Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Debate, información y consulta sobre la historia del Anarquismo.
Responder
Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 12:45

Por trapicheo varios he conseguido unos textos de Makhno y relacionados con el ejército negro que parece que no estaban traducidos al Castellano, si esto no es verdad no me importaría que alguien me lo dijese, jeje :P .


Son 14 textos así que empecemos:


ABAJO EL COMBATE FRATRICIDA

He aquí un ejemplo de folleto distribuido a los soldados del Ejército Rojo por los insurrectos makhnovistas.

Hermanos soldados rojos; los agentes de Nicolás os tenían en la oscuridad y os habían llevado a una guerra fratricida contra los japoneses, después contra los alemanes y contra otros numerosos pueblos, únicamente para aumentar sus riquezas, mientras que vosotros teníais que esperar sólo la muerte, y en vuestra casa la ruina completa.
Pero la nube y la niebla que le impedían ver se disiparon, el sol resplandeció, la luz vino a vosotros y terminasteis con la guerra fratricida. Fue sin embargo sólo una calma momentánea antes de la nueva tormenta.
¡Ahora, os envían de nuevo a combatirnos, a nosotros los " insurgentes makhnovistas ", en nombre de un supuesto poder " obrero-campesino " que te aporta de nuevo cadenas y esclavitud! Las riquezas y las alegrías van a esta banda de burócratas parásitos que chupan tu sangre. ¿ Acaso no has comprendido esto durante los tres años de guerra fratricida?
¡Todavía vas a derramar tu sangre para la burguesía recientemente nacida y para los comisarios creados por ella, y qué te envían, cual ganado, a la matanza!
¿ Acaso todavía no has comprendido que nosotros, los " insurgentes makhnovistas ", combatimos por la completa emancipación económica y política de los trabajadores, por la vida libre sin estos comisarios y otros agentes de la represión?
Qué el amanecer venga también a tu campamento y te muestre el camino que lleva a la destrucción de la guerra fratricida de las masas trabajadoras. En este camino, te reunirás con nosotros y continuarás combatiendo en nuestras filas por un futuro mejor, por una vida libre. En cada encuentro con nosotros, con el fin de evitar hacer correr la sangre fraternal, enviadnos a delegados para parlamentar, pero si esto no es posible y los comisarios te obligan, a pesar de todo, a combatirnos, deja las armas y ven a nuestro encuentro fraternal.
¡ Abajo la guerra fratricida entre los trabajadores!.
¡ Viva la paz y la unión fraternal de los trabajadores de todo país y de toda nación!
Mayo 1920.

---------------------------------------------------------------------------------------

CAMARADAS CAMPESINOS

Ejército Revolucionario Insurreccional de Ucrania (Makhnovchina)

Febrero 1920
El campesinado trabajador de Ucrania lucha desde hace muchos años contra sus enemigos y opresores de siempre. Millares los mejores hijos de la revolución cayeron en la lucha por la emancipación total de los trabajadores de todo yugo. El verdugo Denikin ha recibido un golpe mortal a manos de los heroicos esfuerzos del ejército insurrecional de Ucrania.
Los campesinos insurrectos, encabezados por su guía- Batko Makhno - permanecieron muchos meses detrás del enemigo, las guardias blancas, rodeado por un enemigo diez veces superior, diezmados por la más espantosa enfermedad- el tifus - por culpa de la cual cada día morían varios centenares de los mejores combatientes de sus filas; careciendo de municiones, todos ellos se lanzaban sobre el enemigo con armas blancas, y bajo su poderoso asalto las mejores tropas denikistas huyeron: las unidades de los generales Chkuro y Mamontov.
Al precio de increibles esfuerzos y de la sangre derramada por los mejores combatientes, los campesinos insurgentes destruyeron la parte trasera de Denikin y abrieron el camino para los hermanos del Norte, campesinos y obreros, a causa de las hordas de Denikin, los camaradas del Ejército Rojo entraron en Ucrania los obreros y los campesinos del Norte.
Ante el campesinado trabajador de Ucrania se ha planteado la cuestión (además del problema general de la lucha contra los blancos) de la edificación de un verdadero orden soviético, en el cual los soviets elegidos por los trabajadores serían los servidores de la gente, ejecutando las decisiones que tomaran los mismos trabajadores en un congreso pan-ucraniano de trabajadores.
Sin embargo, los dirigentes del Partido Comunista, que habían hecho del Ejército Rojo un instrumentociego y dócil para defender la comisariocracia, comenzó a difundir el lodo y las peores calumnias sobre los mejores líderes de los insurgentes, habiendo decidido "quitarse la astilla" y destruir el movimiento revolucionario que impedía a los señores comisarios dominar a los trabajadores de Ucrania.
Los comisarios ven a los trabajadores como "material humano", como dijo Trotsky en una conferencia, sólo la carne de cañón que se puede lanzar contra el orden imperante, pero a los que en ningún caso se les puede otorgar el derecho a crear ellos mismos, sin la ayuda de los comunistas, sus propio camino y su propio orden.
¡Camaradas campesinos!
El ejército insurrecional de Ucrania viene de vuestro entorno.
Vuestros hijos, vuestros padres y vuestros hermanos han llenado nuestras filas. El ejército insurrecional es vuestro ejército, vuestra sangre, vuestra carne. Habiendo sacrificado decenas de miles de víctimas, el ejército insurgente ha luchado por el derecho de los trabajadores a construir su propio orden, a decidir por sí mismos de sus bienes y no para dejarlo todo en las manos de los comisarios.
El ejército insurreccional combatió y combate por los verdaderos soviets, y no por las Chekas y la comisariocracia. Desde el tiempo del verdugo – el Hetman- los alemanes y Denikin, los insurgentes se levantaban en masa contra los opresores para defender al pueblo trabajador.
Ahora también el ejército insurrectionnelle considera su deber sagrado defender los intereses del campesinado trabajador contra las tentativas de los señores comisarios de enganchar a su carro a los campesinos de Ucrania.
El ejército insurreccional conoce muy bien a estos "recién llegados" y se acuerda bien de estos comisarios "libertadores". El autócrata Trotsky ordenó desarmar el ejército insurreccional, creado por los mismos campesinos en Ucrania, porque sabe bien que mientras los campesinos posean su ejército, defendiendo sus intereses, jamás podrá obligar el pueblo trabajador de Ucrania a marchar bajo su bastón.
El ejército insurreccional, no queriendo hacer correr la sangre fraternal, evitando enfrentamientos con el Ejército Rojo y sometiéndose solamente a la voluntad de los trabajadores, hará guardia para preservar los intereses de los trabajadores y sólo dejará las armas más que por orden de un Congreso Libre pan ucraniano de trabajadores, donde los mismos trabajadores expresarán su voluntad.
El ejército insurrecional- la espada en las manos de trabajadores- os llama, compañeros campesinos, a convocar de inmediato vuestro propio congreso de trabajadores y a tomar en vuestras propias manos la construcción de vuestro futuro y de la felicidad de vuestras riquezas trabajadoras. Es cierto que los comisarios sedientos de poder tomarán todas las medidas necesarias para impedir la celebración de un congreso libre de trabajadores , es por esto que por los intereses de los propios trabajadores no se debe permitir dejar aplastar el Congreso por los comisarios, deberá celebrarse en la clandestinidad y en un lugar secreto.
¡ Camaradas campesinos, preparaos para tener vuestro congreso!
¡ Apresuraos en realizar vuestra obra!
¡ Sus enemigos no duermen, no adormezcáis vosotros tampoco, será la clave de vuestra victoria!
¡ Viva el congreso libre de los trabajadores de la región!
¡ Abajo la comisariadocracia!
¡ Viva el ejército campesino insurrecional!

---------------------------------------------------------------------------------------


Contra la Wehrmacht, el Ejército Rojo y los nacionalistas ucranianos

28 de Agosto de 1921. Néstor Makhno y los compañeros que quedan, finalmente tienen que abandonar la tierra de Ucrania. Los restos del legendario ejército de campesinos liderados por anarquistas, cruzaron el Dniéster hacia el exilio. La epopeya, que duró alrededor de cuatro años, terminó.
Uno de los partidarios de Makhno que habían estado en el extranjero, fue Osip Tsebry.
Su padre, Vassily, que se había convertido en un convencido anarquista bakuninista cuando hizo el servicio militar en Petrogrado, era de un pueblo llamado Tartaki, en la región de Jmerinka., en el que gozaba de gran prestigio entre los aldeanos. Durante la revolución de 1917 los aldeanos aceptaron la propuesta que hizo en la asamblea general, y decidieron unirse en una comuna y hasta colectivizar la tierra. Después de la llegada de los austro-alemanes y el retorno de los propietarios agrarios, Tartaki formó su propia unidad de auto-defensa, que participó en la derrota de Skoropadski, y defendieron su autonomía frente a todas las autoridades, que desgarraron Ucrania. En otoño de 1920 un pequeño destacamento bajo el mando de Osip Tsebry fue enviado para ayudar a los makhnovistas. En la aldea de Yaroshenko se les unen voluntarios locales de la fuerza de combate anarquista de Makhno. Camino de Jarkov, en el pueblo de Dacheva se enfrentaron con la infantería roja. Con el apoyo de la población local, el destacamento desarmó a los policías en la aldea de Pyatigorye . En invierno, los campesinos de la aldea de Teteven les dieron refugio, y los partisanos les ayudaron en el trabajo. Los mismos agricultores se organizaron en las 13 aldeas del distrito: en cada una había un destacamento de partisanos, que lograron derrotar a un destacamento de 500 rojos. Se estableció contacto con el Estado Mayor de Néstor Makhno. En la primavera de 1921, el destacamento, que llegó a contar con más de medio millar de guerrilleros, encabezados por Znamenka, tuvo muchas pérdidas contra los rojos. Al final del verano se unieron al destacamento makhnovista comandando por Belash. Después de la derrota del destacamento, Osip junto con dos compañeros se trasladaron a Polonia, luego a Austria y a Yugoslavia.
En 1922 fue a Bosnia. El destino lo llevó a Rosavats, pueblo habitado por inmigrantes de la región ucraniana de Galicia. En una reunión general, se ofreció como voluntario para trabajar como maestro, y su propuesta fue tomada con entusiasmo por los campesinos. En noviembre, empezó a dar clase a 85 niños, y por la noche durante una hora y media daba clase a los adultos. Después de Navidad, él se ofreció a ayudarles en la organización de la economía. Osip dijo a los campesinos que su pobreza se debía a que cada uno trabajaba solo. "Su zona es muy rica, la tierra es fértil, negra, hay muchas cerezas, setas, jabalíes y zorros. A un kilómetro de aquí hay un buen lugar para instalar molinos de viento ... y hasta se puede instalar una pequeña turbina para la producción de electricidad. A fin de garantizar que su trabajo no se desperdicie, debemos establecer una economía “comunal". Los residentes estaban de acuerdo con las propuestas de Osip, como primer paso decidieron trabajar juntos para hacer partidas para cazar jabalíes. Osip ayudó a los agricultores a obtener los documentos del terreno, a través de los cuales descubrió que al pueblo le pertenecían otras 850 hectáreas de terreno municipal.
También trajo a la aldea trampas para la caza de zorros. "Tuvimos que elegir a dos personas para ocuparse de la caza, - recordó Osip. - Le pregunté a la comunidad si había algún hombre joven, amante de perseguir a los zorros, y les enseñé como utilizar las trampas. En tres meses, 1.500 cazadores trajeron a la comunidad 250 kg de pieles de zorro y tejón. Con el dinero que la comunidad adquirió, se pudo instalar un molino.
Cuando se construyó una pequeña destilería, Osip propuso que trabajaran allí tres borrachos. Eran excelentes trabajadores, y dejaron de beber por completo. Del mismo modo, ¡Cómo vigilante nocturno fue nombrado el ladrón, lo que justifica plenamente la confianza depositada en él!
En cinco años, se creó una nueva escuela en la aldea, la cooperativa "Makhno", con 80 trabajadores y empleados, un hogar para los ancianos y los niños, un restaurante y un hotel de 80 plazas, un molino, un aserradero, una fábrica de ladrillos, una panadería, una carnicería, una tienda de frutos secos y setas, un establo para 60 vacas suizas con pedigrí, un local de productos lácteos, una zapatería, una herrería, carpintería y talleres mecánicos, un gran establo y un gallinero, compraron un tractor, una trilladora y otras máquinas. A los "comuneros" de Rosavatsa se les unieron 400 personas de otros pueblos y distritos. Cada semana, se organizaba una feria barata, que reunía a gente de los alrededores. Miembros de la Comunidad construyeron una carretera de 15 kilómetros, que les unía con el pueblo de Banja Luka, y compraron 2 camiones. Se construyeron nuevas viviendas. No había vagos en la comuna, todos estaban vestidos, calzados y bien alimentado, no sólo en Semana Santa, si no todos los días. Osip trabajó en una casa pública de tres habitaciones. En la pared había una frase de Eliseé Reclus que decía: "La completa armonía en nuestro planeta no se establecerá hasta que los pueblos no estén unidos como una gran familia. Para llegar a ser un país verdaderamente hermoso, como una madre afectuosa el mundo está esperando el momento en que sus hijos se abracen como hermanos y celebren entre sí una gran unión de naciones libres ".
En 1927, llegaron inmigrantes blancos de Rusia, antiguos soldados y partidarios del barón Wrangel, con sus sacerdotes. Un ex-oficial de Wrangel recibió un puesto de policía en el condado. Empezaron a obligar a la gente a construir una iglesia, pero se negaron. Entonces, Osip fue detenido y llevado a una prisión de Belgrado. Después de 8 días, fue expulsado de Yugoslavia e ilegalmente se dirigió a Austria, y de allí se fue a Francia.
Como se supo más tarde, los residentes protestaron contra su deportación, pero fueron duramente reprimidos. La comunidad se vio obligada a volver a su antigua situación. Pero de vez en cuando los ex comuneros devolvían el golpe a sus verdugos. Un día, un sacerdote y dos monjes fueron encontrados muertos (a causa de "setas venenosas"), una semana más tarde se quemó una iglesia construida.
Cuando en 1941 las tropas nazis invadieron Ucrania, Osip decidió que era hora de actuar. Se las arregló para llegar a Kiev y aquí en 1942 creó un destacamento guerrillero, independiente tanto de los comunistas como de los nacionalistas ucranianos, que, como el ejército de Makhno, luchó contra los alemanes y el Ejército Rojo, en su propio derecho, por el pan y la libertad. Osip Tsebry, trató, por lo tanto, de revivir las gloriosas tradiciones del anarquismo ucraniano.
Desafortunadamente, no sabemos los detalles de sus acciones guerrilleras. Sólo sabemos que en invierno de 1943 fue derrotado por los nazis, y durante unos meses Osip fue ocultado por los campesinos. Al final, fue capturado, pero, obviamente, no fue identificado. Esto le permitió escapar de la muerte, pero pudo salir sólo al final de la guerra ...
Después de la Segunda Guerra Mundial, Osip Tsebry vivió en Europa occidental. Todavía se consideraba a sí mismo como un anarquista-makhnovista, sus memorias, con gran cantidad de anécdotas, contienen información histórica única de la historia de los campesinos comuneros y el movimiento libertario, escrito en un lenguaje sencillo, vivo y que no es peor que el de cualquier novela de aventuras.
Vadim Dame
"Acción Directa", 1998. 11.

---------------------------------------------------------------------------------

EL ABECEDARIO DEL ANARQUISTA REVOLUCIONARIO

Nestor Makhno

El Anarquismo es la vida libre y la obra creativa del hombre. Es la destrucción de todo lo que está en contra de estas aspiraciones naturales y sanas del hombre.

El anarquismo no es una enseñanza exclusivamente teórica, a partir de programas desarrollados artificialmente con el fin de definir el camino; es una enseñanza trazada a partir de la vida, a través de todas sus manifestaciones, ignorando todas las normas artificiales.

El rostro social y político del anarquismo es una sociedad libre, anti-autoritaria, que establece la libertad, la igualdad y la solidaridad entre todos sus miembros.

La Ley, en el anarquismo, es la responsabilidad del individuo, lo que conduce a una verdadera garantía de la libertad y la justicia social para todos y cada uno, en todas partes y en todos los tiempos. Aquí es donde nació el comunismo.

El anarquismo surge naturalmente en los seres humanos; el comunismo, entonces, es su desenvolupamiento lógico.

Estas afirmaciones deberán ser justificadas en teoría mediante el análisis científico y de datos concretos, para así convertirse en los postulados fundamentales del anarquismo. Sin embargo, los grandes teóricos libertarios, como Godwin, Proudhon, Bakunin, Johann Most, Kropotkin, Malatesta, Sebastien Faure y muchos otros, no quisieron- al menos es lo que yo creo - limitar la doctrina en unos marcos rígidos y definitivos. Por el contrario, podemos decir que el dogma científico del anarquismo es la aspiración para demostrar que es inherente en la naturaleza humana el no contentarse jamás de sus conquistas. Lo único que no cambia en el anarquismo científico es la tendencia natural a rechazar todas las cadenas y cualquier explotación del hombre por el hombre. En lugar de las cadenas y la esclavitud establecida en la sociedad humana actualmente - que, por cierto, el socialismo no puede ni podrá eliminar - el anarquismo siembra la libertad y el derecho inalienable del hombre para hacerlo.



Como anarquista revolucionario, he participado en la vida del pueblo ucraniano durante la revolución. El pueblo sintió instintivamente a través de su actividad la exigencia vital de las ideas libertarias y también ha sufrido su trágico destino. Yo conocí, sin cesar, las mismas dificultades dramáticas de esta lucha colectiva, pero a menudo me encontré incapaz de comprender y por tanto de formular las exigencias del momento. En general, yo me puse al dia rápidamente y me di cuenta de que claramente el propósito de mis compañeros y yo, era que estabamos llamados a luchar directamente asimilados por la masa que luchó por la libertad y la independencia del individuo y de la Humanidad entera.

La experiencia de la lucha práctica ha fortalecido mi convicción de que el anarquismo enseña de una manera viva al hombre. Es una enseñanza tan revolucionaria como la vida, es igualmente variada y de gran alcance en sus manifestaciones que la vida creativa del hombre y, de hecho, se indentifica con ella íntimamente.

Como anarquista revolucionario, y mientras tenga un lazo con esta calificación, te llamaré a ti, hermano humillado, a la lucha por la realización del ideal anarquista. En efecto, sólo por esta lucha por la libertad, la igualdad y la solidaridad comprenderás el anarquismo.

El anarquismo existe, por lo tanto, naturalmente en los seres humanos: lo emancipa históricamente de la psicología servil - adquirida artificialmente- y le ayuda a hacerse un combatiente consciente contra la esclavitud bajo todas sus formas. Es en esto que el anarquismo es revolucionario.

Cuanto el hombre se da cuenta, mediante la reflexión, de su situación servil, más se indigna con eso, y el espíritu anarquista de libertad, de voluntad y de acción se encaja en él. Esto concierne a cada individuo, hombre o mujer, incluso si jamás ha oido hablar de la palabra "anarquismo".

La naturaleza del hombre es anarquista: se opone a todo lo que tiende a encarcelarlo. Esta esencia natural del hombre, creo yo, se expresa en el término científico de anarquismo. Éste, como ideal de vida del hombre, desempeña un papel significativo en la evolución humana. Los opresores, al igual que los oprimidos, comienzan poco a poco a observar este papel; también, los primeros aspiran por todo los medios a deformar este ideal, mientras que los segundos aspiran, ellos, a hacerlos más fáciles de entender.


La comprensión del ideal anarquista en casa del esclavo y el dueño crece con la civilización moderna. A pesar de que ha intentado adormecer y bloquear toda tendencia natural del hombre de protestar contra todo ultraje a su dignidad, no pudo imponer silencio a los espíritus científicos independientes que desnudaron la procedencia verdadera del hombre y demostraron la inexistencia de Dios, considerado antes como el creador de la Humanidad. Como consecuencia, se volvió naturalmente más fácil probar de manera irrefutable el carácter artificial de las " unciones divinas " sobre tierra y de las relaciones denigrantes que se llevaban a cabo contra el hombre.

Todos estos acontecimientos considerablemente ayudaron al desarrollo consciente de las ideas anarquistas. También es verdad que concepciones artificiales vieron la luz en la misma época: el liberalismo y el socialismo supuestamente "científico", de la que una de las ramas es representada por el bolchevismo-comunismo. No obstante, a pesar de toda su influencia inmensa sobre la psicología de la sociedad moderna, o por lo menos sobre la gran parte de ella, y a pesar de su triunfo sobre la reacción clásica de una parte, y sobre la personalidad del individuo, por otra parte, estas concepciones artificiales tienden a resbalar sobre la pendiente que lleva a las formas ya conocidas del viejo mundo.


El hombre libre, que toma conciencia y se da cuenta de lo que pasa alrededor de él, entierra y enterrará inevitablemente todo el pasado degradante de la Humanidad, así como con todo lo que con esto arrastra, el engaño, la violencia arbitraria y la humillación. Enterrará también estas enseñanzas artificiales.

El individuo se libera poco a poco, desde ahora, de la capa de mentiras y de cobardía entre las que le recubrieron desde su nacimiento los dioses terrestres, esto con la ayuda de la fuerza grosera de la bayoneta, del rublo, de la "justicia" y de la ciencia hipócrita - la de los aprendices de brujo.

Desembarazándose de tal infamia, el individuo alcanza la plenitud que le hace descubrir el sentido de la vida: observa allí en primer lugar su antigua vida servil y repulsiva de cobardía y de miseria. Esta vida antigua lo había matado, esclavizándolo, destruyendo todo lo que tenía de único y de valor al principio, para transformarlo en un borrego que balaba, propiedad de un dueño imbécil que patalea y desgarra todo lo que hay de bueno en uno mismo.

Es solamente en este momento en el que el hombre se despierta hacia la libertad natural, independiente de quienes o de quienes sean y que reduce a ceniza todo lo que le es contrario, todo lo que viola la pureza y la belleza cautivante de la naturaleza, la cual se manifiesta y crece a través de la obra creadora autónoma del individuo. Es sólo aquí cuando el hombre mismo vuelve a si mismo y condena para siempre su pasado vergonzoso, cortando con todo lazo psíquico que encarcelaba su vida individual y social, por el peso de su ascendencia servil y también, en parte, por su propia resignación, animada y aumentada por los chamanes de la ciencia.

Liberado de los dioses celestes y terrestres, así como de todas sus prescripciones morales y sociales, el hombre alza la voz y se opone en actos contra la explotación del hombre por el hombre y la recuperación de su naturaleza, la cual queda invariablemente atada la marcha hacia adelante, hacia la plenitud y la perfección. Este hombre rebelde que se ha dado cuenta de su situación y de la de sus hermanos oprimidos y humillados, se expresa desde ahora en adelante con su razón y corazón: Se hace un anarquista revolucionario, un solo individuo que pueda tener sed de libertad, de plenitud y de perfección tanto para él como para el género humano, aplastando con sus pies la esclavitud y la idiotez social que se encarnó históricamente por la violencia - el Estado.
Contra este asesino y bandido organizado, el hombre libre se organiza a su alrededor con sus semejantes, con vistas a reforzarse y de adoptar una orientación verdaderamente comunista en todas las conquistas comunes cumplidos sobre la vía creadora, a la vez grandiosa y penosa.

Los individuos miembros de tales grupos se emancipan por ahí de la tutela criminal de la sociedad dominante, en la medida en que ellos vuelven a ser ellos mismos, es decir, que rechazan todo servilismo hacia otros, que ellos hayan podido ser antes: obreros, campesinos, estudiantes o intelectuales. Así es como escapan de la condición de borrico, de esclavo, de funcionario o de lacayo que se vende a dueños imbéciles.
Como individuo, el hombre se acerca a su personalidad auténtica, rechaza y reduce a cenizas las ideas falsas sobre su vida, recobrando así todos sus verdaderos derechos. Es por este doble enfoque de rechazo y la afirmación por la cual el individuo se convierte en un revolucionario anarquista y un comunista consciente.

Como ideal de vida humana, el anarquismo se muestra conscientemente en cada individuo como una aspiración natural del pensamiento hacia una vida libre y creadora, conduciendo a un ideal social de felicidad. En nuestro siglo, la sociedad anarquista o la sociedad armoniosa no aparece más como una utopía. Sin embargo, tanto su elaboración como su organización practica, su concepción parece todavía poco evidente.

