L@s que nos dejan

Debate, información y consulta sobre la historia del Anarquismo.
Avatar de Usuario
joanarchy
Mensajes: 1497
Registrado: 17 Jun 2009, 22:10
Ubicación: girando sobre las rectas

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por joanarchy » 21 Mar 2015, 11:34

Joreg escribió:Caramba, era un tipo muy simpático, ingenioso y siempre colaboró con CNT... Qué palo.
Siempre lo he relacionado con el Gran Wyoming, pero cómo antagonista en realidad.
Me llama la atención la rapidez con que actualizan la wikipedia.
http://es.wikipedia.org/wiki/Moncho_Alpuente
Que extraño el hombre; nacer no pide, vivir no sabe, morir no quiere...
Donde no hay justicia es peligroso tener razón pues los imbéciles son mayoría. F. de Quevedo

Avatar de Usuario
salvoechea
Mensajes: 4596
Registrado: 24 Jul 2008, 18:00

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por salvoechea » 21 Mar 2015, 11:37

Me llama la atención la rapidez con que actualizan la wikipedia.
Pues anda que tu, me has quitado el copipega de las teclas cuando he ido a ponerlo ya hacía diez minutos que los habías hecho tu. :wink:
Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.
_____________________________________________

De cerca, nadie es normal

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 21 Mar 2015, 14:29

Comunicado del periódico CNT

Fallece Moncho Alpuente, colaborador del CNT

Nos deja a los 65 años de edad una de las últimas plumas lúcidas y mordaces, con su guiño especial a su querida central anarcosindicalista, colaborando asiduamente con el periódico desde 2001. Que la tierra te sea leve, compañero.

Redacción | Periódico CNT

La desgracia tenía lugar a primera hora de la mañana tras sufrir un infarto mientras pasaba unos días en Canarias junto con su pareja sentimental, tal y como informa la Cadena Ser.

Persona polifacética, acumuló una larga trayectoria tanto en la escena musical, así como de humorista y escritor. Precisamente en esta última faceta es en la que más se prodigó en las últimas décadas, colaborando activamente en diferentes publicaciones, entre ellas en el periódico CNT, con sus habituales columnas de actualidad en la contraportada desde el año 2001, de la mano de Emilio García Wiedemann (hijo de García Rúa) en la etapa de gestión del periódico en Granada.

Sin embargo, su relación con el sindicato viene de tiempo atrás. Afiliado al Sindicato de Espectáculos Públicos en la década de 1970, junto con Fernando Fernán Gómez o Emma Cohen, entre otros ilustres del mundo de la cultura, fue uno de los organizadores de los actos culturales del V Congreso de la Casa de Campo del 79, actuando él mismo con su banda Moncho Alpuente y los Kwai. También presente en los actos culturales del VIII Congreso en Granada de 1995, siempre colaboró activamente cuando el sindicato le requería, tanto en diversas jornadas libertarias por toda la geografía peninsular, como en 2010 con motivo de la presentación pública de los actos que conmemorarían el centenario de la Confederación Nacional del Trabajo.

Su pérdida se une a esa corta lista de intelectuales contemporáneos que no se casaban con nada ni con nadie, como eran los casos de Haro Tecglen o Javier Ortiz, también columnistas en el CNT.

Hoy 21M, cuando miles de personas nos manifestamos en Madrid reivindicando pan, trabajo, techo y dignidad, contaremos sin duda con el apoyo de nuestro querido Moncho allá donde esté. Que la tierra te sea leve, compañero.
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 06 May 2015, 20:36

MANUEL FORNÉS

Fue uno de los últimos maquis anarquistas que luchó contra el franquismo. Manuel Fornés Marin (1930), que residía en Segur de Calafell, falleció el pasado 16 de abril a los 85 años en Barcelona. Fornés era, junto a Joan Busquets ‘El sencillo’ y Ángel Fernández, de los pocos maquis que quedaban.

Nacido en Can Tunis, una zona obrera de Barcelona, era hijo de un metalúrgico anarquista de la CNT y una madre católica que limpiaba casas. En su juventud Fornés militó en la Federación Ibérica de las Juventudes Libertarias (FIJL) con la que comenzó distribuyendo propaganda.

El 9 de octubre de 1949 fue uno de los integrantes del grupo que asaltó el burdel de La Casita Blanca de Barcelona, de donde se llevaron 37.000 pesetas y documentación de los clientes adinerados que eran habituales en el local.

‘Darles miedo’

En una entrevista en 2012 recordaba que «era un prostíbulo muy frecuentado por la alta burguesía catalana. Más que una acción económica, se trataba de darles miedo, de hacer saber a los ricos que eran vulnerables, además, seguramente no denunciarían los hechos».

Relataba que «aunque no era una acción política, les quitamos 37.000 pesetas, objetos de valor y documentación de los clientes. Me dieron el arma allí, yo me quedé en la puerta y ni la utilicé. Me entraba risa cuando les veía muertos de miedo. Yo no tenía miedo, pero era la inconsciencia de la edad». En aquella acción participaron también Julio Rodríguez Fernández, Pere Adrover, Miguel Garcia, José Corral Martín, Francisco Martínez o Cèsar Saborit.

Pocas horas después fueron detenidos muchos de los miembros del grupo. Manuel Fornés fue arrestado junto a otros 30 miembros de los grupos de acción y cayó, con 19 años, en 1949.

Recordaba en la entrevista que «de mi grupo murió Martínez, a quien remataron de mala manera. A mí no me mataron porque no llevaba armas». En aquellos juicios se impusieron nueve penas de muerte, de las que cinco fueron ejecutadas en el Camp de la Bota. Fornés fue juzgado en un consejo de guerra el 6 de febrero de 1952 por ser miembro de la Junta de Defensa de Barcelona y fue condenado a 30 años de prisión, que cumplió en Valencia y Burgos.

Se le acusó de ser responsable de la junta de la CNT, lo que siempre negó y decía que fue una falsa acusación de otro miembro al que torturaron para obtener un nombre. Fornés explicaba que él sólo «era un militante más».

Anarquismo vigente

En la cárcel, Fornés aprendió inglés, francés y contabilidad, hasta que salió en libertad condicional en 1960. En 2012 explicaba que el anarquismo aporta hoy «el cuestionar las cosas. Poner en duda todo. Eso es un gran avance. Para construir algo hay que dejar bien firme la base. Además, falta sensatez y generosidad. Y esas cosas las tenía la CNT».

