Libros sobre la Guerra Civil

Debate, información y consulta sobre la historia del Anarquismo.
Bomarzo
Mensajes: 11
Registrado: 02 Ene 2006, 19:55

beevor

Mensaje por Bomarzo » 05 Ene 2006, 01:50

Yo si me lo lei nada mas salir, y lo mas interesante que tiene es la bibliografia. y una pregunta de donde saco, o donde encontro el acta de la cnt donde supuestamente y conjuntamente con las jsu se dio rienda a lo de Paracuellos'.
Quien se apuesta conmigo que el Beevor no se leyo ni una decima parte de los libros que saca en la bibliografia? cosa comun en los periodistas sensacionalistas. El como escribir besseller algunos lo tiene muy aprendido. Pero insicto de donde saco el acta de la CNT, todo lo demas es archiconocido.
salud

Avatar de Usuario
_nobody_
Mensajes: 10456
Registrado: 12 May 2002, 13:28

Mensaje por _nobody_ » 05 Ene 2006, 13:08

Sí, es de lo más intrigante. Para quien no lo haya leido, en el libro asegura que en la historia de la masacre de Paracuellos del Jarama estuvieron implicados además de la JSU y el PCE, las Juventudes Libertarias. Según Beevor -que encontró unos documentos en unos archivos de la CNT- firmaron una especie de pacto dos chavales de 20, Santiago Carrillo y Amor Nuño (de las JJLL) para cargarse a los fachas sin que trascendiera el asunto a sus "mayores".

Esta versión nunca la había oido, y de hecho la versión "oficial" de los libertarios siempre fue que este asunto fue cosa de los comunistas solos. Además no dice nada del que se iba a encargar de frenar todos estos desmanes, que era de la CNT, al hacerse cargo del sistema de prisiones en esa misma época.
...vive como piensas o acabarás pensando lo que vives...

Avatar de Usuario
Manu García
Mensajes: 5401
Registrado: 27 Ago 2004, 21:32

Mensaje por Manu García » 05 Ene 2006, 15:04

Ya había comentado el asunto Reverte en su libro sobre la defensa de Madrid.
"No más derechos sin deberes, no más deberes sin derechos"

Avatar de Usuario
Alquimista loco
Mensajes: 2317
Registrado: 23 Feb 2005, 17:41

Mensaje por Alquimista loco » 05 Ene 2006, 17:08

_nobody_ escribió:Además no dice nada del que se iba a encargar de frenar todos estos desmanes, que era de la CNT, al hacerse cargo del sistema de prisiones en esa misma época.
¿Te refieres a Melchor Rodríguez, el faísta?

Avatar de Usuario
_nobody_
Mensajes: 10456
Registrado: 12 May 2002, 13:28

Mensaje por _nobody_ » 06 Ene 2006, 01:09

Ese era, lo que pasa es que no me acordaba del nombre. :oops:
...vive como piensas o acabarás pensando lo que vives...

Avatar de Usuario
Ivanjoe
Mensajes: 778
Registrado: 11 Feb 2003, 20:08
Contactar:

Mensaje por Ivanjoe » 06 Ene 2006, 18:42

AQUI hay una buena selección de enlaces sobre "El Angel rojo" (que manía tienen, todo es rojo).

Al capítulo ese aún no he llegado, me sorprende, yo también desconocía esa supuesta vinculación de las JJLL.

¿Abrimos un hilo nuevo para hablar de este libro?

Avatar de Usuario
_nobody_
Mensajes: 10456
Registrado: 12 May 2002, 13:28

Mensaje por _nobody_ » 11 Ene 2006, 13:47

En http://www.kehuelga.org/lectura.html tienen unos buenos libros que están escaneando. Por ejemplo está El Eco de los Pasos de García Oliver, o La Revolución Rusa en Ucrania de Makhno. También está un libro de Félix Carrasquer sobre las colectividades de Aragón (en el que no se deja muy bien al POUM - ver capt. 6).
...vive como piensas o acabarás pensando lo que vives...