En tanto que la enseñanza lleva en una vida nueva del hombre y de su desarrollo creativo, tanto en el plano individual como en el social, la misma idea del anarquismo se funda sobre la verdad indestructible de la naturaleza humana y sobre las pruebas indiscutibles de la injusticia de la sociedad actual - herida verdadera y permanente. Esta comprobación conduce su partidarios- los anarquistas - a encontrarse en una situación a medias o totalmente ilegal enfrente de las instituciones oficiales de la sociedad actual. En efecto, el anarquismo no puede ser reconocido como completamente legal en ningún país; esto se explica por su servidor y dueño: el Estado. La sociedad allí está completamente disuelta; todas sus funciones y asuntos sociales son transferidos a las manos del Estado. El grupo de personas que parasitó siempre a la Humanidad, construyéndole "zanjas" en su vida, se identificó así con Estado. Qué esto sea individualmente o en masa innumerable, el hombre se encuentra a la merced de este grupo de holgazanes que se hace llamar “gobernantes y dueños ", mientras que son en realidad más que simples explotadores y opresores.

Es a los tiburones que embrutecen y someten el mundo actual, sean gobernantes de derecha o de izquierda, burgueses o socialistas estatistas, a los que la gran idea de anarquismo no gusta de ninguna manera. La diferencia entre estos tiburones consiste en que los primeros son unos burgueses declarados - por consecuentes menos hipócritas-, mientras que los segundos, los socialistas partidarios del estatismo de todas clases, y sobre todo entre ellos los colectivistas que indebidamente se agenciaron el nombre de comunistas, a saber los bolcheviques, se camuflan hipócritamente bajo las palabras de
" fraternidad y de igualdad ".

Los bolcheviques están dispuestos a repintar mil veces la sociedad actual o a cambiar mil veces la denominación de los sistemas de dominación de unos y de esclavitud de otros, a modificar las denominaciones según las necesidades de sus programas, sin cambiar por eso una nota de la naturaleza de la sociedad actual, con riesgo de trazar en sus programas estúpidos de los compromisos a las contradicciones naturales que existen entre la dominación y la servidumbre. Aunque ellos saben que estas contradicciones son insalvables, las mantienen sin embargo, con el solo fin de no dejar aparecer en la vida el solo ideal humano verdadero: el comunismo libertario.

Según su programa absurdo, los socialistas y los comunistas estatistas decidieron "permitirle" al hombre ser libre socialmente, sin que sea posible por ello manifestar este libertad en su vida social. En cuanto a dejar al hombre emanciparse de manera espiritual totalmente, de modo que sea totalmente libre de actuar y de someterse únicamente a su propia voluntad y siguiendo las leyes naturales, aunque toquen poco a este sujeto, él no sabría para ellos ser de esa cuestión. Es la razón por la cual les unen sus esfuerzos con los burgueses con el fin de que esta emancipación jamás pueda escapar de su tutela odiosa. De todas formas, sobre la "emancipación" otorgada por un poder político cualquiera, sabemos bien en lo sucesivo cual aspecto se debe recubrir.

A la burguesía, el presente le parece bastante adecuado, porque todo los poderosos se inclinan ante ella: reyes, presidentes, gobiernos y la casi totalidad de los intelectuales y sabios, todos aquellos que someten a su vez a los esclavos de la sociedad nueva…Para ella, en estas condiciones, ¡La vida sólo puede ser bella!


"No, no estamos de acuerdo con ustedes sobre este punto” claman los socialistas estatistas y comunistas. Se dirigen a los trabajadores, los organizan en partidos políticos y los alientan a rebelarse con el siguiente discurso: "Téneis que echar a los burgueses del poder del Estado y entregarnoslo a nosotros, los socialistas estatistas y comunistas, entonces nosotros os defenderemos y os liberaremos”

Enemigos encarnizados y naturales del poder del Estado, mucho más que los holgazanes y los privilegiados, los trabajadores expresan su odio, se sublevan haciendo la la revolución, destruyen el poder de Estado y acaban con sus beneficiarios, luego, sea por ingenuidad o por falta de vigilancia, dejan a los socialistas apoderarse de eso.


En Rusia, dejaron a los bolcheviques-comunistas acapararlo. Estos viles hipócritas, estos monstruos y verdugos de la libertad se echaron entonces a degollar, a fusilar y a aplastar a la gente, incluso a los desarmados, exactamente igual como antes hicieron los burgueses, si no peor. Fusilan para someter el espíritu independiente, sea individual o colectivo, con el fin de aniquilar para siempre en el hombre el espíritu de libertad y la voluntad creadora, de hacerlo un esclavo espiritual y lacayo físico de un grupo de malvados instalados en el lugar del trono caído, no dudando en utilizar a sicarios para subordinar la masa y eliminar a los disidentes.


Deseando con ansia defender su derecho ala vida, a la libertad y a la felicidad, el hombre quiere manifestar su voluntad creadora agregándose al remolino de violencia. Delante de la salida incierta de su combate, tiende a veces a bajar los brazos delante de su verdugo, en el mismo momento cuando éste pasa el nudo corredizo alrededor del cuello, esto mientras que un única mirada audaz suya baste para asustar al verdugo y quitarse toda la carga del yugo. Desgraciadamente, el hombre prefiere cerrar muy a menudo los ojos en el mismo momento cuando el verdugo pasa un nudo corredizo sobre su vida entera.

Sólo el hombre que consiguió desembarazarse de las cadenas de la opresión y observó todos los horrores que se cometían contra el género humano, puede estar convencido de que su libertad y la de su semejante son inviolables, lo mismo que sus vidas, y que su semejante es un hermano. Si está dispuesto a conquistar y defender su libertad, a exterminar a todo explotador y todo verdugo (si éste no abandona su profesión cobarde) y después no tiene por objetivo en su lucha contra el mal de la sociedad contemporánea reemplazar el poder burgués por otro poder también opresor - socialista, comunista o "obrero" (bolchevique)-, y quiere instaurar una sociedad realmente libre, organizada a partir de la responsabilidad individual y que garantiza a todos una libertad auténtica y una justicia social igual para ellos todos, este hombre es un anarquista revolucionario. Puede mirar sin temor los actos del Estado verdugo y recibir si es necesario su veredicto, y también enunciar el suyo si llega la ocasión declarando: " ¡No, no debes seguir así! ¡ Rebélate, hermano oprimido! ¡ Sublévate contra todo poder del Estado! ¡Destruye el poder de la burguesía y no le reemplaces por el de los socialistas y los bolcheviques – comunistas, suprime todo poder de Estado y echa a sus partidararios, porque jamás encontrarás a amigos entre ellos!”
El poder de los socialistas o los comunistas estatistas es tan nocivo como el de la burguesía. Incluso puede serlo incluso más, hacen sus experimentos con la sangre y la vida de los hombres. En este momento, no tarda en reunir a hurtadillas a las primicias del poder burgués; no teme más entonces recurrir a los peores medios engañando todavía más que el otro poder.

Las ideas del socialismo o el comunismo de Estado se vuelven hasta superfluas: se sirven de ellas y se acercan a todas las que pueden servir agarrarse al poder. En resumidas cuentas, sólo emplean medios nuevos para perpetuar la dominación y un devenir más cobarde que la burguesía, ya que ésta cuelga el revolucionario públicamente, mientras que el bolchevismo-comunismo, lo mata y lo ahoga a escondidas.

Toda revolución que puso frente a frente a la burguesía y los socialistas o comunistas de Estado demuestra bien lo que acabo de afirmar, en particular si se considera el ejemplo de las revoluciones rusas de Febrero y de Octubre de 1917. Habiendo derribado el Imperio Ruso, las masas trabajadoras se sintieron, en consecuencia, con una media emancipación políticay aspiraron a acabar esta liberación. Entregaron las tierras, confiscadas a los grandes terratenientes y al clero, a los que los que las trabajaban o a los que tenían la intención de hacerlo sin explotar el trabajo de otros. En las ciudades, fueron las fábricas, las tipografías y otras empresas sociales que fueron tomadas por los que trabajaban en ellas. En el momento de estas realizaciones sanas y entusiastas, tendiendo a instaurar relaciones fraternales entre las ciudades y los campos, los trabajadores no quisieron observar que en Kiev, Jarkov y Petrogrado, nuevos gobiernos se instalaban.

A través de sus organizaciones de clase, el pueblo aspiraba a poner el fundamento de una sociedad nueva y libre por delante de eliminar, con toda independencia, todos los parásitos y todos los poderes de unos sobre otros, juzgados estúpidos y perjudiciales por los trabajadores.

Tal paso se confirmó claramente en Ucrania, en los Urales y en Siberia. En Tiflis, Kiev, Petrogrado y Moscú, el mismo corazón del poder moribundo, esta tendencia salió a la luz. No obstante, por todas partes y siempre, los socialistas y los comunistas de Estado tenían y todavía tienen numerosos partidarios, así como asesinos a sueldo. Entre éstos, desgraciadamente hay que comprobar que hay numerosos trabajadores. Con la ayuda de estos asesinos los bolcheviques acabaron con la obra del pueblo, y de una manera tan terrible que hasta la Inquisición de la Edad Media podría envidiarles.

En cuanto tiene nosotros, conociendo la naturaleza verdadera del Estado, les decimos a los guías socialistas y bolcheviques: " ¡ Vergüenza debería tener! Usted que tanto escribió sobre la ferocidad burguesa con respecto a los oprimidos. Usted que defendió con tanto encarnizamiento la pureza revolucionaria y la devoción de los trabajadores en lucha para su emancipación y ahora, llegado al poder, usted se muestra como los viles lacayos de la burguesía o directamente, convertido en burgués utilizando sus recursos, incluso hasta el punto de que es sorprendente y gracioso".

Por otra parte a través de las experiencias del bolchevismo-comunista, la burguesía ha comprendido, durante los últimos años, que la utopía científica de un socialismo estatal no podía ocurrir sin usar sus medios. Lo comprendió tan bien que se burla de sus alumnos que ni siquiera llegan a su altura.
Ha comprendido que, en el sistema socialista, la explotación y la violencia organizada contra la mayoría de la masa trabajadora no suprime de ninguna manera la vida corrompida y el parasitismo de los holgazanes, que de hecho la explotación cambia sólo de nombre luego y después crece y se refuerza.
Y esto es lo que la realidad nos confirma. Sólo hay que comprobar el robo de los bolcheviques y su monopolio sobre las conquistas revolucionario del pueblo, así como su policía, sus tribunales, las prisiones y los carceleros, todo empleado contra la revolución. ¡El Ejército Rojo continúa reclutando por la fuerza! Encontramos allí las mismas funciones que antes, aunque ahora se denominan de otro modo, siendo todavía más irresponsable y descarriadas.

El liberalismo, el socialismo y el comunismo de Estado son tres miembros de la misma familia que toman vías diferentes para ejercer su poder sobre el hombre, con el fin de impedirle alcanzar su total apertura hacia la libertad y la independencia creando un principio nuevo, sano y auténtico a partir de un ideal social válido para todo el género humano.
" ¡Rebélate! Declara al anarquista revolucionario al oprimido. Sublévate y suprime todo poder sobre ti y en ti. Y no participes en crear uno nuevo. ¡ Sé libre y defiende la libertad de otros contra toda agresión! "

El poder en la sociedad humana es sobretodo pregonado por los que verdaderamente no vivieron jamás de su propio trabajo ni tuvieron una vida sana, o bien, todavía, que no viven o no quieren vivir. El poder de Estado jamás podrá otorgar la alegría, la felicidad y la abertura a una sociedad, sea cual sea. Este poder ha sido creado por holgazanes con en el único fin de saquear y de ejercer su violencia, a menudo mortífera, contra ellos todos los que producen, por su trabajo - sea por la voluntad, la inteligencia o los músculos-, todo aquello que es útil y bueno en la vida del hombre.

Que este poder se cualifique de burgués, de socialista, de bolchevique-comunista, de obrero o de campesino, a la par es lo mismo: es también nocivo para la individualidad sana y feliz y para la sociedad en conjunto. La naturaleza de todo poder de Estado es en todas partes idéntica: aniquilar la libertad del individuo, transformarlo espiritualmente en lacayo, luego de servirse de eso para las tareas más sucias. No existe un poder inofensivo..

" ¡ Hermano oprimido, acaba con el poder que hay en ti y no permitas que se instaure sobre ti ni sobre tu hermano, próximos o lejanos! "
La verdadera vida, sana y alegre, del individuo y de la colectividad no se construye con la ayuda del poder y de programas que intentan encerrarlo en fórmulas y leyes escritas. No, sólo puede edificarse a partir de la libertad individual, a partir de confirmarse su obra creadora e independiente, por las fases de destrucción y de construcción.
La libertad de cada individuo funda la sociedad libertaria; atendiendo su integridad por la descentralización y la realización del objetivo común: el comunismo libertario.

Cuando nosotros representamos la sociedad comunista libertaria, la vemos como una sociedad grandiosa y armoniosa en sus relaciones humanas. Principalmente reposa en los individuos libres que se agrupan en asociaciones voluntarias - sea por interés, necesidad o por inclinación-, garantizando una justicia social igual para todos y uniéndose en federaciones y confederaciones.
El comunismo libertario, es una sociedad que se funda sobre la vida libre de todo hombre, sobre su derecho intangible a un desarrollo infinito, sobre la supresión de todas las injusticias y de todos los dolores que entorpecen el progreso y el perfeccionamiento de la sociedad dividiendo la sociedad en clases, fuentes de la opresión y de la violencia de unos sobre otros.

La sociedad libertaria se da como objetivo hacer más bella y radiante la vida de cada uno, por medio de su trabajo, por medio de su voluntad y por medio de su inteligencia. En pleno acuerdo con la naturaleza, el comunismo libertario se funda por consiguiente sobre la vida del hombre plenamente abierto, independiente, creativo y absolutamente libre. Es la razón para la cual sus partidarios aparecen en su vida como seres libres y radiantes.

El trabajo y las relaciones fraternales entre todos, el amor de la vida, la pasión de la creación bella y libre, todos estos valores motivan la vida y la actividad de los comunistas libertarios. No necesitan prisiones, verdugos, espías y provocadores, utilizados en cambio en grandes número por los socialistas y comunistas estatistas. Por principio, los comunistas libertario no necesitan bandidos y asesinos, cuyo ejemplo y líder supremo es, a fin de cuentas, el Estado. ¡ Hermano oprimido! Prepárate para la fundación de esta sociedad allí, por medio de la reflexion y la acción organizada. Solamente, acuérdate que tu organización debe ser sólida y constante en su actividad social. El enemigo absoluto de tu emancipación es el Estado; se encarna lo mejor posible por la unión de los cinco tipos siguientes: el propietario, el militar, el juez, el sacerdote y el que es servidor de ellos todos, el intelectual. En la inmensa mayoría de los casos, este último se encarga de demostrar los derechos "legítimos" de sus cuatro dueño que condenan al género humano, que sistematiza la vida del hombre bajo todos sus aspectos individuales y sociales, esto deformando el sentido de las leyes naturales para codificar leyes "históricas y jurídicas", obras criminales de escritores corruptos

El enemigo es muy fuerte porque, desde hace milenios, vive de pillajes y de violencia; echó mano de la experiencia, superó crisis internas y ahora adopta una nueva fisonomía, estando amenazado de desaparición por la aparición de una ciencia nueva que despierta al hombre de su sueño terrenal. Esta ciencia nueva libera al hombre de sus prejuicios y le abastece de armas para descubrirse él mismo y encontrar su verdadero lugar en la vida, a pesar de todos los esfuerzos de los aprendices de brujos de la unión de los "cinco" para impedirlo avanzar sobre esta vía.

Así, tal modificación de la cara de nuestro enemigo, hermano oprimido, puede ser observada, por ejemplo, en todo lo que sale del gabinete de los reformadores sabios del Estado. Pudimos observar de una manera característica esta metamorfosis en el momento de las revoluciones que nosotros mismos vivimos.

En realidad, nuestro enemigo no ha hecho más que cambiar de apariencia y descubrir nuevo aliados que obraron criminalmente contra nosotros: la lección de los bolcheviques-comunistas en Rusia, en Ucrania, en Georgia, entre otros muchos pueblos de Asia Central es un ejemplo de esta consideración. Esta época jamás será olvidada por el hombre que combate para su emancipación, porque éste sabrá recordar la pesadilla y el crimen que ocurrió allí.

Aunque la revolución social se desarrolla espontáneamente, la organización abre su vía, facilita la aparición de brechas entre los diques levantados contra ella y acelera su llegada. El anarquista revolucionario trabaja desde ahora en esta orientación. Cada oprimido que tiene sobre él el yugo, siendo consciente que este degradación aplasta la vida del género humano, debe ayudar al anarquista. Cada ser humano debe ser consciente de su responsabilidad y asumirlo hasta el fin suprimiendo de la sociedad a todos los verdugos y parásitos de la unión de los "cinco", con el fin de que la Humanidad pueda respirar con toda libertad.

Cada hombre y sobre todo el anarquista revolucionario - como iniciador que llama a luchar por el ideal de libertad, de solidaridad y de igualdad - debe recordar que la revolución social exige para su evolución creadora unos medios adecuados, en particular los medios organizativos constantes, sobretodo durante período en el que destruye, en un alzamiento espontáneo, la esclavitud, y siembra la libertad, afirmando el derecho de cada hombre a un desarrollo libre ilimitado

Precisamente es el período cuando, sintiendo la libertad verdadera en ellos y alrededor, los individuos y las masas se atreverán a poner en práctica las conquistas de la revolución social, la que aquí experimentará la necesidad más grande de estos medios organizativos. Por ejemplo, los anarquistas revolucionarios desempeñaron un papel particularmente notable en el momento de la Revolución Rusa pero, no poseyendo los medios de acción necesarios, no pudieron llevar a cabo su papel histórico. Esta revolución nos demostró bien, por otra parte, la verdad siguiente: después de ser destruidas las cadenas de la esclavitud, las masas humanas no tienen la intención de ninguna manera de crear unas nuevas. Al contrario, durante períodos revolucionarios, las masas buscan formas nuevas de asociaciones libres que pueden no sólo responder a sus impulsos libertarios, sino que también sirven para defender sus experiencias cuando el enemigo las ataca.

Observando este proceso, hemos llegado a la conclusión de que las asociación más productivas y acertadas sólo podían ser las uniones-municipios, cuyos medios sociales son creados por la misma vida: los soviets libres. Fundándose sobre la misma convicción, el anarquista revolucionario se echa en la acción con abnegación e incita a los oprimidos a la lucha por las acciones libres. Está convencido que no sólo hay que manifestar los principios organizativos fundamentales y creadores, sino que también hay que encontrar los medios de defender la vida nueva contra las fuerzas hostiles. La práctica muestra que esto debe ser realizado de la manera más firme y sostenida por las propias masas directamente.


Cumpliendo la revolución, guiadas por el anarquismo natural que hay en ellas, las masas humanas investigan las asociaciones libres. Las asambleas libres retienen siempre su simpatía. El anarquista revolucionario debe ayudarles a expresar lo mejor posible este paso. Por ejemplo, el problema económico de la asociación libre de los municipios debe encontrar su plena expresión por la creación de cooperativas de producción y de consumo, cuyos soviets libres serían los promotores.

Es a través de los soviets libres, durante el desarrollo de la revolución social, la forma en que las masas se apoderarán directamente de todo el patrimonio social: la tierra, los bosques, las fábricas, los ferrocarriles y los transportes marítimos, etc.. , luego, reagrupándose según su intereses, afinidades o el ideal común, construirán su vida social de un modo más variado y adaptado a sus necesidades y deseos.

Está lucha será penosa; provocará a un gran número de víctimas, porque pondrá frente a frente, por última vez, a la Humanidad libre y el viejo mundo. No habrá lugar ni al titubeo ni al sentimentalismo. ¡Esto será la vida y muerte! Por lo menos así es como deberá concebirlo cada hombre que le importancia a sus derechos y a los de la Humanidad entera, si no quiere seguir siendo un borrico, un esclavo, como se le fuerza a ser actualmente.

Cuando el razonamiento sano y el amor tanto el propio como que se siente hacia los demás se ponga arriba en la vida, el hombre se hará el verdadero creador de su propia existencia.
.

Organízate, hermano oprimido, acude a todos los hombres del arado y del taller, del banco de la escuela, del instituto y de la universidad, sin olvidar al sabio y el intelectual en general, con el fin de que salga de su aposento y te apoye en tu camino penoso. Es verdad que nueve de cada diez intelectuales no podrán responder a tu llamamiento o bien, si lo hacen, será con con la intención de engañarte, porque no olvides que estos son de fieles servidores de la unión de los "cinco". Habrá sin embargo uno de cada diez que se convertirá tu amigo y te ayudará a desbaratar el engaño de los otros nueve. En cuanto a la violencia física, la fuerza grosera los gobernantes legisladores, tú la eliminarás con tu propia violencia.


Organízate, llama a todos tus hermanos para reunir el movimiento y exige a todos los gobernantes de poner fin voluntariamente a su cobarde profesión de regentar la vida del hombre. Si se niegan, sublévate, desarma a los policías, a los milicianos y otros perros guardianes de la unión de los "cinco". ¡ Detén a todos todo los gobernantes, desgarra y quema sus leyes! ¡ Destruye las prisiones, aniquila la burocracia, suprime todo poder de Estado!

Numerosos sicarios y asesinos se encuentran en el ejército, pero tus amigos, los soldados movilizados por la fuerza, también están allí están presentes, llámales a ti, vendrán a ayudarte y te ayudarán a neutralizar a los mercenarios.


Después de habernos reunido totalmente en una gran familia, hermanos, iremos juntos sobre la luz y el saber, alejaremos las tinieblas y marcharemos hacia el ideal común de la humanidad: la vida fraternal y libre, la sociedad donde nadie será esclavo ni será humillado por quienquiera que sea nunca más.

A la ruda violencia de nuestros enemigos, responderemos con la fuerza compacta de nuestro ejército revolucionario insurreccional. A la incoherencia y la arbitrariedad, nosotros responderemos construyendo con justicia nuestra nueva vida, teniendo como base la responsabilidad de cada uno, verdadera garantía de la libertad y de la justicia social.


Sólo los criminales sanguinarios de la unión de los "cinco" se negarán a unirse a nosotros en el camino hacia la vida nueva; intentarán oponerse a eso para conservar sus privilegios, con lo que ellos mismos se condenarán.

Viva esta convicción clara y firme en la lucha por el ideal de la armonía humana generalizada: ¡ La sociedad anarquista!

1932

---------------------------------------------------------------------------------------
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 12:49

El mito bolchevique
Capítulo XXV
NESTOR MAKHNO


Esto es un extracto de El Mito Bolchevique de Alexander Berkman.