Joan Busquets, autor del libro El Sencillo. Guerrilla y prisión de un maqui, destacó que «Manolo Fornés tenía una gran facilidad para los estudios y destacó como buen jugador de fútbol», otra de sus pasiones. «Tenía un estilo elegante y eficaz. Muchos amigos suyos futbolistas, como Manchón, jugador del Barça, eran un recuerdo pleno de nostalgia y tristeza al pensar que él habría podido llegar a jugar en un club importante».

http://www.diaridetarragona.com/costa/4 ... franquismo
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 12 May 2015, 23:40

En este otro enlace viene más información sobre Manuel: https://rastrosderostros.wordpress.com/ ... narquista/
Cenetista escribió:MANUEL FORNÉS

Fue uno de los últimos maquis anarquistas que luchó contra el franquismo. Manuel Fornés Marin (1930), que residía en Segur de Calafell, falleció el pasado 16 de abril a los 85 años en Barcelona. Fornés era, junto a Joan Busquets ‘El sencillo’ y Ángel Fernández, de los pocos maquis que quedaban.

Nacido en Can Tunis, una zona obrera de Barcelona, era hijo de un metalúrgico anarquista de la CNT y una madre católica que limpiaba casas. En su juventud Fornés militó en la Federación Ibérica de las Juventudes Libertarias (FIJL) con la que comenzó distribuyendo propaganda.

El 9 de octubre de 1949 fue uno de los integrantes del grupo que asaltó el burdel de La Casita Blanca de Barcelona, de donde se llevaron 37.000 pesetas y documentación de los clientes adinerados que eran habituales en el local.

‘Darles miedo’

En una entrevista en 2012 recordaba que «era un prostíbulo muy frecuentado por la alta burguesía catalana. Más que una acción económica, se trataba de darles miedo, de hacer saber a los ricos que eran vulnerables, además, seguramente no denunciarían los hechos».

Relataba que «aunque no era una acción política, les quitamos 37.000 pesetas, objetos de valor y documentación de los clientes. Me dieron el arma allí, yo me quedé en la puerta y ni la utilicé. Me entraba risa cuando les veía muertos de miedo. Yo no tenía miedo, pero era la inconsciencia de la edad». En aquella acción participaron también Julio Rodríguez Fernández, Pere Adrover, Miguel Garcia, José Corral Martín, Francisco Martínez o Cèsar Saborit.

Pocas horas después fueron detenidos muchos de los miembros del grupo. Manuel Fornés fue arrestado junto a otros 30 miembros de los grupos de acción y cayó, con 19 años, en 1949.

Recordaba en la entrevista que «de mi grupo murió Martínez, a quien remataron de mala manera. A mí no me mataron porque no llevaba armas». En aquellos juicios se impusieron nueve penas de muerte, de las que cinco fueron ejecutadas en el Camp de la Bota. Fornés fue juzgado en un consejo de guerra el 6 de febrero de 1952 por ser miembro de la Junta de Defensa de Barcelona y fue condenado a 30 años de prisión, que cumplió en Valencia y Burgos.

Se le acusó de ser responsable de la junta de la CNT, lo que siempre negó y decía que fue una falsa acusación de otro miembro al que torturaron para obtener un nombre. Fornés explicaba que él sólo «era un militante más».

Anarquismo vigente

En la cárcel, Fornés aprendió inglés, francés y contabilidad, hasta que salió en libertad condicional en 1960. En 2012 explicaba que el anarquismo aporta hoy «el cuestionar las cosas. Poner en duda todo. Eso es un gran avance. Para construir algo hay que dejar bien firme la base. Además, falta sensatez y generosidad. Y esas cosas las tenía la CNT».

Joan Busquets, autor del libro El Sencillo. Guerrilla y prisión de un maqui, destacó que «Manolo Fornés tenía una gran facilidad para los estudios y destacó como buen jugador de fútbol», otra de sus pasiones. «Tenía un estilo elegante y eficaz. Muchos amigos suyos futbolistas, como Manchón, jugador del Barça, eran un recuerdo pleno de nostalgia y tristeza al pensar que él habría podido llegar a jugar en un club importante».

http://www.diaridetarragona.com/costa/4 ... franquismo
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5364
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Joreg » 25 May 2015, 17:34

Fallece el libertario andaluz Eduardo Escot, deportado en Mauthausen


http://www.andalucesdiario.es/politica/ ... authausen/

En la pasada madrugada del 23 de mayo fallecía por parada cardiaco-respiratoria en su domicilio de Rosny-sous-Bois, Francia, Eduardo Escot Bocanegra. Tenía 95 años de edad y era uno de los últimos republicanos andaluces y españoles que fueron deportados al campo de Mauthausen. Su muerte supone una enorme pérdida porque nos avisa de la definitiva extinción de los testigos presenciales del horror concentracionario nazi. Y siempre quedará la pregunta sobre si la sociedad y las instituciones estatales han reconocido lo suficiente a estas víctimas.

Eduardo Escot nació en 1919 en Olvera, en la sierra de Cádiz, en el seno de una familia jornalera “muy pobre y analfabeta”. Sin embargo, esta circunstancia, por otra parte muy extendida entre la población campesina olvereña, excluida de los servicios culturales más básicos, no impide que desde niño, Eduardo, muestre una gran sensibilidad por el estudio:

“Yo empezaba a aprender el oficio de zapatero, pero siempre con una afición terrible por estudiar mucho. Daba clases con un institutor muy interesante que se llamaba Don José Sepúlveda, este hombre daba clases de noche y este hombre fue fusilado el mismo día que entraban las tropas de Franco en Olvera, el mismo día fue fusilado cerca de su casa. Y el otro institutor que tuve, también fue fusilado. Así que de los dos maestros que yo he tenido en la escuela los dos han sido fusilados”

El otro maestro a quien se refiere es Antonio Juarino, y como el anterior, ambos de Izquierda Republicana. Este hecho no fue una particularidad local, pues conforme se iba extendiendo la sublevación militar, los maestros fueron uno de los principales colectivos destinatarios de la represión. El derecho a la cultura, a la formación humana e intelectual, había sido una de las reivindicaciones máximas de las organizaciones progresistas y revolucionarias que con tanta fuerza habían penetrado en las comarcas gaditanas desde finales del siglo XIX. La transformación social deseada empezaba por uno mismo. En este sentido, la instrucción era la herramienta más eficaz para combatir la miseria que atrapaba a buena parte de la población andaluza. Eduardo Escot responde a ese perfil de personas autodidactas y comprometidas socialmente desde muy jóvenes que tan hermosamente detalla Juan Díaz del Moral, entre otros, en su impagable obra Historia de las agitaciones campesinas andaluzas. Personas con un enorme sentido de la dignidad humana, que surgieron en muchos pueblos andaluces bajo las influencias del ideario libertario.

“Yo leí ya en mi pueblo a Víctor Hugo con 15, 16 años… Y con esa edad, por las noches en la casa, en el comedor de la casa de mis padres, yo leía los periódicos y había por lo menos 15 personas para escuchar.”

