Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Colectivos, Federaciones, Grupos de Afinidad, Centros Sociales, Okupas, Autónomos/as, etc. y el resto de realidades del Movimiento Libertario
Responder
Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 26 Jul 2014, 17:35

Imagen

“Nosotros defendemos la anarquía y el comunismo.”
Michael Schwab, mártir del 1° de Mayo de 1886 en Chicago

Contenido:
- ¿Nueva Mayoría?: Cuando la situación es insostenible ¡la socialdemocracia hace el trabajo!
- Paco: un juego para armarse. Infografía policial.
- Transantiago: ¡Miseria para sus usuarios, miseria para sus trabajadores! ¡Fuerza Marco Antonio!
- Freddy, Marcelo y Juan: La democracia inquisidora prepara su festín ejemplificador.

Descargar: http://hommodolars.org/web/IMG/pdf/AyC_boletin1.pdf
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 04 Oct 2014, 20:06

Anarquía & Comunismo N°2:

- Anarquía y Comunismo: No es lo mismo, pero es igual

- El Antiterrorismo Espectacular

(Malatesta: “Pensamiento y Acción”, los atentados.

Chanchologia: Sentencia a Víctor Montoya)

- Por un Septiembre Negro/Rojo: Internacionalismo

PDF: http://hommodolars.org/web/IMG/pdf/A_C_n2-1.pdf
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 10 Sep 2015, 20:47

Anarquía & Comunismo N°3:

http://hommodolars.org/web/spip.php?article5382
Tercer número del boletín de agitación

En este número:

- La vieja y olvidada lucha de clases

- Balas contra la barricada

- Comunismo y Anarquía por la Abolición del trabajo asalariado y la mercancía

- No es lo mismo pero es igual. Nuevamente anarquía y comunismo

DESCARGAR (PDF):http://hommodolars.org/web/IMG/pdf/anar ... ismo_3.pdf
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 28 Sep 2015, 15:52

NO ES LO MISMO PERO ES IGUAL.
Nuevamente anarquía y comunismo.


Romper con las ataduras ideológicas para aportar al desarrollo de una teoría revolucionaria coherente y efectiva, constituye una necesidad que cobra cada vez mayor fuerza para quienes se implican en el combate anticapitalista. En dicho esfuerzo, sin embargo, nos encontraremos con la resistencia de aquellos que hacen de las diversas corrientes y referentes teóricos tan sólo una capilla en la cual encontrar cobijo. De esta manera, conceptos cuya íntima relación se presenta con claridad a través tanto de la experiencia histórica de las luchas del proletariado en todo el mundo, como de la reflexión consciente sobre sus contenidos, han mutado prácticamente en antónimos.

Tal nefasto proceso se ve tristemente ejemplificado con las nociones de comunismo y anarquía, que en el sentido común izquierdista suelen denotar tendencias ideológicas prácticamente antagónicas. Si bien tal divergencia tiene una base histórica en el seno del movimiento proletario, su mantención en el tiempo se debe principalmente a dinámicas propias de la ideología, lo que lleva a que en lugar de la búsqueda de una interacción fecunda entre teoría y práctica revolucionaria, se limiten los esfuerzos teóricos y militantes a demostrar la superioridad de una tendencia por sobre la otra (proceso que se replica en todas las escalas, teniendo así como resultado decenas de sectas marxistas arrogándose ser la encarnación verdadera del “marxismo”, y otras tantas anarquistas sumidas en iguales lógicas). Pretender una práctica revolucionaria anti-estatal y anti-capitalista a partir de tal estado de cosas supone, en el mejor de los casos, una ingenuidad que tiene a la derrota como casi único destino.

Pero para enfrentar esto, tampoco se trata de llamar a la unidad de posiciones cuyos mismos fundamentos se hallan en la separación, sino de fomentar la negación de tales lógicas (de acción y reflexión) y, simultáneamente, superar las falsas dicotomías que se dan en el terreno fangoso de la ideología, para contribuir a retomar y profundizar la teoría revolucionaria del proletariado, para sus luchas de auto-abolición como clase explotada, contra la dictadura de la economía por sobre nuestras vidas y así abrirnos paso a la construcción de una comunidad humana auténticamente liberada.