Nació de padres muy pobres en el pueblo de Gulai-Pole (condado de Alexandrovsk, provincia de Yekaterinoslav, Ucrania), Nestor pasó una niñez sin sol. Su padre murió temprano, dejando a cinco pequeños chavales al cuidado de la madre. Ya a la temprana edad de ocho años, el joven Makhno tuvo que ganarse la vida trabajando para ayudar a la familia. En los meses de invierno asistía a la escuela, mientras que en verano era contratado para cuidar del ganado de los campesinos ricos. Cuando a los doce años, fue a trabajar a las comarcas vecinas, el brutal tratamiento y el trabajo ingrato le enseñaron a odiar a sus principales jefes y a los oficiales zaristas que siempre iban contra el pobre.
La Revolución de 1905 trajo a Makhno, que entonces sólo tenía dieciséis años, el contacto con las ideas socialistas. El movimiento para la emancipación humana y el bienestar llamó rápidamente al muchacho intenso e imaginativo, y en este momento se unió al pequeño grupo de anarquistas de campesino jóvenes de su pueblo.
En 1908, detenido por actividades revolucionarias, Makhno fue juzgado y condenado a muerte. A causa de su juventud y a los esfuerzos de su enérgica madre, la sentencia posteriormente fue conmutada a la prisión de por vida. Pasó siete años en la prisión Butirki de Moscú, donde su espíritu rebelde lo implicaba continuamente en problemas con las autoridades. La mayor parte del tiempo estaba encerrado en un confinamiento solitario, encadenado de la mano y el pie. Pero él empleó su tiempo libre a una buena tarea; leyó ávidamente, en particular estaba interesado en la economía política, la historia y la literatura. Liberado con la Revolución de Febrero, volvió a su lugar natal, convertido en un anarquista convencido, que había madurado mucho en los años de sufrimiento, en los que estudió y reflexionó.
Siendo el único liberado político del pueblo, Makhno inmediatamente se convirtió en el centro de trabajo revolucionario. Él organizó una comuna de trabajo y el primer soviet de su distrito, y sistemáticamente animó a los campesinos en su resistencia contra los grandes terratenientes. Cuando las fuerzas austro-alemanas ocuparon el país, y el Hetman Skoropadsky con su ayuda procuró sofocar la creciente rebelión campesina, Makhno fue uno de los primeros en formar unidades militares para la defensa de la Revolución. El movimiento creció rápidamente, implicando un territorio cada vez más grande. El temerario coraje y la táctica guerrillera de los insurrectos trajeron el pánico al enemigo, pero la gente los consideraba como amigos y defensores. La fama de Makhno se extendió; se convirtió en el ángel de venganza del humilde, y en este momento era considerado como el gran libertador cuya llegada había sido profetizada por Pugatchev (1) en sus últimos momentos antes de morir.
La continua opresión alemana y la tiranía de los patronos causaron la organización de unidades povstantsi en todas partes de Ucrania. Algunos de ellos se unieron Makhno, cuyas fuerzas pronto alcanzaron el tamaño de un ejército, bien aprovisionado y equipado, y suministraron ametralladoras y artillería. Sus tropas estaban formadas sobre todo por campesinos, muchos de los cuales volvían a sus campos para seguir con sus ocupaciones habituales cuando su distrito estaba temporalmente liberado del enemigo. Pero al primer signo de peligro acudían a la llamada de Nestor, y dejaban sus casas para echarse el arma al hombro y se unían a su líder querido, al cual concedieron el título honrado y cariñoso de batko (padre).
El espíritu de la Makhnovstchina barrió todo el sur de Ucrania. En el noroeste había también numerosas unidades povstantsi, que luchaban contra los invasores extranjeros y los generales blancos, pero un ideal ni una conciencia social clara Makhno, sin embargo, asumió la bandera negra de los anarquistas rusos como su emblema, y anunció un programa definido: las comunas autónomas de campesinos libres gratis; la negación de todo el gobierno, y autodeterminación completa basada en el principio de trabajo. Los Soviets Libres de campesinos y trabajadores estaban formados por delegados en contraposición a los Soviets Bolcheviques de diputados; es decir, eran de carácter informativo y ejecutivo en vez de autoritario.
Los comunistas apreciaron al genio único militar de Makhno, pero también se dieron cuenta del peligro que representaba para su dictadura de Partido la difusión de ideas anarquistas. Ellos procuraron explotar sus fuerzas en sus propios intereses, mientras que al mismo tiempo tenían la intención de destruir la calidad esencial del movimiento. A causa del éxito notable de Makhno contra los ejércitos de ocupación y generales contrarrevolucionarios, los bolchevique le propusieron unirse al Ejército Rojo, conservando su autonomía las unidades povstantsi. Makhno aceptó, y sus tropas se convirtieron en la III Brigada del Ejército Rojo, más tarde oficialmente conocido como la I División Revolucionaria povstantsi ucraniana. Pero la esperanza de los bolcheviques para absorber a los campesinos rebeldes en el Ejército Rojo falló. En el territorio de Makhno la influencia de los comunistas era insignificante, y se encontraron aún incapaces de apoyar sus instituciones allí. Bajo varios pretextos prohibieron las conferencias de los povstantsi y proscribieron a Makhno, esperando así enajenar al campesinado contra él.
Pero independemente de las relaciones entre los bolcheviques y Makhno, éste siempre venía al rescate de la Revolución cuando estaba amenazada por los blancos. Él luchó contra todo enemigo contrarrevolucionario que quisiera establecer su dominio en Ucrania, incluyendo al Hetman Skoropadsky, Petlura, y Denikin. Él eliminó a Grigoriev, que en cierta época había servido a los comunistas y luego los había traicionado. Pero los bolcheviques, temiendo el espíritu de la Makhnovstchina, continuamente intentaron desorganizar y dispersar sus fuerzas, e incluso poner un precio a la cabeza de Makhno, como Denikin había hecho. La traición repetida comunista finalmente trajo una ruptura completa, y obligó a Makhno a luchar a los Comunistas tan amargamente como contra los reaccionarios de derecha.

(A partir de aquí está sin traducir, pero bueno, si alguien se presenta voluntario :P )

Yossif's story was interrupted by the arrival of the friends whom I had met at the datcha on the previous occasion. Several hours were spent in discussing matters of Anarchist organization, the difficulty of activity in the face of Bolshevik persecution, and the increasingly reactionary attitude of the Communist Government. But, as usual in the Ukraina, the subject gradually converged upon Makhno. Someone read excerpts from the official Soviet press bitterly attacking and vilifying Nestor. Though the Bolsheviki formerly extolled him as a great revolutionary leader, they now painted him as a bandit and counter-revolutionary. But the peasants of the South --- Yossif felt confident --- love Makhno too well to be alienated from him. They know him as their truest friend; they look upon him as one of their own. They realize that he does not seek power over them, as do the Bolsheviki no less than Denikin. It is Makhno's custom upon taking a city or town to call the people together and announce to them that henceforth they are free to organize their lives as they think best for themselves. He always proclaims complete freedom of speech and press; he does not fill the prisons or begin executions, as the Communists do. In fact, Nestor considers jails useless to a liberated people.
"It is difficult to say who is right or wrong in this conflict between the Bolsheviki and Makhno," remarked the Red Army man. "Trotsky charges Makhno with having willfully opened the front to Denikin, while Makhno claims that his retreat was caused by Trotsky purposely failing to supply his division with ammunition at a critical period. Yet it is true that Makhno's activities against Denikin's rear, especially by cutting the White Army off from its artillery base, enabled the Bolsheviki to stem the advance on Moscow."
"But Makhno refused to join the campaign against the Poles," the Pessimist objected.
"Rightly so," Yossif replied. "Trotsky's order sending Makhno's forces to the Polish front was meant only to eliminate Nestor from his own district and then bring the latter under the control of the commissars, in the absence of its defenders. Makhno saw through the scheme and protested against it."
"The fact is," the Pessimist persisted, "that the Communists and the Makhnovtsi are doing their best to exterminate each other. Both sides are guilty of the greatest brutalities and atrocities. It seems to me Makhno has no object save Bolshevik-killing."
"You are pitifully blind," retorted Yasha, an Anarchist holding a high position in a Soviet institution, "if you can't see the great revolutionary meaning of the Makhnovstchina. It is the most significant expression of the whole Revolution. The Communist Party is only a political body, attempting --- successfully indeed --- to create a new master class over the producers, a Socialist rulership. But the Makhno movement is the expression of the toilers themselves. It's the first great mass movement that by its own efforts seeks to free itself from government and establish economic self-determination. In that sense it is thoroughly Anarchistic."
"But Anarchism cannot be established by military force," I remarked.
"Of course not," Yossif admitted. "Nor does Nestor pretend to do so. 'I'm just clearing the field,' --- that's what he always tells the comrades visiting him. 'I'm driving out the rulers, White and Red,' he says, 'and it's up to you to take advantage of the opportunity. Agitate, propagate your ideals. Help to release and to apply the creative forces of the Revolution.' That is Nestor's view of the situation."
"It is a great mistake that most of our people stay away from Makhno," Yasha declared. "They remain in Moscow or Petrograd, and what are they accomplishing? They can do nothing but fill Bolshevik prisons. With the povstantsi we have an exceptional chance of popularizing our views and helping the people to build a new life."
"As for myself," announced Yossif, "I am convinced that the Revolution is dead in Russia. The only place where it still lives is the Ukraina. Here it holds out a rich promise to us," he added confidently. "What we should do is to join Nestor, all of us who want to be active.
"I disagree," the Pessimist objected.
"He always disagrees when there is work to be done," Yossif retorted with the inimitable smile that took the sting out of even his sharpest words. "But you, friends" --- he faced the others --- "you must clearly realize this: October, like February, was but one of the phases in the process of social regeneration. In October the Communist Party exploited the situation to further its own aims. But that stage has by no means exhausted the possibilities of the Revolution. Its fountain head contains springs that continue to flow to the height of their source, seeking the realization of their great historic mission, the emancipation of the toilers. The Bolsheviki, become static, must give place to new creative forces."
Later in the evening Yossif took me aside. "Sasha," he spoke solemnly, "you see how radically we differ in our estimate of the Makhno movement. It is necessary you should learn the situation for yourself." He looked at me significantly.
"I should like to meet Makhno," I said.
His face lit up with joy. "Just as I have hoped," he replied. "Listen, dear friend, I have talked the matter over with Nestor --- and, by the way, he is not far from here just now. He wants to, see you; you and Emma, he said. Of course, you can't go to him," Yossif smiled at the question he read in my eyes, "but Nestor will arrange to take any place where your Museum car may happen to be on a date agreed upon. To secure you against Bolshevik persecution, he will capture the whole Expedition --- you understand, don't you?"
Affectionately placing his arm about me, he drew me aside to explain the details of the plan.


Notes:
* Old tradition. Yemilian Pugatchev, leader of the great peasant and Cossack uprising under Catherine II, was executed in 1775.

Source: The Anarchy Archives. The text is from Dana Ward's copy of Alexander Berkman, The Bolshevik Myth, New York: Boni and Liveright, 1925.



--------------------------------------------------------------------------------------

EL PODER "SOVIÉTICO", SU PRESENTE Y SU FUTURO


Nestor Makhno


Un gran número de gente, sobre todo de izquierda, tienden a considerar el poder "soviético" como un poder de Estado diferente a los otros, presentando estas diferencias como mejores:
El poder soviético-dicen ellos- es un poder obrero y campesino y, como tal, posee un gran futuro por delante... "
No hay afirmación más absurda. El poder "soviético” no es un poder mejor ni peor que otros. Actualmente, es también inseguro y absurdo como todo poder de Estado en general. Bajo ciertos informes, es hasta más absurdo que los otros. Habiendo conseguido una dominación política total del país, se hizo el dueño indiscutible de sus recursos económicos y, sin contentarse con esta situación groseramente explotadora, sintió nacer en él el sentimiento engañoso de una "perfección" espiritual, un sentimiento que procura desarrollar delante del pueblo trabajador y revolucionario del país. Esto hizo su espíritu proletario menos revolucionario, pero más atrevido. Así, quiere imponerse al pueblo engañado como su dueño espiritual; en esto, es fiel a la insolencia ilimitada e irresponsable de todo poder de Estado. No es un secreto para nadie que esta supuesta "perfección" del régimen no es otra que la de su inspirador, el partido bolchevique-comunista. Todo esto es sólo mentira descarada, repugnante hipocresía e impudencia criminal hacia las clases trabajadoras, en nombre de las cuales y gracias a las cuales se cumplió la gran Revolución Rusa, ahora castigada por el poder en provecho de los privilegiados de su partido y de la minoría proletaria que, bajo la influencia de este partido, creyó estaba representada en las etiquetas, apetitosas para los ignorantes, del Estado proletario y de dictadura del "proletariado". Minoría que se deja sin embargo arrastrar por la rienda, por este partido, sin tener participación alguna ni poseer el derecho a ser informada con precisión sobre lo que se preparó y se cumplió traidoramente ayer y lo que todavía se prepara hoy contra sus hermanos proletarios que no quieren ser un instrumento ciego y mudo y los que no creen en las mentiras del partido de máscara proletaria.
No es de extrañar, sin embargo, si este comportamiento del poder bolchevique con respecto a los trabajadores puede mostrarse diferente en el dominio de su educación "espiritual". Pongo como muestra la persistencia de la conciencia revolucionaria en los trabajadores de la URSS, causa de gran preocupación para el régimen, y que el Partido Bolchevique quiere sustituir por una conciencia política fabricada según su programa.
Es esta la circunstancia que explica que el poder bolchevique se encuentre cada vez más dificultades y que quiera estúpidamente completar su despotismo económico y político por una empresa espiritual sobre el pueblo trabajador. No hace falta decir que esta situación actual del régimen condiciona estrechamente su futuro; futuro completamente incierto, por falta de un presente favorable. En efecto, la situación actual es visiblemente desfavorable para millones de trabajadores de los que se puede esperar, de un momento a otro, insurrecciones y revoluciones sangrientas contra el orden bolchevique-comunista. Es muy evidente que este espíritu insurrecional revolucionario de los trabajadores de URSS debe ser sostenido por todos los revolucionarios dondequiera que sea. No obstante, no hará falta que contrarrevolucionarios y enemigos de los trabajadores saquen provecho de esta situación. Los trabajadores y revolucionarios deben pues tener por objetivo destruir el orden actual insensata e irresponsable, instaurada a favor de los privilegios de los miembros del Partido y de sus mercenarios.
La locura de este régimen debe ser eliminada y reemplazada por los principios vitales de los trabajadores explotados, teniendo como base la solidaridad, la libertad y la igualdad de opinión para ellos todos y cada uno, en definitiva, para todos los que se preocupan de una auténticaemancipación. Es un problema que concierne a todos los revolucionarios rusos: todos aquellos que se encuentran exiliados o en URSS deben, a mi parecer preocuparse de eso en primer lugar, así como todos los proletarios y los intelectuales dispuestos revolucionariamente; añadiré a estos todos los opositores y refugiados políticos del régimen bolchevique, a condición de que esto sea por motivos verdaderamente revolucionarios.
He aquí cómo veo el presente y el futuro del " poder soviético ", así como la actitud que deben adoptar los revolucionarios rusos de toda tendencia respecto a él. Revolucionarios que no pueden, a mi parecer, plantearse el problema de otro modo. Deben darse cuenta que, para combatir el poder bolchevique, sí hay que tener en gran consideración los valores que utilizó y proclamó para apoderarse del poder; valores que continúa por otra parte defendiendo mentirosamente.
En caso contrario la lucha de los revolucionarios se mostraría, si no contrarrevolucionaria, del menos sí inútil para la causa de los trabajadores engañados, oprimidos y explotados por los bolcheviques-comunistas, los trabajadores a los que los revolucionarios deben ayudar cueste lo que cueste a liberarse de este viejo círculo vicioso de mentira y de opresión.

Bor'ba (La Lucha), Paris, n°19-20, 25 Octubre 1931, pp.2-3.

(Este órgano fue redactado por varios tránsfugas soviéticos anti-estalinistas y anti-trotskistas, que se desmarcaron del régimen bolchevique teniendo como base una vuelta al poder de los soviets libres de 1917 y las reivindicaciones de los insurrectos de Kronstadt de 1921. El principal animador de la revista era Gregorio Bessedovsky, ucraniano y exdiplomático soviético habiendo dejado con estruendo la embajada de URSS en París y habiéndose dedicado a denunciar violentamente las infamias del régimen stalinista. Ver su obra: " ¡ Sí, acuso! ", París, 1930. NdT


-------------------------------------------------------------------------------------

¿GUERRA O RÉVOLUCION?
La Batalla de Alexandrovsk – Enero de 1918


Nestor Makhno
La Revolución Rusa en Ucrania (marzo 1917 - Abril 1918)
editado por "El folleto mensual" en 1927


El 8 de enero, los cosacos del Don y del Kuban abandonan el frente exterior, se dirigen hacia el río Don por todas las estaciones de ferrocarril, queriendo reunir los ejércitos contra-revolucionarios del General Kaledin.
Algunos (18 regimientos de cosacos del Don y del Kuban, y 6 o de haïdamaki de la Rada Central*) quieren pasar por la ciudad de Alexandrovsk, pero el Comité Revolucionario de esta ciudad no quiere que pasen por ahí (lo cual habría significado abandonar la ciudad al pillaje).
Una delegación ha sido enviada a los cosacos para disuadirlos de pasar por Alexandrovsk, o por lo menos desarmados. La delegación cosaca, compuesta en gran parte por oficiales arrogantes y sin superiores que se lo impidan, los insulta, les dice que son más mucho más fuertes y que no tienen que pedir permiso para pasar.
La delegación de Alexandrovsk, entre las que estabamos los anarquistas de Alexandrovsk, María Nikiforova, y yo, que representamos " los campesinos revolucionarios de la región de Gulai- Polé " y el " grupo anarco-comunista " les respondemos:
Si así es, les dejamos. Nuestras negociaciones están rotas. Nosotros, representando a campesinos, obreros y marineros, vemos en su actitud, el deseo de provocar una lucha fratricida sangrienta. ¡ Venga pues! Le esperamos.
Regresamos a nuestras líneas e hicimos saber a los combatientes que las conversaciones habían fracasado y que el enemigo vendría de un momento a otro. El clima se puso tenso. Yo me acerqué a dos combatientes ,que decía uno al otro: " Qué mala cosa es la guerra " y dije:
" Sí, amigos míos, la guerra es una cosa muy mala. Todos nosotros lo sentimos, pero no podemos dejar de participar en ella...
- ¿Y por qué? ...
- Mientras los enemigos de nuestra libertad recurran a las armas para combatirnos, también estaremos obligados a responderles con las armas a la mano. Vemos en este momento que nuestros enemigos no renuncian a combatirnos, y eso a pesar de que saben muy bien que los trabajadores no quieren ser unos esclavos a sueldo, sino que al contrario quieren ser libres, de toda esclavitud. Parece que esto habría debido bastar.
Nuestros enemigos los " Pomechtchiki**, los patronos de fábricas, los generales, los funcionarios, los grandes comerciantes, los popes, los carceleros, y también toda la jauría de policías pagados para proteger todos estos sostenes del régimen zarista, habrían debido comprender y obstaculizar el camino de los trabajadores que intentan acabar su obra de liberación revolucionaria.
Todos estos holgazanes no hacen nada, no producen lo que necesitan, pero se esfuerzan por tener todo sin trabajar, de dirigirlo todo, incluso la vida de los trabajadores, y siempre, - esto es característica- a expensas de trabajadores. Y, por consiguiente, son ellos los responsables de esta guerra y no nosotros. Actualmente sólo nos defendemos, pero esto amigos, no es suficiente.
No sólo debemos defendernos, sino que tenemos que pasar a la ofensiva, defenderse habría sido suficiente, si, habiendo derribado el poder del Capital y del Estado, viviendo en la abundancia y en la libertad, estando la esclavitud abolida y reemplazada por la igualdad y qué, entonces, nuestros enemigos se levantaran contra nosotros con el fin de aplastarnos y de someternos. Pero cómo aún no hemos conseguido esto,, debemos pensar en atacar nosotros mismos a nuestros enemigos.
La defensa está estrechamente vinculada al ataque, pero pertenece a nuestros hermanos y hermanas que, sin formar parte de las primeras líneas revolucionarias, siguen a los combatientes y, repitiendo sus ideas, engrandecen e intensifican la Revolución.
En este caso la obra de defensa adquiere su verdadero carácter y justifica toda la sangre derramada por los combatientes en la fase destructiva de la Revolución, consolidando sus conquistas sin deformar el carácter y el “ alcance)".
En este momento un mando resuena: ¡ sección de ametralladoras, fuego!
A continuación la batalla se compromete...
Los cosacos acaban por retirarse, su tren que retrocedía choca contra el tren de refuerzo que llegaba, los dos descarrilan. Tres horas después de mediodía los cosacos reenvían una delegación de 40 miembros con una bandera blanca, formada en su mayoría por cosacos rasos. Estos cosacos son seguidos por haïdamakis que soñaban con ocupar a Alexandrovsk para que les sirviera de base para las operaciones de pillajes y pogromos.
Pero después de la amarga derrota y el descarrilamiento del tren, regresaron de nuevo hacia Nikopol-Apostolovo. Los cosacos están dispuestos a deponer las armas, pero quiere mantener sus caballos, sus monturas y sables.
Los revolucionarios al principio se niegan, pero acaban por dejarles sus caballos y sus monturas.
El desarme de los cosacos duró dos días durante los cuales los abastecimos y organizamos mítines. El bloque bolchevique- Socialrevolucionario quiso atraerse a los cosacos a su causa, y expusieron los beneficios que les aportará la revolución, pero éstos quedaron más bien fríos, algunos incluso burlones.
Entonces María Nikiforova*** les declararó que los anarquistas no prometían nada a nadie, que desean que los hombres aprendan a conocerse ellos mismos, a entender su situación en el marco del sistema actual de esclavitud, y que desean que estos hombres puedan conquistar ellos mismos su libertad.
Pero antes de hablar con más en detalle de ello, debo decirles, cosacos, que hasta ahora habéis sido los verdugos de los trabajadores de Rusia, y que podeis serlo para el resto de la Historia, o bien podeis poner fin a la conciencia de vuestro odioso papel y volver a la familia de los trabajadores. ¿Esta familia que hasta ahora ustedes no quieren reconocer y que, por un rublo del Zar o un vaso de vino, estabais siempre dispuestos a crucificarla viva?
En ese momento los cosacos que estaban allí se quitaron sus altos gorros de Astraján y bajaron la cabeza. Al continuar María Nikiphorova su discurso, muchos sollozaban como niños. Este discurso les impresionó, y esto creó lazos duraderos con los anarquistas.
Después de pasar cinco días en Alexandrovsk, algunos expresaron su deseo de ir a combatir a Kaledine y los enviamos allí, de otro prefirieron volver a su casa (Los bolcheviques les pincharon sus caballos en el paso).
A continuación…La Makhnovstchina, y más tarde la toma del poder de los bolcheviques que extinguieron la revolución para imponer su dictadura, décadas de oscurantismo sobre lo que fue realmente esta revolución.
*Rada Central: parlamento del autoproclamado gobierno nacionalista y xenófobo.
**Pomechtchik: campesinos ricos
***María Nikiforova: anarquista (1885 - 1919) nacida en Ucrania, apresada y ejecutada en 1919, por tropas leales al Ejército Blanco.

----------------------------------------------------------------------------------------

LA MAKHNOVTCHINA Y EL ANTISEMITISMO

Nestor Makhno
1927


Cerca de siete años después, los enemigos del movimiento revolucionario makhnovista han desencadenado tantas mentiras respecto a él que podemos asombrarnos de que esta gente no logre avergonzarse de eso por lo menos de vez en cuando.
Es bastante característico que estas mentiras desvergonzadas dirigidas contra mí y los insurgentes makhnovistas, de hecho contra nuestro movimiento en conjunto, unan a gente de campos sociopolíticos muy diferentes: podemos encontrar allí a periodistas de toda pluma, escritores, eruditos y profanos que se pisan los talones, merodeadores y especuladores, los cuales no dudan a veces en presentarse como pioneros de las ideas revolucionarias vanguardistas. También encontramos allí a supuestos anarquistas, tales como Yanovky, de Freie arbeiter stimme. Toda esta gente de todo tipo, no teme de ninguna manera mentir contra nosotros, sin siquiera conocernos ; a veces hasta sin creer verdaderamente en lo que dicen. Estas mentiras se completan con insinuaciones, lo que consiste en clamar siempre y por todas partes contra nosotros, sin intentar establecer los fundamentos mismos de sus griteríos. En efecto, ¿Dónde están los hechos plausibles que podrían justificar este histerismo indecente? Todas estas mentiras desvergonzadas contra nosotros, los makhnovistas, nos acusan de progromistas, sin aportar la menor prueba ni verificar nada de esto, yo de hecho hace poco tiempo me dirigí, a través de la prensa libertaria y rusa, a los judíos de todos los países, para pedirles explicaciones sobre las fuentes de todas estas absurdeces a fin de que se proporcionen datos específicos de pogromos, incitaciones o de llamamientos a pogromos cometidos o lanzados por el movimiento revolucionario de los trabajadores ucranianos que guié.

Sólo el club bien conocido de París, el "Suburbio", respondió a mi llamamiento a los judíos de todos los países. La dirección de este club dio a conocer por la prensa que, en el momento de una reunión, el 23 de Junio de 1927, el debate se referiría en la cuestión siguiente: "¿El "general" Makhno fue amigo de los Judíos o bien participó en matanzas contra ellos? ". A eso se añadió que el camarada francés Lecoin iba a intervenir allí como mi defensor..
Ni que decir tiene que, tan temprano como me enteré de la postura de esta asamblea de el "Suburbio", me dirigí inmediatamente al presidente de este club, Poldès, pidiéndole por carta que Lecoin fuera apartado de esta cuestión y me diera la posibilidad de intervenir personalmente ante su club. En consecuencia de una respuesta positiva, me presenté el 23 de junio de 1927 delante de la asamblea de este club.