UN MITIN DE ÁNGEL PESTAÑA

Eduardo adquiere muy pronto conciencia social. Le parecía intolerable el sufrimiento y las penurias de su entorno familiar y no las asumía como consustanciales a la condición humana: “Olvera era un pueblo lleno de miseria donde solo podías comer de prestado. Yo me rebelé contra la miseria degradante que había en el pueblo. El ideal vino después. A mi me echaron del taller de zapatería donde aprendía a trabajar por revolucionario”. Bajo estas circunstancias, ingresa en la CNT en la primavera de 1936. En aquellos meses tuvo la oportunidad de conocer a un destacado líder anarcosindicalista por el que sentirá una honda admiración: Ángel Pestaña, histórico cenetista y fundador del Partido Sindicalista. Lo vio en dos ocasiones: una, en una conferencia en Olvera con motivo de la campaña electoral del Frente Popular en febrero de 1936. Y otra, en Sevilla, meses después, en un mítin en la plaza de toros con destacados dirigentes anarcosindicalistas. A pesar de su juventud, forma parte del comité de defensa local que se conforma el mismo día que los militares se sublevan contra el gobierno de la República. La Guardia Civil de Olvera se alinea con los golpistas y se enfrenta a los defensores de la legalidad republicana:

“Yo tenía dieciséis años y medio cuando empezó el movimiento, pero a pesar de ello, de los dieciséis años y medio, formé parte, el 17 de julio, cuando estalló todo ya, del comité de defensa del pueblo. Estaba en la reunión con el alcalde de Olvera, José María Sánchez Reviriego, alcalde republicano, para decidir qué es lo que había que hacer contra el movimiento, y mientras estábamos reunidos, el jefe de la Guardia Civil telefoneó diciéndole al alcalde: mire usted, yo voy a sacar a las tropas por medidas de seguridad a los sitios estratégicos. Y él nos miraba con el teléfono puesto: No, no… que no salgan las tropas, yo no quiero las tropas. A pesar de que el alcalde dijo eso, salieron pegando tiros al aire.

Hubo unos tiroteos, tres muertos de nuestra parte; en la Guardia Civil parece que hubo uno o dos heridos, eso no puedo saberlo. Hubo dos muertos que cayeron al lado mío y yo me escape de los tiros, yo me escapé, de los tiros yo me escapé…

Nosotros nos defendimos en los barrios obreros unos cuantos días pero luego nos tuvimos que marchar… Estuve escondido unos siete días en las montañas cercanas, en un ranchito, con un amigo socialista de Olvera hasta que nos fuimos a Ronda”.

UNA SIERRA EN MANOS DE LA GUARDIA CIVIL

La situación en la Sierra de Cádiz fue muy inestable, puesto que la mayoría de sus localidades fueron controladas por la Guardia Civil afecta a la sublevación militar. Sin embargo, una columna republicana procedente de Ronda ejerció cierta presión sobre estos núcleos, llegando a ocupar Olvera durante unas horas el día 27 de julio, causando once bajas entre los sublevados. Un día después, la columna rebelde de Gómez Zamalloa entra en el pueblo. Se da inicio a un período de terror que se prolongaría durante algunos años dejando como saldo noventa y cinco víctimas mortales, documentadas hasta ahora, entre los republicanos.

En Ronda, Eduardo Escot, se incorpora a la columna “Ascaso”, liderada por el cenetista sevillano Manuel Mora Torres, para combatir por diversas zonas de la serranía. De allí se traslada a Málaga y es testigo de la famosa “Desbandá” que llevó a decenas de miles de personas por la carretera hacia Almería mientras eran bombardeados por tierra, mar y aire por los sublevados y sus aliados italianos y alemanes. Ingresa en los batallones regulares con el grado de teniente de transmisiones en el 598 batallón que comanda su amigo Manuel Mora Torres. En Madrid estudia unos meses en la Escuela Militar en el Palacio Real. Se incorpora al frente del Jarama y después a la carretera de Extremadura. Los frentes de Aragón y Cataluña serán sus últimos escenarios de batalla. En febrero de 1939 cruza la frontera francesa camino del exilio en compañía de una gruesa columna de hombres y mujeres desmoralizados: “El recibimiento al entrar en Francia fue catastrófico”.

DESTINO MAUTHAUSEN

El campo de concentración de Barcarès es su destino durante unos meses hasta que es obligado a alistarse en las Compañías de Trabajadores Extranjeros. Con la invasión alemana de Francia en mayo de 1940, la compañía de Eduardo es apresada muy pronto en la ciudad de Belfort. Tras varios meses como prisionero de guerra en el Stalag XI-D cerca de Hamburgo, se produce la deportación a Mauthausen, el llamado campo de los españoles en Austria, el 27 de enero de 1941 donde se le adjudica el número de matrícula 5.151 que llevará cosido en el traje rayado que aún conserva. Eduardo trabaja por unos meses en las célebres canteras del campo central de Mauthausen, escenario de las más crueles torturas y vejaciones que los SS infligían a miles de deportados convertidos en esclavos y en verdaderas piltrafas humanas que, en una buena proporción, tenían como último destino los hornos crematorios.

Eduardo Escot, en su juventud durante la Guerra Civil.
Eduardo Escot, en su juventud durante la Guerra Civil.
En el verano de 1941 Eduardo es trasladado a Bretstein, donde se construye un pequeño campo conformado exclusivamente por españoles. Localizado en un valle montañoso en la Estiria austriaca, lejos del campo central, Eduardo Escot y más de doscientos republicanos trabajarán, en unas condiciones terribles por las bajas temperaturas y la falta de alimentos, en la construcción de una carretera alpina. Un año después es destinado definitivamente al subcampo de Steyr donde se dedica a la fabricación de automóviles para el III Reich. Su estado físico se había deteriorado considerablemente a la par de la inmensa mayoría de deportados para pesar tan solo 35 kilos en el momento en que entran las tropas norteamericanas en Steyr el 5 de mayo de 1945.

UN RECONOCIMIENTO TARDÍO

Eduardo rehizo su vida en el exilio francés, en la ciudad de Rosny sous Bois, cerca de París donde fue acogido junto a 18 deportados españoles. En París conoció a su mujer, Aimée, con la que tiene dos hijos. Se dedicó, en un principio, a su oficio de zapatero para terminar trabajando en una empresa dedicada a la publicidad. Durante unos años siguió vinculado a la CNT en el exilio desempeñando algunas responsabilidades. Perteneció a la Federación Española de Deportados e Internados Políticos mientras tuvo actividad. Ha viajado en tres ocasiones a Mauthausen y ha sido uno de los impulsores del Memorial existente hoy día en la localidad de Bretstein, en la Estiria austriaca, donde se ubicó un comando de triste y sentido recuerdo para los republicanos andaluces y españoles.

