Fecha actual 11 Dic 2017, 06:48

Todos los horarios son UTC [ DST ]




Nuevo tema Responder al tema  [ 2452 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 160, 161, 162, 163, 164  Siguiente
Autor Mensaje
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 11 Nov 2017, 00:23 
Desconectado
Avatar de Usuario

Ubicación: Barcelona
Registrado: 29 Mar 2010, 03:59
Jove Obrer escribió:
Porque se trata de bolsas de población muy nacionalistas, Fotallesa. Y en mucha proporción se trata de gente jubilada. Jamás encontrarás argumentos socioeconómicos o democráticos contra la independencia en esos sectores (y convivo con muchos de ellos) si no argumentos identitarios, sentimentales o nacionalistas.

La lengua es un factor muy importante, sobretodo si vives en un espacio comunicativo 100% español, y pese a la propaganda de Madrid, aquí hay mucha gente así.

Cuando las parejas, por ejemplo, son mitxas (uno cataloparlante, otra castellanoparlante), además de imponerse el catalá en la educación, la posición política de la pareja cambia bastante. No descubro nada si digo que la mayoría aplastante de cataloparlantes son republicanos, lo cual indica que la cultura, la visión del mundo y la proyección vital trasmitida mediante la comunicación entre tus pares y vía medios, es importante para valorarlo. Es lo que hoy llamamos "clase media" la espina dorsal del republicanismo en Cataluña: una clase trabajadora con una línea ininterrumpida de acceso al trabajo y la educación de sus hijos durante varias generaciones. Por cierto, y pese a la prorpaganda anarquista posterior, igual que la espina dorsal de la CNT.

Igual que la izquierda no a sido capaz de penetrar las "bolsas" que comentas Fotallesa, no ha podido el republicanismo catalán. Ciertos partidos hicieron mucho mucho mal, lo que me escandaliza cuando alguno de la nueva política quiere reeditar su papel, populista y clientelista. De aquellos barros, estos lodos. Tanto aquí como en españa tenemos una fracción de las clases populares, allí donde se roza con el lumpen, claramente escorandose a la extrema derecha.

¿No se te ha ocurrido pensar por qué la izquierda en España es abrumadoramente unitaria?
Yo te contesto mi entender. La izquierda, en sí, es internacionalista. En España conviven varios pueblos... ¿Cuantos conviven en China, o en Rusia? O si prefieres países más recientes, tenemos America, África y Asia de ejemplo. O Europa
El nacionalismo secesionista es regresión. Es hacer pequeña una cosa que ya es pequeña de por sí. Darle un barniz izquierdista supone no jugar con fuego identitario. Ese es el gran error en este proceso: Nosotros-ellos.
Y te lo digo a colación de que, según mi entender, el independentismo es especial, tanto o más que la cnt. Esta afirmación, así entendida, no es real. Un republicanismo no identitario, o abierto a todos los pueblos de España, aún está en ciernes. De momento sólo se ve una jugada suicida, que es construir fronteras y no barricadas, o al menos es lo que entiende ese abominable cinturón rojo español presto a caer en las garras de la ultra derecha.
Sobre cómo se construye una identidad podemos hablar, aunque sólo me interese el denunciarlo.

_________________
Entre tod@s lo sabemos TODO.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 11 Nov 2017, 00:38 
Desconectado
Registrado: 19 Abr 2009, 12:30
Jove, lo que falla de tu discurso es que hablas del unionismo como de "bolsas de población", como si fueran los gitanos o los turistas, y son la mayoría de la población (según las encuestas que es lo que da el dato más fiable). Entonces la verdad es que tu argumento es como pegarse un tiro en el pie, ¿no? Es decir, quieres una República Catalana donde seguramente la mayoría de sus ciudadanos no son sólo unionista sino además cercanos a la extrema derecha. :o

Por dar una de cal y otra de arena, tiendo a pensar que eso de que la clase trabajadora es unionista de forma aplastante responde simplemente a una manipulación clásica que consiste en llamar "clase media" a cualquiera que no se muera de hambre.

Por ejemplo, cogiendo esta encuesta:

https://politica.elpais.com/politica/2017/09/28/ratio/1506601198_808440.html

El independentismo es claramente superior en FAMILIAS que ingresan de 1.800 a 2.400 euros. Si un hombre y una mujer que ganan 1.000 euros cada uno y forman un hogar no son clase obrera, apaga y vámonos.

Posiblemente sea minoritario el independentismo entre la clase, pero desde luego es bastante probable que sea bastante más mayoritario que el apoyo a partidos, sindicatos o asociaciones de izquierda (y esto sí que tiene delito).