Sin embargo, el particular método de llevar los debates en este club y el hecho de que la cuestión que me concernía se tratara al final de la reunión hicieron que tuviera que intervenir muy tarde, hacia las once de la noche, y no pude expresarme a fondo. No pude más que introducir la cuestión tratando el carácter histórico, las fuentes y las causas del antisemitismo en Ucrania.
Mis enemigos posiblemente se servirán de esta circunstancia independiente de mi voluntad y sobre todo del hecho de que tengo los pies y los puños atados. En efecto, según las leyes policiales francesas me está prohibido comunicarme con mis camaradas de ideas franceses; por consiguiente, no me es posible organizar yo mismo una reunión pública para explicarme a propósito de estas calumnias. Por otra parte, algunos mintieron descaradamente hablando de un "proceso" contra mí que se habría organizado en París. Noticias farsantes que han sido repetidas por mis enemigos, los hipócritas defensores del derecho y de la independencia del pueblo judío, el cual sufrió tanto durante estos últimos treinta años en Rusia y Ucrania.
¿Existe alguna realidad que pueda corresponder a estas mentiras? Todos los trabajadores judíos de Ucrania, así como todos los demás trabajadores ucranianos saben bien que el movimiento que guié durante años era un auténtico movimiento de trabajadores revolucionarios. El movimiento no procuró de ninguna manera separar, sobre bases raciales, la organización práctica de los trabajadores engañados, explotados y oprimidos. Muy al contrario, quiso unirlos en una toda fuerza revolucionaria, capaz de actuar contra sus opresores, en particular contra los denikistas, profundamente llenos de antisemitismo. El movimiento jamás se ocupó de hacer pogromos contra los judíos y jamás animó a hacerlos. Además, hubo numerosos trabajadores judíos en la vanguardia del movimiento revolucionario de Ucrania (makhnovista). Por ejemplo, el regimiento de infantería de Gulai-Pole comprendía una compañía exclusivamente compuesta por doscientos trabajadores judíos.También hubo una batería de cuatro piezas de artillería entre las que los asistentes y la unidad de protección, así como el comandante, eran todos judíos. También hubo numerosos trabajadores judíos en el movimiento makhnovista que, por razones personales, prefirieron disolverse en las unidades combatientes revolucionarias mixtas. Fueron todos los combatientes voluntarios libres quienes lucharon honestamente por la obra común de los trabajadores. Estos combatientes anónimos tenían sus representantes en el seno de los órganos económicos de abastecimiento de todo el ejército. Todo esto puede ser verificado en la región de Gulai-Pole entre las colonias y los pueblos judíos.
Todos estos trabajadores judíos insurgentes estuvieron bajo mi mando durante un largo período, y no algunos días o meses, sino años enteros. Son todos testigos del modo en el que el Estado Mayor, el ejército entero y yo, obramos con respecto al antisemitismo y los pogromos que éste inspiraba. Todas las tentativas de pogromos o de pillaje fueron erradicadas de raíz. Los culpables de tales actos siempre fueron fusilados en los lugares de sus crímenes. Así ocurrió, por ejemplo, en mayo de 1919, cuando los insurgentes campesinos de Novo-Ouspénovka, habiendo dejado el frente para descansar, descubrieron cerca de una colonia judía dos cadáveres descompuestos; después de que los hubieran tomado por insurgentes asesinados por los miembros de esta colonia judía, se dirigieron a esta y mataron a una treintena de sus habitantes. El mismo día, mi Estado Mayor envió una comisión de investigación a esta colonia.

Ésta descubrió los rastros de los autores de la matanza. Envié inmediatamente un destacamento especial a este pueblo para detenerlos. Los responsables de este ataque contra la colonia judía, a saber seis personas, entre las que estaba un comisario bolchevique de distrito, fueron todos fusilados el 13 de mayo de 1919.
Lo mismo pasó en Julio de 1919, cuando me encontraba preso entre dos fuegos por Denikin y Trotsky – quien profetizaba en este momento en su partido que era mejor entregarle toda Ucrania a Denikin que dar la posibilidad a la Makhnovstshina de desarrollarse - y debía pasar a la orilla norte del Dnieper. Entonces encontré al famoso Grigoriev, atamán de la región de Kherson. Inducido en error por los estúpidos rumores que corrían sobre mí y el movimiento insurreccional, Grigoriev quiso consumar una alianza conmigo y mi Estado Mayor, con vistas a llevar una lucha contra Denikin y los bolcheviques.
Las negociaciones comenzaron bajo la condición de que el ataman Grigoriev presentara a mi Estado Mayor y al soviet del ejército insurrecional revolucionario de Ucrania, en el plazo de dos semanas, documentos que desmintieran todos los rumores que circulaban sobre los pogromos cometidos por él en Elisabethgrado y otras aldeas, dado que, por falta del tiempo, por mi mismo no podía comprobar la veracidad.

Esta condición hizo pensar a Grigoriev, que después, como militar y buen estratega, dio sin embargo su compromiso de hacerlo. Para demostrarme que en ningún caso podía ser pogromista, se encomendó de la presencia cerca de él de un representante ucraniano del Partido Socialista Revolucionario. Luego, me acusó de haber lanzado un "llamamiento" contra él, en nombre de mi Estado Mayor, donde había sido denunciado como enemigo de la revolución. Para demostrar su buena fe, Grigoriev me presentó a varios representantes políticos que se encontraban cerca de él: Nicolás Kopornitsky, del Partido Socialista Revolucionario ucraniano.
Esto pasaba en el momento en el que me encontraba en los parajes de Elisabethgrado con mi principal destacamento de combate. Yo mismo consideraba como mi deber de revolucionario el sacar provecho de esta circunstancia para desenmarañar lo que el ataman Grigoriev habría podido cometer cuando ocupó esta ciudad. Simultáneamente, agentes denikistas interceptados me dijeron que Grigoriev preparaba, a espaldas de los trabajadores de Kherson, la coordinación de sus movimientos con el Estado Mayor denikista con vistas a una lucha común contra los bolcheviques.
Me enteré a través de los habitantes de Elisabethgrado y pueblos vecinos, así como de los soldados de las unidades de Grigoriev, que cada vez que éste ocupaba la ciudad, masacraba a los judíos. En presencia suya, sus tropas habían asesinado a cerca de dos mil judíos, en la flor de la juventud judía: numerosos miembros de juventudes anarquistas bolcheviques y socialistas. Algunos de ellos hasta habían sido sacados de las prisiones para ser asesinados.
En cuanto me enteré de todo esto, inmediatamente declaré a Grigoriev, el ataman de Kherson - “socialista revolucionario” entre comillas - agente de Denikin y pogromista público, responsable directo de los actos de sus tropas contra los Judíos.


En el momento de la reunión de Sentovo, el 27 de julio, Grigoriev fue presentado como tal y ejecutado en el mismo lugar a la vista de todos. Esta ejecución y sus motivos han sido registrados de la siguiente manera: " El pogromista Grigoriev ha sido ejecutado por los responsables makhnovistas: Batko Makhno, Sémion Karétnik y Alexis Chubenko. El movimiento makhnovista toma totalmente como suya la responsabilidad de este acto ante la Historia." Este protocolo ha sido confirmado por los miembros del ejército insurreccional y el representante del partido socialista revolucionario, Nicolás Kopornitsky (ojo al dato, los socialdemócratas Seliansky y Kolioujny habían desaparecido a consecuencia de la ejecución de Grigoriev).
Así es como siempre traté a los que habían cometido pogromos o los que estaban preparándolos. Los saqueadores tampoco fueron perdonados, fuera dentro del ejército insurreccional o fuera. Es lo que ocurrió, por ejemplo, cuando en agosto de 1920 dos destacamentos de tendencia patriotera petlurista, bajo el mando de Levtchenko y Matianycha, encontrándose cercados por nuestras unidades nos enviaron emisarios para proponer unirse a nuestro ejército. El Estado Mayor y yo los recibimos y aceptamos su propuesta; sin embargo, tan pronto como nos enteramos de que los elementos patrioteros de estos destacamentos hacían pillajes y profesaban el antisemitismo, les fusilamos en seguida, en el pueblo de Averski, provincia de Poltava. Algunos días más tarde, su comandante Matianycha fue también fusilado por haber tenido un comportamiento provocador en la ciudad de Zinkov (provincia de Poltava). Su destacamento fue desarmado y la mayoría de sus miembros devueltos a sus hogares.
En diciembre de 1920, se repitió el mismo fenómeno con los soldados del Ejército Rojo, cuando resistimos con éxito los ataques de la caballería de Budionny y deshicimos completamente la X División de su ejército, cerca del pueblo de Pétrovo en el distrito de Alexandrovsk, después hicimos lo mismo con la XIV División de Caballería, haciendo prisionero esta vez a todo su mando y su Estado Mayor.


Numerosos presos de la XIV División expresaron el deseo de unirse al ejército insurreccional para combatir a los comisarios políticos autocráticos, como ellos los llamaban. Atravesando la región de Kherson, en el pueblo de Dobrovelitchka, del que más de la mitad de la población era judía, ciertos jinetes que habían pertenecido al ejército de Budionny o de Petlura, teniendo conocimientos de sus antiguas unidades sobre los rumores sobre la hostilidad de los makhnovistas hacia los judíos, fueron a saquear las casas de los Judíos de este pueblo. Tan pronto como esto fue observado por makhnovistas experimentados, fueron todos cogidos y fusilados en el mismo lugar.
Así es como Makhnovchina, durante toda su existencia, tuvo una actitud intransigente respecto al antisemitismo y los pogromistas; esto fue porque fue un movimiento auténticamente trabajador y revolucionario en Ucrania.


Dielo trouda, n°30-31, Novembre-Dicembre 1927, pp.15-18.


------------------------------------------------------------------------------------------


LENIN Y EL LENINISMO, ¿GUÍAS DEL PROLETARIADO MUNDIAL

En todos los países, especialmente en los estados que forman la URSS, se encuentra un grito feroz, sin sentido: "Lenin es el guía para los trabajadores de todos los países, construyó una teoría para usar, él les mostró el verdadero camino de liberación vengativa,etc... »


Pero en el país donde los verdugos rojos y blancos, en interés de sus partidos, han decapitado la incomparablemente gran revolución rusa - la liberación de los trabajadores - y desvían actualmente a los trabajadores de su verdadero propósito; por lo tanto, ha perdido la fe en sí mismo, en la fuerza creativa de la acción espontánea para la organización de la nueva sociedad. Y este acontecimiento se ha producido dentro de un país donde ha estallado esta gran revolución y donde terminó prematuramente (mucho antes de alcanzar su pleno desarrollo) a pesar del entusiasmo, Lenin y otros consortes excluidos, ¡Las masas trabajadoras se mueven!

A estos chistes (para los partidos bolcheviques de otros países estos se muestran como afirmaciones de gran importancia) que no son chistes, por desgracia! sino más bien la marca de una criminal irresponsabilidad, haciendo eco de los gritos de los seguidores de Lenin en los países exteriores.. Como consecuencia de ello, estas alegaciones se aceptan como ciertas incluso por los no partidarios de Lenin, los hombres-esclavos, cuya inteligencia, fuerza, estará en los hierros de capital abyecto y maníaco. Muchos, por tanto, se engañan y engañan a otros, gritando: "Lenin es el guía del proletariado de todos los países, que nos dio la teoría de la liberación, él nos mostró el camino de la verdadera liberación”.


Es inconcebible que el burgués Lenin sea el guía del proletariado mundial. Esta afirmación nos parece injustificable, sin fundamento, para nosotros, los campesinos revolucionarios, que hemos vivido todas las etapas de la revolución rusa y hemos tenido la experiencia del "leninismo". Colocar a Lenin en un pedestal en esta calidad es una burla que sólo demuestra la debilidad de la mente de aquellos que tratan de atribuir a este hombre la dirección del proletariado, cuando en realidad él ni siquiera se encontraba en el país durante la gran revolución rusa. El asesinato de este última se hizo gracias a la ingenuidad infantil de la población, y sobretodo por culpa de las bayonetas de los mercenarios que, en su ceguera, se vendieron al partido leninista.

En nuestra opinión, poner en un pedestal de Lenin como un "guía de todos los trabajadores del mundo" no es nada más y nada menos que una malvada y criminal farsa cometida respecto a la humanidad engañada y oprimida, todavía cegada lo suficiente como para adjuntar a esta broma un valor definido y específico.
El partido socialdemócrata bolchevique, que todavía se denomina comunista, erróneamente, y cuyo apoyo espiritual es el burgués Lenin (Ulianov Lenin ) que hasta su muerte satura toda la gran revolución rusa de suignorancia científica y del vacío marxista-leninista; este partido actúa de la misma manera que la burguesía contra los trabajadores, es decir, que los ve como simples fieles esclavos.

De Marx a Lenin, y después de su desaparición, el partido siempre ha querido ser el maestro de toda la humanidad trabajadora, a expensas de los que trabajan. Ni siquiera se da cuenta de que él es un educador intruso, jesuitico, que se esfuerza por conducir las masas oprimidas bajo la llamada bandera de la libertad, que irresponsablemente ha perdido por una aparente victoria sobre la esclavitud económica, política, psicológica… En realidad, no persigue una reforma de la esclavitud de la humanidad. Él claramente ha demostrado por sus acciones durante la gran revolución rusa, que supo ser un excelente villano, un villano no sólo de aquellos que, en tiempos de lucha y entre los hombres, representaban un elemento malvado y corrupto, sino también de aquellos cuyo impulso es sano, puro, bello, que abren noblemente un sendero libre, que trabajan en el desarrollo de todas las fuerzas creativas para el bien de toda la sociedad.
Se trata de un mal profesor, sobre todo un educador nocivo.
Los fenómenos que se observaron especialmente en las tácticas del partido leninista ruso, también pueden ser igualmente observados en otros países . Aquí un ejemplo: nosotros vemos los comunistas caminar en grupos por las calles, bastón en mano y con porras de goma escondidas. A partir de este hallazgo insignificante, podemos concluir que el movimiento bolchevique durante la revolución rusa, tuvo un carácter más destructor que revolucionario. (En otros países, muestra el mismo carácter.)
El bolchevismo leninista tiene en sí ideas insanas que los trabajadores del mundo no sabrán entender, en ningún caso. Esto se reconoce a veces en las filas del partido leninista, pero confusamente. Todavía hay millones de trabajadores que, bajo la instigación del partido, se imaginan estar destinados a dirigir el destino de la Humanidad, en vez pensar en una unión libre y fraternal con los campesinos pobres, solucionando sus intereses mutuos durante la revolución. Y este pensamiento criminal del partido que envenena a los trabajadores - los cuales, a lo largo de su vida, nunca sintieron y pensaron que como los esclavos asalariados, dependientes - este pensamiento criminal que, mantiene que los esclavos tienen que decidir debido a la suerte de los demás, tranquiliza su corazón. « Ah ! El tiempo lo arreglará todo ».
Es con en estas palabras de esperanza y expectativa en las que se basan los atentados más evidentes del Partido cometidos sobre la clase trabajadora a expensas de su sangre y de su vida. Ellos han hecho aquello a los trabajadores, escondiendo los delitos cometidos contra la revolución y las masas revolucionarias que estaban tratando con todo su afán de llevar la revolución a un fin exitoso de la destrucción de una vez por todas, de la esclavitud y por la liberación de las cadenas de la explotación.

Es comprensible que el partido social-demócrata de los comunistas bolcheviques, que persiguiendo su objetivo en la vida pública y privada, conceda una gran importancia a garantizar a que Lenin sea elevado a la altura de líder mundial de todos los trabajadores; de manera que su nombre constituye un vínculo entre el proletariado de todos los países y su propio partido. La dedicación de Lenin a los intereses de su partido, su entusiasmo personal, son realmente importantes. Un partido que lleva su nombre considera como su deber de rendirle honor.... Y le rinde homenaje porque tiene la necesidad de ser su bandera.
Pero, ¿Qué tiene en común el bolchevismo leninista con las ardientes esperanzas de la humanidad explotada y agotada? El bolchevismo se traduce en la práctica como el derecho de dominación del hombre sobre el hombre y que será reconocido, por quienquiera que piense , como detestable y criminal.
El burgués Lenin con su Panbolchevismo. él y todo su partido, quieren esclavizar a su voluntad, por la fuerza, a la masa de los trabajadores, es también distante de los objetivos elevados de una verdadera liberación de las instituciones de la Iglesia y del Estado, como tales los vemos.
Actualmente, esta confusión de ideas parece misteriosa, pero sólo tienen que leer, con los ojos abiertos, los últimos escritos de Lenin que son, a juicio incluso de los bolcheviques," su testamento. En un informe presentado al Comité de Moscú del PCUS, el 10 de enero de este año (Isvestia del 14 de enero de 1925), Kamenev comunica estrictas instrucciones sobre lo que se debe decir de Lenin cuando se pregunte, y se consulte su testamento de ausente.
La asunción de Lenin en las alturas del cielo donde desciende hacia nosotros como guía del proletariado mundial, exige que decir dos palabras sobre este tema.. Así que, en la voluntad citado por Kamenev, Lenin dijo: "Tenemos que construir un Estado donde los obreros se considerarán por encima de la clase campesina en su conjunto. » ¿Qué se entiende por " guía del proletariado mundial "? Que los trabajadores que se adhieran al partido leninista nunca deberían considerar la construcción de una nueva sociedad en colaboración con la clase campesina? ? O que la querrían subyugar a la dominación de su inconcebible Dictadura obrero-bolchevique? Y para construir ese Estado en el cual el obrero tiene derecho a la tutela sobre toda la clase campesina, se ha vinculado muy habilmente, por Lenin, la idea de electrificación rural. Si la clase obrera le diera continuación, el mayor progreso sería posible y gran la industria sería creada. «"De esta manera," continua el pretendido guía mundial de todos los trabajadores "Estará asegurada la rápida transformación de los caballos hambrientos de los campesinos en poderosos corceles- nosotros desenvoluparemos con total seguridad una gran industria mecánica, eléctrica" y agrega: "entonces estaremos seguros de mantenernos en el poder. » "

Esto no es el lugar para discutir la cuestión de la transformación de los pequeños caballos en grandes arados mecánicos. Nosotros creemos firmemente en la fuerza creativa de los trabajadores y estamos convencidos de que si realmente se expropiara a la clase burguesa de todos los medios de producción, del suelo y la propiedad de la tierra, ellos sabrán bien reorganizar su vida y todas las relaciones económicas e individuales. Una tutela dictatorial de los campesinos por los "obreros" como Lenin, Kamenev, Zinoviev, Trotsky, Derchinsky, Kalinin y muchos otros, se ha mostrado, dentro de la aplicación, impotente. No han logrado presentar más que decisiones, compromisos, desviaciones del bolchevismo al fascismo. (El terrorismo político de los bolcheviques respecto a las ideas revolucionarias y de aquellos que las defienden no se diferencian en nada del terrorismo fascista.)

Cuando Lenin invita a las masas a construir un Estado donde los obreros tienen supremacía sobre la clase campesina, atenta contra la idea de una comunidad libre del trabajo entre obreros y campesinos; conduce a la revolución rusa a una tal situación que los trabajadores abrumados harán el último aliento. Han sido literalmente estrangulados y no tendrían la libertad condicional de la cual "disfrutan" hoy en la URSS si los campesinos se habían opuesto a su propia autoridad de la clase obrera. Afortunadamente, los campesinos de Rusia y Ucrania no tienen la más mínima fe en Karl Marx, y saben muy bien que todos los actos de violencia, sea cual sea el nombre que lleven, es criminal y vulgar. El campesino ruso jamás se sintió atraído por la violencia, sigue estando maldita. Él sacrificó su libertad o su vida para proteger "el gobierno de los obreros” contra los ataques de la burguesía, porque consideraba que el obrero por su fe interior es ajeno a cualquier despotismo y que esto les ayude a acabar con la servidumbre de sus filas. En cambio, los obreros y los campesinos han sufrido, unos y otros, una nueva dominación.

La pregunta que nos surge ahora es la siguiente: Hablar de la construcción de un Estado donde una capa popular domina a otra - esta es la actitud de un Guía mundial del Proletariado? O más bien el lenguaje de un jefe de un grupo de hombres que tienen como un objetivo, bajo la llamada bandera de la liberación real del capitalismo, llevar a cabo una reforma del sistema capitalista, a través de los esfuerzos de la trabajadores y a consta de ellos.
Afirmamos que un hombre llamado Lenin habla en este último sentido - él habló como representante del Partido Bolchevique que, si quiere estar relacionado con los trabajadores del mundo, no concibe sus relaciones de la familia con las masas que la condición de considerarlas como un medio para alcanzar sin dificultades, el fin que busca, como partido.

Los trabajadores del mundo, afortunadamente, no han dicho su última palabra: - ¿Si es aceptada, se liberarán de una autoridad, de ponerse bajo el yugo de una nueva opresíon, despótica, más refinada, tan cruel (o más) que la que querían destruir? Los trabajadores del mundo saben suficientemente que su sagrada tarea, es hacer desaparecer a esta nueva violencia, como todas las demás.

Vivir fraternalmente, libre de cualquier dependencia y servidumbre - que es el ideal del Anarquismo, que incluye la sana naturaleza del hombre. El burgués Lenin y su Partido Bolchevique siempre han luchado contra este gran ideal. Mediante las bayonetas, la degollación, la persecución de aquellos que han expuesto los titulares de este ideal; los leninistas lo han tratado de manchar, de falsear a los ojos de las masas. En su lugar, se trató de hacer triunfar, gracias a la fuerza de las armas- en primer lugar contra los trabajadores y, a través de ellos, contra toda la humanidad - un ideal de asesinato continuo, de violencia brutal y de aventuras políticas.

¿Es que esto, lo que Lenin llamó "la Guía del Proletariado Mundial", no es acaso una burla?

Sí, se trata de una broma siniestra, criminal, contra la humanidad explotada, engañada, esclavizada.


