Acratosaurio Rex

Una de las cosas que me atraganta de la risa estos días, el el asunto del máster de la Cifuentes. Falsificar notas, actas, firmas y títulos…. ¡Menuda tía! ¡olé tus genitales! ¡Y dicen que es un escándalo!, como si desde que nació esa Universidad ¡de mierda! no se supiese que se trata de un antro en el que se crían enchufados de alto nivel.

Paseando en las manifestaciones de jubilados de estos días, estaba echando cuentas con un amigo de lo que le va a quedar con la subida de Rajoy. El colega tiene una pensión de cuatrocientos ochenta y ocho euros, y cobra el complemento a mínimos hasta los seiscientos cinco.

Una de esas frases profundas, que se dicen de cuando en cuando, es esa que afirma que si no apoyas una causa justa, estás apoyando la injusticia. Puede afirmarlo Desmond Tutu, el Dalai Lama, Luther King, el Papa Francisco, Lady Di… Gente así suavizan la consabida consigna: "o conmigo o contra mí". En política se suele ser más bestia: si eres de a derechas, todo lo que se te oponga es ETA. Y si eres de a izquierdas, todo lo que te contraríe es fascismo.

Abro el correo y encuentro un mensaje con un montón de fotos. Me salto la teoría y analizo las imágenes. Facturas. Son facturas. Bien. Apruebo las cuentas. Luego, fotografías de individuos que han comprado una bomba para suministro de agua. Parecen muy alegres, gente muy sana y hermosa. Montan el motor en un bloque de pisos (1). Manejan productos inflamables para echarlo a andar.

Bakunin dijo en su vida muchas cosas, no paraba de hablar a todas horas, y casi siempre acertó. Pero hubo en una en la que se equivocó rotundamente. Y era la del Gobierno de los Científicos. Os explico este terrible error del anarquista, inexplicable e imperdonable, pues si se equivocó en eso, lo mismo se equivocó en algo más y aún no nos dimos cuenta. 

Con mucha frecuencia me encuentro en artículos que hablan de anarquismo, referencias al anarquismo oficial, o dogmático. Este tipo de anarquismo es clasificado por sus detractores, como algo del pasado, una especie de iglesia llevada por sacerdotes de la Idea, que repiten una serie de mandamientos que son básicamente, no votar, no participar en elecciones, no tener relaciones con políticos, y rechazar el nacionalismo y la religión.

He estado leyendo unas semanas el escrito de Ruymán sobre la identidad anarquista (1), y he tardado mucho en acabarlo por dos motivos. El primero, porque es más largo que un día sin pan; y el segundo, porque creo que tras decir que la identidad anarquista posee muchas connotaciones negativas, acaba defendiendo una identidad anarquista, que es muy parecida a la suya propia.

He estado mirando un poco la manifestación de jubilados de mi ciudad, montones de miles de señores y señoras mayores, gritando, protestando, mientras que llueve y hace frío… ¿No decían que eran esos viejos los que votaban al PP? 

Hablando con mis colegas de CCOO y de UGT hace pocos días, me comentaban que estaba loco si pensaba que la huelga del día 8 podía tener éxito. Razonaban que al ser una convocatoria difusa y escasamente convincente, nadie la secundaría, y que por eso era mejor pactar los paros parciales. Y, efectivamente, yo estoy loco. Os lo explico.

El día 8 de marzo hay convocada una huelga. La iniciativa partió de cientos de organizaciones de mujeres, entre ellas las libertarias, que han apuntado en la agenda que ese día no se trabaja. Desde que empecé a leer sobre ese asunto a finales de 2017, y años anteriores, me quedó claro que la huelga se dirigía a las mujeres, y que se las convocaba a no hacer absolutamente nada durante 24 horas.

Páginas

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org