En marzo de 2007, por iniciativa de entidades memorialistas, el Ayuntamiento de Olvera le tributa un emotivo homenaje junto a los otros dos olvereños, Cristóbal Raya y Pablo Barrera, muertos en el campo de Mauthausen. Se descubre una placa con sus nombres en el Centro Cultural La Cilla con la presencia de Eduardo y de los familiares de los deportados y amigos y vecinos. El 19 de marzo del mismo año, la Diputación Provincial de Cádiz distinguió a Eduardo Escot con la Placa de Oro por su defensa de los Derechos Humanos.

Con la muerte de Eduardo Escot se va extinguiendo una generación única en la historia contemporánea que rerpresenta muy bien el arraigo y pujanza del ideal y la cultura libertaria en Andalucía. En su biografía se condensan todo los grandes dramas del siglo XX: miseria, emigración, represión, guerra, exilio, deportación, trabajos forzosos, genocidio… a la vez que se personifican los grandes ideales de justicia, igualdad y libertad. Eduardo Escot siempre estuvo dispuesto a prestar su voz para hacer realidad la declaración llamada “Juramento de los Supervivientes” de Mauthausen en la que se apela a no olvidar a las víctimas y al deber de recordar. Su testimonio permanecerá como voz de alerta para no repetir los graves errores del pasado que siempre parecen acechar a la humanidad, en el documental sobre los andaluces en los campos nazis Memoria de las cenizas: https://vimeo.com/68386604 . De ahí la vigencia del legado: ¡Nunca más! Descanse en Paz.

(*) Ángel del Río Sánchez es delegado en Andalucía de la Amical de Mauthausen.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5364
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Joreg » 27 May 2015, 07:28

Ha muerto Jesús Lizano. Hicimos una presentación de su obra hace años en mi localidad, y se negó a vender sus libros. Los regaló a quienes querían leer su poesía. La noticia en ABC.

--------------------------

El filósofo, poeta y pensador libertario Jesús Lizano ha fallecido este martes en Barcelona a los 84 años a consecuencia de una larga enfermedad, según han informado fuentes próximas a la familia.

Nacido en Barcelona el 23 de febrero de 1931, se licenció en Filosofía e impartió clases en un instituto, aunque muy pronto se dedicó a su vocación poética, dejando una extensa obra que reunió en el volumen «Lizania. Aventura poética 1945-2000».

Jesús Lizano fue uno de los poetas fundamentales de la década de los cincuenta y después de un tiempo de ostracismo, en los años ochenta reapareció y se dedicó a viajar por diferentes ciudades en las que ofrecía recitales en directo, que le dieron mucha popularidad.

Lizano se consideraba un anarquista poético, que hacia una poesía social y humana de y para el pueblo, pues entendía que su obra no era para él, sino para acercar a los seres humanos el mensaje que recibe el poeta del ámbito natural.

A lo largo de su trayectoria pasó por distintas etapas humanistas, de índole cristiana, existencialista, marxista y finalmente libertaria, que consideraba un humanismo poético, que surgía del paso del Mundo Real Político al Mundo Real Poético.

«Solo la comprensión puede ser un camino hacia la humanización, hacia el pleno desarrollo de nuestra especie, llamada a un mundo real poético, superador de este real político que procede del mundo real salvaje en donde siguen el resto de las especies, que siguen allí sin vida interior», aseguraba en la introducción de uno de los volúmenes de su serie «Lizanote de la Mancha».

En su colección de «Cartas abiertas al poder literario», escritas a lo largo de 20 años, denunció la marginación de su obra y el dominio que ejerce todo poder sobre la cultura. El pasado 17 de mayo, en el marco de la Semana de la Poesía de Barcelona, se le rindió un homenaje con la lectura de algunos de sus poemas más destacados por parte de Giovanni Nadiani, David Castillo, Enric Casasses, Joan Vinuesa, David Caño y Núria Martínez Vernis.

Imagen
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 28 May 2015, 11:48

Federico Arcos

Informa en su Facebook el Ateneu Enciclopedic Popular del fallecimiento de Federico Arcos a punto de cumplir los 95 años de edad. Parece ser que estuvo ingresado en el hospital hace unas semanas tras un ataque al corazón.

Biografía

El 18 de julio de 1920-oficialmente el 22 de julio-nace en el barrio del Clot de Barcelona (Cataluña) el anarquista Federico Arcos Martínez, conocido como Fede. Fue el menor de cinco hermanos de una familia obrera anarquista emigrada de Ucles (Cuenca, Castilla) en Cataluña; sus padres se llamaban Santos Arcos Sánchez, agricultor analfabeto, y Manuela Martínez Moreno. Después de estudiar en la Academia Enciclopédica, entrar a trabajar a los 13 años como aprendiz de ebanistería y al año siguiente como aprendiz de mecánico en una fábrica de productos químicos. 1934 se afilió a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y el Ateneo Ecléctico del Clot, y por las noches daba clases en la Escuela de Artes y Oficios. A partir de 1936 militó en las Juventudes Libertarias del Clot y al Ateneo Libertario de este barrio barcelonés.

Muy amigo de Liberto Sarrau, Diego Camacho (Abel Paz), José baje y Germinal Gracia Ibars (Víctor García), con estos fundó el grupo anarquista «Quijotes del Ideal» y colaboró en su órgano de expresión, El Quijote, que sólo publicó tres números, ya que fue censurado por sus críticas a la participación gubernamental confederal. En esa época también colaboró en Ruta, órgano de la Federación Ibérica de Juventudes Libertarias (FIJL). A finales de 1937, por recomendaciones de la CNT, pasó de la fábrica a trabajar en una destilería con el fin de fortalecer las ideas anarquistas entre sus trabajadores. En abril de 1938 se presentó voluntario en un batallón confederal antigás y luego fue llamado a filas y encuadrado en la 24 División como instructor y miliciano de cultura, enseñando a los compañeros a leer y escribir, en los Pirineos, frente de Aragón y Bajo Ebro (Mequinenza, Tortosa, etc.), y casi se queda con el hundimiento del frente.