------------------------------------------------------------------------------------------
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 12:56

PROYECTO DE DECLARACIÓN DEL EJÉRCITO INSURRECCIONAL
REVOLUCIONARIO DE UCRANIA (MAKHNOVISTA),
ADOPTADO POR EL SOVIET REVOLUCIONARIO MILITAR, EN SU REUNIÓN DEL 20 DE OCTUBRE DE 1919



Las clases trabajadoras de Ucrania hoy están confrontadas a acontecimientos de gran importancia y de alcance histórico. Sin duda, el significado de estos acontecimientos rebosa los límites de la actividad del ejército insurreccional revolucionario. Pero, estando en la vanguardia del combate en curso, éste considera que es de su deber exponer a los trabajadores de Ucrania, Rusia y del mundo entero, los fines por los cuales combate, así como su análisis de los acontecimientos recientes y de la situación actual.
En Febrero-Marzo de 1917, Rusia y Ucrania vivieron la Primera revolución, que provocó la caída de la autocracia zarista y aportó la llegada de un poder político de Estado, formado primero por personalidades de la gran burguesía industrial, y después por representantes de la pequeña y mediana burguesía. Ninguno de estos dos gobiernos mostró estabilidad. Ocho meses bastaron para que las masas revolucionarias derribaran estos poderes que no tenían nada común con los intereses y las aspiraciones de los trabajadores.
Desde Julio de 1917, la Segunda revolución pareció necesaria. Tuvo lugar a finales de Octubre y permitió la toma del poder de Estado por el partido socialdemócrata bolchevique, el cual se consideraba representante del proletariado revolucionario y del campesinado pobre, es decir, de la revolución social. Muy pronto, este partido llevó una lucha permanente contra todos los demás partidos competidores con el fin de apoderarse del poder. Como sus palabras de orden coincidían con las aspiraciones de las masas trabajadoras, éstas lo apoyaron en su momento decisivo. También, este período de ocho meses de gobierno de burguesía unida y rivalidad entre los diferentes partidos políticos acabó con la toma del poder por el Partido Bolchevique. Sin embargo, rápidamente se vio que este partido y este poder de Estado - como todo partido y todo poder de Estado – actuaban sólo para ellos mismos y se mostraban absolutamente incapaces de realizar los grandes objetivos de la revolución social; por esto mismo, ponían trabas a la actividad libre y creadora de las masas trabajadoras, capaces de asumir por si solas esta tarea . Es evidente que controlando toda la vida económica y social, todo poder de Estado crea inevitablemente nuevos privilegios políticos y económicos y socava los fundamentos de la revolución social. La incapacidad del partido bolchevique comunista para ofrecer una vía auténtica de lucha por el socialismo, lógicamente provocó el descontento, la decepción y la amargura entre las masas trabajadoras.
La desorganización de la vida económica a consecuencia de una mala política agraria suscitó importantes disturbios en los campos. Sin embargo, el poder bolchevique consiguió organizar en Rusia un fuerte aparato de Estado y un ejército dócil del que se sirve, exactamente igual que sus antecesores, para asfixiar toda manifestación de descontento y de resistencia popular.
En Ucrania, la situación es diferente.
Antes de conocer el poder bolchevique, Ucrania fue ocupada por los austro-alemanes, que instalaron allí a su títere, el hetman Skoropadsky. El poder de Petlura les sucedió. Los excesos de estos poderes provocaron una explosión de indignación en el pueblo que provocaron un rechazo total hacia la misma idea del poder de Estado, que se tradujo en un poderoso movimiento insurreccional popular, animado por un espíritu verdaderamente revolucionario anti-partidista y anti-autoritario.
Después de la retirada de los austro-alemanes, los insurgentes revolucionarios limpiaron Ucrania, por una serie de compromisos, de partidarios del Hetman y del Petlura; el poder bolchevique comunista sacó provecho de esto para venir a instalarse en primavera de 1919, arrastrando una decepción muy rápida. En algunos meses, el descontento y la hostilidad de las masas trabajadoras de las ciudades y sobre todo del campo se manifestaron con violencia. Grandes regiones, tales como las provincias de Ekatérinoslav y de Tauride comenzaron a orientarse cada vez más distintamente hacia una auto-organización económica y social, sobre una base hostil hacia los partidos y el poder de Estado. Ninguna actividad política fue tolerada allí. Hacia el fin del verano, todo el país estaba sacudido por vastos movimientos revolucionarios campesinos contra la arbitrariedad del Partido Comunista. La Tercera revolución sale a la luz y guía esta insurrección general.
Durante este tiempo, la reacción había alzado la cabeza. La Tercera revolución se opuso a la tentativa de restaurar el antiguo régimen. Al esperar encontrarse dueño de la situación aniquilando a sus dos enemigos - la insurrección revolucionaria y la reacción-, el poder bolchevique preparó y facilitó de manera traicionera el aplastamiento del grueso principal del ejército insurreccional makhnovista. No obstante, el aparato de Estado y las fuerzas armadas del poder comunista bolchevique no pudieron echar raíces en Ucrania y se mostraron incapaces de reemplazar al movimiento insureccional revolucionario en su lucha contra Denikin. Los insurgentes revolucionarios salieron de esta difícil situación debilitados, pero no vencidos. Obligados a estar lejos de su zona de origen, se esforzaron por subsistir costara lo que costara y, recorriendo otras regiones de Ucrania, prosiguieron una lucha ensañada contra los denikistas y las calumnias hechas por Trotsky y el peligroso atentado cometido contra la revolución. La llama de la insurrección campesina y de la lucha contra la reacción ahora hace furor en toda Ucrania. Un nuevo enemigo de los trabajadores aparece bajo la forma del gobierno burgués y republicano de Petlura.
Un enfrentamiento, inevitable y decisivo, cuyo futuro mostrará quién saldrá vencedor de todo esto, pone cara a cara la idea de la organización libertaria, seguida por masas importantes de Ucrania, y la idea de un poder político monárquico, bolchevique comunista o republicano burgués.
Estos son los grandes rasgos de la dura experiencia revolucionaria que nosotros, sublevados makhnovistas, vivimos durante estos dos años y medio de revolución. Nos queda añadir que, en nuestra región y en muchas otras más alejadas, fuimos testigos y participantes de acertadas pruebas de organizaciones libertarias sociales y económicas, sin injerencia de ningún tipo de gobierno. La inmensa mayoría de ellos fueron interrumpidos sólo a consecuencia de intervenciones violentas de uno u otro poder.
El resultado de esta experiencia, difícil pero instructiva, así como las posiciones teóricas que la caracterizan, nos hacen declarar de modo claro y preciso lo siguiente:


El desarrollo de la revolución nos convenció indudablemente de que ningún partido político y ningún poder de Estado son capaces de resolver los grandes problemas de nuestra época, de volver a reactivar y organizar la economía arruinada del país, de estimular y satisfacer las necesidades de las masas trabajadoras. Estamos convencidos de que a consecuencia de esta experiencia, las grandes masas obreras y campesinas de Ucrania llegaron a la misma conclusión y que no apoyarán ninguna opresión política.
Consideramos que, en un futuro próximo, todas las clases trabajadoras alcanzarán la misma posición, y que ellas mismas se ocuparán de la organización de su vida profesional, económica, social y cultural, a partir de principios libres, sin la tutela, la presión y la dictadura de ninguna personalidad, partido o poder, sea cual sea.
Declaramos que el movimiento insurreccional popular que se desarrolla actualmente en Ucrania constituye el principio de la gran Tercera revolución, que liberará definitivamente a las masas trabajadoras de toda opresión del Estado y del Capital, privado o estatal.
Declaramos que nuestro ejército insurreccional makhnovista es sólo el núcleo combatiente de este movimiento revolucionario popular ucraniano, núcleo cuya tarea consiste en organizar por todas partes fuerzas insurreccionales y ayudar a los trabajadores sublevados en su lucha contra todo abuso del Poder y del Capital. Ucrania está a las puertas de una verdadera revolución social y campesina. Este es el sentido de la situación. Nosotros, sublevados makhnovistas, somos los hijos de esta revolución, para servirla y protegerla.
Cuando se propague una poderosa llama a través de toda Ucrania de los trabajadores, liberándole de todos los agresores y de todos poderes, nosotros, fieles combatientes, nos agregaremos a los millones de insurrectos del pueblo. Participaremos entonces codo a codo en la edificación libre de una vida nueva. En cuanto a nuestra idea de las cuestiones esenciales de la reconstrucción económica y social, consideramos indispensable subrayar lo que sigue: Cuando los trabajadores mismos dispongan de la libertad necesaria para forjar su destino, la mayoría aplastante de ellos se orientarán natural e inevitablemente hacia la realización de los principios sociales verdaderamente comunistas.
Pensamos que únicamente las masas trabajadoras pueden aplicar en los hechos estos principios, a condición de que dispongan de la libertad más completa de creación socio-económica. Consideramos pues como completamente irracional e inútil tratar de imponer por la fuerza nuestro ideal. También pensamos que sería funesto tratar de querer poner las masas en nuestro remolque, por medio de una dirección por arriba.
Queremos limitar nuestro papel a una simple ayuda teórica y organizativa, en forma de proposiciones, consejos, de indicaciones o de orientaciones. Pensamos que, si el pueblo debe tener la posibilidad de conocer todas las opiniones y los consejos, sólo él debe decidir aplicarlos en toda independencia y libertad, sin injerencias de partidos, de dictadores o de gobiernos cualesquiera que sean. Nos esforzamos por mostrar estas ideas a las masas trabajadoras, llamando la atención de su propio papel autónomo en una edificación soviética libre.

El régimen de los soviets :

Expresamos nuestra idea de un auténtico régimen de soviets libres de la siguiente manera: con el fin de instaurar una nueva vida económica y social, los campesinos y obreros crearán natural y libremente sus organizaciones sociales y económicas: comités de soviets de pueblos, cooperativas, comités de fábricas, talleres, minas, organizaciones ferroviarias, de Correo y Telégrafo y todo tipo de uniones y organizaciones posibles. Para establecer un lazo natural entre todas estas uniones y asociaciones, ponen en pie órganos federados de abajo a arriba, bajo la forma de soviets económicos, teniendo como tarea técnica regular la vida social y económica en gran escala. Estos soviets pueden ser de distrito, de ciudad, de región, etc…, organizados según las necesidades, a partir de principios libres. En ningún caso deberían ser instituciones políticas, dirigidas por políticos o partidos, que dictarían su voluntad (lo que se realiza bajo la máscara del "poder soviético"). Estos soviets son sólo los órganos ejecutivos de las asambleas de los que se derivan.
Tal régimen soviético realmente refleja la organización de los campesinos y obreros. Si esta creación es efectivamente la obra libre de las mismas masas campesinas y obreras, si el trabajo económico vivificante de todos los órganos de base y de las organizaciones soviéticas federativas comienza a atraer a cada vez más trabajadores, sin injerencia ni intervención de ningún partido político o poder, entonces, según nuestra opinión, será posible instaurar rápidamente un sistema económico y social a partir de los principios de igualdad social, justicia y fraternidad, y, de esta forma, poner fin a la existencia de clases, partidos políticos y Estados, así como a la dominación de una nacionalidad sobre otras. Las clases atrasadas y no trabajadoras de la población serán naturalmente integradas, poco a poco, en este sistema.
Toda “actividad política”, que trae inevitablemente la creación de privilegios y un aparato de esclavitud económica y política de la masa trabajadora se mostrará inútil en los hechos, y las organizaciones políticas tenderán a desaparecer por si solas.
A las preguntas que surgirán acerca de los organismos "oficiales" y las diversas actividades sociales relativas a la educación, la salud, las estadísticas, los registros de uniones, defunciones y nacimientos, etc…, responderemos que serán dejados a la iniciativa individual, preciosa y fecunda, en el marco del soviet. Todo esto no planteará dificultad alguna y será resuelto de la mejor manera posible por los órganos locales de auto-dirección.
El aparato judicial y administrativo: en cuanto al hecho de presentar este aparato como una necesidad, queremos ante todo reafirmar nuestra posición de principio: estamos contra todo aparato judicial y policial rígido, contra todo código legislativo fijado una vez para siempre, que acarrean violaciones groseras de una auténtica justicia y de una defensa efectiva de la población. Éstas no deben ser organizadas, sino ser el acto vivo, libre y creativo de la comunidad.
Es por eso que todas las formas caducas de la justicia judicial, tribunales revolucionarios, leyes represivas, policía o milicia, chekas, prisiones y todas las demás antiguallas estériles e inútiles deben desaparecer o ser suprimidas desde el primer respiro de la vida libre, desde los primeros pasos de la organización social y económica libre y viva. Las mismas organizaciones libres, las asociaciones y los soviets de obreros y de campesinos, deben establecer tales o cuales formas de justicia. Esta justicia no debe ser ejercida por funcionarios especializados, sino por responsables que gocen de la confianza de la población local, de acuerdo con ella y apartando totalmente las sanciones previstas en el pasado. Lo mismo, la autodefensa popular debe ser fundada sobre la organización libre, sin ser el asunto de milicianos especialistas. La organización, oficial por el Estado de la justicia y de la defensa, no sólo no alcanza sus objetivos, sino que traiciona toda justicia y defensa verdaderas.

La cuestión del abastecimiento :

Esta cuestión tiene actualmente una gran importancia. Su resolución se sitúa en el primer lugar de las urgencias, porque toda la suerte de la revolución depende de ella en este momento. El principal defecto de la revolución precedente (de los bolcheviques) venía de la completa desorganización del abastecimiento, lo cual provocó el corte entre las ciudades y el campo. Los trabajadores deben dedicarle la más grande atención. Esta cuestión era particularmente fácil de resolver a principios de la revolución, cuando la vida no estaba desorganizada todavía completamente y el alimento se encontraba por todas partes en cantidad más o menos suficiente. En este momento, la lucha entre los partidos socialistas para apoderarse del poder político, y luego la del Partido Bolchevique para mantenerse, acapararon la atención de los obreros y campesinos que dejaron esta cuestión indecisa y no la vigilaron lo suficiente. En cuanto al poder bolchevique, se mostró, muy naturalmente, incapaz de resolverla.
Aquí también, consideramos que la justa resolución de esta cuestión y la entrega ordenada de todo lo que tuvo relación con eso sólo puede ser encontrada por los mismos trabajadores mediante sus organizaciones libres. Nadie más podrá zanjar válidamente este problema en su lugar. Los trabajadores deben evitar sobre este plano desunirse y debe establecerse una estrecha unión entre obreros y campesinos. Esto no será difícil si dejan de lado las organizaciones políticas y los políticos charlatanes. Las ciudades liberadas de todo poder político convocarán un congreso desarrollado por obreros y los campesinos, el cual inscribirá entre las prioridades la cuestión del abastecimiento y el restablecimiento de los lazos económicos entre las ciudades y los campos, instaurando un intercambio equitativo de productos de primera necesidad. La tarea posterior será obra de las organizaciones profesionales, cooperativas y de los transportes.
Se crearán organismos adecuados para la investigación, reagrupación y recuperación de la producción industrial y agrícola; instaurarán un sistema de intercambio y de repartición justa de los bienes. Sobre este plano, las cooperativas y las asociaciones libres de obreros y de campesinos deberán desempeñar un papel primordial. Es sólo así, según nuestra opinión, que podrá resolverse la cuestión particularmente importante del abastecimiento.

El problema de la tierra :

El proceso de restablecimiento y de mejora rápida de nuestra economía agraria, actualmente arruinada y muy limitada, reclama una reorganización del cultivo de la tierra puesta en marcha por una decisión absolutamente libre y voluntaria de toda la población agrícola trabajadora (con la evidente ayuda de los especialistas). Los comerciantes de los pueblos deberán ser apartados rápidamente de este proceso. Estamos convencidos de que la solución de este problema de la tierra se resolverá por si mismo mediante la organización comunista de la economía campesina. Todos ellos estarán rápidamente convencidos de que el desarrollo de la producción y la satisfacción de todas las necesidades solo podrán ser asegurados por la comunidad y no por personas particulares. Sin embargo, toda imposición del comunismo mediante la coacción y por la administración de arriba deberá ser rechazada.
El decreto de los bolcheviques que se refiere en la "nacionalización de las tierras", es decir a la entrega de las tierras a las manos del Estado (de hecho, a las manos del gobierno, de sus órganos y de sus funcionarios), debe ser suprimido. La apropiación de las tierras por el Estado conducirá inevitablemente, no a estructuras agrícolas justas y libres, si no a la reaparición de un nuevo explotador y dueño, en forma de Estado, que utilizará - como todos los patronos- el trabajo asalariado e impondrá por la fuerza al campesinado todo tipo de cargas, impuestos, etc.., exactamente como antes hacían los pomiechtchikis.
El campesinado no ganará nada encontrándose frente a un solo dueño - el Estado - todavía más poderoso y cruel que los millares de pequeños jefes, dueños y pomiéchtchikis. La tierra confiscada a los grandes terratenientes no debe ser puesta a disposición del Estado sino en las manos de quienes la trabajan directamente: las organizaciones campesinas, los municipios libres y otras uniones.
Los modos de empleo de las tierras, del material y la misma organización de la economía agrícola deben ser elaborados libremente en congresos campesinos, después de discutirlos y adoptarlos sobre resoluciones, sin injerencia de cualquier poder sea cual sea.
Consideramos que la solución de todas estas cuestiones por los mismos campesinos traerá un proceso natural de desarrollo de las organizaciones sociales de la economía campesina, comenzando, por ejemplo, con la repartición igualitaria y proporcional de la tierra, del material agrícola y del ganado; por la organización social del trabajo y de la distribución de los productos teniendo como base la cooperación; por la utilización social de la tierra y de los equipos, etc., es decir por formas comunistas más o menos afirmadas. El trabajo manual e intelectual de los aldeanos experimentados y competentes, en estrecho contacto con las organizaciones obreras, reforzará este proceso y acelerará su desarrollo. Entre tanto, las propiedades privadas serán rápida y fácilmente reabsorbidas. La población campesina activa dominará sin dificultad a los representantes de la clase de los grandes propietarios, confiscando primero sus tierras en provecho de la comunidad, luego naturalmente integrándolas en la organización social.
Llamamos la atención de la población campesina sobre una organización cooperativa ensanchada desarrollada y la producción distributiva. Consideramos que la organización cooperativa es, como primera etapa, la más adaptada y más natural sobre la vía de la edificación de la economía agrícola sobre bases nuevas. La llamada "economía soviética", donde reinan inevitablemente el trabajo asalariado, la arbitrariedad y la violencia de los funcionarios bolcheviques comunistas, tiene que ser totalmente liquidada. La cuestión de la participación de agrónomos competentes y especializados así como otros problemas diversos serán reglamentados por la discusión y las decisiones tomadas por las organizaciones y los congresos campesinos. Todas las formas de trabajo asalariado deben ser irremediablemente suprimidas. Es muy evidente que la solución justa y la evolución posterior de la cuestión de las tierras dependan estrechamente, en una gran medida, del reglamento equitativo de la cuestión obrera. Es a las organizaciones obreras a las que incumbe también establecer un cierto número de lazos con los pueblos, bastante numerosos, para intercambiar todo tipo de materiales y de objetos de la producción industrial por productos agrícolas. Únicamente la unión estrecha y fraternal de obreros y campesinos, en el interior de organizaciones de ayuda mutua en la producción y en el intercambio económico, podrá aportar a la cuestión agraria una solución natural, planificada y justa.

La cuestión obrera :
Habiendo sido testigos de numerosas tentativas llevadas a cabo por diversos partidos políticos, "hombres de negocios" o " personalidades honestas" para resolver la cuestión obrera; al haber examinado atentamente la idea y los resultados de la estatalización (nacionalización), tanto de los medios y los instrumentos de la producción obrera (minas, medios de comunicación, fábricas, talleres, etc…) como de las mismas organizaciones obreras (sindicatos, comités de fábrica y cooperativas, etc...), declaramos con certeza que sólo existe una solución verdadera y justa de la cuestión obrera: transferir todos los medios, instrumentos y materiales de trabajo, de producción y de transporte, no a la disposición total del Estado -este nuevo patrón y explotador, empleando al trabajado asalariado y oprimiendo a los obreros no menos que los empresarios privados- si no a las organizaciones y uniones obreras, asociadas natural y libremente entre ellas, en contacto con las organizaciones campesinas, a través de sus soviets económicos. Estamos convencidos de que sólo esta manera de resolver la cuestión obrera liberará la energía y la actividad de las masas obreras, dará un nuevo impulso a la restauración de la economía industrial destruida, hará imposibles la explotación y la opresión, pondrá término a la especulación y el engaño, terminará el aumento artificial de los precios y la subida artificial del coste de la vida.
Estamos convencidos de que sólo los obreros, con la ayuda de sus organizaciones y uniones libres, podrán obtener su liberación del yugo del Estado y del Capital (tanto del privado como del de Estado), encargarse de la explotación del mineral y del carbón, volver a poner en marcha las fábricas, organizar un intercambio equitativo de los productos entre las diferentes regiones, ciudades y campos, restaurar la circulación ferroviaria; en una palabra, devolver la vida al cuerpo moribundo de nuestra organización económica.

Ningún poder de Estado, partido, sistema de dirección y de control de los obreros por comisarios, funcionarios, militantes políticos u otros podrán llevar, según nuestra convicción profunda, al fin fijado. La organización del trabajo, de la producción, del transporte, de la distribución y del intercambio debe ser obra de las uniones obreras libres, con la ayuda de las personas experimentadas y competentes, en las condiciones de un trabajo libre en las fábricas.
Para asegurar la actividad de tal organización y su desarrollo provechoso, es indispensable, ante todo, preparar congresos y conferencias obreras auténticas, sobre bases libres, sin presión de dictadura de partidos o de individuos. Sólo estos congresos y conferencias libres podrán resolver efectivamente todas las cuestiones urgentes de la vida obrera y de la edificación obrera en una orientación necesaria y provechosa. No hace falta decir que la resolución justa y la orientación posterior de la cuestión obrera dependen en gran parte de la solución equitativa de la cuestión del abastecimiento y de la repartición de la tierra, así como de la cuestión financiera, unida estrechamente también a la cuestión obrera.
La cuestión de la vivienda es parte integral, también damos nuestra posición fundamental sobre este tema: una de las primeras tareas de las organizaciones obreras libres es repartir equitativamente las viviendas disponibles, luego desarrollar la construcción de las viviendas necesarias, y esto podrá hacerse sólo en colaboración con los responsables de la gestión de las viviendas (comités de casa y de barrio).


La cuestión financiera :

El sistema financiero es inseparable del sistema capitalista. Éste pronto será reemplazado por la organización comunista libre de la economía, lo que llevará indiscutiblemente a la desaparición del sistema financiero y su sustitución por un intercambio directo de los productos, por medio de la organización social de la producción, del transporte y de la distribución.
Sin embargo, esta transformación no se hará de la noche a la mañana. Aunque el sistema monetario hoy está completamente revuelto, hará falta, por las circunstancias, que continúe funcionando todavía un cierto tiempo. Por el momento, es indispensable organizarlo sobre nuevas bases.
No se trata de conservarlo o de restablecerlo, sino únicamente de adaptarlo provisionalmente a bases más justas. Desde el golpe de Estado de Octubre, las riquezas del pueblo están concentradas en las manos del Estado, ya sea en las capitalistas o en sus organismos. La imposición obligatoria y la explotación creciente eran los fundamentos de esta concentración. El poder bolchevique comunista se erigió por encima de los trabajadores como Estado-patrón-explotador. Se considera como el dominador y el único organizador del sistema monetario del país. De hecho, el Estado bolchevique y sus funcionarios son los únicos que hoy disponen de la riqueza del pueblo. Según nuestra opinión, esta situación debe cambiar radicalmente.
En la medida en que el sistema de los soviets libres de trabajadores se coloque y desarrolle, inaugurando una nueva vida libre, todo impuesto deberá ser suprimido y reemplazado por la contribución libre y voluntaria de los trabajadores. En las condiciones de una edificación libre e independiente, esta contribución dará sin duda alguna los mejores resultados. Consecuentemente, el tesoro centralizado por el Estado, bajo cualquier forma (hasta bajo la de " Banco del pueblo "), debe ser liquidado y reemplazado por el sistema descentralizado de verdaderos bancos del pueblo, creados sobre una base cooperativa. Los fundadores y los depositantes de estos bancos deben ser únicamente los campesinos y los obreros, es decir sus asociaciones, sus uniones y organizaciones, teniendo como base una contribución libremente consentido. En el caso de gastos indispensables para tal o cual empresa o servicio, de amplitud regional o incluso nacional (tomemos el ejemplo de los Correos y Telégrafos), el congreso general o el soviet de este organismo recibe la suma necesaria de los bancos del pueblo. Éstas pueden ser municipales, soviéticas, sociales, etc…, según las necesidades. La importancia de las contribuciones voluntarias será determinada por el cálculo de las necesidades y de los gastos sociales. Ni un solo rublo de plata del pueblo puede ser gastado sin el acuerdo y la autorización expresa de la organización (congreso, municipio, soviet o unión). Los diferentes servicios sociales y los organismos presentan, en el momento acordado, los gastos previstos a sus respectivas instancias que ratifican, si llega el caso, el presupuesto preventivo.
Este es, a grandes líneas, el sistema financiero que, según nosotros, debe ser instaurado durante el período en el que el signo monetario y la circulación de la moneda continúan existiendo. Sólo tal sistema estará en plena armonía con un régimen auténtico de soviets.
En lo que concierne al signo monetario en sí, podremos disponer al principio de una cantidad más importante que la necesaria. Así, a medida del fortalecimiento y el desarrollo de la nueva organización del trabajo, los obreros y campesinos pasarán del sistema monetario al del simple certificado del trabajo social surtido .Este certificado le dará al portador el derecho a recibir de las tiendas y mercados sociales los objetos y los bienes que necesitará, y que comenzarán a aparecer en abundancia gracias a la organización del nuevo aparato económico adaptado a las necesidades.
No está lejos el día cuando cada trabajador, gracias a su trabajo para la sociedad (y por lo tanto para él mismo como miembro de esta sociedad), podrá recibir, según el certificado necesario los productos y los bienes que le son indispensables.
La cuestión nacional :

Está claro que cada grupo nacional tiene el derecho natural e indiscutible de hablar libremente su lengua, de vivir según sus costumbres, de conservar sus creencias y sus ritos, de redactar sus manuales escolares y de tener sus propios establecimientos y organismos gestores; en una palabra, de mantener y desarrollar su cultura nacional en todos los dominios. Es evidente que esta posición clara y precisa no tiene absolutamente nada que ver con el nacionalismo de tipo "separatista", que levanta una nación contra las otras y que reemplaza la lucha para una unión natural y social de los trabajadores por una separación artificial y funesta.
Según nuestro modo de ver, las aspiraciones nacionales de carácter natural y sano (lengua, costumbres, cultura, etc.) sólo pueden encontrar una solución plena y fructuosa en la unión de las nacionalidades y no en su antagonismo. La lucha de liberación de un pueblo naturalmente trae la misma lucha chauvinista de otros pueblos, su resultado es inevitablemente el aislamiento y el odio entre las diferentes naciones. Esta visión de la cuestión nacional, profundamente burguesa y negativa, conduce fatalmente a enfrentamientos nacionales absurdos y sangrientos.
La edificación rápida de una nueva vida sobre bases socialistas traerá necesariamente el desarrollo de la cultura específica de cada nacionalidad. Cuando nosotros, sublevados makhnovistas, hablamos de la independencia de Ucrania, la situamos sobre el plano social y económico de los trabajadores. Proclamamos el derecho del pueblo ucraniano (y el de toda otra nación) a la autodeterminación, no en el sentido nacional estricto de tipo nacionalista, pero sí en el de los trabajadores que se autodeterminan. Declaramos que el pueblo trabajador de las ciudades y campos de Ucrania les mostró a todos, mediante su heroico combate, que no quiere sufrir más poderes políticos y que no los necesita, que aspira conscientemente a una sociedad libertaria. Declaramos pues que todo poder político, de dondequiera que venga, que pretendiera dominar y dirigir mediante la coerción y la arbitrariedad, estará considerado por las masas trabajadoras ucranianas como enemigo y contrarrevolucionario. Lucharán ferozmente contra él, defendiendo su derecho a la auto-organización hasta la última gota de su sangre.
No hace falta decir que, en la sociedad fundada sobre verdaderas bases soviéticas, tal y como las expusimos, la cuestión de la representación proporcional y otros procedimientos políticos no se usarán.
La cultura y la educación
La cultura y la educación en una sociedad libre no pueden ser el monopolio del Estado o de un gobierno. Sólo pueden ser asunto de individuos y de organizaciones libre y naturalmente unidas. La creación viva y libre de los valores culturales vinculados al espíritu de las masas trabajadores sólo puede nacer en estas condiciones.
La libertad de los ciudadanos
Es evidente que la organización libre de la sociedad ofrezca la posibilidad entera y práctica de realizar las llamadas " libertades del ciudadano "… libertad de expresión, de prensa, de conciencia, de culto, de reunión, de unión, de organización, etc…

La defensa de la sociedad
Mientras la sociedad libre necesite defenderse de una agresión exterior, deberá organizar su autodefensa, su ejército. Concebimos éste como un contingente libre, fundado sobre el principio electivo de los puestos de responsabilidades y vinculado estrechamente a la población. Debe estar puesto bajo la autoridad de las organizaciones de trabajadores de las ciudades y campos, con el fin de protegerlos contra toda tentativa violenta por parte de todo poder de Estado y del Capital, y de garantizarles una edificación social libre.
Relaciones con los Estados extranjeros:
Los grandes congresos -que representan todas las organizaciones de las ciudades y de los pueblos que constituyen la sociedad libre - designan una comisión encargada de mantener relaciones regulares con los Estados extranjeros. Esta actividad debe ser pública y sin ninguna ambigüedad; ningún "secreto diplomático" es aceptable. Los problemas que no puedan ser decididos por la comisión están sometidos a la discusión y a la decisión de congresos extraordinarios.



