incansable a la hora de hacer planes para su nueva Nación. Me pide que le elabore un plan de estudios para que la gente aprenda a hablar la lengua materna (dice que corre peligro) y para acabar con el monolingüismo imperante del castellano de la Generalitat. De camino me pide que el plan de estudios contemple cómo obligar a la gente a que hable tres o cuatro idiomas, de cara a que la sociedad serrana sea multidiversa. No hay ningún problema.

Federico el Bozina, indígena del Rincón de Ademuz, me informa de que ha creado un grupo de defensa de la parla, el idioma de los cerros entre Camarena de la Sierra y Sesga. Este lenguaje en la actualidad lo habla solo el Casimiro, compañero de noventa años que es guía de cazadores de jabalíes y que hizo la guerra a mis órdenes como comandante. Federico me cuenta que han fundado un grupo para reivindicar la independencia de esos pueblos, que poseen características culturales irrepetibles y específicas.

Sandokán, del sindicato de la Costa Tropical, me dice no saber responder a la siguiente elucubración. ¿Poseen todos los pueblos, de manera natural, una identidad nacional propia, con costumbres características?

El Choni, el que tripite 1º de ESO, me dice que va a dejar de estudiar. No me extraña, aunque me apena. Qué duda cabe que si mañana se cerraran las escuelas obligatorias, y se despidiera a los miles de guardianes de la subjetividad… ¿Que qué?..., los maestros, hostias…, los niños saldrían ganado. La escuela es obligatoria, porque si no las criaturas no irían a ellas ni de coña. Joder, estoy mirando el libro de 1º de Sociales…, y es un puro disparate. Con razón…

Sorpresa tras sorpresa, me encuentro de nuevo con Manolo, el que explora su vida interior, y me asegura que le ha hecho pensar mucho la muerte de Mikel Jackson. ¿De qué le ha valido —se pregunta— su inmensa fortuna? ¿No queda evidenciado más allá de toda duda que ser rico equivale a ser infeliz? Por eso —afirma— el camino es la pobreza. ¿No?

El Matías, de la Peña Cultural El Embarcadero (1), tras pagar la contribución de este año, se ha quedado bastante cabreado y plantea que cuál sería el menos malo de los Estados posibles, para procurar su inmediata instauración.

Evidentemente, Matías, el mejor de los Estados posibles, es el de la partida tras la siesta. El menos malo de los Estados posibles, es el que tiene un tamaño muy pequeñito.

El Choni me dice que mi crítica al Estado (1) volvió histérico al comisario político que le imparte clases particulares de recuperación de sociales. El guardián de la subjetividad no supo qué responder a la obligatoriedad del impuesto y se limitó a farfullar algo acerca de los estúpidos lagartos que carecen de alternativa realista a este mundo. El Acratosaurio se planta y muestra sus cartas.

El Choni me relata que comentó en clase de recuperación de sociales lo que le dije del Estado (1), y el comisario político lo indoctrinó así: el Estado —le contó—, no sólo garantiza las leyes mediante el terror. En la actualidad impone tres servicios: sanidad, educación y pensiones, que hacen indeseable su disolución. El Estado garantiza el bien común, la ciudadanía social y los derechos del pueblo.

Recibo una misiva llena de exclamaciones y letras mayúsculas. La envía un viejo anarquista, un hombre pancarta, un tipo fiel a la Idea hasta la muerte, de los que el día de la revolución se pondrán ante la metralla sintiéndose invulnerables. Mientras el Gran Día llega, gritan consignas. Las consignas son breves, restallantes y no invitan a la reflexión meditativa. Pero lo peor de todo es que están llenas de sentido común, de evidencia empírica, de propaganda.

Me escribe Nuria, una conocida de treinta años que cumple su pena de cinco en un penal del Estado. Pequeños hurtos, fraudes y estafas la han llevado a esta situación, ya que es una mala delincuente. Es decir, la pescan siempre. Tiene un hijo de quince años que sigue sus pasos.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org