Cuando la victoria franquista era un hecho, en febrero de 1939 pasó a Francia, donde sufrió los campos de concentración (Barcarès, Argelès y Setfonts). En noviembre de 1939 salió para trabajar en una fábrica de aviones de Toulouse, donde permaneció hasta junio de 1940, cuando la derrota francesa frente a los alemanes, teniendo que volver al campo de Argelès. 1941 pudo huir y se puso a trabajar de ajustador y de tornero en una fábrica de turbinas en Toulouse. Siempre con el peligro de ser enviado a Alemania, decidió volver a la Península. Al llegar fue cerrado durante 20 días en el penal de Figueras y luego encarcelado en Barcelona. Inmediatamente después fue enviado a hacer el servicio militar en Marruecos, donde permaneció casi dos años hasta el 1945 en la zona de Ceuta. Una vez licenciado se estableció en Barcelona, donde se afilió a las clandestinas CNT y Juventudes Libertarias, del las cuales fue nombrado miembro del Comité Local. Afiliado al Sindicato del Metal, participó en la edición de su órgano de expresión clandestino Martillo. En 1948, a raíz de la muerte de uno de sus grandes amigos, el activista anarquista Raúl Carballeira Lacunza, pasó a Francia con otros compañeros y al año siguiente entró a formar parte de los grupos guerrilleros de montaña, con los hermanos Sabaté Llopart, Marcelino Massana, José Massip, José Pérez Pedrero y otros. Después fue nombrado miembro del Comité Nacional de la FIJL en Toulouse, con Marcelino Boticario, Mejías Peña y Juan Pintado, y en 1950 secretario de estos organización.

En 1952 emigró a América y se instaló en Windsor (Ontario, Canadá), donde trabajó como metalúrgico haciendo matrices en la Ford Motor Company de automóviles de esta ciudad. Enfermo de tuberculosis en un riñón, tuvo que permanecer 13 meses hospitalizado en Essex County Sanitarium. 1958 adquirió la nacionalidad canadiense y 1959 su compañera, la militante anarcofeminista Purificación Pérez Benavent (Pura Arcos), y su hija pudieran salir de la España franquista y reunirse con él. En Canadá destacó en el movimiento sindical, libró polémicas con los marxistas, se integró en el grupo «Libertad» de Detroit-Windsor (José López, Casiano Edo, etc.), Colaboró en el boletín La Escuela Moderna publicado por Félix Álvarez Ferreras en Calgary y mantuvo estrechas relaciones con muchos anarquistas, especialmente con Attilio Bortolotti y Carlos Cortez. También participó en las actividades de grupos anarquistas norteamericanos, como «Black & Red» y «FITH Estate».

En 1986, se jubiló de su trabajo en la Ford. A partir de 1992 entró como voluntario en la clínica de Windsor del Occupacional Health Clinics for Ontario Workers Inc.. y también es voluntario en la Windsor Occupational Health Information Service, participando en multitud de proyectos, sobre todo con trabajadores inmigrantes del área de Leamington. Con el paso del tiempo recogió una importante biblioteca y archivo de temas anarquistas, que conservó los archivos de Emma Goldman y de su amigo Bortolotti. Una parte de su archivo fue depositado en el Fondo Labadie de la Universidad de Michigan. En junio de 2010 hizo una donación de 10.000 documentos referentes al movimiento libertario en la Biblioteca de Cataluña de Barcelona. Encontramos artículos suyos en diferentes publicaciones periódicas libertarias, como Cenit, CNT, Le Combat Syndicaliste, La Escuela Moderna, Ideas-Orto, rafagas, Siembra, Tierra y Libertad, etc.

Es autor de León Nicolayevich Tolstoi (1972) y Momentos. Compendio poético (1976). Actualmente reside en Windsor (Ontario, Canadá).

Imagen
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5364
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Joreg » 08 Jun 2015, 23:28

Recogido del facebook, otra biografía de Federico Arcos, de los "quijotes del ideal".
--------------------
Como algunos ya sabréis, hace poco falleció Federico Arcos, uno de los compañeros más queridos y una de las más bellas personas que uno puede encontrarse en la vida. Nos ha enviado David Watson el texto que ha escrito para que se publique en el periódico anarquista de Detroit, Fifth Estate. Lo ha traducido mi compañera del inglés, del texto tal como va a salir impreso, para que lo puedan conocer los del ámbito hispano.
Fifth Estate, junio 2015

MUERE UN LEAL DEFENSOR DE LA REVOLUCIÓN ESPAÑOLA
Federico Arcos
(18 julio 1920-26 mayo 2015)
A punto de entrar en prensa, con gran tristeza informamos de la muerte de nuestro compañero, amigo, padre y abuelo, Federico Arcos, en Windsor, Ontario, a la edad de 94 años.
Los últimos meses fueron difíciles para él, pero en suma, podemos decir que vivió una vida larga plena y admirablemente. Defendió valores humanos nobles y perdurables. Se preocupó por los seres humanos y por la Tierra. Creyó en la justicia y la libertad, en la solidaridad y en la compasión. Tuvo sobre nosotros una influencia poderosa y permanente.
No estamos todavía preparados para escribir sobre nuestro querido amigo, así que publicamos el siguiente texto, basado en un homenaje que le rendimos en Detroit con motivo de su ochenta cumpleaños.
______________________________________________________________________________
Federico era hijo de gente humilde, obreros. Creció respirando el aliento del fervor anarquista de los viejos barrios cenetistas de Barcelona en las décadas de 1920 y 1930. Uno de sus primeros recuerdos era de cuando leía la prensa anarquista en voz alta a los compañeros y vecinos reunidos, porque no todos sabían leer.
Cuando se produjo la revolución, en 1936, él ocupó su lugar en la lucha, haciendo lo que hiciera falta, tanto si era enseñar a un compañero a leer, como si era atravesar la línea de fuego para recoger munición, como compartir un mendrugo de pan. Entregando completamente su energía y su juventud al Ideal y aprendiendo que ese sacrificio tiene como recompensa una mayor satisfacción que cualquier egoísmo que la sociedad burguesa pueda ofrecer.
Federico sufrió por sus creencias y sus principios. Fue testigo de la derrota de la revolución. Se vio obligado a exiliarse a Francia, donde tuvo que esconderse de la policía de Vichy. Tras regresar a España, pasó un tiempo en la cárcel y fue obligado a hacer el servicio militar. Después, participó en el movimiento clandestino antifranquista, y vio a muchos amigos de su juventud morir en la clandestinidad y en el exilio.
En 1952 emigró a Canadá y, al otro lado del río, en Detroit, encontró una dinámica comunidad anarquista, mayormente compuesta de españoles, europeos del este e italianos. Federico era uno de los miembros más jóvenes de esa comunidad. En la década de 1970 nos conoció a nosotros y con el tiempo se convirtió en nuestro mayor, nuestro «abuelo».
Federico trabajó la mayor parte de su vida en una fábrica de la Ford. En su sindicato fue un compañero leal y respetado; participó en la histórica huelga de los 110 días de los trabajadores del automóvil de Canadá, que se desarrolló en Windsor en 1955.
A lo largo de los años fue reuniendo uno de los archivos anarquistas más importantes de Norteamérica, en realidad, del mundo, en su modesto hogar. Le dan las gracias en numerosos libros los historiadores que acudían allí a investigar, y donde eran bien recibidos y habitualmente dados de comer por Federico y su mujer, Pura. Ella tenía su propia historia anarquista y todos la queríamos mucho. Pura murió en 1995.
Federico amaba la poesía, creó una encantadora colección con sus propios versos, con elegías a sus compañeros caídos y meditaciones sobre la condición humana. Era un compendio de poemas, canciones y refranes, y podía recitar de memoria una impresionante cantidad de poesía. Creía en el poder de la palabra, del mismo modo que creía en el poder del amor, de la amistad, de la lealtad, de la justicia y de la libertad.
Federico vivió modestamente, sintiéndose satisfecho no con las cosas materiales o los signos de estatus social, sino con la solidaridad y la pasión revolucionaria. Fue un compañero entregado, siempre dispuesto a trabajar y a visitar a los amigos. Nunca sugirió posponer nada que pudiera ser hecho de forma inmediata. Siempre dando un paso al frente, aunque sus rodillas, espalda o pulmones protestaran a veces contra su empuje.
Desde su juventud, cuando fue miembro de Los Quijotes del Ideal en el barrio de Gracia en la Barcelona revolucionaria de 1937, hasta su participación en Black and Red y el Fifth Estate, mantuvo sus ideales y sus principios. Demostró con su ejemplo que uno puede perder grandes batallas históricas y aun así triunfar en la vida.
Uno de los recuerdos más vívidos de Federico era de después de la derrota de la España republicana en 1939, cuando los refugiados, Federico entre ellos, huían a Francia, enfermos, desanimados, preocupados por el futuro, y débiles por el hambre. Recordaba con una sonrisa y una especie de maravilla cómo recogían de debajo de las encinas bellotas para comer y cómo esto les daba fuerzas.
Los que han leído el Quijote probablemente sabrán que desde los tiempos clásicos la encina ha sido el símbolo de La Edad de Oro. Tras el joven Fede (como le llamaban sus amigos), que no había cumplido los diecinueve años, yacían las ruinas de una de las breves Edades de Oro de la historia y de uno de los sueños más sublimes que los seres humanos hayan podido soñar. Delante, una gran incertidumbre, y, ahora lo sabemos, más violencia, calamidades y desengaños. Pero los compañeros y compañeras se reunieron, comieron bellotas y eso les dio fuerzas.
Federico Arcos vivió una vida de pasión y entrega, con ese nuevo mundo siempre en su corazón, recordándonos, como Rousseau señaló una vez, que la Edad de Oro no está delante ni detrás, sino dentro de nosotros mismos.
David Watson
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
blia blia blia.
Mensajes: 4004
Registrado: 28 Abr 2009, 19:57
Ubicación: Paciencia