Estas son las bases sobre las cuales, según nuestra opinión, debe fundarse la sociedad libre, justa y sana, por la cual combatimos. No tenemos que imponerle a la población trabajadora estas ideas mediante la coacción ; consideramos que es de nuestro deber de hacer únicamente mostrar nuestra idea y ofrecerles a los campesinos y obreros la posibilidad de discutir libremente este punto de vista, tanto este como otros, con el fin de que sea posible escoger con toda libertad tal o cual vía para la edificación económica y social de la sociedad.

Estamos convencidos de eso: solamente teniendo la libertad más completa de investigación y de experiencia de edificación la población trabajadora podrá encontrar la salida natural que lleve al socialismo auténtico y sano. Esta libertad en la búsqueda y en la edificación la mantendremos y defenderemos con todas nuestras fuerzas; indudablemente será defendida de la misma manera por todos los trabajadores de Ucrania, a los que llamamos a participar en el gran combate común, corrigiendo si es preciso los errores y las insuficiencias inevitables, manifestando su simpatía y reforzándola por la adhesión continua de nuevos combatientes y defensores de la libertad.
Es mediante los esfuerzos conjuntos de la gran comunidad de los trabajadores que será forjada libremente la forma de la nueva sociedad, y será defendiendo con las armas en la mano este derecho a la libertad creadora como venceremos.




----------------------------------------------------------------------------------------

LOS CAMINOS DEL PODER "PROLETARIO"

Nestor Makhno

Hace ya mucho tiempo que la intelectualidad socialista de vanguardia formuló de manera más o menos definitiva, los fines de la lucha histórica del proletariado contra la burguesía y que los proletarios, adoptando sin pega alguna esta formulación de la intelectualidad, se pondrían bajo su dirección en esta lucha. Esto fue un triunfo indiscutible para la intelectualidad que se dio como fin llevar al proletariado a la emancipación completa por la destrucción del poder y del Estado burgués, para después hacer sitio a un Estado y un poder "proletario".
Muy naturalmente, ni la intelectualidad ni el mismo proletariado escatimaron esfuerzos y conocimientos para demostrar delante de todos el daño cometido por el Estado burgués. Gracias a esto pudieron desarrollar y reforzar entre las masas trabajadoras la idea de un poder "proletario" que debería resolver todos sus problemas. Según esta idea, el proletariado utilizaría así, a través de su poder y del Estado de clase, el único medio existente, para él y otras clases, para liberarse de la burguesía e instaurar un principio igualitario y libre en las relaciones entre los hombres. Tal predestinación del poder "proletario" nos pareció siempre, a nosotros los anarquistas, groseramente errónea.
Nuestros camaradas de los tiempos pasados constantemente se opusieron a esta idea y demostraron el craso error cuando éstos distinguían el poder "proletario" del poder de Estado en general, designando al primero una misión que era profundamente extraña para él. Los socialistas estatistas siguieron sin embargo siendo fieles a su escuela autoritaria y es con este significado con el que detuvieron la Gran Revolución Rusa, revolución de una profundidad y una amplitud sociales aún desconocidas hasta ahora. Nosotros, los anarquistas, nos opusimos a su perspectiva equivocada sobre el destino de poder " proletario". En el curso de esta polémica, demostramos a los partidarios del estatismo de todo Estado, sea burgués o proletario, que tiende por su misma naturaleza a explotar al hombre, a destruir en cada uno todas las cualidades naturales del espíritu humano que impulsan a la libertad y a la solidaridad que la funda.
Esto nos valió por parte de los socialistas estatistas un odio todavía más grande. Ahora bien, la existencia y la práctica del poder proletario en Rusia tienen que confirmar y confirman constantemente la sinceridad de nuestro análisis. El Estado "proletario" dejó cada vez más su naturaleza al desnudo y demostró que su carácter proletario era simple ficción, lo que los proletarios pudieron comprobar desde los primeros años de la revolución, ya que ellos mismos contribuyeron a instalarlo.
El hecho de que el poder "proletario" en el curso de su degeneración demostrara no ser más que un simple poder de Estado, se volvió indiscutible y no pudo disimular más su verdadera cara. Por su práctica, probó de manera clara que sus fines y los de la Gran Revolución rusa no tenían absolutamente nada en común. Durante todos estos años de hipocresía no pudo someter pacíficamente los fines de la revolución rusa y se enfrentó a sangre y fuego con los que amenazaban con desmaquillar su verdadera esencia - una herida inmensa y purulenta sobre el cuerpo de la revolución-, entre los que la cobardía y la picardía les llevan a la muerte y a la devastación de todos sin excepción, en primer lugar a los que intentan ser independientes y actuar libremente.
Podemos preguntarnos: ¿Cómo puede haber ocurrido esto? Según Marx y Lenin, el poder "proletario" no debía en ningún caso parecerse al poder burgués. ¿Una parte de la vanguardia del proletariado no tendría parte de responsabilidad en este resultado?
Numerosos anarquistas son propensos a pensar que el proletariado no está allí para nada, habiendo sido engañado por la casta de los intelectuales socialistas, los cuales aspirarían, en el curso de una serie de acontecimiento puramente socio-históricos y en virtud de lógicas de las transformaciones estatales inevitables, a reemplazar el poder de la burguesía por el suyo. Esto sería por la razón que la intelectualidad socialista se esforzaría por dirigir sin interrupción la lucha del proletariado contra el mundo capitalista y burgués.
A mi parecer, esta formulación no es completamente exacta ni verdaderamente suficiente. La experiencia revolucionaria de Rusia nos provee de abundantes dadas objetivas para este sujeto. Nos muestra de modo irrefutable que el proletariado no fue homogéneo de ninguna manera en el curso de la revolución. Así, el proletariado urbano, cuando participó en la caída en numerosas ciudades del poder del enemigo de clase - la burguesía-, dudó un momento entre las vías de la revolución de Febrero y de Octubre de 1917. Es sólo después de un cierto tiempo, a consecuencia de la victoria militar de Octubre sobre Febrero, que una parte importante del proletariado urbano ha comenzado a unirse con una parte de sus hermanos, los partidarios directos de las conquistas de Octubre. Pronto, esta parte del proletariado no sólo se olvidó de defender sus conquistas, sino que se dio más prisa en unirse al Partido Bolchevique y al poder, a los que supo halagar inmoderadamente y quienes le inculcaron un gusto por los privilegios políticos, económicos y jurídicos de clase. Inspirada en sus privilegios de clase, esta parte del proletariado juró un amor eterno a su " Estado proletario de clase ".
Desde luego, el partido socialdemócrata bolchevique lo sostuvo totalmente y animó en esta evolución, porque ésta abría ante él una ancha palestra para aplicar su programa que consistía en utilizar la lucha revolucionaria práctica del proletariado para someter a éste en conjunto después de apoderarse en nombre del poder de Estado; al hacer camino, para distinguirse mejor, el partido social demócrata bolchevique se transformó en el partido " Comunista Bolchevique ", no privándose de ninguna manera de usar de la demagogia más descarada, no despreciando ningún medio, no dudando si es preciso en robar programas de otras formaciones políticas; todo esto con en el fin único de atraerse mejor al proletariado, al cual prometía su ayuda segura, mientras que en realidad avanzaba sólo hacia su propio fin. Es en esto que este partido encarnó lo mejor posible las esperanzas históricas de la casta intelectual: Remplazar el poder de la burguesía y ejercer este poder a cualquier precio. Una parte del proletariado no se opuso a su visión, muy al contrario, se reconoció en sus acciones y se hizo a cómplice.
Esta parte del proletariado, sin embargo, fue educada durante generaciones con la idea que el proletariado se emanciparía de la burguesía sólo cuando quebrantara su poder, destruyera su organización estatal con el fin de edificar la suya propia. Pero a pesar de esto, esta parte del proletariado ayudó al partido bolchevique-comunista a organizar su " poder proletario " y a edificar su Estado de clase.
El camino y los medios empleados no tardaron en volver a esta parte del proletariado semejante en todos los aspectos a la burguesía derribada, también cínica y arrogante, no temiendo abusar de la violencia más feroz para imponer su dominación en el pueblo y la revolución.
Esta violencia era totalmente natural en la casta intelectual del partido, porque fue preparada durante años largos para utilizarla y se embriagó. En cuanto a la masa del proletariado - el esclavo mudo de ayer - la violencia ejercida sobre sus semejantes le era profundamente extraña. Ocupada en edificar su " Estado de clase ", una parte del proletariado ha sido señalada a comportarse así, mediante el uso de la violencia de manera repugnante contra la libertad individual, la libertad de palabra y de expresión de toda organización revolucionaria, cuando éstas discrepaban con la desfachatez del " poder proletario ". Esta parte del proletariado se apresuró a ocupar, bajo la dirección del partido bolchevique comunista, los lugares dejados vacantes por los déspotas de la burguesía derribada, haciéndose a su vez una ama tiránica, no dudando en hacer uso de la violencia más horrible, sin ninguna discreción, contra todos aquellos que se oponían a sus intenciones. Este comportamiento ha sido al mismo tiempo hábilmente enmascarado por la " defensa de la revolución ".
Esta violencia ha sido sobre todo ejercida sobre el cuerpo de la revolución rusa en provecho de los intereses limitados de una parte del proletariado y del partido bolchevique-comunista, y en nombre de su dominación completa sobre todas las demás clases trabajadoras. No podemos ver solamente allí un extravío pasajero del proletariado. Una vez más, podemos comprobar con mucha nitidez cómo todo poder de Estado manifiesta sin tapujos su naturaleza, el calificativo de proletario que no cambia absolutamente nada.
A mi modo de ver, es por todas estas razones que todos los camaradas extranjeros, que no conocieron esta experiencia, deben estudiar con cuidado todas las etapas de la revolución rusa, en particular el papel que jugaron el partido bolchevique-comunista y la parte del proletariado que lo siguió. Esto con el fin de abstenerse de caer en los mismos errores, en consecuencia de la demagogia desvergonzada de los bolcheviques y sus partidarios, a propósito de la utilidad del " poder proletario ".
También es cierto que la lucha actual de todos nuestros camaradas contra la mentira bolchevique, debe por lo tanto, llevarse a cabo con la ayuda de conocimientos importantes de lo que pueden proponer ellos a las masas en lugar de este " poder proletario”. Los bellos eslóganes no bastan, aunque a menudo no dejen a la masa indiferente. Esta lucha se hace a partir de situación concretas y hace plantearse continuamente las cuestiones vitales y urgentes: ¿Cómo y que medios de acciones sociales deben emplear las masas trabajadoras para emanciparse totalmente?
Conviene responder a tales cuestiones lo más directamente posible y con la claridad más grande. Es una necesidad esencial, no sólo para poder llevar una lucha activa contra el mundo capitalista y burgués, sino también para nuestro movimiento anarquista, porque es de ella de quien dependerá la influencia de nuestros idea sobre el principio y el fin de esta lucha. Esto significa pues que el proletariado no debe repetir el error cometido por sus hermano de Rusia, es tiene decir no tiene que ocuparse de organizar un " poder proletario " bajo la dirección cualquiera de un partido llamado a sí mismo "proletario", sino de únicamente organizar la satisfacción de las necesidades de todos ellos y de defender la revolución contra todo tipo de poder de Estado.


Probouzdénié, n°18, Enero 1932, pp.45-48.
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 12:56

POR EL X ANIVERSARIO DEL MOVIMIENTO
INSURRECCIONAL
MAKHNOVISTA EN UCRANIA


Nestor Makhno
Enero-Febrero
1928


Como se sabe, la vergonzosa traición de los dirigentes bolcheviques a las ideas de la Revolución de Octubre hará que todo el Partido Bolchevique y su poder " revolucionario proletario ", establecido sobre el país, firmar una paz infame con los emperadores alemanes, Willhem II, y el austríaco, Karl, y luego hacer una lucha todavía más infame, dentro del país, primero contra el anarquismo, luego contra los Socialistas Revolucionarios de izquierda y el socialismo en general. En junio de 1918, me reuní con Lenin en el Kremlin, a petición de Sverdlov, entonces presidente del Comité Ejecutivo Pan-Ruso de los Soviets. Haciendo referenciaa mi mandato de dirigente del Comité de Defensa de la Revolución en la región de Gulai-Pole, informé a Lenin de la lucha desigual llevada por las fuerza revolucionarias en Ucrania contra los invasores austro-alemanes y sus aliados de la Rada Central Ucraniana; discutió conmigo y, habiendo observado mi afecto campesino fanático a la revolución y a las ideas anarquistas que llevaba en ella, me aseguró que el poder soviético había comenzado una lucha, en los centros urbanos de la revolución, no contra el anarquismo como tal pero contra los bandidos que apelaban a eso:
" Con anarquistas que llevan una acción revolucionaria organizada, como aquellos de quienes usted me habló ahora, nuestro Partido Bolchevique y yo mismo, encontraremos siempre un punto en común para instaurar un frente revolucionario común. Otro asunto ocurre con los social - traidores, esto son verdaderos enemigos de la emancipación auténtica del proletariado y del campesinado pobre; a su respecto, mi actitud quedará siempre intransigente: soy su enemigo... "
Es difícil de encontrar en un líder político tanta picardía e hipocresía como aquellas que Lenin manifestó en esta circunstancia. El poder bolchevique ya había organizado en aquella época la represión contra el anarquismo, con la intención bien deliberada de desacreditarle en el país. El bolchevismo de Lenin había puesto una cruz sobre toda organización revolucionaria libre y, solamente el anarquismo era todavía peligroso para él, porque sólo hay un anarquismo, a condición de que aprenda a actuar de manera organizada y estrictamente consecuente entre las grandes masas obreras y campesinas, con el fin de llevarlos a la victoria política y estratégicamente, que pueda sublevar todo lo que es sano y totalmente consagrado a la revolución en el país, y alcanzar por medio de esta lucha la realización práctica en la vida de las ideas de libertad, de igualdad y de trabajo libre.
Anotemos que con respecto a los socialistas, Lenin utilizó un tono tan duro... La ofensiva del poder bolchevique contra el anarquismo y el socialismo hizo en este momento un gran servicio a los contrarrevolucionario extranjeros, cuyas fuerzas armadas penetraron sin problemas en el territorio revolucionario de Ucrania y expulsaron rápidamente todos los destacamientos combatientes revolucionarios dirigidos por anarquistas, socialistas-revolucionarios o incluso por algunos extraños bolcheviques.

Gracias a este vergonzosa traición de los dirigentes bolcheviques, la contrarrevolución pudo paralizar muy rápidamente todos los enlaces revolucionario entre las ciudades y los pueblos ucranianos, para luego dedicarse a una represión de masa. Así es como la revolución ucraniana se encontró, de manera completamente inesperada, delante del cadalso de sus verdugos y fue castigada en el primer estadio de su desarrollo.
Fueron días penosos, llenos de horrores sangrientos. Los dirigentes bolcheviques, según los acuerdos con los emperadores centrales, retiraron de Ucrania todos los destacamentos revolucionarios de trabajadores rusos, bien armados y disciplinados, mientras que los trabajadores ucranianos se encontraron mal armados y equipados, y tuvieron que retirarse como sus hermanos de Rusia, impotentes para hacer frente a los enemigos de la revolución. Se toparon, a veces en combates sangrientos, al poder bolchevique que no quiso dejarlos entrar a Rusia con sus armas. Es en estos días, donde todo pareció perdido, cuando los campesinos revolucionario, unidos alrededor del grupo comunista-libertario de Gulai-Pole, diseminados en numerosos grupos y destacamentos, también se replegaron con destino a Rusia dónde, les pareció, que la revolución seguía su curso y podía ayudarles a encontrar la fuerza necesaria para enfrentarse de nuevo con los invasores contra-revolucionarios…
Desgraciadamente, ya en este período de la revolución, pudieron observar en los dirigentes bolcheviques un claro desvío desde todo lo que era sano y revolucionario en las masas trabajadoras, sistemáticamente sometido a su denigración en provecho de sus privilegios de partido de la contrarrevolución probada que enmascaraban. En las inmediaciones de la ciudad de Taganrog el poder bolchevique organizó emboscadas a los grupos y destacamentos revolucionarios independientes con el fin de desarmarlos. Esta circunstancia hizo que las fuerzas de la región orgullosa y revolucionaria de Gulai-Pole se dispersasen en pequeños grupos entre los que algunos volvieron clandestinamente, mientras que otros se reunieron también clandestinamente en Taganrog para decidir lo que convenía hacer desde ahora en adelante...
En Taganrog fui el encargado junto con Veretenikov, por el grupo de camaradas que se encontraban allí, de organizar una conferencia. Se hizo. Sus resoluciones fueron breves, pero positivas en el sentido de que ninguno de los participantes decidió replegarse más lejos. A excepción de mí mismo, Veretenikov y de tres otros camaradas, todos los demás decidieron regresar al frente, y trabajar clandestinamente cerca de los campesinos, todo eso con la prudencia más grande.
Mis cuatro camaradas y yo mismo recibimos de la conferencia la tarea de pasar entre dos y tres meses en Moscú, Petrogrado y Kronstadt, con el fin de familiarizarse con la marcha de la revolución en estos centros revolucionarios, para después regresar a Ucrania en los primeros días de Julio, en los lugares donde estuvo decidido organizar batallones libres de defensa de la Revolución, con la clara intención de no sólo combatir si no también de vencer.
Sin mis compañeros, pude volver a tiempo a Ucrania dónde reinaba la arbitraririedad en la política y la economía de los austro-alemanes y su vasallo, el Hetman Skoropadsky. De mis viejos amigos encontré a pocos, la inmensa mayoría habían sido asesinados, o encarcelados antes de sufrir la misma suerte. Profundamente convencido de realizar la tarea que me había sido confiada por la conferencia de Taganrog, me relacioné con los campesinos de la región con el fin de escoger allí a los que estaban dispuestos a unirse a la lucha. Encontré así a numerosos campesinos y campesinas a los que antes había tenido la oportunidad de interesar por mis ideas. Con su ayuda, consiguí encontrar a algunos de mis compañeros que habían podido escapar de las detenciones y de los fusilamientos de los austro-alemanes y de los verdugos de la revolución, y que siempre estuvieron decididos a combatirles. Sin esperar a que nuestros otros compañeros volvieran de Rusia, sin dejarnos detener por todos los peligros que representaban nuestras estancias en los pueblos, sometidos sin cesar a incursiones y persecuciones por parte de los ocupantes y de sus aliados, seguidos a veces de detenciones y ejecuciones de nuestros compañeros más activos, conseguimos poner en pie bastante rápidamente una organización destinada a preparar la insurrección revolucionaria de las masas campesinas contra el Hetman y su régimen agrario-feudal, así como contra sus defensores, los ejércitos austro-húngaros-alemanes. Empleamos entonces el discurso siguiente:
" ¡Campesino, obrero y tú, intelectualidad trabajadora! ¡ Por el renacimiento y el desarrollo de la revolución, como medio más seguro de la lucha contra el Capital y el poder de Estado! ¡ Para la creación y el fortalecimiento de una sociedad libre de trabajadores en nuestra vida, nuestro objetivo común! ¡ Tú debes organizarte, fundar en tus filas destacamentos y batallones revolucionarios combatientes de tipo guerrillero, luego sublevarte, ir al asalto del Hetman y de los emperadores austro-alemanes - los que nos enviaron a sus salvajes ejércitos contrarrevolucionarios - ,vencer cueste lo que cueste a estos verdugos de la revolución y de la libertad!... "

Las masas trabajadoras nos escuchaban y nos comprendían. Desde pueblos y aldeas alejadas, del mismo Gulai-Pole, nos enviaban sus delegados, se esforzaban por localizar el grupo anarquista, después de llevar a uno de los miembros a su casa para discutir con él y preparar la insurrección. En este momento, unas veces viajaba sólo, y otras con tres o cuatro camaradas; celebraba reuniones clandestinas con los campesinos de estos pueblos y comarcas. Después de dos meses de trabajo propagandista y organizativo, penoso e intransigente, llevado a cabo por los campesinos de la región, nuestro grupo comunista libertario de Gulai-Pole se percató de que una muchedumbre de trabajadores estaba dispuesta a seguirlo, entre los que estaban numerosos insurrectos armados y decididos a todo para poner fin a la arbitrariedad económica y política de Hetman y de los terratenientes austro-alemanes. Après deux mois de ce travail propagandiste et organisationnel, pénible et opiniâtre, mené par les paysans de la région, notre groupe communiste libertaire de Gouliaï-Polié s'aperçut qu'une foule de travailleurs était prête à le suivre, dont de nombreux insurgés armés et décidés à tout pour mettre fin à l'arbitraire économique et politique de l'Hetman et des junkers austro-allemands.