Ningures
Mensajes: 262
Registrado: 04 Jun 2003, 10:58

Res

Mensaje por Ningures » 17 Ene 2006, 11:47

A mi lo de Paracuellos es una cosa que me preocupa muchisimo, ya que no dudo que se utilizará cuando sea conveniente para desprestigar, y las informaciones que tengo al respecto no me resultan nada concluyentes. Suponiendo que exista esa acta, de la que la CNT debería tener copia, no se quien era ese que firmó, ni si pasó por asamblea, ni si es orgánico, ni si era un tapado que firmo eso para desprestigiar, etc, etc.
Ruego a los que sepan de historia, de verdad, que estudien ese asunto, que considero de suma importancia.
PD: el libro de Beevor, bien, muy bien, resulta mas de divulgación que otra cosa, pero esos libros también son importantes. Por cierto, curiosa la manera de envolver la campaña: primero sale su Stalingrado en serie media, 10 euracos, luego el Guerra Civil lujo, 30 euracos, y luego el Berlin´45 en colección, 4 euracos. Muy inteligente la editora, plas plas.
"Una certera dosis de su amor puede hacer que el mundo gire al revés que Dios. Una certera dosis de su amor, fiebre entre las piernas inyectada en el corazón. Es esto real, o no?". Surfin´Bichos.

Avatar de Usuario
Amateur
Mensajes: 86
Registrado: 06 Dic 2004, 12:34

Re: testimonio perosnal de un combatiente taliano en la GC

Mensaje por Amateur » 01 Abr 2006, 00:16

Alquimista loco escribió:
Fede escribió:salud!

una forma interesante y emocionante de libro sobre la revolucion y la guerra:"del amor, la guerra y la revolucion" Antoine Gimenez. Recuerdos muy vivos y sensuales de un voluntario italiano en el Grupo Internacional de la Columna Durruti, una unidad desconocida. Traducido del francés por Paco Madrid.
Pidalo a Pepitas de Calabaza, editorial: Julian@pepitas.net

fede
Imagen

Del amor, la guerra, y la revolución (A. Giménez)
http://www.elvarapalo.com/modules/bookl ... id=4&lid=3

Resucito el hilo porque hace pocas semanas encontré este libro en una tienda del centro, y como parecía interesante, me lo pillé para leérmelo cuando pudiese.

Ahora, estoy cerca ya de terminármelo, ¿alguien que se lo haya leído, para compartir opiniones?
Yo me lo leí este verano pasado y me gustó bastante. Una memorias muy en la línea del Homenaje a Catalunya de Georges Orwell pero con unas historias muchísimo más interesante que contar.
LLEVAMOS UN MUNDO NUEVO EN NUESTROS CORAZONES.

Avatar de Usuario
Ricardo Fuego
Usuari@ Expulsad@
Mensajes: 1096
Registrado: 14 Jun 2005, 04:08
Ubicación: Argentina
Contactar:

Mensaje por Ricardo Fuego » 19 May 2006, 00:07

Revolución y contrarrevolución en Cataluña, de Carlos Semprún-Maura(1978)

Dice lo que tiene que decir sobre el fascismo, los republicanos, el stalinismo, el POUM y la CNT. No es un mero recuento de la historia, es un análisis crítico desde una perspectiva revolucionaria.

Pueden encontrarlo acá:
http://www.somnisllibertaris.com/libro/ ... ndex02.htm
Ni partidos ni sindicatos, ni siglas ni dirigentes: ¡autonomía proletaria!

Círculo Internacional de Comunistas Antibolcheviques
cica_web@yahoo.com
http://www.geocities.com/cica_web

Avatar de Usuario
pim, pam, POUM
Mensajes: 543
Registrado: 29 Dic 2005, 00:33

Mensaje por pim, pam, POUM » 19 May 2006, 07:59

Un verdadero revolucionario, Víctor Alba, tiene dos libros fundamentales sobre la Segunda República y la Guerra Civil: La Alianza Obrera. Historia y análisis de una táctica de unidad en España (Madrid, 1978; incluye una selección de textos); y El Frente Popular (Barcelona, 1976). Sobre el Bloque Obrero y Campesino está el libro de Andrew Durgan, BOC 1930-1936. El Bloque Obrero y Campesino (Barcelona, 1996). Y hace pocos años se reeditó en Francia el clásico de Pierre Broué y Emile Témime, La révolution et la guerre d’Espagne (París, 2000).
Luego, la recopilación más completa de artículos de Andreu Nin que conozco es Por la unificación marxista (Madrid, 1978). El libro básico para conocer el pensamiento de Joaquín Maurín, es La revolución española. De la monarquía absoluta a la revolución socialista (Madrid, 1977; la primera edición es de 1932, Maurín exponía ideas que desarrolló luego en el más conocido Hacia la segunda revolución, de 1936).
Y un libro imprescindible de forma definitiva, y que da mil vueltas a muchos "revisionistas" sólo por su aporte empírico, es el de Michael Seidman, Republic of Egos. A Social History of the Spanish Civil War (Madison, 2002; hay traducción al castellano bajo el título de A ras de suelo).
"... todos pondrán sus manos para labrar la tierra y criar ganado, y la bendición de la tierra será común. Cuando un hombre tenga necesidad de grano o ganado, que lo tome del primer almacen que encuentre. No habrá ferias o mercados, pero toda la tierra será un tesoro común. Porque la tierra sólo puede poseerla Dios." (Winstanley)