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por blia blia blia. » 24 Jul 2015, 11:55

Mike Lesser. Nio había oído hablar sobre él que recuerde. http://slutever.com/a-life-of-anarchy-m ... interview/

Filósofo matemático inglés. Participó en el antimilitarista Comité de los 100 de Bertrand Russell, posteriormente escribió en la publicación undergrund International Times.

Varios obituarios aquí http://internationaltimes.it

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 25 Jul 2015, 22:33

Juan Martín “El barbas”

En la madrugada del 9 de julio de 2015, ha fallecido nuestro compañero Juan Martín “El barbas”. Este comunicado es un recuerdo a una de esas personas anónimas que estuvieron luchando desde jóvenes contra la dictadura en la clandestinidad, por unas condiciones laborales más llevaderas, por una mejora de las condiciones de vida, por la libertad. Por consiguiente, tuvo que enfrentarse al régimen franquista y a la estupidez humana.

Siempre estuvo en primera linea. Tras la muerte en la cama de Franco y desde el sindicato en donde estaba afiliado, la CNT de l’Hospitalet, participó en diversas luchas como la huelga de gasolineras, la de Roca, la del puerto de Barcelona y tantas otras en esos agitados años, donde solamente su sindicato contaba con 10.000 afiliados y afiliadas. Allí, conoció a Ramona, con quien compartiria el resto de su vida militante y amorosa.

Vivieron de pleno el montaje del atentado orquestrado por el estado en 1978 Conocido como “El caso Scala”. Lo que ocurrió fue que Rodolfo Martín Villa, ministro de gobernación, mandó colocar artefactos explosivos en la sala de fiestas Scala, ocasionando la muerte de 4 trabajadores (tres de ellos afiliados a CNT) y echando la culpa de ello al anarcosindicato y al movimiento anarquista, lo que propició una ola represiva brutal, con miles de detenciones y el miedo a que volvieran las leyes fascistas de las que estaban en proceso de mutación hacia un sistema parlamentarista y abiertamente capitalista.

Tras este montaje policial, que no es otra cosa que Terrorismo de Estado puro, la CNT sufrió un gran desprestigio y su afiliación se dio de baja a decenas por día, quedando el sindicato muy tocado y debilitado. Todo esto ocurrió porque era la CNT el único sindicato que se oponía a sentarse con los fascistas y perdonarles, como si los 40 años de asesinatos, crímenes, torturas y muertos en las cunetas no hubiesen ocurrido. No hay que olvidar que también se opinían a ello otros movimientos sociales.

Ya con la CNT debilitada, y con la complicidad del Santiago Carrillo como representante del Partido Comunista entre otros muchos, se consiguieron firmar los Pactos de la Moncloa, donde definían que ahora viviríamos bajo el reinado de Juan Carlos I en el Reino de España, con fascistas y comunistas reconvertidos en el gobierno y con un sindicalismo domesticado, subvencionado y jerárquico, algo que la CNT jamás aceptaría.

Nuestro compañero Juan participó en todas las movilizaciones de la época, en la lucha por los presos y presas, en las Jornadas Libertarias de la Ciutadella, en las luchas laborales donde se conquistaron libertades, donde se consiguió que la ley de huelga y la libertad sindical en general, no fuese tan represiva como lo era en otros países capitalistas como Alemania, donde la huelga general está prohibida; aunque tampoco hay que olvidar que la huelga en solidaridad es ilegal.

Tras la dureza de todo esto, nuestro compañero aguantó estoicamente toda la presión que ello supone: incompresión, sacrificios, horas de sueño desinteresadas, dinero puesto de su bolsillo… Mucha gente no es capaz de mantenerse firme tantos años nadando contracorriente, es por ello que vemos importante puntualizar todos estos hechos.