_________________
When the Union's inspiration through the workers' blood shall run,
There can be no power greater anywhere beneath the sun


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 11 Nov 2017, 21:09 
Desconectado
Avatar de Usuario

Ubicación: Occidental.
Registrado: 31 Oct 2017, 00:39
Fotallesa escribió:
No sé si la independencia favorecerá a los sectores populares, dependerá de cómo se haga y que características tenga el nuevo Estado. Ahora, que -en un porcentaje alto- no la vean con buenos ojos porque "están manipulados" me parece una explicación bastante chusca. También habría que preguntarse por qué el independentismo no los ha sabido seducir (como sí lo ha hecho, con más éxito, en otros grupos sociales).


Hombre, siguiendo esa lógica tuya, si los sectores populares apoyan a la extrema derecha, será que tienen razón... Precisamente, mientras menor es el acceso a cultura y educación plural y diversa, mayor es la tendencia a las opiniones fijas y obtusas. Si los sectores populares (yo ya no sé en qué sector meterme, y eso que trabajo como cualquiera), mayoría o no, vienen a decirnos que el racismo, la homofobia y la obediencia son positivas, no por ello vamos a hacerles caso. Yo, por lo menos, desde luego que no.

Lo mismo con el tema de Catalunya. La cuestión no es si beneficia a un sector u otro, la cuestión es si acerca a una situación social que favorezca la libertad individual y la horizontalidad política, en un sentido moderno, es decir, si nos aproxima a las personas a tener de verdad algo que decir sobre el curso de los acontecimientos.

Me puedo imaginar a los sectores populares perfectamente volviéndose agresivos, como se ha visto en Andalucía. Gente siendo agredida en mitad de la calle por demostrar afinidad, o al menos respeto, hacia la causa catalana. Apaga y vámonos.

_________________
People are strange when you are a stranger.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 12 Nov 2017, 21:17 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 13 May 2006, 02:27
Citar:
Entrevistas : Entender el Procés
Representantes de Can Jaumetó y de los sindicatos CNT Barcelona y CGT Catalunya son entrevistados por Diario de Vurgos, a su paso por la ciudad de Burgos invitados por CGT Burgos en la Jornada Charla-debate “Entender el Procés”.

Durante la entrevista expresan las posturas sobre el Procés y tratan de hacer una visión de su futuro a corto plazo en Catalunya.

https://burgosdijital.net/entrevistas-e ... el-proces/

_________________
Tierra y Libertad
Todo por hacer
CS La Brecha
La Iconoclasta


Puede que lo que hacemos no traiga siempre la felicidad, pero si no hacemos nada, no habrá felicidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 13 Nov 2017, 17:19 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 27 Ene 2014, 01:53
.


Última edición por Llobu el 16 Nov 2017, 19:23, editado 1 vez en total

Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 13 Nov 2017, 18:46 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 16 Dic 2006, 16:32
Stranger escribió:

Hombre, siguiendo esa lógica tuya, si los sectores populares apoyan a la extrema derecha, será que tienen razón... Precisamente, mientras menor es el acceso a cultura y educación plural y diversa, mayor es la tendencia a las opiniones fijas y obtusas. Si los sectores populares (yo ya no sé en qué sector meterme, y eso que trabajo como cualquiera), mayoría o no, vienen a decirnos que el racismo, la homofobia y la obediencia son positivas, no por ello vamos a hacerles caso. Yo, por lo menos, desde luego que no.


¡Claro! No vamos a defender X ideas porque sean mayoritarias, o porque sean las típicas de "los sectores populares". Si no, no seríamos anarquistas, dado que es una ideología bastante minoritaria.

Stranger escribió:
Lo mismo con el tema de Catalunya. La cuestión no es si beneficia a un sector u otro


Me vas a perdonar, pero yo creo que es la cuestión. Y si no lo es, debería serlo.

anenecuilco escribió:

Por dar una de cal y otra de arena, tiendo a pensar que eso de que la clase trabajadora es unionista de forma aplastante responde simplemente a una manipulación clásica que consiste en llamar "clase media" a cualquiera que no se muera de hambre.


Cierto, por eso he hablado de sectores "populares" o "desfavorecidos", y evitado el concepto de clase para no abrir el debate de "quién pertenece a qué clase". Al margen de tecnicismo y terminología, la tendencia es clara: Menor apoyo a la independencia a menos ingresos y menos formación (lo que en su conjunto equivale a posiciones más "subordinadas" en el mercado de trabajo).

anenecuilco escribió:
Posiblemente sea minoritario el independentismo entre la clase, pero desde luego es bastante probable que sea bastante más mayoritario que el apoyo a partidos, sindicatos o asociaciones de izquierda (y esto sí que tiene delito).


Tan contundente y doloroso como cierto.