Avatar de Usuario
pim, pam, POUM
Mensajes: 543
Registrado: 29 Dic 2005, 00:33

Mensaje por pim, pam, POUM » 19 May 2006, 08:17

Y, por supuesto, de José Peirats, los tres volúmenes de La CNT en la Revolución Española (Touluse, 1951-1953).
El libro de Abraham Guillén que citaba Manu García me parece muy interesante, al menos, para dar otra interpretación de la historia militar de la guerra que se sale de las hagiografías habituales de los "grandes caudillos militares" y sus "grandes decisiones de mando". En este sentido también va el de Seidman, aunque es un estudio de "historia social". Y también el libro de Paul Preston, The Politics of revenge. Fascism and the military in twentieth-century Spain (Londres, 1990; hay traducción castellana con el título La política de la venganza. El fascismo y el militarismo en la España del siglo XX). Preston propone que la estrategia militar franquista de conquista gradual del territorio republicano tenía como objetivo facilitar la represión sistemática en la retaguardia, con lo que se desmarca no sólo de la historiografía militar derechista (los hermanos Salas Larrazábal, Martínez Bande), sino de la de la izquierda de partido (Blanco Escolá).
"... todos pondrán sus manos para labrar la tierra y criar ganado, y la bendición de la tierra será común. Cuando un hombre tenga necesidad de grano o ganado, que lo tome del primer almacen que encuentre. No habrá ferias o mercados, pero toda la tierra será un tesoro común. Porque la tierra sólo puede poseerla Dios." (Winstanley)

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15245
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Mensaje por Jorge. » 20 May 2006, 15:18

paul_mattick escribió:Revolución y contrarrevolución en Cataluña, de Carlos Semprún-Maura(1978) Dice lo que tiene que decir sobre el fascismo, los republicanos, el stalinismo, el POUM y la CNT. No es un mero recuento de la historia, es un análisis crítico desde una perspectiva revolucionaria.
No. Desde la perspectiva del que se pasa a la derecha. Quien quiera leerlo que lo lea, pero que sepa que ese señor es un derechoso afín al PP. Los derechistas aclaman ese libro explicando que todas las revoluciones acaban en excesos totalitarios.

Avatar de Usuario
Ricardo Fuego
Usuari@ Expulsad@
Mensajes: 1096
Registrado: 14 Jun 2005, 04:08
Ubicación: Argentina
Contactar:

Mensaje por Ricardo Fuego » 20 May 2006, 23:32

Eso es como decir que no hay que tener en cuenta el texto "De la huelga salvaje a la autogestión generalizada" por las posiciones que después adoptó Vaneighem.

En todo caso, asi como "quien quiera leerlo que lo lea", también es cierto que antes de saber si ese libro es derechoso habría que leerlo, en vez de agitar fantasmas.

O a lo mejor lo que se busca con la "advertencia" es censurar cualquier crítica radical a las "organizaciones revolucionarias", incluyendo a la sacrosanta CNT.

Fíjense qué derechista será el libro que piensa esto sobre el poder.
5. Sobre el poder

