DETERMINISMOS. CONTRA EL LIBERALISMO. CONTRA LAS CÁRCELES.

Confrontación e intercambio de ideas entre las diferentes tendencias del Anarquismo, así como crítica desde un prisma libertario a otras corrientes ideológicas e información sobre éstas.
Vitaman.

DETERMINISMOS. CONTRA EL LIBERALISMO. CONTRA LAS CÁRCELES.

Mensaje por Vitaman. » 19 May 2005, 00:35

Necesito una opinión sobre este texto.

DETERMINISMOS. CONTRA EL LIBERALISMO. CONTRA LAS CÁRCELES. CONTRA LOS EXÁMENES.

No es fácil adentrarse en terrenos filosóficos y a la par pretender ser claro. Sin embargo el tema en cuestión es para muchos pensadores la base de toda idea política.

Desde que el hombre pretendió dotarse de un sistema político idóneo para él, siempre se preguntó por la naturaleza de las conductas humanas. ¿Cómo sería el hombre no condicionado por la sociedad? ¿Cómo sería el hombre por naturaleza?

Homo homini lupus” , dijo Hobbes. Y al entender al hombre como intrínsecamente malo, dijo que le era necesario un sistema absolutista, rígido, para poder controlarle. De nada sirvieron las palabras de David Hume, el cual recordó a Hobbes que si el hombre era malo por naturaleza, entonces también lo sería el hombre que gobernase al resto de los homínidos.

Rosseau buscó a su “hombre natural” y resultó ser todo lo contrario al de Hobbes, bueno (o al menos no malo). Poco a poco se centró el debate en estos términos, pero se dejaron ideas en el camino.

Sólo unos pocos pensaron que los propios conceptos de bondad y maldad son subjetivos. Estos es, que cada uno tiene los suyos. Y por lo tanto lo que para uno sería ser malo, para otro sería ser bueno (Mendeville, por ejemplo, encontraba en el egoísmo la fuente de todo lo bueno que el hombre era capaz de crear).

Es más, ¿acaso ante una elección nos escogemos siempre la opción que consideramos mejor? ¿no eran los conceptos de bueno y malo subjetivos, abstracciones sociales de la realidad? Entonces... ¿no viene nuestra conducta determinada por valores sociales? ¿no pensamos con palabras? ¿no son las palabras a su vez más abstracciones sociales?

No es mi intención, sin embargo, adentrarme en este espinoso asunto. El debate que quiero reflejar en este artículo es el de los determinismos. Pues pensar sobre eso, es pensar sobre todo lo demás.

Desde tiempos remotos, filósofos de diversas escuelas han hablado de los determinismos. Se referían a que nuestra conducta viene determinada por algo ajeno a nosotros mismos. Es decir, que la idea de libre albedrío, de libertad de elección, etc. no existe. Es una quimera.

Se ha hablado de tres tipos de determinismos:

Determinismo divino. Los que hablan de este tipo de determinismo, creen que son un dios o varios los que eligen todas y cada una de nuestras acciones. Nada es achacable al hombre, somos simples marionetas de las divinidades.

Determinismo natural. Estos pro-deterministas, defienden que desde nacimiento ya tenemos un carácter propio. Por ejemplo, dicen que los hombres son egoístas por naturaleza, que alguien ha heredado el mal genio de su padre, etc. Incluso hay una corriente autodenominada sociobiología, que dice que todo viene incluido en nuestros genes. Desde nuestros gustos, hasta el número de hijos que tendremos. Nada es achacable al hombre, somos marionetas de nuestros genes.

Determinismo social. El determinismo social dice que son todas las experiencias vividas por una persona las que le hacen decidir una u otra cosa. Así por ejemplo, dos gemelos a pesar de ser genéticamente iguales actúan de diferente forma porque tienen experiencias diferentes. Este caso es el que viene arriba reflejado, el del lenguaje como condicionador de nuestros actos. Nada es achacable al hombre, somos marionetas de nuestro entorno social, de lo vivido.

Hay muchas corrientes que defienden una mezcla de las dos o incluso de las tres. Por ejemplo, una persona es inteligente por naturaleza, pero no desarrolla su capacidad al no tener nunca la oportunidad de hacerlo.

Si nos fijamos, siempre se habla de determinismo. Siempre se habla de que el hombre no es responsable ni de uno sólo de sus actos. ¿tiene acaso culpa el enclenque de no poder trabajar ni la mitad que el fuerte? ¿ha decidido alguno de ellos cómo sería su cuerpo antes de nacer? ¿tiene acaso culpa el que ha vivido una infancia llena de maltratos y pobreza de no conocer más que el odio y la miseria, mientras que otro se ha criado en las mejores escuelas del mundo? ¿decidió alguno lo que pasaría a su alrededor? ¿decide alguien lo externo a él? No ¿decide alguien lo interno de él? No.

Si nada elegimos, no podemos por lo tanto ser castigados ni premiados por nada. El liberalismo, propone un sistema de premio y castigo para todos. ¿Cómo se atreven a castigar al enclenque? Las cárceles se empeñan en castigar a los que han obrado “mal”. ¿Cómo se atreven a castigar al que no ha conocido más que el odio y la miseria? Los exámenes evalúan constantemente la capacidad de los críos. ¿cómo se atreven a premiar al que tuvo la suerte de ir a las buenas instituciones?

Esta idea filosófica es la que a muchos nos basta para odiar las propuestas de sociedades punitivas, las del castigo, las del premio, y todo aquello que pretenda criticar a las personas en lugar de intentar trabajar por un mundo en el que los que reciben las cartas de envés tengan una vida tan digna como la de los que las reciben de cara.

Salud!

N.del a. Hoy en día, el término determinismo se haya en desuso. Se suele hablar de “leyes estocásticas o probabilísticas”

Responder