Antes creo que lo he apuntado: No es algo exclusivo del republicanismo catalán, buena parte de la "nueva izquierda" vive desconectada de los de abajo (o si queréis, de los de más abajo). Y lo malo no es el hecho en sí, que también. Lo preocupante son los discursos de justificación. En base a que estos sectores suelen estar poco escolarizados, se achaca su desconfianza hacia nuestros proyectos a su "falta de cultura" o a su "embrutecimiento"... haciendo nula autocrítica.

Salud!

_________________
"Nadie podrá vencer
Al viejo y nuevo clamor
Nadie podrá borrar
De nuestro valeroso corazón
El hambre de libertad"


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 13 Nov 2017, 22:04 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 21 Dic 2015, 13:02
En la última encuesta del CEO salen unos resultados bastante interesantes.

Me he tomado el tiempo de hacer unos gráficos para que se vea que solo los jubilados están cómodos con el autonomismo, y por los pelos. La inmensa mayoría de la gente quiere que Catalunya sea un Estado, y los discursos federalistas (un sector absolutamente invisiblizado y enorme) debemos leerlos, a mi entender, como un sentimiento de querer mantener lazos con el resto de pueblos de España (con los que la mayoría de catalanes tenemos lazos familiares), y no como algo realmente incompatible con el independentismo.

Gráfico en relativo:
Imagen

Gráfico en absoluto:
Imagen


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 13 Nov 2017, 23:53 
Desconectado
Registrado: 19 Abr 2009, 12:30
Citar:
y los discursos federalistas (un sector absolutamente invisiblizado y enorme) debemos leerlos, a mi entender, como un sentimiento de querer mantener lazos con el resto de pueblos de España (con los que la mayoría de catalanes tenemos lazos familiares), y no como algo realmente incompatible con el independentismo.


Bueno, según la encuesta la enorme mayoría de federalistas son unionistas, como es lógico, aunque hay una minoría independentista, sí.

Me imagino que dentro del "federalismo" los más serán quienes defienden una CCAA llamada "Estado" con más competencias que ahora, pero también habrá quienes lo entiendan como un Estado igualado al resto de España bajo un paraguas que puede ser simbólico, o quienes lo entiendan como los Estados federales realmente existentes, es decir, con menos competencias que hasta ahora. Yo apostaría porque a la mayoría de ellos les suena guay el palabro y lo ven como un "ni pa ti ni pa mí" porque no quieren líos :lol: .

_________________
When the Union's inspiration through the workers' blood shall run,
There can be no power greater anywhere beneath the sun


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 14 Nov 2017, 16:33 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 13 May 2006, 02:27
Citar:


Este artículo, quitandole la retórica de colapso y cuasiapologética en algún parrafo, hace un buen análisis de hechos me parece.

_________________
Tierra y Libertad
Todo por hacer
CS La Brecha
La Iconoclasta


Puede que lo que hacemos no traiga siempre la felicidad, pero si no hacemos nada, no habrá felicidad.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 14 Nov 2017, 18:57 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 24 Jul 2008, 18:00
Es muy bueno, da en el clavo en muchas cosas, el párrafo que marco en rojo es curiosisimo, llevo mas de una semana oyendo en radios catalanes análisis de esa sorpresa

Citar:
Queridos lectores,

Para mi propia sorpresa, parece que al final éste será mi tercer post consecutivo que versa sobre la cuestión catalana. Realmente quería alejarme de este tema que ocupa un tiempo excesivo en los noticiarios y en las mentes de la gente de aquí, y que además no está demasiado relacionado con la energía - tema principal de este blog - pero me veo obligado a volver a ello porque me interesa mucho hacer una serie de consideraciones sobre lo que ha sucedido durante estas últimas semanas. Esta vez, sin embargo, pretendo poner en un contexto más general, y espero que un poco más útil, diversos aspectos de la crisis española del momento.

No volveré una vez más a recapitular sobre todo lo que ha pasado los últimos años y principalmente en los últimos meses: leyendo mis dos últimos posts (Modelo para recortar/Model per retallar y Saliendo de cuentas) y los enlaces que hay allí deberían ser capaces de hacerse una idea de cómo veo la situación actual (si hace poco que ha llegado a este blog le ruego que no se saque conclusiones precipitadas sobre lo que yo pienso y se lea la buena colección de posts míos que están enlazados, principalmente en el primero de los que pongo arriba). Únicamente glosaré de manera muy breve lo que resulta más relevante para mi discusión de todo lo que ha pasado durante el último mes. Dado que mi objetivo final es intentar ir de lo menos específicamente catalán a lo más generalmente occidental, ruego a mis lectores españoles que no se alteren si ven algunos hechos relevantes omitidos en provecho de la discusión que quiero introducir.