Basta con mirar en torno nuestro para comprobar la situación de robot mal pagado a que se encuentra reducido el obrero en los Estados «obreros» (como casi todos los ciudadanos, por otra parte). Pero no puede protestar sin aparecer como un defecto del capitalismo o sin caer en la locura furiosa, ¡puesto que es él mismo quien se explota a través del Estado que le pertenece! ¡Maravillas de casuística! Para nuestros fanáticos de la dictadura del proletariado, lo que está en juego no es la supresión del Estado «ese engendro sobrenatural de la sociedad», sino por el contrario, su fortalecimiento continuo y en todos los terrenos, siempre y cuando, claro está, ese Estado declare «defender los intereses históricos de la clase obrera». Se ve muy bien adonde ha conducido esto y cuanto han tenido que padecer por esta defensa histórica los obreros, los campesinos y los demás ciudadanos en los llamados países «socialistas». Al leer, al escuchar y al ver actuar a la mayor parte de los que se llaman a sí mismos «revolucionarios» se diría que los hombres, eternamente, deberán confiar a un puñado de especialistas, de sabios y de jefes, la totalidad de sus deseos y la realización de sus sueños, y que no sólo es imposible sino que, aún peor, es «objetivamente reaccionario» luchar contra un Poder cuyas injusticias, alienaciones, privilegios, explotación —y a menudo su terror— se denuncian, sin luchar por otro Poder, que, se declara bueno, justo y dentro del sentido de la historia (¡como si la historia tuviera ese sentido!) A partir de este postulado ideológico, se exigirá la sumisión más total y la fe más intransigente hacia ese nuevo Poder y todo ello a pesar de sus injusticias, sus alineaciones, su explotación, sus crímenes y su terror.

No se trata de que la naturaleza del poder nos sea indiferente —y dicho sea de paso, cuando menos totalitaria sea, mejor— pero en Cataluña, como en otros sitios, hubo hombres que se negaron, con razón, a dejarse encerrar en el falso dilema que quiere reducir, «en última instancia», todas las luchas sociales a la instauración de un «buen poder». Porque no hay buen poder. Toda sociedad jerarquizada lleva en sí misma —con mayor o menor rigor— la explotación, la alienación, y la repulsión. Si no, ¿porqué iba a ser jerarquizada? Habría que desacralizar de una vez por todas la idea del «poder proletario» —ya que los proletarios son precisamente los que no están en el poder y a los que siempre se quiere limitar a un papel de simples ejecutantes. La cuestión planteada —y a fin de cuentas sin resolver (¿lo será alguna vez?)— en Cataluña es la siguiente. ¿La revolución consiste en romper la jerarquía «capitalista» para sustituirla por otra a la que se sigue considerando, a pesar de múltiples experiencias, más justa, y eso debido esencialmente a que se piensa que está mejor adaptada a las exigencias modernas de la producción —y nos encontramos entonces con los objetivos capitalistas apenas invertidos? ¿O los hombres van a poder, por fin, prescindir de la tabúes y de los mitos y a negarse a seguir delegando en el Poder —suerte de Padre monstruoso— la realización de su vida, para poder autoorganizarse en una democracia ni autoritaria, ni jerárquica? Esto, al menos, fue lo que se intentó en Cataluña y esa tentativa, a fin de cuentas, me parece fundamental porque hizo que centenares de miles de hombres vivieran durante meses y meses en una situación de insubordinación y de creatividad casi totales. Aunque la democracia no jerárquica no fue institucionalizada —¿acaso puede serlo?— sin embargo, fue muy real y estuvo en lucha abierta contra el nuevo poder burocrático.
Y esto sobre el proletariado y el movimiento obrero.
2. Sobre los obreros, el proletariado y el «movimiento obrero»

Para evitar confusiones, creo útil precisar lo siguiente: cuando hablo de obreros y de proletariado, no concedo ninguna carga ideológica a estas palabras. El proletariado son los metalúrgicos, los obreros textiles, los ferroviarios, los obreros agrícolas, etc. No creo en absoluto en el papel carismático que el marxismo atribuye al proletariado: clase portadora de la revolución socialista que, al liberarse a sí misma, libera a todas las clases y establece la buena sociedad sin clases. Todavía estoy menos de acuerdo con los diversos matices y añadidos contradictorios de los epígonos: la clase obrera, al tiempo que es, por esencia, la que va a liberar a la humanidad, no puede por sí misma superar la práctica y la teoría de las Trade Unions (Lenin). El partido es quien la revela a sí misma y quien le pone en evidencia su misión histórica, el partido se convierte en el instrumento indispensable para la conquista del poder político (que ellos confunden con la revolución). Así, paulatinamente, el partido ha ido sustituyendo a la clase obrera en la ortodoxia marxista y «obrero» y «proletario» es aquello que está dentro de la línea del partido (o del Estado) marxista‑leninista, y sólo eso.