Tras varios años, y ya junto con Ramona, en 1980 deciden irse a vivir a Francia, concretamente en Toulouse, donde también participarán en las luchas anarcosindicales, aunque una vez allí, se encuentran que está mucho más debilitado el movimiento, con unos sindicatos con muy poca afiliación y muy peleados entre ellos por cuestiones ideológicas, lo cual también denuncian más adelante al resto de la AIT. Llevan a cabo la única huelga que ha hecho la CNT de Toulouse en los últimos años, contra la empresa Nataïs donde denuncian condiciones laborales precarias y mejoras de las condiciones de
salud. Finalmente, esta huelga se la ganan a la empresa.

Tras este resumen que no podrá hacer justicia a toda la vida activa de nuestro compañero, esperemos que estas breves líneas sirvan para hacerle un pequeño homenaje, como también a todas las personas que como él han muerto anónimamente. Esperemos que sirva para enviar unos ánimos a todas las personas que más le conocieron.

Sin más que añadir, recogeremos esas semillas que sembraste hasta conseguir una sociedad anarquista.

Que la tierra te sea leve, compañero.

Por la asamblea del sindicato CNT-AIT Cornellà i comarca

http://cornella.cnt.es/web/10/07/2015/t ... -un-ideal/

Imagen
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Galico
Mensajes: 223
Registrado: 17 Abr 2008, 08:44

Toda una vida por un ideal

Mensaje por Galico » 30 Jul 2015, 00:34

En la madrugada del 9 de julio de 2015, ha fallecido nuestro compañero Juan Martín “El barbas”. Este comunicado es un recuerdo a una de esas personas anónimas que estuvieron luchando desde jóvenes contra la dictadura en la clandestinidad, por unas condiciones laborales más llevaderas, por una mejora de las condiciones de vida, por la libertad. Por consiguiente, tuvo que enfrentarse al régimen franquista y a la estupidez humana.

Siempre estuvo en primera linea. Tras la muerte en la cama de Franco y desde el sindicato en donde estaba afiliado, la CNT de l’Hospitalet, participó en diversas luchas como la huelga de gasolineras, la de Roca, la del puerto de Barcelona y tantas otras en esos agitados años, donde solamente su sindicato contaba con 10.000 afiliados y afiliadas. Allí, conoció a Ramona, con quien compartiria el resto de su vida militante y amorosa.

Vivieron de pleno el montaje del atentado orquestrado por el estado en 1978 Conocido como “El caso Scala”. Lo que ocurrió fue que Rodolfo Martín Villa, ministro de gobernación, mandó colocar artefactos explosivos en la sala de fiestas Scala, ocasionando la muerte de 4 trabajadores (tres de ellos afiliados a CNT) y echando la culpa de ello al anarcosindicato y al movimiento anarquista, lo que propició una ola represiva brutal, con miles de detenciones y el miedo a que volvieran las leyes fascistas de las que estaban en proceso de mutación hacia un sistema parlamentarista y abiertamente capitalista.

Tras este montaje policial, que no es otra cosa que Terrorismo de Estado puro, la CNT sufrió un gran desprestigio y su afiliación se dio de baja a decenas por día, quedando el sindicato muy tocado y debilitado. Todo esto ocurrió porque era la CNT el único sindicato que se oponía a sentarse con los fascistas y perdonarles, como si los 40 años de asesinatos, crímenes, torturas y muertos en las cunetas no hubiesen ocurrido. No hay que olvidar que también se opinían a ello otros movimientos sociales.

Ya con la CNT debilitada, y con la complicidad del Santiago Carrillo como representante del Partido Comunista entre otros muchos, se consiguieron firmar los Pactos de la Moncloa, donde definían que ahora viviríamos bajo el reinado de Juan Carlos I en el Reino de España, con fascistas y comunistas reconvertidos en el gobierno y con un sindicalismo domesticado, subvencionado y jerárquico, algo que la CNT jamás aceptaría.

Nuestro compañero Juan participó en todas las movilizaciones de la época, en la lucha por los presos y presas, en las Jornadas Libertarias de la Ciutadella, en las luchas laborales donde se conquistaron libertades, donde se consiguió que la ley de huelga y la libertad sindical en general, no fuese tan represiva como lo era en otros países capitalistas como Alemania, donde la huelga general está prohibida; aunque tampoco hay que olvidar que la huelga en solidaridad es ilegal.

Tras la dureza de todo esto, nuestro compañero aguantó estoicamente toda la presión que ello supone: incompresión, sacrificios, horas de sueño desinteresadas, dinero puesto de su bolsillo… Mucha gente no es capaz de mantenerse firme tantos años nadando contracorriente, es por ello que vemos importante puntualizar todos estos hechos.

Tras varios años, y ya junto con Ramona, en 1980 deciden irse a vivir a Francia, concretamente en Toulouse, donde también participarán en las luchas anarcosindicales, aunque una vez allí, se encuentran que está mucho más debilitado el movimiento, con unos sindicatos con muy poca afiliación y muy peleados entre ellos por cuestiones ideológicas, lo cual también denuncian más adelante al resto de la AIT. Llevan a cabo la única huelga que ha hecho la CNT de Toulouse en los últimos años, contra la empresa Nataïs donde denuncian condiciones laborales precarias y mejoras de las condiciones de
salud. Finalmente, esta huelga se la ganan a la empresa.

Tras este resumen que no podrá hacer justicia a toda la vida activa de nuestro compañero, esperemos que estas breves líneas sirvan para hacerle un pequeño homenaje, como también a todas las personas que como él han muerto anónimamente. Esperemos que sirva para enviar unos ánimos a todas las personas que más le conocieron.

Sin más que añadir, recogeremos esas semillas que sembraste hasta conseguir una sociedad anarquista.

Que la tierra te sea leve, compañero.

Por la asamblea del sindicato CNT-AIT Cornellà i comarca

+ info: http://cornella.cnt.es

Avatar de Usuario
Contumacia
Mensajes: 5858
Registrado: 16 Dic 2008, 00:03

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Contumacia » 23 Oct 2015, 11:06

César Martínez Lorenzo


Desde el nacimiento hasta la muerte, César siempre estuvo apasionadamente próximo del movimiento anarcosindicalista español. Él vivió en carne propia parte de las esperanzas y de las turbulencias del mismo.

Desgarrado primero entre la pasión por la historia y una inclinación por la militancia antifranquista en la Federación Ibérica de las Juventudes Libertarias en el exilio en Francia, se decantó paulatinamente por un enfoque sociológico global de la sociedad.

Simultáneamente, se ancló en su familia « francesa », forzosamente vinculada a sus padres anarcosindicalistas españoles exiliados en Francia. Dos personalidades distintas y tan fuertes que él tuvo que dedicarles un libro para homenajearles y expresar su distanciamiento.