En este camino, nos encontramos con compañeros/as que apuntan sus esfuerzos en tareas similares. Es así como los compas de “Proletarios Revolucionarios” (1) en el siguiente fragmento (aquí levemente modificado) abordan críticamente la aparente dicotomía entre comunismo y anarquía, dando respuesta a varios argumentos que suelen esgrimirse para afirmarla, respuestas que a su vez, dan paso también a variadas y profundas discusiones. Lo a continuación citado es parte de un texto mayor en el cual realizan una autocrítica de un documento anterior, escrito por ellos mismos, en el cual se referían, en el contexto de la conmemoración del primero de mayo, al trabajo asalariado y temáticas derivadas.

"(...) A propósito de lo anterior, alguna gente nos ha “criticado” que nos llamemos “comunistas-anarquistas”, que “comunismo y anarquismo son contrarios”, que “cómo es posible que sean anarquistas y propongan la dictadura del proletariado”, etc., etc. Frente a lo cual, responderemos lo que ya han respondido y aclarado otros compañeros al respecto (Los compañeros de RAP/MASA y de Cuadernos de Negación publicaron hace pocos años dos excelentes materiales al respecto: "Marxismo y teoría revolucionaria, parte 1. La superación situacionista de la falsa dicotomía marxismo/anarquismo" y "¿Comunismo? ¿Anarquía?", respectivamente. También recomendamos la lectura del Capítulo 4 de "La Sociedad del Espectáculo" de Guy Debord).

Primero, que comunismo y anarquismo, históricamente hablando, son expresiones del mismo movimiento: el movimiento real del proletariado por negar y suprimir el orden capitalista. Los revolucionarios de siempre se han denominado indistintamente comunistas, anarquistas e incluso “liberales” (como Flores Magón); pero lo realmente importante y determinante no ha sido eso, en lo absoluto, sino su praxis revolucionaria militante contra el enemigo común: el capital. Lo de comunistas-guión-anarquistas acaso sea una forma de rendir homenaje y recoger toda la riqueza de nuestro movimiento histórico único, de nuestro “partido histórico” (donde Marx, Bakunin y todos los “marxistas” y “anarquistas” posteriores no son “dioses” ni “genios”, sino compañeros históricos con sus aciertos y sus errores, de los cuales hay que hacer el respectivo balance crítico y aprendizaje militante con cabeza propia).

Segundo, el planteamiento de la dictadura revolucionaria del proletariado no es un “invento de Marx”, sino una necesidad histórica y concreta “descubierta” y afirmada en la misma guerra de clases por el proletariado revolucionario de siempre y de todo lugar: no sólo por los “marxistas”, sino que tanto Bakunin como los anarquistas realmente revolucionarios en la españa del 36 y el 37 que llegaron a plantear la necesidad de una "junta revolucionaria" (e incluso se habló de "dictadura anarquista"). Mas lo importante aquí es el contenido y lo de fondo –no la forma ni la denominación: la necesidad de ejercer la dictadura social de las necesidades humanas sobre la dictadura del valor o del capital hasta abolirlo, lo que va de la mano de la necesidad de destruir el Estado burgués o aplastar violentamente la contrarrevolución, a fin de instaurar y desplegar la verdadera comunidad humana mundial, la sociedad sin propiedad privada ni trabajo asalariado, sin clases ni estado ni naciones; esto es, el comunismo o la anarquía. Jamás debemos olvidar que estamos en guerra de clases y que el poder lo tiene la revolución o lo tiene la contrarrevolución.

Tercero, no existe un “comunismo autoritario” ni un “comunismo libertario” más que ideológicamente, es decir, en las cabezas de aquellos que viven ideológicamente o alienados por y en la ideología. Muy por el contrario, en tanto que sociedad sin clases y sin estado, comunismo y anarquía vienen a ser términos sinónimos, sin adjetivos, y así es precisamente como los entendemos y los usamos.