Así, pues, veremos, por ejemplo, que en Cataluña hay metalúrgicos que pueden no ser «obreros» y comisarios de policía que si lo son. Porque los primeros cuando realizan la autogestión, están desarrollando una «actividad pequeño‑burguesa», mientras que los segundos están en posiciones de clase porque están en el partido. Esta ignominia jesuítica sigue siendo una regla de oro de los partidos —o grupos o grupúsculos— de diferente sello marxista‑leninista. Todo esto es falso, como lo es pensar que las clases son unívocas.

Una vez dicho esto, todavía tengo que precisar un punto: sin confundir proletariado y «movimiento obrero» (partidos, sindicatos, Herrs Professors, corrientes ideológicas, publicaciones, círculos, Casas del Pueblo, etc.), hay que constatar que, en el pasado, constituían juntos una fuerza de protesta global de la sociedad bastante considerable y que hoy ya no la constituyen. Los partidos y los sindicatos, con el correr de los días, de las luchas y de la evolución de las sociedades modernas, se han convertido en instrumentos de integración de los trabajadores en la sociedad. Por supuesto, desde un principio lo llevaban dentro de sí, aunque sólo fuese por la reconstrucción en su seno de la jerarquía de valores y de puestos existentes en la sociedad burguesa, a veces adaptados, a veces no. Pero lo que al principio sólo era una tendencia, se ha convertido en su rasgo predominante.

Por su parte, el proletariado, que algunas veces ha sido «representado» y otras «traicionado» por el movimiento obrero, ha actuado más de una vez como protagonista en la historia de las luchas sociales, de manera autónoma, tomando directamente en sus manos sus intereses específicos sin —o en contra de— la mediación de las organizaciones que decían ser sus representantes. Cada vez que el proletariado ha actuado así, lo ha hecha en un sentido libertario o antiautoritario, como se dice hoy.

Fueron los obreros rusos quienes crearon los soviets en 1905. El Partido social‑demócrata de Lenin y de Trotski no hizo más que ordenarles que adoptaran su programa o que se disolvieran. Todo está ya ahí. Así pues, fueron los proletarios (en el sentido aquí definido) los que realizaron la autogestión, casi generalizada, en Cataluña, y todas las demás experiencias revolucionarias que constituyen el objeto de este libro. Sin embargo, hay que constatar igualmente que, dejando de lado algunas experiencias recientes habidas en las «democracias populares», el proletariado cada vez actúa de un modo menos autónomo y menos revolucionario y cabe preguntarse si la Revolución catalana no ha sido en alguna medida la última gran manifestación de esta especificidad revolucionaria del proletariado, que le convirtió en el verdadero protagonista de numerosas luchas sociales del pasado.

Esta especificidad revolucionaria no tiene mucho que ver con el papel carismático, con el destino histórico, que Marx: atribuía al proletariado, y esto por toda una serie de razones que serian muy largas de explicar aquí y de las cuales, una es precisamente su propia evolución, que ha llevado a amplios sectores de la clase obrera a integrarse en las llamadas sociedades de consumo, que les han convertido en uno de los más sólidos y conservadores pilares de la «mayoría silenciosa», mientras que otros sectores se lanzan a las «huelgas salvajes» y a otros actos que a su manera se inscriben en el movimiento antiautoritario moderno. Si, en otra época, se ha podido hablar a tontas y a locas de proletariado, creo que hoy sería más acertado hablar de los proletarios.
Quizás el carácter "derechoso" venga más por este lado...
Ni partidos ni sindicatos, ni siglas ni dirigentes: ¡autonomía proletaria!

Círculo Internacional de Comunistas Antibolcheviques
cica_web@yahoo.com
http://www.geocities.com/cica_web

Avatar de Usuario
Amateur
Mensajes: 86
Registrado: 06 Dic 2004, 12:34

Mensaje por Amateur » 05 Jun 2006, 12:19

A Través de la metralla, de Armand Guerra (ed. La Malatesta). Me lo estoy leyendo ahora. Es interesante, el autor explica sus vivencias por los diferentes frentes por los que pasa. Lo más curioso de la hitoria es que Armand Guerra hace este recorrido para realizar una serie de documentales (era cineasta) y los hace, lo que pasa es que las películas se perdieron en su día y nadie aún ha podido dar con ellas (una lástima porque hubieran sido un documento super importante a tenor de lo que narra en el libro). El estilo es bastante sencillo, llano y bueno, a mí me está gustando, aunque no supera al Del amor, la guerra y la revolución de A. Jiménez.
LLEVAMOS UN MUNDO NUEVO EN NUESTROS CORAZONES.

Responder