Durante el último mes, la situación político-social de Cataluña ha sufrido un vaivén intenso, un flujo de emociones tremendo, y no sólo en esta que aún lo es comunidad autónoma española, sino en toda España. El 10 de octubre el president Pugidemont proclamó la independencia y casi al mismo tiempo dejó esta declaración en suspenso para abrir un tiempo de negociación con el Estado español. Pasaron los días y quedó claro que la única respuesta que iba a haber por parte del Estado español era la intervención de la autonomía catalana, al tiempo que los fiscales iban estrechando el cerco judicial sobre el Govern de la Generalitat. Al final, tras dudar en una delirante mañana si convocar elecciones autonómicas o proclamar definitivamente la independencia de Cataluña, Carles Puigdemont optó por la segunda opción (o eso fue lo que pareció, como discutiré más abajo), para gran regocijo de las masas de independentistas que le jaleaban en las calles. Como respuesta, el Gobierno de España puso en práctica el decreto de intervención de la autonomía, con la intención inicial de mantener el control durante al menos seis meses. Dos días más tarde, Puigdemont se dio a la fuga y se refugió en Bruselas con cuatro de sus consellers, mientras que el Estado español se hacía con el control efectivo de la Generalitat sin ningún tipo de resistencia. El resto del Govern, que se quedó en Cataluña, fue citado a declarar en la Audiencia Nacional unos días más tarde y metido en prisión preventiva, acusados de graves delitos contra el Estado. Y en ésas estamos: el autodenominado Govern en el exilio intentando (con bastante éxito, todo hay que decirlo) atraer la atención internacional sobre el caso, mientras que en Cataluña y en España todo el mundo está pendiente de los nuevos comicios autonómicos convocados por el Estado para el 21 de diciembre, es decir, en el menor plazo legamente posible, de manera un tanto sorprendente por cuanto contradice las intenciones expresadas de un control de más larga duración de la Generalitat.

Como pasa muchas veces en los grandes conflictos, hay un texto, que trata de aquello de lo que se habla, y un subtexto, que trata de lo que realmente subyace al conflicto. En este caso, a mi modo de ver lo que tenemos es un texto de confrontación nacional que genera una reacción nacionalista exacerbada (como ya me temía hace algunas semanas), mientras que el subtexto tiene mucho más que ver con el intento de estratos cada vez mayores de la clase media de escapar de la inevitable y cada vez más inexorable Gran Exclusión.

Referente al texto del conflicto, vemos un posicionamiento dialéctico muy diferente por parte de las autoridades catalanas y de las españolas. De la parte catalana, la mayoría independentista en el Parlament de Catalunya ha forzado la legalidad para conseguir su objetivo, que no era tanto conseguir la independencia de Cataluña como hacer una representación de la misma. Si uno analiza cuidadosamente lo que ha pasado desde comienzos de septiembre, veremos que los actos verdaderamente punibles desde el punto de visto jurídico han sido las irregulares sesiones de los días 6 y 7 de septiembre, donde esa mayoría se saltó el reglamento de la cámara (al estilo de lo que luego hiciera el Senado español en la tramitación del decreto de aplicación del artículo 155) y el mantenimiento de la convocatoria del referéndum para el 1 de octubre, a pesar de estar la ley autonómica que lo amparaba suspendida por el Tribunal Constitucional. Estas irregularidades pueden y deben ser perseguidas judicialmente de acuerdo con el ordenamiento jurídico español, pero no pasan de ser meros delitos de desobediencia, que podrían acarrear inhabilitación para quienes los originaran, aparte de multas, pero nada más. La pintoresca declaración de independencia e inmediata suspensión del 10 de octubre fue en realidad un acto declarativo, toda vez que el president Puigdemont suspendía una independencia que en realidad no había sido declarada. Más políticamente extrema fue la sesión del día 27 de octubre, en la cual la mayoría independentista declaró finalmente de manera formal la independencia de Cataluña; sin embargo, si se examina la parte resolutiva se ve que lo único que acordó esta mayoría fue pedir a Puigdemont que buscase la manera de implementar la ley de transitoriedad jurídica, en tanto que el texto de la declaración de independencia quedaba en la parte declarativa, sin consecuencia jurídica alguna. Tanto es así que el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya no recoge la independencia de Cataluña como un hecho, y la bandera de España no fue arriada del edificio de la Generalitat. Por el mismo motivo, cuando entró en vigor el decreto estatal de intervención de la Generalitat, los mismos que habían sostenido una retórica prácticamente belicosa rindieron dócilmente la administración catalana al control del Estado, acatando de facto la legalidad española.

Delante de esta gran representación orquestada por los partidos independentistas, la reacción española ha sido, desgraciadamente, excesiva, pues a cada jugada de farol y de escasas consecuencias jurídicas (o incluso sin ellas) de los independentistas, el Estado español ha reaccionado con gran dureza y con acciones de gran calado, cargadas de consecuencias jurídicas que forzosamente se tendrán que acabar volviendo contra él. De entrada, la imagen exterior de España se está viendo muy afectada (cosa que era en parte lo que pretendían los independentistas con esta actuación); y, en el ámbito doméstico, la retórica inflamada del Estado ha dado paso a un resurgir del esencialismo nacional español que puede ser la causa de muchos problemas interiores (y no sólo en Cataluña) en el futuro.