Cuarto, la división entre comunismo y anarquismo es ideológica y contraproducente, porque, aparte de falsa, divide a nuestra clase en su lucha única y común contra el capital; mejor dicho, es una división perpetrada por la contrarrevolución capitalista y desgraciadamente reproducida y mantenida por los mismos revolucionarios (quienes, al hacer esto, más bien le estarían haciendo un favor a la contrarrevolución, tanto los “anarquistas” como los “marxistas”). Por tanto, lo revolucionario es criticar y superar esa falsa dicotomía ideológica en el seno de nuestra clase, sobre todo en el seno de las minorías revolucionarias. En efecto, a nosotros no nos interesa ni el comunismo ni el anarquismo como “ismos” o ideologías, sino la teoría-práctica revolucionaria del proletariado y para el proletariado, como arma para nuestra autoemancipación.

Y quinto, lo que hace revolucionarios a los revolucionarios no es su “identidad” ni mucho menos sus nombres o sus siglas (¡!), sino su praxis de ruptura revolucionaria permanente y militante con el orden establecido. Entonces, podremos cambiarnos de nombres o de siglas cuantas veces queramos o cuantas veces sea necesario (incluso por seguridad), pero lo que no cambiaremos es nuestra praxis revolucionaria y por tanto nuestro ser comunista y/o anárquico.”

Nota:
1. Proletarios Revolucionarios es un grupo de agitación, teoría y comunicación revolucionaria del territorio Ecuatoriano, en su blog se pueden encontrar diversas noticias y reflexiones de la situación nacional Ecuatoriana e internacional, ademas de varias publicaciones de tendencia comunista-anárquica. Desde nuestra publicación recomendamos y alentamos su lectura y difusión.
http://proletariosrevolucionarios.blogspot.com
http://el-radical-libre.blogspot.cl/201 ... o-n-3.html
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 21 Dic 2015, 02:44

Anarquía Y Comunismo N° 4

Imagen

- Terrorismo espectacular: cuando la economía capitalista colapsa, la guerra imperialista hace su trabajo (apuntes sobre el conflicto en Medio Oriente y la amenaza terrorista en Europa)

- ¡Solidaridad con l@s compañer@s secuestrados por el Estado!

- La confianza está rota: el escándalo de la colusión se toma las pantallas

- Afilando las palabras: Definiciones de mercancía y socialdemocracia.

DESCARGAR PDF:
http://hommodolars.org/web/IMG/pdf/AyC4.pdf
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 17 May 2016, 01:47

Anarquía & Comunismo Nº 5!!!

En este número:

- Salidas democráticas y el callejón sin salida
- Apuntes críticos (en contra) de la democracia
- Afilando las palabras: Comunización (Parte I)
- "No es lo mismo pero es igual": anarquía y comunismo (Luigi Fabbri)

******************************
[...]
Contra la política, contra la democracia

Nuestra época es la de la impotencia del individuo, de su soledad y de su incapacidad de incidir en su propio medio. El individuo capitalista, el productor-comprador de mercancías que se relaciona con su mundo a través del intercambio de estas (intercambio que a su vez se reproduce con independencia de la voluntad de los individuos) no es sino el ciudadano demócrata que se relaciona con su vida política mediante el voto o en la vida organizativa de la política separada. En efecto, el capital y la democracia actúan como producto y a la vez reproductor de la destrucción de los vínculos sociales reales e imponiendo al individuo separado como única relación social posible.

No es de extrañar que desarrollada hasta este punto la alienación y enajenación del ser humano reine la sensación de que el mundo se nos va de las manos, no es de extrañar que la impotencia y la soledad sea la tónica general de esta sociedad: si nuestra única participación en nuestro mundo social es en la compra y venta de productos y fuerza de trabajo, y en el mundo político en la elección: si nuestra participación social es la otra cara del trabajo asalariado en la fábrica.