Me acuerdo de una vez que los delegados de unidades que habíamos organizado, viajaron durante una semana por toda la región para intentar localizarme, ya que fuí el más odiado por la burguesía y el mando austro-alemán. Por mi parte, también, me desplazaba en compañía de dos o tres camaradas de pueblo en pueblo, llevando a cabo mi agitación organizativa. Consiguieron localizarme y me pidieron, en nombre de los que los habían enviado, no retrasar más el estallido general de la insurrección armada contra los enemigos de la revolución. Me declararon: " ¡Nestor Ivanovich, vuelve a Gulai-Polé a llamar a la sublevación a sus habitantes! Si se rebelan, todos los pueblos, distritos y regiones los seguirán. Con tu grupo de compañeros agitadores, por vuestro intenso trabajo, d ya habías ascendido, antes del Hetman y de los austro-alemanes, tu ciudad Gulai-Pole a una altura revolucionaria nada común. Tu llamamiento dirigido a Gouliaï-Polié, hará más para la obra de la insurrección, para la cual nosotros todos nos preparamos, que todas estas semanas que pasas recorriendo los pueblos, corriendo los riesgos más grandes para su vida, a preparar por la agitación verbal esta obra ".
Yo no me dejé embelesar por esta confianza y esta estima hacia nuestro grupo y mi persona. Privado de toda vanidad revolucionaria, yo me esforzaba por inculcar el mismo principio las masas entre las cuales trabajábamos; se trataba de conservar la lucidez y la comprensión que habíamos conseguido originar para el progreso de la revolución, castigada en ese momento por los verdugos contrarrevolucionarios.

Mi viaje a través de los núcleos revolucionarios de Rusia, las experienciasy las observaciones que había sacado, todo esto me había hecho entender muchas cosas. Es por todas estas razones por las que me había dedicado, en compañía de mis amigos del grupo comunista libertario de Gulai-Pole, a organizar la insurrección campesina contra los enemigos de la revolución y a velar escrupulosamente por que ninguna sobrestimación de nuestro papel nos haga olvidar las tareas verdaderas que nos habíamos dado. También, a todas las demandas urgentes hechas por los campesinos de poner en marcha la insurrección, respondía continuamente, como iniciador y responsable de la insurrección:
" ¿ Por tu parte, acaso todas tus fuerzas están lo suficientemente organizadas con tu grupo? ¿Has comprendido totalmente que la insurrección debe ponerse en marcha por todas partes en el mismo momento, a pesar del alejamiento de los diferentes distritos?
- Si lo comprendiste bien, no es del todo inútil sin embargo reflexionar una vez más sobre la manera más fecunda para empezar nuestra lucha armada. Tanto que estamos lejos de disponer de los mismos medios técnicos que nuestros enemigos, mientras que justamente nuestros primeros golpes dados deban servirnos para conseguir un cierto número de fusiles y de piezas de artillería, o igual una veintena de cartuchos y de granadas por fusiles y cañónes.
- Tal éxito deberá valernos una satisfacción doble, porque obtendremos inmediatamente más determinación, tanto sobre el plano político como organizativo y combatiente. Después de este primer éxito, todos nuestros destacamentos se arrojarán sobre el enemigo por todos lados, creando así la confusión más completa en los Estados Mayores austro-alemanes y del gobierno de Hetman, por lo menos en nuestra región del Bass-Dnieper y en el lago del Doetz. Luego, durante el verano, los acontecimientos deberán evolucionar todavía más favorablemente para permitirnos acentuar todavía la ventaja de nuestra lucha... "
Fue el lenguaje que nosotros, campesinos anarquistas, con el que hace casi diez años, en un momento extremadamente penoso para la revolución y las ideas de nuestro movimiento, nos dirigimos a las masas trabajadoras. Podemos plantear la cuestión: ¿Por qué hicimos gala de una prudenciatan grande, posiblemente hasta excesiva, a propósito de nuestra influencia sobre las masas, mientras que éstas eran las primeras en apelar a la insurrección contra los opresores? - ¿Por qué, todavía podemos preguntarnos, mientras que fuimos naturalmente llevados por el espíritu de rebelión, no nos pusimos simplemente en la cabeza de estas masas, tan convencida por los elementos desencadenados de la tempestad revolucionaria y anarquista, completamente privada de otros pensamientos políticos? Esto podrá parecer extraño, pero nuestra actitud fue únicamente dictada por las condiciones del momento, de aquellas en particular que raramente son reconocidas como determinantes en el movimiento libertario. En efecto, para una vanguardia revolucionaria activa, era un momento de gran tensión, porque exigía una preparación minuciosa de la insurrección campesina. Nuestro grupo comunista libertario campesino de Gulai-Pole constituía esta vanguardia y los acontecimientos le hicieron plantearse la cuestión de saber si debía tomar totalmente entre sus manos la dirección del movimiento de las masas laboriosas en ebullición, o bien debía ceder este papel a uno de los partidos políticos con programa muy preparado y que disponía además del apoyo directo del gobierno "revolucionario" bolchevique de Moscú.
Esta cuestión hizo difícil la posición de nuestro grupo, tanto que en este período de actividad estaba fuera de intención el referirse a fórmulas abstractas del anarquismo que negaba la organización disciplinada de las fuerzas revolucionarias, en el resultado del que los anarquistas habrían debido ser condenados por encontrarse aislados en la acción revolucionaria y apartados por la misma via del papel creativo y fecundo que les era en principio destinado. A pesar de la pasión revolucionaria y nuestra experiencia intacta que nos empujaban a utilizar todos los medios para vencer la contrarrevolución, aspirábamos a actuar como anarquistas convencidos en los bien fundados principios de la doctrina. Sin embargo, éramos conscientes de la desorganización que reinaba en el movimiento anarquista, llevándole un perjuicio considerable y haciendo el juego del bolchevismo y de los Socialistas Revolucionarios de izquierda. También éramos igualmente conscientes de que esta costumbre desorganizacional estaba mucho más anclada en la inmensa mayoría de los anarquistas que los aspectos positivos de la doctrina, y qué en consecuencia, mientras el movimiento anarquista ofreciera esta característica principal no podía ser comprendido ni sostenido por las masas, las cuales no tenían ganas de perecer ciegamente en una lucha vana.
Resolvimos lo mejor posible esta cuestión preparando directamente la insurrección y no inquietándonos de ninguna manera por las críticas eventuales de nuestros compañeros de ideas sobre esta posición vanguardista, poco conforme, a sus ojos, con la enseñanza anarquista. Nos despojamos en los hechos de tal habladuría inconsecuente, tan perjudicial para nuestra causa, y pensamos sólo llevar la lucha hasta la victoria completa.
Sin embargo, ésta exige del anarquismo revolucionario, que querría ocupar conscientemente su sitio y cumplir su tarea activa en las revoluciones contemporáneas, la tensión inmensa de carácter organizativo, tanto en la formación de sus filas como en la definición de su papel dinámico en el momento de los primeros días de la revolución, a menudo abordados a tientas por las masas trabajadoras.

Siendo consciente de la división de las filas anarquistas y de su existencia semilegal en los centros urbanos, allí dónde los bolcheviques se habían ensañado a destruir o a transformarlos en subordinados de su poder, nosotros, campesinos anarquistas, actuamos en los campos para dejar oír allí la voz de nuestro movimiento anarquista, con el fin de levantar el estandarte de la insurrección contra el Hetman y sus defensores austro-alemanes.
Es dentro de este espíritu que nuestro grupo inculcó a los campesinos de la región, sin ceder un solo pulgar sobre los principios anarquistas, el que impulsó la lucha armada y elaboró el programa político del movimiento insurreccional pronto conocido por todas partes bajo el nombre de " unidades revolucionarias de Makhno".
La influencia del grupo y la mía propia fueron tan fuertes y fecundas, que ninguna fuerza política hostil hacia el anarquismo, en particular la de los partidos socialistas, pudo neutralizarlo en el espíritu de las masas insurrectas, las cuales no escucharon sus palabras de orden, ni siquiera los discursos de sus oradores. La palabra del grupo comunista libertario campesino de Gulai-Pole, a propósito de la libertad y a propósito de la independencia de los trabajadores enfrente del capital y de su servidor, el Estado, fueron asimilados por las masas y su sentido fue considerado como el fundamento de la lucha para reemplazar la organización nociva de la sociedad capitalista y burguesa por la organización libre de los trabajadores.

Es en nombre de este objetivo que las masas campesinas crearon una poderosa fuerza armada, la pusieron bajo la dirección de Estado Mayor organizado por el grupo comunista libertario de Gulai-Pole, luego lo sostuvieron estrechamente sin interrupción. Estos lazos económicos y espirituales jamás fueron rotos, la población trabajadora reforzaba sin cesar el movimiento, hasta en los momentos más penosos, abasteciéndolo hasta el fin.
Así es como la región de Gulai-Pole se transformó rápidamente en un país de una especie particular, porque todas las tendencia estatales en su autodirección fueron desterradas. Las hordas salvajes de los austro-alemanes que no habían conocido límite alguno a su arbitrariedad, fueron deshechas y desarmadas, sus armas equiparon en seguida el movimiento.
Estas tropas comenzaron a retirarse rápidamente de la región; en cuanto a los hombres del Hetman Skoropadsky, algunos fueron ahorcados, y otros expulsados. El gobierno bolchevique observó en seguida la existencia de esta región orgullosa así como a los anarquistas que animaban su movimiento insurreccional. Es entonces cuando los periódicos bolcheviques mencionaron sin cesar el nombre del anarquista Makhno en primera plana, contando diariamente la lucha llevada bajo su dirección…
No obstante, el movimiento insurrecional siguió su camino. Después de haber desbaratado a los austro-alemanes y a los hombres del Hetman de toda una serie de distritos de Ucrania, observó los principios de la acción denikista y del Directorio ucraniano - más conocido bajo el nombre de "Pétliourovchtchina" - contra el cual comprometió todas sus fuerzas, siempre bajo la dirección de los campesinos anarquistas, los hijos más incondicionales de la revolución. Fue edificado un extenso frente contra estos nuevos enemigos y heroicas acciones militares fueron llevados en interés de la revolución y de la nueva sociedad libre de trabajadores.
Es bajo estas condiciones que los campesinos anarquistas organizaron el movimiento insurreccional de los trabajadores ucranianos, lo que se convirtió, más tarde, en el Movimiento Makhnovista. A partir de esta visión de conjunto, aunque incompleta, los que se informaron de fábulas difundidas por los enemigos de la Makhnovchtchina, a veces hasta por algunos de sus "amigos", volviendo a afirmar que este movimiento no tuvo ideología, que su inspiración tan doctrinaria como política vino del exterior, podrán concluir que estas afirmaciones son totalmente inexactas.

Los guías del movimiento, así como las masas campesinas trabajadores que lo apoyaron de principio a fin, saben bien que fue organizado por el grupo comunista libertario de Gulai-Pole y que llevó constantemente las esperanzas anarquistas de los que no fueron deformados por verbalismo revolucionario, ni por las tendencias caóticas y el espíritu de irresponsabilidad que estaban tan frecuente en las ciudades. Los inspiradores y oraganizadores del movimiento insurreccionall, tales como los hermanos Karétnik, Alexis Martchenko, Domachenko, mi hermano Sawa, Liouty, Zoutchenko, Korostèlev, Troian, Danilov, Tykhenko, Mochtchenko, Tchoubenko y muchos otros, fueron totalmente anarquistas. Algunos de ellos ya habían militado entre los campesinos durante los años 1906-1907, y eran, de hecho, pioneros del movimiento. Son ellos, así como otros surjidos en el seno del movimiento, quienes han alimentado tanto el plan del movimiento de ideas políticas y de su organización militar y estratégica. Toda ayuda de las organizaciones anarquistas, las más próximas al plan de ideas, fue muy deseada pero, a nuestro gran pesar, jamás fue aportada de manera organizativa. Durante los nueve primeros meses de su actividad militar contra los enemigos de la revolución, el movimiento anarquista no vio aparecer a ninguno de sus amigos naturales, que debían ser los anarquistas de las ciudades. Es sólo más tarde cuando algunos vinieron a colaborar, sobre todo individualmente, en particular los que fueron liberados por manos enemigas del movimiento. Sólo el grupo comunista libertario de Ivanovo-Vosnessensk, encabezados por los camaradas Makéev y A. Tchernaikov, vino para reunirse de manera organizada al movimiento makhnovista; le aportó una ayuda necesaria e importante, pero desgraciadamente muy provisional, porque la inmensa mayoría de sus miembros se fueron poco tiempo después.
Durante todos esos años de lucha desigual, penosa y responsable histórica y políticamente, el movimiento makhnovista se alimentó sólo de sus fuerzas internas. Es la razón esencial, profundamente estoy convencido de eso, por la cual pudo quedar un combatiente firme a su puesto revolucionario y, a pesar de los combates incesantes debido a su cerco permanente, nunca siguió otros caminos diferentes al del anarquismo y de la revolución social.
Siendo fieles a sus concepciones anarquistas, impidiendo al Estado y a sus a partidarios meterse en la autodirección de los trabajadores de las ciudades y de los campos, en su obra de edificación de una sociedad libre, el movimiento makhnovista naturalmente no pudo esperar ninguna ayuda por parte de partidos socialistas estatales; en cambio, era lógico esperar esta ayuda por parte de las organizaciones anarquistas de las ciudades, lo que desgraciadamente jamás se produjo. Los hábitos desorganizativos tan arraigados en este momento entre la mayoría de los anarquistas disimularon lo que estaba sucediendo en el campo. En su conjunto, no supieron notar ni sentir en el momento oportuno el estado de ánimo anarquista de los campesinos, ni realizar en consecuencia las organizaciones de los trabajadores urbanos. Habiendo reconocido esta deficiencia, el movimiento makhnovista no felicita esta debilidad de las organizaciones urbanas de los anarquistas.
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 13:00

... De esta constatación nació la fe en la rectitud de nuestra propia posición en el trabajo revolucionario. Sabíamos cómo mantener la firmeza, que nos permitió luchar tantos años sin más poder que el de nuestras propias fuerzas.
Al asumir la responsabilidad revolucionaria, a la vez dolorosa y trascendental, el movimiento makhnovista no cometió más que un solo error: unirse con el bolchevismo en la lucha conjunta contra Wrangel y la Entente. Durante este acuerdo, aparentemente precioso práctica y moralmente para el éxito de la revolución, el movimiento makhnoviste se equivocó sobre los bolcheviques y no supo abstenerse a tiempo de la traición de este último. Los bolcheviques lo atacaron de manera traicionera, con la ayuda de todos sus "soldadesco", y aunque con mucha dificultad, lo vencieron por un tiempo.
Dielo trouda, n°44-45, Enero-Febrero 1928, pp.3-7.


---------------------------------------------------------------------------------------

MEMORIAS DE UN PARTISANO MAKHNOVISTA

Ossip Tsébry

El pueblo de Tartaki, compuesto por 220 casas, se encuentra junto a la orilla de un afluente del río Boug. Situado a dos kilómetros de Jmérinka, está separado de este pueblo por el bosque del señor local y aislado por el río y el bosque municipal. A un poco distancia del pueblo, el dominio señorial de P. Ralli, dedicado a la agricultura, que ocupaba antes de 1917 cerca de l.600 ha; fue dirigido por un intendente y sus auxiliares.
Mi padre, Vassily Grigoriévitch, gozaba de una buena reputación por parte de la población del pueblo y la región. Fue tan estimado y querido por sus consejos, y por la costumbre que tenía de ayudar a quien se encontraba en dificultad o en la desgracia. La barra pública de vinos y alcohol había sido cerrada a petición suya y reemplazada por una cooperativa de consumo. Por otra parte, era muy fuerte físicamente y lucía una barba espléndida, lo que le había valido ser propuesto por el distrito de Braïlovsky y su comisario al puesto de administrador del distrito. Mi padre entonces había respondido que no tenía ningún deseo de ocupar tan alta responsabilidad, ni quería dominar a otros, ni estar dominado por quienquiera que sea. Más tarde, supe que había hecho el servicio militar en un regimiento de Petrogrado, donde había recibido la influencia de un soldado de primera clase, comprometido voluntario y de convicciones anarquistas bakuninistas, que durante su tiempo libre se había ocupado de instruir a sus compañeros-soldados entre los que estaba mi padre. Al mismo tiempo que la instrucción, este anarquista había propagado, con prudencia, sus ideas.
En el momento de la revolución de 1917, los campesinos locales se echaron sobre las tierras señoriales tan esperadas. Fueron a saquearlo todo, a incendiar y destruir. En una semana, la inmensa mayoría de los señoríos de la región fueron reducidos a cenizas. En el momento del reparto de las tierras, hubo una gran confusión y hasta disputas. En el pueblo de Tartaki, todo ocurrió de otro modo: fue reunida una junta general y un dirigente, mi padre, fue escogido en su nombre. Se dirigió inmediatamente a la asamblea: " ¿Que debemos emprender y cómo vamos a comportarnos con respecto al terreno señorial local? ". Según él, si hubiera que comportarse como en los pueblos vecinos, aniquilando y tomándola contra todo lo nos pertenecía, esto no tendría ningún sentido.
“Si todo nos pertenece, entonces debemos conservarlo tal cual, luego cultivarlo juntos, lo que será fuente de provecho para todos”. Hubo largas discusiones, luego decidieron cultivar colectivamente el terreno. La asamblea eligió a cuatro ayudantes para prestar asistencia a Vassily Grigoriévitch. Fueron los cinco a buscar al intendente y a sus ayudantes y los invitaron a dejar los lugares en el plazo de dos días. Luego, teniendo como base las decisiones tomadas por la junta general, reunieron a los campesinos de los señoríos y Vassily Grigoriévitch les explicó que todos aquellos que lo deseaban podían trabajar y vivir en el terreno: serían acogidos con satisfacción por el municipio; en cambio, los que no deseaban hacerlo, podían largarse con los criados del señor, esto en el plazo de dos días. Casi todos los trabajadores aceptaron con alegría quedarse.
Al principio del año 1918, el ejército austro-húngaro-alemán ocupó Ucrania. Los grandes terratenientes y los antiguos mandatarios, encabezados por el hetman Skoropadsky, aparecieron a continuación. Estos sátrapas miran con celo el trabajo: fue formado un gran ejército punitivo de cuarenta mil hombres. Instaló en Vinnitsa a su principal Estado Mayor, teniendo como tarea controlar la provincia de Podolie. El intendente general del señorío, Braïlovsky, también volvió. Como su hogar había sido devastado, se instaló en el palacio del señor P. Ralli, conservado en perfecto estado por los habitantes del distrito a fin de transformarlo en instituto. Este intendente general, Ivanovsky, reclamó que se pusiera a su disposición 50 gendarmes. Convocó a los kulaks locales que le dijeron los nombres de los responsables de la devastación de trece grandes propiedades, a excepción del pueblo de Tartaki, el cual había conservado sin daños el señorío, puesto en explotación colectiva.
Ivanovsky conocía bien al dirigente de Tartaki, Vassily Grigoriévitch, el campesino trabajador rebelde pero honrado. Fue a buscarlo en compañía de su destacamento punitivo. " ¿ Vassily Grigoriévitch, dónde se encuentra pues el intendente? Preguntó.
- La asamblea del pueblo le invitó a él y a sus ayudantes a alejarse. Se fueron, en cuanto a dónde, no puedo decirlo - respondió mi padre.
- Vassily Grigoriévitch, estoy muy contento de que el terreno no haya sido saqueado, y deseo que continúe siendo explotado colectivamente por el municipio, al cual tocará el tercio de la cosecha. "
En los otros pueblos, lvanovsky se dedicó en alma a la represión: hizo cargar a golpes de sable contra los campesinos rebeldes y cometió todo tipo de coerciones, hasta tal punto que la gente huyó en masa hacia los bosques. Poco después de la visita de lvanovsky, mi padre fue a visitar a su padrino, empleado en Jmérinka en los ferrocarriles. Supo de él que un vagón de municiones rusas se encontraba sobre una vía muerta de la estación, esto sin que el mando alemán hubiera sido informado.
"Si los aldeanos desean disponer de armamento -le declaró su padrino- nosotros los ferroviarios, podemos ayudarles en esta buena causa. " La misma tarde, asistieron juntos a la reunión del comité revolucionario de los ferroviarios de la ciudad. Allí se decidió que Vassily Grigoriévitch se encargaría de reunir a hombres de su pueblo y pueblos vecinos con el fin de transportar durante la noche las armas disponibles.
En el bosque municipal de Tartaki, a un kilómetro del pueblo, se encontraba un inmenso barranco que tenía numerosas cuevas que antaño habían servido para proteger a combatientes eslavos en la lucha contra los turcos. Vassily Grigoriévitch se llevó consigo a tres albañiles y fue a inspeccionar estas cuevas, con el fin de habilitar allí escondites para las armas. La tarde siguiente se efectuó la asamblea de todo el municipio; ochenta voluntarios fueron designados para asegurar la autodefensa del municipio. Éstos me eligieron comandante del destacamento. El dirigente del municipio, Vassily Grigoriévitch, decidió enviar a cuatro miembros de nuestro destacamento de autodefensa a recorrer los pueblos vecinos, proponiendo a la gente de reunirse en secreto la siguiente tarde en el Barranco Seco. El día siguiente, avisamos a los ferroviarios de que nuestra gente estarían en el lugar convenido el día dicho, un total de quinientos. Llegados a Jmérinka, todos nosotros fuimos a trabajar y, en el curso de la noche, transportamos hacia las cuevas cerca de mil fusiles, diez ametralladoras, cien revólveres, doscientas granadas de mano y veinte mil cartuchos.
Un destacamento armado de doscientos hombres fue puesto en orden con el fin de hacer incursiones nocturnas sobre Jmérinka, antes de dispersarse por la mañana, sus miembros continuaban asumiendo su parte de trabajo en el municipio. Bajo la dirección de Vassily Grigoriévitch, fueron creados otros cinco destacamentos de partisanos en los pueblos vecinos: Slomaki, Lioudavka, Gamarnia y Krivoï-rog.
Cada uno de ellos contaba con cerca de ciento cincuenta voluntarios, colocados bajo el mando de un combatiente suelto. Cada destacamento debía actuar con total independencia, pero, en caso de un acontecimiento importante, todos los cinco destacamentos se fusionaban bajo el mando de Vassily Grigoriévitch. Todos estos destacamentos se armaban con las existencias de las "Cuevas". Actuaban sólo por la noche, atacando los convoys de tropas y de productos que se llevaban a Alemania, que fueron interceptados y recuperados. También atacaban la guarnición de Jmérinka y a la Varda del Hetman, antes de dispersarse por la mañana en sus hogares.
En el momento de la cosecha del trigo, los partisanos llevaron consigo ametralladoras a las que disimularon en medio de las espigas. Pequeños destacamentos de la Varta o de ocupantes austro-húngaro-alemanos vinieron para pasar cerca de los campos; los partidarios les tendieron emboscadas y, por el fuego mantenido y súbito de sus ametralladoras, los abatieron a todos. Cada vez que ocurría esto, los aldeanos iban a buscar en seguida al mando local de estas tropas, informándoles de que partisanos desconocidos, venidos del bosque, habían diezmado uno de estos destacamentos, no lejos de su pueblo o aldea, e indicaban una dirección falsa de estos partisanos ficticios.
Los aldeanos alejaban así las sospechas. Un día, poco antes de la trilla del trigo, el intendente general lvanovsky, y Koumanovsky, el comandante de su destacamentos punitivo, fueron asesinados en el momento de la cena, a golpe de granadas, en su palacio.
Todo el trigo había sido recogido en muelas y ahora había ahora que batirlo. La trilladora había sido desmontada, su tambor delantero fue reparado. Además, era la única trilladora - la de Tartaki –que había sobrevivido, en 1917, a la destrucción general de las trece granjas vecinas. Los pueblos de la región se encontraron en una situación muy mala, ¿Por qué? Porque no sólo sus granjas señoriales habían sido quemadas, sino que el ganado y los corrales también habían sido aniquilados. ¿Cómo había ocurrido esto? De la manera más simple: el que era el más fuerte y el que tenía hijos para ayudarle se había apoderado de las mejores bestias y tierras de la granja señorial. Desde luego, eran la mayoría kulaks, mientras que los bédniaks (campesinos pobres) sólo pudieron recoger las migajas.
Entonces cuando un bédniak había podido llevarse por ejemplo un ternero, no tenía en general nada con que alimentarlo, ni un cercado para guardarlo; sólo podía matarlo y comérselo. Por otro lado, la mayoría de las veces había recibido un pedazo muy mal situado de tierra y no disponía de los instrumentos necesarios para cultivarlo. También, muy a menudo, lograba pedir al kulak arar su tierra, con el que se comprometía atrabajar con su familia para él. Fueron sobre todos los kulaks quienes acogieron más amablemente a Ivanovsky, el intendente general, a su vuelta, y quienes señalaron a los bédniaks, como responsables a sus ojos de todos los males. Éstos pagaron muy caro muy estas acusaciones, a veces hasta con su cabeza.
Todos estos pueblos vecinos, más tarde, sintieron mucho no haber actuado como en Tartaki, dónde todos tenían de qué comer y vestirse, sin contar por eso kulaks ni bédniaks. Mi padre se preguntaba frecuentemente : " ¿Dónde están los anarquistas intelectuales? ". A sus ojos, habría sido verdaderamente indispensable disponer de dos a tres anarquistas propagandistas en una ciudad tan central como Jmérinka, y sin embargo no había ninguno. En toda la provincia de Podolie, yo era el único que tenía cierta idea de lo que era el anarquismo, el cual había conocido por parte de mi padre.
La lucha contra el Hetman y los polacos:
En Octubre de 1918, por orden del Hetman Skoropadsky, comenzó a formarse un ejército ucraniano del Mar Negro, su principal Estado Mayor se instaló en el cuartel de Lissaya Gora, en la ciudad de Berditchev. Este ejército tenía que estar compuesto por "voluntarios", pero éstos habían huido a los bosques para escapar de los destacamentos punitivos de las regiones de Jmérinka, Vinnitsa y Berditchev. A pesar de todo, en dos semanas, a finales de Octubre, fueron reunidos más de cincuenta y mil hombres. La mayoría de ellos vino con sus propias armas y provisiones. Entre los oficiales, más de la mitad simpatizaba con la política de Petlura y de Vinnitchenko (líderes nacionalistas ucranianos). En cuanto a la masa, estaba dispuesta a aliarse hasta con diablo, con tal que echara del país a los ocupantes austro-húngaros-alemanes y la policía de Skoropadsky. A principios de noviembre, éste dio enseguida a Kiev la orden a disolver el ejército del Mar Negro. En Berditchev, el ejército recibió la orden por la tarde, lo que se ejecutaría el día siguiente por la mañana. Sacando provecho de este plazo, el ejército ucraniano atacó, bajo el mando de oficiales petluristas, de noche, a la guarnición de los ocupantes austro-húngaro-alemanes; la desarmó, se apoderó de la artillería de Lissaya Gora y decidió marchar por la mañana sobre Vinnitsa, para enfrentarse allí con el cuerpo punitivo de cuarenta mil hombres que se encontraba allí. La misma noche, Vassily Grigoriévitch fue puesto al día del trascurso de los acontecimientos por un enviado especial de Berditchev.
A las dos de la mañana, las sirenas sonaron en Tartaki y, una hora más tarde fueron reunidos cinco destacamentos preparados para irse. Mi padre declaró que por la mañana un Ejército Revolucionario (nacionalista) iba a marchar contra los ocupantes y su fantoche Skoropadsky, y había propuesto a todos los voluntarios unirse bajo su mando a este Ejército Revolucionario e ir a Berditchev. Casi todos ellos lo hicieron. Me designaron como dirigente provisional del municipio de Tartaki, a la cabeza de un destacamento de cien hombres que se habían quedado para proteger el pueblo.
Al amanecer, a la cabeza de un destacamento de seiscientos cincuenta hombres, Vassily Grigoriévitch se dirigió hacia Vinnitsa, dónde se unió al Ejército Revolucionario y participó en la batalla que vivió la derrota de los cuarenta y mil hombres del destacamento punitivo. Después de esta primera victoria, el Ejército Revolucionario marchó sobre Kiev, cerca del cual un nuevo destacamento de nacionalistas de Galitzia se le juntó. Vassily Grigoriévitch declaró entonces a los suyos: " Es aquí dónde deberían encontrarse en este momento los anarquistas propagandistas, porque es posible hacer todo con esta masa. "
Desde luego, Petlura y Vinnitchenko sacaron provecho de la situación y ganaron la masa a su causa. Los bolcheviques no dormitaron tampoco y llevaron una propaganda desenfrenada. Alcanzando los accesos de Kiev, la masa pronto se convenció de que Petlura no era muy diferente de Skoropadsky. Después de la toma de Kiev, el conflicto con los bolcheviques provocó la división del Ejército Revolucionario en tres partes: unos se unieron a los bolcheviques, otros volvieron a sus hogares, y los kulaks y elementos burgueses se quedaron con Petlura.
A mediados de enero 1919, Vassily Grigoriévitch volvió con sus hombres a Tartaki. En la asamblea que hubo seguidamente, declaró que el destacamento había cumplido su papel: "Derrotamos al peor enemigo del pueblo trabajador y ahora vamos a poder dedicarnos a un trabajo apacible, por lo menos hasta que aparezca un nuevo enemigo”.
Éste no tardó en hacer su aparición bajo los tiros de los denikistas. Hubo combates, luego la calma volvió. Durante todo este tiempo, el trigo fue cosechado y batido, después también repartido entre todos. Hacia el fin del año 1919, los bolcheviques aparecieron en la región de Jmérinka y, sin llamar la atención ni dejarse ver demasiado, llevaron una propaganda intensa: " ¡Sólo los bolcheviques pueden dar al pueblo un paraíso terrestre! Es solamente bajo nuestro poder que los terratenientes y sus mercenarios no se atreverán más a reaparecer en Ucrania. Total, prometieron mucho.
Los campesinos, en cuanto a ellos, razonaron así: " ¿Ésos nos prometen la misma cosa que los petluristas?... ¿Y que conseguimos con estos últimos? La tierra no pertenecía más a los señores, pero si al Estado. Por el momento, vamos a continuar tranquilamente trabajando y viviendo nuestra vida; en cuanto a estos parásitos, todo ellos tienen que morirse. "
A principios de 1920, los polacos aparecieron otra vez, con Pilsudsky en cabeza, acompañado por su "amigo" Petlura. Habiendo ocupado Ucrania, los polacos repetían sin cesar a la población: "Esta región pertenece totalmente a Polonia y ustedes, campesinos rusos, van a trabajar para nosotros.” La población escuchó serenamente este discurso y examinó con cuidado el armamento francés de estas tropas.
En otoño de 1920, los ejércitos polaco-petluristas huyeron en pleno pánico, atacados como no por los partisanos de los campos, los cuales les ofrecieron así a los bolcheviques la posibilidad de ocupar Kiev, Vinnitsa, Jmérinka y toda la provincia de Podolie. Vassily Grigoriévitch decidió entonces enviarme con un pequeño despego a ayudar a los makhnovistas. Cuando me despedí, me dijo, con lágrimas en los ojos, que el movimiento makhnovista no podría resistir, porque nuestros hombres todavía no sospechaban lo que les reservaban los bolcheviques.
La lucha contra los bolcheviques y la tentativa de unirse al I Ejército makhnovista:
El destacamento de partisanos de Tartaki pasó por el pueblo de Yarochenkoï, donde lo reforzaron voluntarios locales, consagrándosele un efectivo de 350 hombres. A partir de aquí se llamó" Destacamento combatiente anarquista makhnovista ". Su comandante se pasó a llamar compañero Korchun (seudónimo), el compañero Matchouliak le fue añadido, y Bali fue el notario