Hay que comprender una cosa: ERC y el PdeCat, que formaban la coalición de gobierno Junts pel Sí (JxS) en el Parlament de Catalunya, son partidos afincados en el BAU (como quedó acreditado hace muy poco) y por tanto la posibilidad de una ruptura descontrolada con España, que hubiera precipitado Cataluña en el colapso, no estaba en modo alguno en su hoja de ruta. Si Cataluña tuviese que ser independiente, tendrían que negociarse un montón de cosas con España: control de fronteras, gestión de recursos hídricos, gestión de infraestructuras en general y particularmente la red eléctrica, la gestión de los residuos nucleares, el transporte del gas natural y de productos refinados, la judicatura, la competencias de policía aún no asumidas por los Mossos d'Esquadra... Una lista larguísima que necesitaría de muchos meses de negociación, y unos cuantos años de implementación. Por ese motivo, nunca ha sido la intención de la coalición JxS proclamar la República por su cuenta y riesgo. Al contrario, lo que se ha pretendido ha sido escenificar esta ruptura al máximo posible pero sin acabar de salirse de la legalidad española, intentando forzar una negociación con el Estado español. El problema es que su representación ha sido demasiado creíble y hasta ahora el Estado español se había tomado el desafío como algo real, en vez de como la gran mascarada que era. Sólo recientemente han comenzado a comprender que se trataba de una boutade, y de ahí la insistencia en los últimos procesos judiciales en que los procesados renieguen del independentismo y declaren que acatan la legalidad española.

Pues no sólo fue el Estado español quién se tragó la bola de que se estaba buscando proclamar la independencia por la vía exprés, sino también toda la base social que les había apoyado con sus votos. En su mayoría, esas masas que ocupaban y aún hoy ocupan las calles para dar su apoyo a los diversos hitos de este proceso creyeron de buena fe que realmente íbamos a ser independientes en un plazo ínfimo de tiempo. El duro choque entre la retórica revolucionaria y una realidad en la que, sin la mínima resistencia, todo sigue supeditado a la legalidad española ha causado altas dosis de incredulidad, decepción y fustración en las filas independentistas, tal y como yo anunciaba incluso antes del referéndum del 1 de octubre. Y de ahí la nueva estrategia de la Fiscalía española, que, siguiendo las directrices marcadas por el Estado, pretende hacer patente entre los suyos que, más allá de la retórica, en realidad sólo había un juego de humo y espejos destinado no sólo a confundir al estado español, sino también a la gente que apoya el independentismo. No es por eso extraño que los partidos favorables a la unión estén poniendo el acento en que los partidos independentistas han engañado a sus votantes.

Porque es cierto que lo han hecho, les han engañado. Se puede alegar que hacía falta esta representación para conseguir un gran avance, que todo este proceso era el primer capítulo de un historia, la de la independencia catalana, que se tenía que escribir forzosamente de esta manera. Sin embargo, los dirigentes catalanes, que se esperaban que al final el Estado español se sentara a negociar al ver el clamor popular, se han encontrado con la sorpresa de que no hay ninguna posibilidad de negociación y que todo lo que se puede esperar es represión. Por eso se les ve tan indefensos, tan incapaces de reaccionar: nunca pensaron que el Estado español fuera capaz de ir tan lejos.


La represión a gran escala (aunque, seamos honestos, todavía de una intensidad controlada) es una de los fenómenos más interesantes de toda esta historia. El 1 de octubre se verificó la extensión de la represión a sectores de la población que no están acostumbrados a ella. Porque dentro de las grandes hipocresías sociales actuales, la gente "normal", la gente "de bien", acepta que la represión pueda ser aplicada, injusta e indiscriminadamente, a otros, a los marginales, a la gente que algo malo seguramente habrán hecho. Que, de repente, la represión se pueda extender a familias que van con sus niños y sus abuelos a votar, a gente que, a su entender, no estaban haciendo algo malo, es algo que ha dejado en estado de shock a la sociedad catalana, un shock que dejará heridas muy duraderas. Y que se pueda encarcelar a personas "normales" y "de bien", con altas dosis de arbitrariedad, saltándose los procedimientos y garantías procesales, es algo también muy inesperado. Ese tipo de tratos a los cuales la chusma está acostumbrada, pero que no debería sucedernos a nosotros.