¿Podemos efectivamente contrarrestar los síntomas finales de este cuerpo enfermo si seguimos reproduciendo las causas de su enfermedad? ¿Cómo podemos pretender cambiar el total funcionamiento de este sistema social basado en el aislamiento de los individuos si seguimos pensando que nuestra sola intervención, nuestro método, nuestro programa, en tanto intervención divina de individuos por encima de la sociedad, podrá cambiar el rumbo de la sociedad completa, si seguimos pensando que lo que hace falta es que los proletarios dejen dirigirse por nuestras coordenadas, reproduciendo nuevamente la lógica de la participación pasiva-representación?

Si bien el fraude de la política separada se había visto bien y alegremente cuestionado durante el "resurgir" del movimiento revolucionario comenzando los 2000 (influenciado positivamente por la crítica situacionista muchas veces), los límites de la crítica parcial terminaron conduciendo el potencial de esta crítica a sus aspectos más banales (vida alternativa, indentitarismo, sub/contra cultura...) y terminaron por potenciar, a su vez, las nuevas versiones de la izquierda tradicional. Así como resultado a día de hoy tenemos por un lado a nuestros militantes de la vida cotidiana enfrascados en su sobrevivencia diaria en el mercado ambulante y a la neo-izquierda con look alternativo pero fiel a su estructura tradicional y tradicionalista, por ende conservadora y reaccionaria.

¡¡Y es que cuando el “revolucionario” pretende que sumando militantes a su modelo organizativo -producto directo de la política burguesa- o alzando sus quejas en tanto consumidor inconforme y aislado, es decir expresando la propia concentración de la enajenación humana, está aportando a la superación del capitalismo, no termina más que enajenando la práctica revolucionaria misma!!

¿Cómo salir entonces de este inmovilismo? ¿Cómo romper con la inercia histórica a la que nos condena el capital autonomizado? A esto nosotros respondemos: ¡Rompiendo con sus fundamentos!


El capital no es una creación maquiavélica, como la práctica revolucionaria no es iluminación divina: ambos representan procesos vivos y contradictorios pero que surgen de la realidad misma y su proceso histórico ¡no son creación de los individuos, sino que nacen siempre desde la sociedad! En ese sentido, lo fundamental de la dominación del capital es su autonomización respecto a los seres humanos que lo producen, o lo que es igual, que el desarrollo de las fuerzas productivas se hace independiente de los individuos que las crean y desarrollan: el hecho de que el objetivo de la producción de la sociedad no sea su propio disfrute y satisfacción, sino los de valorización y acumulación de un ente con cualidades cuasi místicas (el capital), expresa el estado de una sociedad que no es consciente ni de ella misma, ni de su producto.

Esta comprensión fundamental ha sido sustituida históricamente por el marxismo tradicional y su idea de que el desarrollo de las fuerzas productivas (en términos siempre capitalistas, obviamente) es sinónimo de socialismo (lo que les lleva a su eterna apología al trabajo y al proletario como tal, como si fuese cosa de orgullo nuestra desposesión), y gracias a esta los proletarios del último siglo y medio nos hemos seguido manteniendo en la búsqueda de otro "algo" que siempre nos es superior (primero dios, luego la economía, la nación, el partido, finalmente la "revolución"); más allá de una mera discusión filosófica, esta afirmación acerca del desarrollo humano es la portadora de su negación: el objetivo de la actividad humana debe ser el ser humano mismo.

La actividad revolucionaria entonces toma un carácter bastante distinto al que nos habían acostumbrado: se trata de la lucha de los proletarios por su autoconciencia, su autodescubrimiento en tanto fuerza creadora y del "dominio" consciente de su creación, de abrir la posibilidad de un mundo creado por y para nosotros mismos.

