Acratosaurio Rex

Me gustan las palabras y sus definiciones. Por ejemplo, cuando miro la palabra "empoderar", es como cuando observo maravillado a un bicho con muchísimas patas. ¿Por qué alguien –me pregunto– pasó esa palabra al castellano español de lo más antiguo? Pienso que empowerment se tradujo como empoderar, por dos motivos. 

Lo que se puede nombrar, –decía nuestra añorada Úrsula K. Le Guin–, es lo que puede ser dominado. Por eso en los universos de sus novelas fantásticas, el nombre verdadero de las cosas y de las personas es celosamente guardado por sus dueños, y solo se emplean apodos, salvo que uno sea un brujo afamado que conozca el nombre real del sujeto, o un amigo muy querido al que uno quiera revelar su ser. Los nombres, tienen su importancia, y por eso se establecen feroces combates en torno a lo que significan las palabras.

Conocí a ese hombre hace muchísimos años. Él era moreno, de unos veinte años, con el pelo algo rizado, de un metro setenta de estatura y flaco. Gesto siempre serio. Era hijo de madre soltera, porque pasó algo en el pueblo, de esas cosas "de honor" (nunca conseguí enterarme), y la muchacha se vio con un hijo y solamente apoyada por sus hermanos y hermanas, que dicho sea de paso, eran un montón. Entraron en la época republicana con muchísimas ilusiones, siendo jornaleros y analfabetos, la República les abría la esperanza de una vida mejor.

Al respecto de la participación de libertarios/as en apoyo de las movilizaciones y movidas que hay en los últimos tiempos de Catalunya, y la extrañeza que causa que apoyen unas reivindicaciones de tipo nacional, y dado que me preguntan mi opinión, la digo sin mayores problemas.

La primera vez que escuché hablar del toyotismo fue en los años setenta. En esos años se elogiaba lo que se llamaba el milagro japonés: los trabajadores estaban muy motivados, curraban como demonios, la productividad se incrementaba de año en año. Y también despuntaban los siete dragones: Corea del Sur, Indonesia y cinco más que no recuerdo (1). En esa época no aparecía China, porque todavía era comunista. A lo que voy.

Imagina el día sexto de la Creación. Dios/a ha tenido una semana infernal, porque ha creado a todos los seres vivos del planeta. Todos los que existirán. También andas tú por allí. Como te digo, Dios/a está fastidiado en su trono, al lado del pichón y de Jesucristo, escuchando las peticiones de los vivientes, porque les dio a escoger lo que querrían ser en sus vidas. 

Hay que ver, que han metido en la trena a unos pocos de altos cargos de la Generalitat. Una verdadera abominación, de la que tengo que decir, que –en mi opinión– deberían vagar libres por las grandes alamedas por donde pase el hombre y la mujer, para construir una sociedad mejor. 

El uso de los conceptos y las palabras siempre me ha fascinado. Por ejemplo. En los últimos años se emplea el término independentismo para eludir la palabra nacionalismo. ¿Por qué? –me pregunto–. Los independentistas reivindican la gestión total de un territorio, apoyándose en la historia y en derechos pretéritos, asegurando defender la cultura de un pueblo, para ir hacia un futuro formidable. Cosa que hacen siempre los nacionalistas.

En España, según los informes que anualmente elaboran tanto el Instituto Nacional de Estadística (1), como las ONGs católicas,  unos quince millones de personas viven en el llamado "riesgo de pobreza", que afecta no solo a quienes están desempleados, si no también a quienes trabajan y cobran salarios paupérrimos. Por resumir, una persona que cobra unos seiscientos euros mensuales, o un hogar con una pareja y dos niños en el que entran 16.000 euros al año, está formado por gente pobre.

Disfrutamos estos días en diversos barrios de las regiones más pobres de España, presencia de banderas españolas en los balcones. No tanto como en el centro de las ciudades, pero haberlas hailas. ¿Cómo es posible, que ante la represión que está sufriendo Cataluña estos días, los más desgraciados confraternicen con el Poder, en lugar de echarse a la calle a debilitar al Gobierno?

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org