Mientras en Cataluña gente común se sorprende de que se les trate como pre-excluídos sociales, en España también se ha producido una reacción que causará tanto o mayor mal en el futuro. Delante de la exhibición masiva de enseñas independentistas en las calles catalanas, muchas personas comunes, también ellos pre-excluídos sociales, se han arropado en banderas españolas, en un resurgimiento nacionalista español, también carente de mucho sentido común y atizado por algo que afortunadamente aún no es común en Cataluña: el odio. Ese odio basado en argumentos de trazo grueso, que motiva debates imbéciles y argumentos grotescos con los que se atiza a diestro y siniestro, y no sólo en Cataluña. Esa rabia mal encauzada que se manifiesta en todo y contra todo, tenga sentido o no, como la de esa funcionaria de la Junta de Andalucía que por algún motivo se cree con el derecho de acosarme de tanto en tanto con vitriólicos desvaríos en forma de correos electrónicos. Curiosamente (o no), a medida que arrecian los rasgos más excluyentes del nacionalismo español se intenta repetidamente desde los medios de comunicación españoles presentar al independentismo catalán como un movimiento de corte fascista y xenófobo, sin entender de dónde viene el independentismo de nuevo cuño. Pues si bien el independentismo clásico tiene una cierta componente nacionalista (aunque probablemente menor de la que se le atribuye), el nuevo independentismo, ése que explica que las ansias secesionistas catalanas hayan pasado en menos de una década de menos del 20% de la población a situarse alrededor del 50% actualmente, tiene mucho más que ver con el deseo de huir de un Estado, el español, que se percibe como inoperante, corrupto y vendido a los intereses del gran capital, descuidando su deber de servicio a la ciudadanía. Nada que sea particular del Estado español, en realidad: este problema se reproduce en mayor o menor medida en todo Occidente, y es en parte lo que explica la situación en Grecia, el Brexit o la elección de Donald Trump en los EE.UU., por no hablar del ascenso de la ultraderecha en toda Europa. Una gran parte de la población de Cataluña ha llegado a creer que la independencia podría ser la solución a sus problemas, en tanto que otra parte de más o menos el mismo tamaño no lo cree en absoluto. Lo mejor de caso es que los argumentos que se exponen a favor y en contra tienen poco que ver con la situación real. Dejando al margen lo sesgado de las contabilidades económicas que presentan los exponentes de uno y otro lado, es cierto que la independencia de Cataluña sería una oportunidad para construir un nuevo Estado mucho más justo y social, en el que se limitara la capacidad de cooptación del poder económico y que incluso se contemplara como política de Estado la necesidad de abandonar el crecimiento y apostar por la dimensión social. Pero no es menos cierto que teniendo en cuenta quién está a los mandos de la nave, en vez de dirigirnos a Ítaca más probablemente acabaríamos llegando a Nueva España, donde todos los vicios que creeríamos estar dejando atrás se reproducirían a una escala más local pero no necesariamente menos corrupta. Por el otro lado, los argumentos esencialistas españolistas se están utilizando para ocultar o como mínimo minimizar el proceso de deriva de la clase media hacia la Gran Exclusión vía devaluación interna; la gente se olvida de su tránsito a la miseria mientras se centra en denostar a los malvados catalanes. Mientras tanto, el Estado va derivando cada vez más claramente al autoritarismo (como se ve en el caso de la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid). Como tantas otras veces, la sociedad se rompe en dos bandos antagónicos de similar tamaño sin que uno de los dos domine con total claridad, simplemente porque el verdadero problema se sitúa en una dirección completamente diferente de aquélla por la que se está moviendo (probablemente de manera interesada) la discusión pública. Eso explica en parte el fracaso relativo de la última jornada de huelga general del día 8 de noviembre, si no convocada al menos capitalizada por el independentismo. Quizá se esperaban un paro tan absoluto como el del 3 de octubre, pero si bien entonces la gente estaba aún en estado de shock por los hechos del 1 de octubre, el 8 de noviembre probablemente pesó mucho más la cuestión económica, y es que la realidad es que mucha gente no se puede permitir el enorme lujo de parar un día.

¿Y si el colapso era esto? ¿Y si ésta era la forma que tenía que tomar el colapso en el concreto caso de España? ¿Y si nuestro camino en el descenso energético tenía que ser hacerlo confundidos en debates entre esencialismo español y nuevas repúblicas ibéricas? Para mi estos días han sido muy curiosos: cada dos por tres me he encontrado con personas hablando del mismo tema, del único tema que ocupa recurrentemente las conversaciones. Y con mucha serenidad me he visto dando ánimos y consejos a unos y a otros, a los independentistas y a los unionistas, todos ellos abatidos, los primeros porque Ítaca estaba más lejos de lo que creían, los segundos porque ven cómo derivan las cosas y que ya no son mayoría. Me he encontrado repetidas veces haciendo de consejero emocional y dándole bálsamo a unos y a otros. Al final, uno de ellos me preguntó por qué yo estaba tan tranquilo, y cómo era que nada de todo eso que altera a todo el mundo me afecta. Sonriendo, le dije que la razón es que yo ya he asumido que vamos a colapsar, al menos parcialmente, y delante de eso todo lo demás me parece accesorio.