"El proyecto de Marx es el de una historia conciente. Lo cuantitativo que surge en el desarrollo ciego de las fuerzas productivas simplemente económicas debe transformarse en apropiación histórica cualitativa." (La Sociedad del Espectáculo, Guy Debord)

Para nosotros, entonces, la pregunta toma otro sentido y las formas pasan a un segundo plano. Se trata de transformar en la teoría y la práctica el conjunto de lo que se conoce como actividad revolucionaria; no se trata ya de "convencer a otros" sobre el rumbo equivocado en que va encaminada la humanidad, pues la evidencia está a la luz del día; se trata de potenciar las capacidades asociativas y creadoras de nuestra clase, de demostrar cómo somos nosotros quienes creamos la realidad y cómo podemos transformarla, de reencontrarnos en tanto comunidad humana y armarnos para la imposición de nuestros verdaderos intereses.

Antes de eso todo es ilusión.

"La crítica de la economía política es el primer acto de este fin de la prehistoria: ‘De todos los instrumentos de producción, el más grande poder productivo es la clase revolucionaria misma’.” (La Sociedad del Espectáculo, Guy Debord)
[...]

DESCARGA: http://www.mediafire.com/download/5l5cb ... nismo5.pdf
http://el-radical-libre.blogspot.cl/201 ... o-n-5.html
Última edición por AXIONDIREKTA el 26 Sep 2016, 21:15, editado 1 vez en total.
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 06 Jun 2016, 20:58

http://punkfreejazzdub.blogspot.cl/

[...]
Ya está lista una nueva edición del pasquín agitativo ANARQUíA Y COMUNISMO.

Me consta que había unos cuantos ejemplares en la Tienda Sarri Sarri, Santiago Centro, y otro tanto en la librería de Alejandro Ballesteros, en las galerías Veneto (frente al Liceo lastarria, actualmente en toma).

Los compas de La Boina tienen subido los 4 primeros números.

Este nuevo número, que hasta ahora parece estar sólo en Metiendo Ruido, trae una interesante portada, donde un joven dialoga con otro:

Joven 1: ¡¿Qué haces?! Esta sociedad ya está podrida, no hay escapatoria posible, sólo queda el caos, la nada, la destrucción....!!

Joven 2 (frente a un muro donde se divisa más arriba una enorme mano depositando un voto en la muralla que viene ser una especie de urna): No sea pesimista compañero!! corren nuevos tiempos, el pueblo está despertando en todas partes...ES LA DEMOCRACIA!, pero la democracia real, no como la otra democracia no real. Esta será más democrática! es la democracia directa, pero más directa que la otra democracia que no era tan directa. Esta será nueva, es participativa, pero más: aquí puedes participar. Y te necesitamos!!! y rápido que se cae y nos aplasta!!!

Tras ese anuncio, y bajo el titular "Salidas democráticas y el callejón sin salida" no es de extrañar que más de la mitad de la publicación esté dedicado a la crítica de la democracia. Además, la sección Afilando las palabras innova en cuanto a su formato anterior explorado ya desde la primera edición de Comunismo Difuso, en cuanto a que ya no se trata de una entrada a lo Diccionario, sino que de la primera parte de una introducción a la Comunización.

En lo que también parece ya a estas alturas toda una sección, No es lo mismo pero es igual, se rescata e introduce un excelente texto del anarquista italiano Luigi Fabbri, donde tras repasar los conceptos de anarquía y comunismo concluye entre otras cosas que "si de una contradicción en términos se debiera hablar, ésta habría que buscarla no entre el comunismo y la anarquía, que se integran al punto que el uno no es posible sin la otra, sino más bien entre comunismo y estado. En tanto hay estado o gobierno, no hay comunismo posible".

Y ahí se acaba. Finalmente se hace corta su lectura, aunque en rigor por obra del diseño es un verdadero mamotreto. A esperar el número 6, sobre todo por la segunda parte de la intro a la Comunización.
[...]
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 26 Sep 2016, 21:13

Ya circula el Nº 6 de esta publicación:

http://el-radical-libre.blogspot.cl/201 ... o-n-6.html
En esta ocasión:
- Trabajo, trabajo, trabajo!
- AFP: Abolición del trabajo asalariado
- ¡Que reviente la economía! (Apuntes críticos contra la dictadura de la economía y por una práctica para librarnos de ella)
- Afilando las palabras: "Comunización (2º Parte)" y "Burguesía".

