Manifiesto conmemoración Ochobre '34

Panfleto-manifiesto hecho para la conmemoración de la revolución de Octubre de 1934, que será repartido por Asturias. Que no quede en el olvido!

Un año más, como inevitable que resulta, vuelve a ser Octubre, y otro año más, aunque esto sí resulte evitable, vuelve a quedar en el olvido aquel Octubre en que nuestros abuelos lucharon por la libertad, en contra del capitalismo y el estado; no ha pasado tanto tiempo como para que sea posible que tanto dolor y valentía sean olvidados. Han sido 70 años, menos de una vida, pero lo suficiente para que los vencedores rescribieran la historia y borrasen lo que resulta peligroso que se sepa. Nosotros nos negamos a olvidar el coraje de nuestros familiares, de los trabajadores asturianos en general, y apelamos al recuerdo de lo que parece que está prohibido saber.

Corría el año 1931, las esperanzas de la población se centraban en la II República, era considerada por los sectores de izquierda como el principio de un cambio mucho más profundo. Desde el gobierno parecía que se iban a tomar las medidas que la población necesitaba, se empezó a hablar de un cambio en la educación, hasta entonces en manos de la iglesia, de una reforma agraria que diese a los campesinos una tierra que los terratenientes no trabajaban, los estatutos de autonomía... Pero solo fueron eso, palabras, la aplicación de ciertas medidas resultó casi insignificante, sobretodo el caso de la reforma agraria. La clase trabajadora ardía en ganas de soluciones, de coger las riendas de su vida, de dejar de tener que mantener a quienes no trabajaban pero vivían mejor que ellos.

En Asturias en aquel momento, en 1934, la lucha obrera se concentraba sobretodo en el sindicato socialista UGT, con unos 40.000 adherentes, y en la anarcosindical CNT, con unos 30.000 afiliados. Como fruto del entendimiento de estos dos sindicatos nace la Alianza Obrera con el objetivo de potenciar la lucha de los trabajadores, y logra plenamente su objetivo, ya que desde su creación en Marzo de ese mismo año hasta Octubre, convoca 6 huelgas generales y más de 20 locales. Este espíritu revolucionario y de justicia social desemboca en la revolución social de Octubre de 1934. Cabe mencionar que la incorporación del Partido Comunista es un tanto sorprendente y de última hora, ya que en la víspera del estallido revolucionario calificaba a los anteriores de “Alianza Obrera de la traición”, y dos días después, cuando la revolución ya era un hecho, pedía ingresar en la misma Alianza tras disculparse por sus recientes palabras. Ingresó en la Alianza Obrera más que por su fuerza, que comparada con los dos grandes sindicatos era insignificante, como demostración del pluralismo ideológico de la Alianza. Este hecho contrasta también con la imagen que se nos trata de ofrecer hoy en día por parte de alguna organización de izquierdas, presentándonos estos hechos como una revolución comunista.

En la noche del 4 al 5 comienza la huelga general que en Asturias toma forma de insurrección popular. La insurrección estalla en Oviedo, Gijón, y en las cuencas mineras, donde la pasión revolucionaria se extiende de pueblo a pueblo con el sonido de la dinamita. Los obreros se lanzan a la calle, sus primeras acciones son la toma de los cuarteles de la guardia civil y los polvorines, y la ocupación de las fábricas para poder administrar de la manera más justa posible lo que ellos mismos producen. En la zona de las cuencas, donde predominaba la UGT, el sistema adoptado fue el comunismo autoritario, aboliendo la propiedad privada, pero limitando la libertad y estableciendo una férrea disciplina. En las zonas más industriales como Gijón, La Felguera... donde predominaban los anarcosindicalistas de la CNT se proclamó el comunismo libertario, aboliendo la propiedad privada, la autoridad, donde cada uno era responsable de sus propios actos sin imposiciones. Como ejemplo podemos señalar que al hacerse los obreros con la fábrica Duro Felguera, lo primero que dijeron al dueño fue que a partir de ese momento todos eran compañeros, que no le iban a hacer nada, el solo tenía que trabajar y sería tratado como uno más.

Los gobernantes no podían permitir esta situación y enviaron al ejército, pero los obreros asturianos resistieron hasta que se quedaron sin munición. Aún así, el ejército republicano, con Franco como director de las operaciones, solo pudo entrar cuando en una asamblea de todos los comités se decidió la rendición. Pese a que a su entrada en Asturias el día 18 los obreros habían depuesto las armas, las tropas se ensañaron con los obreros y con toda la población en general, con muertes, torturas, vejaciones y todo tipo de humillaciones, destacando la extrema crueldad del Tercio, venido desde África.

Reclamamos la figura de todos aquellos obreros, obreros que dieron su vida por cambiar la sociedad, por dejarnos un mundo mejor; y principalmente la figura de los anarquistas, los principales olvidados de la revolución. Nosotros, sobretodo los jóvenes, tenemos el deber de recordar su historia y continuar su lucha para que no se apague la llama libertaria.

¡¡¡UNÍOS HERMANOS PROLETARIOS!!!

Juventud Libertaria de Asturias - Mocedá Llibertaria d'Asturies

Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org