En medio de toda la confusión actual, hay un fenómeno nuevo que está surgiendo en Cataluña: los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Se trata de pequeños grupúsculos de ciudadanos que se organizan autónomamente para favorecer la llegada de la República catalana, y son herederos de los Comités de Defensa del Referéndum, de mismo acrónimo, que tan bien funcionaron para la organización clandestina del referéndum, tan efectiva que fue capaz de escapar a la presión del Estado. Inicialmente impulsados por algunas CUPs, estos CDRs funcionan realmente como células independientes de gente con una inquietud común que intenta organizarse, de ciudadanos que intentan coger las riendas de la situación con sus manos en vez de esperar que los líderes les resuelvan los problemas. Básicamente, es un gran experimento de empoderamiento ciudadano, favorecido por la crisis independentista. Mientras los CDRs consigan mantenerse como agrupaciones de fines pacíficos podrán sobrevivir, aunque lógicamente el Estado los va a combatir ya que algunas de sus acciones son claramente ilegales (por ejemplo, cortar carreteras o vías del tren). Lo verdaderamente interesante de los CDRs es su capacidad de, por un lado, dar salida a la necesidad de la gente de hacer algo para superar la actual crisis, y por el otro crear estructura que puede resultar muy útil cuando venga la siguiente oleada recesiva y particularmente cuando nos vayamos hundiendo en el progresivo colapso y desestabilización del Estado. Que los CDRs se acaben convirtiendo en sanguinarias milicias o en grupos de resiliencia ciudadana dependerá de la inteligencia colectiva y de la evolución de los acontecimientos. De una manera u otra, son probablemente las semillas del colapso, a falta de decidir si serán las que acelerarán el mismo o las que podrán dar un fruto del cual construir una nueva sociedad cuando el colapso finalmente sobrevenga.

Salu2,
AMT

Post Data: Mientras nos entretenemos con todas estas cosas, hay algunas otras cuestiones relevantes para los temas de este blog que están pasando: la consolidación de la caída de la producción de petróleo en China; el fracaso relativo de la Oferta Pública de Acciones de la compañía nacional saudí de petróleo, Aramco, y casi al unísono la batida contra la corrupción en Arabia Saudita, que ha descabezado Aramco y otras compañías; la progresiva subida del precio del petróleo; la generalizada bajada de la inversión en upstream que sin embargo se está viendo compensada por la brutal subida de la inversión sólo en los EE.UU. de Donald Trump... Mañana saldrá el informe anual de la Agencia Internacional de la Energía de este año, el World Energy Outlook 2018 y, como siempre, intentaré ofrecerles un análisis del mismo a la mayor brevedad.

_________________
Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.
_____________________________________________

De cerca, nadie es normal


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 15 Nov 2017, 15:04 
Desconectado
Avatar de Usuario

Ubicación: Barcelona
Registrado: 29 Mar 2010, 03:59
Otro sesudo análisis, impresionante, apasionante... Viva la tranquilidad obrera!
http://iniciativadebate.net/2017/11/14/ccoo-y-ugt-sostienen-que-va-haciendo-mas-fresco-por-las-mananas/

_________________
Entre tod@s lo sabemos TODO.


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 15 Nov 2017, 15:26 
Desconectado
Registrado: 19 Abr 2009, 12:30
Citar:
La represión a gran escala (aunque, seamos honestos, todavía de una intensidad controlada) es una de los fenómenos más interesantes de toda esta historia. El 1 de octubre se verificó la extensión de la represión a sectores de la población que no están acostumbrados a ella. Porque dentro de las grandes hipocresías sociales actuales, la gente "normal", la gente "de bien", acepta que la represión pueda ser aplicada, injusta e indiscriminadamente, a otros, a los marginales, a la gente que algo malo seguramente habrán hecho. Que, de repente, la represión se pueda extender a familias que van con sus niños y sus abuelos a votar, a gente que, a su entender, no estaban haciendo algo malo, es algo que ha dejado en estado de shock a la sociedad catalana, un shock que dejará heridas muy duraderas. Y que se pueda encarcelar a personas "normales" y "de bien", con altas dosis de arbitrariedad, saltándose los procedimientos y garantías procesales, es algo también muy inesperado. Ese tipo de tratos a los cuales la chusma está acostumbrada, pero que no debería sucedernos a nosotros.


Citar:
Es muy bueno, da en el clavo en muchas cosas, el párrafo que marco en rojo es curiosisimo, llevo mas de una semana oyendo en radios catalanes análisis de esa sorpresa


Pues no sé, a mí me parece obvio que machacar o prohibir a una buena parte de la sociedad y a un gobierno autonómico por actuar de forma pacífica no es lo mismo que acusar a "marginales" de estar relacionados con actos violentos. No sé qué tiene de interesante.