DESCARGAR PDF: http://www.mediafire.com/file/ufkird4e8dt5w6c/AyC6.pdf

**********************

TRABAJO, TRABAJO TRABAJO!

"Vaya experiencia la de vivir con miedo, ¿no? Eso es ser un esclavo" (Blade Runner, 1982)

"Sí, somos esclavos. Cuando le debes dinero a alguien eres un esclavo" (Ladrillero de Afganistán, 2015)

De sobrevivir a la crisis social y ecológica que enfrentamos hoy, la humanidad mirará hacia atrás esta época en la que vivimos como uno de los momentos más oscuros y violentos de toda su historia.

En 1833 el político y colonizador inglés Edward Gibbon Wakefield comentaba sin reparos que “los obreros a quienes se hace trabajar en exceso mueren con asombrosa rapidez; pero las vacantes de los que perecen son cubiertas rápidamente sin que el frecuente cambio de personajes introduzca ningún cambio en la escena”. Casi doscientos años después y al otro lado del planeta, Xu Lizhi, un obrero de 24 años empleado en una de las compañías de ensamblaje más importantes de China (Foxconn ensambla para Apple, Sony, etc., y cuenta 800.000 trabajadores en sus filas), poco antes de lanzarse por la ventana de su departamento apuntaba en su cuaderno: “Taller, línea de ensamblaje, máquina, tarjeta de fichar, horas extra, salario. Me han entrenado para ser dócil. No sé gritar o rebelarme, cómo quejarme o denunciar, sólo cómo sufrir silenciosamente el agotamiento”. Xu Lizhi era uno más de una lista larga. Tras la oleada de suicidios dentro de la fábrica la compañía decidió obligar a los empleados a firmar una cláusula especial “anti-suicidios”. Hoy Chile celebra, junto con los éxitos en el fútbol y el destape cultural, que tiene uno de los edificios más grandes de Latinoamérica, el más alto y con el shopping más grande, tan grande que incluso en su interior sus clientes pueden suicidarse lanzándose al vacío. Ahí tampoco, por muchos que sean los muertos, se introducirá ningún cambio en la escena, hayan o no dejado versos en su paso.

Lo que realmente se celebra en el Costanera Center es el agotamiento, inequívoco e irreversible, de un sistema de producción: el del trabajo y el valor. Eso es exactamente lo que ponen en evidencia los cadáveres que se acumulan en la planta baja del edificio, justo al lado de una colección interminable de mercancías que se adquieren en cómodas cuotas.

Este proceso de decadencia viene anunciándose en todo el mundo desde los años 70, momento en que el proyecto de los Estados de Bienestar que intentó implementar el capitalismo se vino violentamente abajo: golpes militares, guerrillas, protestas y estallidos sociales que se esparcían por todo el planeta acusaban el fin de una era del desarrollo del capital y el inicio de otra. En el territorio chileno esta nueva etapa, que tenía como principal objetivo reorganizar los roles de las distintas clases sociales y extender la vida útil del modo de producción un poco más, fue conducida por la burguesía internacional y vigilada implacablemente por las Fuerzas Armadas chilenas. Hacia la década del 90 la democracia consolidó ese proyecto en lo político, generando un escenario en el que la clase explotada volvía a tener una voz, aunque esta vez fuera de manera completamente dispersa y desarticulada vía el espectáculo de la “clase media”, los “ciudadanos”, los “indignados”, etc. Hoy, aún en ese escenario, todas las “demandas sociales” encuentran un espacio de expresión en tanto sean “demandas políticas”: exigencias de una parte que no tiene el poder a otra que si lo tiene por medio de los conductos regulares. Sin embargo, cada vez que estas demandas se expresan por fuera de los conductos regulares y se transforman en críticas prácticas, el Estado, a través de todas sus instituciones más o menos oficiales (partidos, organizaciones, ministerios, agencias, tecnócratas, etc.), acude pronta y eficientemente a reprimir y disuadir las masas insurrectas. Eso es lo que se ha podido constatar, por ejemplo, en las movilizaciones de secundarios, la huelga general de agosto del 2011, los levantamientos en Aysén, Tocopilla y Chiloé, o incluso en los eventos post-terremoto en Concepción el año 2010.