Estas tres influencias:

-una infancia con el peso del exilio anarcosindicalista español duramente dividido;

-una vida familiar equilibrante;

-un retroceso cada vez más seguro respecto de la obsesión suscitada por la guerra social española de 1936-1939;

fueron determinantes, a mi parecer, sobre César Martínez Lorenzo.



César supo siempre escuchar a los compañeros que contactó en el periodo de los 60 para preparar la primera edición de su libro. Luego fue sopesando, valorando sus testimonios.



Era un momento particular de soledad, de oscuridad de las ideas anarquistas en Francia y en Europa. Tal ambiente pesaba encima de los compañeros que le abrían las puertas a César, hijo de uno de los secretarios generales más famosos del anarcosindicalismo español.



Había también mucha emoción porque dichos camaradas podían por fin confiarse a un historiador que les entendía, les apoyaba y vibraba con ellos.



Fue preciso que César empleara mucho tacto, mucha ponderación para exponer los elementos de eventos tan vitales para sus interlocutores, entre los cuales su propio padre, como para él mismo. Fue así como redactó Los anarquistas españoles y el poder, 1868-1969.



Mucho más tarde, César aumentó magistralmente su estudio, enriqueciendo su aproximación. Se publicó en 2006 en francés con el título de El movimiento anarquista en España. Poder y revolución social.



César supo hallar el tiempo de estudiar mucho como historiador poniendo un foco imprescindible, meditado, personal y renovado sobre el anarcosindicalismo (que llamaba anarquismo como en la tradición ibérica hasta el fin del franquismo) y sus relaciones con el poder y la revolución social.



Y la ayuda generosa, desinteresada que recibió César, él supo devolverla cuantas veces se la pidieron. Y eso hasta estas últimas semanas.



Él proseguía, naturalmente, sin ostentación, el papel del historiador proletario que desea aclarar, estimular la tradición que eligió: el anarquismo obrero en España y en otras tierras.



Frank Mintz 22.10.2015.

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 08 Dic 2015, 21:04

Txema Bofill

Tenemos que lamentar la pérdida del amigo y compañero Txema Bofill (LaBisbal d'Empordà), fallecido en fatídico accidente de coche, El Txema, activista social incansable, libertario, investigador anarquismo y colaborador de la Revista Catalunya, que realizaba entrevistas en las páginas centrales de la Revista Catalunya. Transmitir el pésame a amigos y familiares por su pérdida.

http://rojoynegro.info/articulo/memoria ... e-sea-leve

Imagen
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: L@s que nos dejan

Mensaje por Cenetista » 26 Dic 2015, 23:23

Enric Casañas

Ha muerto Enric Casañas i Piera. No, no ha salido en los telediarios. Nació en una familia de convicciones libertarias. Era sobrino de Simó Piera, uno de los fundadores de la CNT, un pequeño constructor que era el primero en convocar huelga para defender los derechos de sus trabajadores. Era uno de los que participaron en el mitin de Las Arenas, cuando la huelga de La Canadiense que consiguió la jornada de ocho horas. Algún día se había traído a comer a casa a Salvador Seguí.

Enric se puso a trabajar a los 13 años y por las tardes se iba a la escuela racionalista de Santa Coloma, donde conoció a Gregori Jover, compañero de Durruti y García Oliver, que dieron varias charlas en la escuela. Jover, Durruti y García Oliver fueron a América del Sur y expropiaban bancos para invertir los dividendos en financiar escuelas y bibliotecas. Tiene de maestro a José Berruezo, murciano, seguidor de Ferrer i Guàrdia, que sería alcalde de Santa Coloma durante la guerra.

La huelga general de octubre del 34 lo pilla con 15 años y aprovechando el descontrol para hacerse con unas cuantas armas que esconderán en la montaña por lo que pueda pasar. Al año siguiente lo trincan por participar en la huelga de tranvias con acciones de sabotaje y acaba incomunicado en La Modelo. De allí lo mandan al asilo Duran, una especie de casa del terror regentada por psicópatas en hábito religioso de la congregación San Pedro ad Vincula. Le caen hostias a manta. Por suerte su tío Simó consigue sacarlo y lo emplea con él.

El 19 de julio de 1936, mientras las sirenas de todas las fábricas de Barcelona llaman a parar al fascismo, Enric y su madre están entre los que toman al asalto el cuartel de Sant Andreu. Una semana después se va al frente enrolado en la centuria Ascaso con su amigo Josep Gatell. Tiene 17 años y va a chuparse toda la guerra. Formará parte del grupo Petróleo, guerrilla de sabotaje con nutrida presencia de Santa Coloma. Un día van y les levantan 3.000 ovejas en sus mismas narices a los fascistas, que hay mucha hambre. Otro día casi ni lo cuentan intentando volar un puente cerca de Quinto.

Siempre con Gatell, y ya militarizados, combate en Belchite y Teruel. Cuando la zona republicana queda partida en dos se acercan a Valencia para formar parte de la expedición que parte por mar a defender Barcelona. Los fascistas llegan primero y el barco no para hasta Palamós. Deben ponerse contentos de volver a pisar tierra firme, porque se van a patita hasta Ripoll para contactar con los soldados en retirada. Casañas y Gatell serán parte de esos soldados que se interponen entre las tropas fascistas y la población civil en huida bajo las bombas y la metralla.

Entrará en Francia sin noticias de la fraternité y con un extraño concepto de hospitalité que lo lleva a los campos de concentración de Barcarès, Argelès y una compañía de trabajo. Ocupada Francia por aquellos contra los que luchaban aquellos españoles confinados a los piojos y la humillación, Enric no dudará en colaborar con la Resistencia.

Acabada la II Guerra Mundial y con documentación falsa volverá a Catalunya para ayudar a reconstruir la CNT y ver cómo respira la cosa. La cosa está de derrame pleural de campeonato y en 1951 hace las maletas y se marcha a Brasil con su amigo del alma, Josep Gatell. El Centro de Estudios Sociales de Sao Paulo será el lugar de encuentro de muchos exiliados, como el maestro y pedagogo Joan Puig i Elias, el que fuera presidente del Consell de l'Escola Nova Unificada.

Enric Casañas regresó a Barcelona tras la muerte del dictador, a seguir trabajando en la reconstrucción de la CNT, superando divisiones internas haciendo ejercicios de comprensión. Malos tiempos. Los buhoneros de la transición precisaban liquidar todo movimiento social y de disidencia. Casañas no se rindió y siguió viviendo. Consideraba el anarquismo un acto de vida. Más allá de una idea hermosa es algo que pervive en gestos, actitudes... Así que cuando usted ayude a alguien sin cargar el favor en cuenta, cuando entre en un abrazo o comparta una carcajada, sepa que está rindiendo un sentido homenaje a Enric Casañas y otros como él, aunque no los conozca porque no salen en los telediarios.

Imagen
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Responder