_________________
When the Union's inspiration through the workers' blood shall run,
There can be no power greater anywhere beneath the sun


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 15 Nov 2017, 18:04 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 16 Dic 2006, 16:32
anenecuilco escribió:

Pues no sé, a mí me parece obvio que machacar o prohibir a una buena parte de la sociedad y a un gobierno autonómico por actuar de forma pacífica no es lo mismo que acusar a "marginales" de estar relacionados con actos violentos. No sé qué tiene de interesante.


Creo que se refiere a que si la represión del 1-O (y post 1-O) ha levantado tantas ampollas en la sociedad catalana no ha sido tanto por su intensidad... si no por sus destinatarios. La represión ha golpeado a gente a la que habitualmente no golpea. Y no hablo sólo en términos, digamos, socio-económicos, si no también ideológicos. La policía a zurrando a gente de orden, a esa gente que siempre dice que no quiere follón. Gente que es ajena tanto a los movimientos políticos como a los medios socio-económicos donde estas cosas ya no sorprenden (tanto). Yo lo he interpretado así, al menos.

A mí si me da la impresión de que mucha gente "se ha caído de un guindo". Sin relativizar o minimizar la represión en Cataluña, pero me pregunto dónde estaban metidos todas esas veces que la policía ha zurrado y detenido injustificadamente a tanta gente. Y no lo digo con enfado, si no con alegría, porque siempre está bien que se despierten conciencias. Eso sí: de un señor de Lleida que toda la vida "ha pasado de política", entiendo la sorpresa, la indignación y oyes, bienvenido al club. Cuando ya la "sorpresa" viene de dirigentes políticos que conocen de sobra la represión anterior (y en más de un caso, la han justificado o promovido) ya me escama más.

Salud!

_________________
"Nadie podrá vencer
Al viejo y nuevo clamor
Nadie podrá borrar
De nuestro valeroso corazón
El hambre de libertad"


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 15 Nov 2017, 19:11 
Desconectado
Avatar de Usuario
Registrado: 24 Jul 2008, 18:00
Te voy a poner un ejemplo, cuando a quienes metían en la cárcel eran a los que rodearon al parlament o a la compañera que quemo una caja de cartón delante de la Bolsa de Barcelona, probablemente mucha de esa gente de orden que se sorprende de la represión del estado ni tan solo se enteró y si lo hizo encontró normal que les tocase cárcel. Es ahora cuando los lomos que duelen les resultan mas propios, cuando toman conciencia de como actúa el estado. yo he oído programas de la radio en catalán en los que han invitado a sociologos para que expliquen lo traumático que es que te metan en la cárcel, claro y encima sin hacer nada, se supone que hasta ahora a todos los que han metido en la cárcel se lo merecían según la tesis que oyes, pero es que los que están ahora repito no han hecho nada

Fotallesa lo ha explicado mejor

_________________
Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.
_____________________________________________

De cerca, nadie es normal


Arriba
 Perfil  
 
 Asunto: Re: Catalunya clama por la independencia
NotaPublicado: 15 Nov 2017, 19:36 
Desconectado
Registrado: 20 Oct 2005, 10:44
Pero eso pasa en Cataluña, en Murcia con lo del AVE, los desahuciados en Madrid y en villaporculindelmonte. No entiendo la sorpresa, la extrañeza o que se tenga que reprochar a esa parte de la población que se cae del guindo ahora. También, como se ha dicho, hay población no catalana que no se cae del guindo sino que se sube más. Esos si que dan miedo y a esos son los que vamos a tener que sufrir como no demos la vuelta a la tortilla.

_________________
Hay muchos problemas y pocas soluciones.
Muchas críticas, lo sé, y pocas son constructivas.
Kery James - Déséquilibre


Arriba
 Perfil  
 
Mostrar mensajes previos:  Ordenar por  
Nuevo tema Responder al tema  [ 2452 mensajes ]  Ir a página Anterior  1 ... 160, 161, 162, 163, 164  Siguiente

Todos los horarios son UTC [ DST ]


¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado


No puede abrir nuevos temas en este Foro
No puede responder a temas en este Foro
No puede editar sus mensajes en este Foro
No puede borrar sus mensajes en este Foro

Buscar:
Saltar a:  
phpBB2 Czar-Orange Theme © CirtexHosting
phpBB3 Czar-Orange Theme © Shadow_One
Powered by phpBB © 2000, 2002, 2005, 2007 phpBB Group
Traducción al español por Huan Manwë
     
Aviso Legal  |  Política de Privacidad  |  Contacto  |  Licencias de Programas  |  Ayuda  |  Soporte Económico  |  Nodo50.org