En el fondo de estas luchas y catástrofes sociales se encuentra la inexorable precarización del trabajo que ya se prefiguraba en los inicios de la revolución industrial: el trabajo de cada ser humano (es decir su tiempo) vale cada vez menos porque los capitalistas están obligados a encontrar formas cada vez más elaboradas de abaratar los costos de producción para obtener ganancias y mantenerse activos en la competencia. Primero fueron las máquinas a vapor, luego los computadores, hoy es la flexibilidad laboral. En la capital, frente a un espectáculo dantesco de mercancías, a un proletario ya no le basta con tener un solo trabajo, debe endeudarse por décadas o buscar formas secundarias de generar dinero: dobles turnos, trabajos nocturnos, “pololitos”, etc. En las regiones, simplemente no hay trabajo ni circulan las mercancías, al punto de que cada vez se hace más común que provincias enteras queden desabastecidas de artículos de consumo básico. Un egresado de historia termina poniendo un almacén; un abogado recién titulado conduciendo un taxi o trabajando para un centro de formación técnica. Ni siquiera el supuesto mercado de las “actividades especializadas” es nicho de estabilidad.

En el territorio dominado por el Estado chileno conviven esquizofrénicamente la imagen de una potencia económica en linea recta a la abundancia, y la realidad de una sociedad que se cae a pedazos por falta de trabajo y por exceso de él: el que no está parado y desesperado intentando encontrar la forma de ganarse la vida, está corriendo como loco entre el trabajo, la casa y el Mall gastándose la vida en una espiral de alienación que sólo aumenta.

Con todo, ningún grupúsculo de izquierda (leninista o anarquista, revolucionario o no) ha sido capaz de reconocer la profundidad de este hecho histórico. Lo que hacen en cambio es darle una vuelta de tuerca más al programa decimonónico de afirmación del trabajo como si fuera una forma natural de producir la vida; todavía discuten cuál es la forma más “eficiente y justa” de repartir un pastel que no existe más que como ideología de la riqueza social. Es más, ellos mismos, en tanto partes de una masa social atomizada, son expresiones de la violenta maquinaria de la división social del trabajo.

Por el contrario, los anticapitalistas reconocemos en el trabajo, tal como lo conocemos hoy, una forma de producción específica de un periodo histórico que tiene unas relaciones sociales de producción específicas. La contradicción entre capital y trabajo no se supera afirmando lo primero, ni menos lo segundo.

Los muertos del Costanera Center, y todos los demás muertos en vida que se esparcen por este territorio miserable, ponen en evidencia la verdadera cara de esta vorágine alienante a la que conduce el trabajo y su lógica de producción de valor: “El triunfo del capitalismo es también su fracaso. El valor no puede crear una sociedad habitable, ni siquiera como sociedad injusta; más bien destruye sus propias bases en todos los ámbitos”. (Anselm Jappe)
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 27 Dic 2016, 16:56

http://el-radical-libre.blogspot.cl/201 ... funda.html
Ya está disponible en formato pdf y físico el número 7 del boletín teórico-agitativo Anarquía & Comunismo.

Contenido:

- Separaciones y superaciones: a favor de la teoría revolucionaria.
- Contra el estado.
* Estado, civilización y democracia.
* Estado y territorio.
- Obituario (Fidel): Ha muerto un sátrapa del capital.
- Afilando las palabras: "Pequeña burguesía".

DESCARGAR:
_______________________________________

Separaciones y superaciones.
A favor de la teoría revolucionaria.