A finales de agosto de 1920, el destacamento se dirigió hacia Kharkov, sabiendo que que el núcleo central del ejército makhnovista se encontraba allí. El destacamento se dio como fin abrirse paso para juntarse al ejército makhnovista. Estacionados en el pueblo de Dachevo, los exploradores nos comunicaron que un batallón de infantería bolchevique se acercaba a la localidad. Nos colocamos inmediatamente en la orilla del bosque del pueblo, por encima del camino que había allí.
Una fina lluvia caía. Cuando se aproximó la infantería bolchevique, los fusiles y las ametralladoras la acribillaron, derrotándola. Los partisanos atacaron con bayoneta, después, con la oscuridad que impedía reconocernos, ganamos el pueblo de Tarrasch. Mojados y agotados, hicimos un recuento en la madrugada: había doce desaparecidos y diez heridos. Korchun envió un explorador a los lugares del combate nocturno. Cuando supieron que nuestro destacamento era makhnovista, los campesinos locales se alegraron mucho y se encargaron inmediatamente de recoger a los heridos, repartidos en varios hogares. Todo el distrito era profundamente hostil hacia los bolcheviques.
Siguiendo su camino, el destacamento desarmó a los milicianos del pueblo de Piatigory. La población local le reservó la mejor acogida. Korchun decidió pasar el invierno en el pueblo de Tétiev, fortificado para la ocasión. Los combatientes fueron repartidos entre los hogares del lugar; debían ayudarles en sus trabajos y, en caso de alerta, reunirse inmediatamente en un lugar convenido para enfrentarse al enemigo. Trece pequeños pueblos fueron organizados así, teniendo cada uno su destacamento y su comandante. Un destacamento rojo de quinientos hombres vino de paso; todos los destacamentos de partisnos del lugar se lanzaron sobre él, lo cercaron y lo aniquilaron en una media hora. Los bolcheviques no tenían tiempo de reprimir a los campesinos rebeldes, porque tenían que enfrentarse sin interrupción al gran ejército de Nestor Makhno, así como los numerosos destacamentos de partisanos.
Korchun llegó a establecer el enlace con el Estado Mayor central de Makhno; le transmitimos la instrucción siguiente: " Todos los destacamentos que me piden deben actuar en completa independencia. Vosotros no estais aislados, otros numerosos destacamento luchan en toda Ucrania. El momento vendrá cuando nos reunamos totalmente en un único gran ejército y entonces venceremos al enemigo.”

Durante todo el invierno, los bolcheviques intentaron inquietar a los partisanos atrincherados en Tétiev, pero cada vez que lo intentaron fueron rechazados y acabaron con grandes pérdidas.
En primavera de 1921, agrupando a quinientos combatientes, nuestro destacamento se dirigió hacia Znamenka. En el camino, debió enfrentarse a numerosos asaltos de las unidades rojas y en consecuencia sufrió importantes pérdidas. A finales del verano, nos reunimos con el destacamento makhnovista de Bélach, en Tatievka, que pronto fue desbaratado en Znamenka. Con dos compañeros, pasé a Polonia, luego estuve en Austria y en Yugoslavia y, por fin, en Francia.
Diélo trouda - Probouzdénié, New-York, n°31, Diciembre 1949, pp. 17-19, et n° 32, ,Marzo-Abril 1950, pp. 13-14.



-----------------------------------------------------------------------------------------


UNAS PALABRAS DE LOS MAKHNOVISTAS A LOS TRABAJADORES COSACOS DEL DON Y DEL KUBAN


Ejército Revolucionario Insurrecional de Ucrania (Makhnovista)

¡Camaradas trabajadores cosacos ! Durante dos años languidecisteis bajo la opresión del general zarista Denikin. Durante dos años vuestros enemigos mortales, los pomeshchiks y barones os forzaron a defender los intereses de los ricos, opresores del pueblo trabajador. Durante dos años sucesivos os forzaron a su autoridad, y por vuestro propio sudor y sangre los ricos se han hecho más ricos, lo han festejado y han corrompido vuestras vidas. Durante dos años en la región de Don y el Kuban fluyeron las lágrimas y la sangre de los trabajadores del arado y el martillo. Durante dos años sucesivos, trabajadores cosacos, la revolución fue sofocada en vuestra tierra.
Pero por vuestros esfuerzos, camaradas, el yugo de Denikin y sus comandantes fue arrancado y en el Don y el Kuban la revolución triunfó otra vez.
Sin embargo, camaradas, antes de que tuvierais el tiempo para reponeros de la pesadilla de Denikin, un nuevo opresor apareció en vuestra tierra. El Partido Comunista Bolchevique, agarrado al poder, envió a sus comisarios y chekas a sus pueblos; ellos os ridiculizan, cosacos trabajadores, tanto como los gamberros zaristas.
Como en el tiempo de Denikin, los destacamentos punitivos de la autoridad bolchevique se llevan vuestro pan y ganado y recogen a vuestros hijos; y si tratais de protestar contra la violencia cometida sobre vosotros, ellos os azotan, os encarcelan, y hasta os pegan un tiro ¿Esta es la razón, camaradas cosacos trabajadores, por que os alzasteis contra Denikin, para caer bajo un nuevo yugo ahora en forma de los Bolcheviques Comunistas? ¿Es esto por lo qué derramasteis vuestra sangre, para permitir a los comisarios y los amantes de poder de dominaros ahora, suprimiros y obligaros?
Escuchad bien, hermanos, lo que nosotros, los revolucionarios campesino smakhnovistas, vamos a deciros. También fuimos oprimidos después de la revolución por una larga serie de autoridades y partidos. Primero la autoridad austriaca y alemana, con el Hetman, intentado dominarnos, después el aventurero Petlura, los Bolcheviques Comunistas, y también el General Denikin. Pero muy rápidamente los desalentamos para seguir nuestro propio proyecto y, como vosotros probablemente oísteis, tan pronto como en el verano 1918, bajo el mando de los campesinos de Gulai-Pole y otros trabajadores, y del revolucionario anarquista Nestor Makhno, a quien la autoridad zarista encarceló durante más de diez años por su amor hacia la gente trabajadora, nos alzamos y fuimos contra las filas austro-alemanas, y después de esto, durante estos dos últimos años hemos seguido luchando contra todos los opresores de los trabajadores.
Ahora estamos inmersos en una batalla despiadada contra los agentes y los comisarios de la autoridad bolchevique, matándolos y expulsando a estos tiranos de nuestras regiones. Las filas de nuestros destacamentos insurgentes revolucionarios son cada día mayores. Todos los oprimidos y apenados se unen nuestras filas y cercano está el día cuando todo el pueblo trabajador, en nuestra región se alzará y expulsará la autoridad de los charlatanes políticos bolcheviques, de la misma forma con la que expulsaron a Denikin.
Sin embargo, una vez que los tiranos bolcheviques sean expulsados, no tenemos ninguna intención de dar de alguien autoridad alguna sobre nosotros porque los Makhnovistas sabemos que el pueblo trabajador no es un rebaño de ovejas que pueda ser gobernado por cualquiera. Consideramos a los trabajadores capaces de edificar, ellos mismos y sin partidos, comisarios o generales, su propio sistema libre soviético, en el cual los que son elegidos al soviet no van a gobernar ni ordenar a nadie, como ocurre ahora, al contrario, serán sólo los ejecutores de las decisiones hechas en las reuniones de los trabajadores y conferencias.
Nos esforzaremos para esto, de modo que toda la riqueza del país, es decir la tierra, las minas, las fábricas, los talleres, los ferrocarriles, etcétera… no pertenezcan ni a individuos ni al gobierno, sino únicamente a los que trabajan en ellos. No vamos a bajar las armas hasta que hayamos borrado de una vez por todas toda opresión política y económica y hasta que la igualdad genuina y la hermandad sean establecidas en la tierra.
Esto, camaradas, es la razón por la que luchamos y por qué os pedimos, trabajadores cosacos de Don y del Kuban, luchar. En nuestro ejército insurgente había bastantes cosacos del Don y del Kuban; formaron dos regimientos de caballería que valiente y desinteresadamente lucharon juntos a nosotros contra los Denikistas. Ahora os llamamos a vosotros, cosacos trabajadores, a nuestras filas insurgentes a la lucha conjunta contra los tiranos y verdugos rojos, Trotsky y Lenin. Los esclavos han obedecido y sufrido bastante mucho tiempo el yugo de lo que ellos llaman la autoridad obrero-campesina. A las armas y en las filas de los insurgentes revolucionarios y luego acabaremos rápidamente con los proyectos de los que quisieron oprimirnos y cargarnos.
Camaradas, no creais el rumor que dice que somos bandidos y un pequeño grupo. Esto es una mentira extendida por los comisarios únicamente para confundir a la gente obrera y campesina; los trabajadores saben que los makhnovistas son trabajadores honestos que, no queriendo soportar una carga, se alzaron para liberarse de una vez por todas de toda opresión. No crea a periódicos bolcheviques, que escriben casi cada día que Batko Makhno está muerto y nosotros los makhnovists derrotados. No es verdad. Batko Makhno vive y juntos con nosotros derrota a diario regimientos y destacamentos punitivos de la autoridad de los comisarios y causa un pánico mortal en los opresores rojos..
Levantaos, trabajadores cosacos, contra la opresión y coacción de los comisarios. No los toleréis en vuestros pueblos. No pagadles impuestos. No dadles el pan. No entregad a vuestros hijos para ser soldados. Organizad vuestros propios destacamentos insurgentes. Matad a los opresores. Únios a nosotros. Os daremos toda la ayuda posible.
¡Viva la revolución campesino-obrera por un verdadero sistema soviético!
¡Viva el Don y el Suban libres!
¡Viva la unión fraternal de los trabajadores de todos los países y nacionalidades!
¡Viva la revolución socialista!

-----------------------------------------------------------------------------------------


Bueno aquí he terminado, jeje.
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
Francisco
Mensajes: 2119
Registrado: 09 Oct 2008, 12:41
Ubicación: Sureste ibérico

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por Francisco » 15 Sep 2009, 18:51

Con tu permiso, voy a imprimirlos para leermelos, me parece que sera una lectura muy interesante, siempre me ha atraido mucho el tema de Makhno y el Ejercito Negro
Sed como lobos ... Fuertes en solitario y solidarios en manada.

CNT-AIT Regional de Murcia
Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (F.I.J.L.)

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 15 Sep 2009, 19:55

franzisko77pnk escribió:Con tu permiso, voy a imprimirlos para leermelos, me parece que sera una lectura muy interesante, siempre me ha atraido mucho el tema de Makhno y el Ejercito Negro
Hombre hasta que no me meta en la SGAE seguiré creyendo en la cultura libre :lol:




Salud y anarquía!!!
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

Avatar de Usuario
_nobody_
Mensajes: 10495
Registrado: 12 May 2002, 13:28

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por _nobody_ » 15 Sep 2009, 20:48

en www.nestormakhno.info hay más textos, no se si alguno estará ya allá, pero merece la pena :wink:
...vive como piensas o acabarás pensando lo que vives...

Avatar de Usuario
raskolhnikov
Mensajes: 1641
Registrado: 05 Nov 2008, 16:56
Ubicación: Murcia

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por raskolhnikov » 17 Sep 2009, 12:10

También me han pasado una entrevista sobre uno que habla sobre la Ucrania de la época y el anarquismo latente en Ucrania:


Cuestión religiosa. Los ucranianos eran en general bastante religiosos, aunque dependiendo del género: las mujeres solían seguir los rituales, mientras que los hombres eran más bien indiferentes. Las mujeres también eran quienes mandaban en casa, y los hombres no intervenían en ello.

Muchos de los makhnovistas eran firmes anarquistas y ateos, respectivamente, también hay que tener en cuenta que es difícil creer en algo después de tantos años de guerra y de 3,5 millones de muertes. Las tierras de la Iglesia fueron repartidas a los campesinos, pero no hubo ninguna persecución contra la religión, de hecho el mismo Makhno parece ser que se casó por la iglesia, la primera vez.

Libertad de expresión. Los anarquistas siempre culpaban a los bolcheviques de las represiones, acentuando que todas las partes debían estar representadas en los soviets (consejos), excepto las abiertamente hostiles y burguesas, lo mismo con los medios de comunicación. Entonces no era tiempo de expresión libre, y no había tiempo alguno para tratar con cualquier expresión incorrecta. Sólo un caos sangriento por todas partes.

El campesinado ucraniano. Las crónicas inducen al error, ya que en la mayoría de los casos se filmaron en Rusia con campesinos rusos; los campesinos ucranianos y las características tradicionales de su ropa eran bastante diferentes. No existía en ninguna parte la pobreza en Ucrania, antes de la Primera Guerra Mundial fue una próspera tierra, una de las mejores regiones de la economía en Europa, la mayor exportadora de grano. El principal problema era la superpoblación agraria, lo que llevó a millones de ucranianos a colonizar Siberia.
En Zaporizhia, la región donde comenzó el makhnovismo, sus habitantes no eran inicialmente pacíficos. Sus abuelos (literalmente) fueron guerreros profesionales, piratas, bucaneros y siervos fugados, de origen principalmente cosaco. La sociedad de Zaporizhia entre los siglos XVI-XVIII fue, en términos comparables, anarco-individualista. Sin terratenientes ni gobierno en absoluto, excepto un comando militar elegido para fines militares. Makhno siempre hizo hincapié en esto, precisamente porque cosaco significa "hombre libre". Imagínese una enorme, floreciente y próspera casa suiza sin ningún rastro de Estado y de impuestos en 1000 kilómetros a la redonda, y comprenderá por qué los makhnovistas luchaban tan ferozmente.

La Tachanka, ¿Invento de los makhnovistas? Carros con ametralladora similares fueron usados en el frente rumano en 1915, y antes por los británicos durante la Guerra Bóer de 1899-1902. Sin embargo, aquellos sólo podían abrir fuego estacionados o desmontados, mientras la tachanka era capaz de disparar en movimiento. Makhno fue el primero que las usó de forma sistemática y masiva. La palabra tachanka viene de tavrichanka, hace referencia a Tavria, región histórica del sur de Ucrania.

Ataques makhnovistas contra las colonias menonitas. Makhno nunca separó los menonitas de los colonos alemanes en general, todos ellos eran hostiles y burgueses bajo su punto de vista, porque apoyaron las fuerzas alemanas ocupantes y trataron de establecer una autonomía nacional bajo el protectorado alemán. Ellos también organizaron sus propias fuerzas armadas, que participaron en las acciones de castigo austro-alemanas, por tanto la respuesta era de esperar. Algunas colonias fueron destruidas, dos de ellas se convirtieron en comunas, la mayor parte de ellas permanecieron intactas, y todas desaparecieron en la URSS.

Agencia de inteligencia makhnovista. Fue muy eficaz porque había muchos simpatizantes, agentes voluntarios. También fueron experimentados conspiradores, y fueron capaces de resistir a bolcheviques que tenían las mismas habilidades. El jefe de contraespionaje makhnovista, Leo Zinkovsky (más conocido como Zadov) , había vuelto a la URSS en 1924 y había servido en la OGPU sovíetica, pero fue detenido y ejecutado en 1938 junto con otros, nadie sobrevivió.

Rebeliones campesinas en la Ucrania bolchevique. Las insurrecciones campesinas espontáneas no se detuvieron desde 1920. Por ejemplo, se registraron 4,098 levantamientos en Ucrania en 1931, con millones de campesinos involucrados. Los bolcheviques trataron de reprimirlos por todos los medios, y encontraron el método más eficaz de pacificación: una hambruna artificial, a través de la expropiación o incautación total del grano. La primera se organizó en 1921, fue también la primera hambruna en la historia de Ucrania.

No se trataba de un genocidio étnico, sino social y político, con el fin de reprimir cualquier movimiento político en Ucrania. Esta guerra permanente se prolongó hasta 1957, cuando Ucrania finalmente fue ahogada en sangre.

La destrucción del anarquismo. El anarquismo como ideología de masas fue extinguida ya que su base social fue sistemáticamente destruida. Los datos demográficos fueron cambiados drásticamente por la colectivización forzada y la industrialización de 1920-1930. Se condujo a millones de campesinos terriblemente empobrecidos y hambrientos a las ciudades, pasando a ser obreros industriales. Su cultura tradicional y su modo de vivir estaban completamente fuera de sitio ahí, perdiendo sus raíces y su significado. Aquellos cambios, junto con el asesinato de masa y el lavado de cerebro causaron no solo la desaparición del anarquismo, sino la degradación y el derrumbamiento irreversible cultural de las ciudades y los pueblos ucranianos.


----------------------------------------------------------------------------------------
"Perseguís a la gente de quien dependéis, preparamos vuestras comidas, recogemos vuestras basuras, conectamos vuestras llamadas, conducimos vuestras ambuláncias, y os protegemos mientras dormís, así que no te metas con nosotros."

Tyler durden

bardo
Mensajes: 1
Registrado: 10 Oct 2018, 00:29

Re: Textos inéditos de Makhno y la lucha en Ucrania

Mensaje por bardo » 10 Oct 2018, 00:41

alguien sabe de donde se ha traducido el texto "Contra la Wehrmacht, el Ejército Rojo y los nacionalistas ucranianos"?

Responder