La separación de las esferas de la vida, a pesar del paso de los años y del vasto material teórico del que por suerte hoy disponemos, continúa siendo una de las principales dificultades para la práctica revolucionaria. Queda claro que pese al discurso bien articulado de algunos, hay serias deficiencias en lo que es la comprensión de algunos conceptos básicos de la teoría revolucionaria, lo que queda bien ejemplificado respecto a las nociones de separación y superación. Así, nos encontramos muchas veces con aburridos debates que nos dejan una sensación de deja-vu. Militantismo vs activismo, vida privada vs vida pública, vida cotidiana vs vida política, violencia vs pacifismo, organización vs informalidad y una muy recurrente hoy en día, que es la de teoría vs praxis. Podríamos detenernos a analizar cada uno de estos eternos debates. Podríamos jugar a ser optimistas y decir que la discusión de estos antagonismos artificiales “ayudan” a la maduración del movimiento real. Pero no somos tan ingenuos. Estas discusiones llevan largos años y hemos visto sus resultados: fortalecen egos, enemistan, fragmentan y finalmente debilitan toda posibilidad de avance. Es más, el movimiento ficticio, justamente ese que rehuimos, se constituye en torno a las conclusiones de estas mismas sin advertir en que devienen en “nuevas” ideologías. Por lo demás, el dicho popular que recita “hay de todo en la viña del señor” se cristaliza en el panorama general de esta gran carpa de circo llamada “izquierda”. Hay organizaciones, colectivos y demases de cada una de las tendencias que han tomado partido o por lo uno o por lo otro en estas discusiones estériles.

Hemos presenciado también lo difícil que resulta para algunos individuos salir de estas trampas ideológicas. Al parecer, la superación dialéctica (Aufheben1) de los falsos opuestos es un ejercicio casi sobrehumano cuando la lógica formal es la que se nos ha enseñado desde pequeños. La no-contradicción es la regla que subyace a esta forma de pensar, es –podríamos decir- el puritanismo del pensamiento. En esta trampa la síntesis es imposible.

La manifestación externa de esta lógica retrograda es el ensimismamiento, la amputación de nuestra apertura hacia los otros. En este esquema donde cada mónada es portadora de SU verdad, es decir LA verdad, el diálogo, ya sea como conversación o como conflicto, no tiene cabida. Estamos frente a un modo de pensar que es asocial por antonomasia, a un modo de pensar que estanca el pensamiento mismo. Pero seamos claros, que esto suceda en la mayoría de la población alienada no nos sorprende en demasía. Lo que nos resulta llamativo es que aquellos que dicen querer cambiar el estado de las cosas no reparen siquiera en estos “detalles”. Ah, claro, lo olvidábamos, la mayoría ya resolvió el más actual de estos debates: el de teoría vs praxis, desechando toda lo que huela a actividad teórica. Luego de esta decisión llena de prejuicios, se hace imposible cuestionar las formas mismas que configuran el pensar. Por lo mismo, no nos extrañaría que la pura praxis que surja de esta experiencia anti-teórica no sea más que un reflejo de lo establecido, tanto en la forma como en el contenido. En suma más desgaste, más tanteos en terrenos y estrategias que de antemano han demostrado su inutilidad. El rechazo a la reflexividad crítica es la condena al fracaso y la impotencia total.

1. Esta palabra alemana no posee una traducción equivalente al español ni al inglés. Además, puede ser traducido por términos contradictorios, como “abolir” o “conservar”. Hegel explota esta dualidad de significados para aplicarlos a la dialéctica, donde negación y superación forman parte de un mismo proceso. En la filosofía de Hegel, Aufheben significa a la vez suprimir, conservar y elevar. Marx ocupa el concepto en el mismo sentido, pero sobre una base histórica.
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Avatar de Usuario
AXIONDIREKTA
Mensajes: 929
Registrado: 30 Jun 2006, 21:57

Re: Anarquía & Comunismo - boletín agitativo

Mensaje por AXIONDIREKTA » 03 Abr 2018, 20:32

A quien pueda interesarle, todos los números de esta publicación, más otros materiales, pueden encontrarse en https://anarquiaycomunismo.noblogs.org/
"Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar. " (Mark Twain)

Responder