Nombres de poetas anarquistas

El arte de combate, como elemento de comunicación social y crítica radical.
revolucionariolibertario
Mensajes: 363
Registrado: 08 Nov 2012, 12:40

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por revolucionariolibertario » 02 Dic 2012, 18:26

Aquí dejo un poema que también me gusta mucho de León Felipe. El de la Insignia no lo pongo porque es muy largo

COMO TÚ PIEDRA PEQUEÑA
Así es mi vida,
piedra,
como tú. Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes
en el cieno de la tierra
y luego
centelleas
bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser ni piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia;
como tú,
piedra aventurera;
como tú,
que tal vez estás hecha
sólo para una honda,
piedra pequeña
y
ligera...
Uno no es lo que dice ser, uno no es lo que cree ser, uno no es lo que sueña ser, uno solo es lo que hace.

Avatar de Usuario
Celine
Mensajes: 854
Registrado: 25 Oct 2012, 20:47
Ubicación: Occidente. Perdido en una pequeña aldea y muerto de asco.

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Celine » 04 Dic 2012, 02:06

Tengo el hilo un poco abandonado, es que no sé que hacer de él. Cuando pregunto algo me encuentro con respuestas que superan mi entendimiento, que me obligan a leer, a comprar libros, a pensar... Y no tengo tiempo para hacer todas esas cosas a la vez (ni tanto dinero que me llegue para comprar bibliotecas enteras):lol:
Por cierto, mui bueno el de Leon Felipe, me lo apunto para cuando quiera leer poesía aunque los demas tampoco están mal.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Miguel Hernández

Avatar de Usuario
yoSkAn
Mensajes: 9484
Registrado: 24 Jun 2004, 16:37
Contactar:

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por yoSkAn » 04 Dic 2012, 11:44

a mí es que de Linzano este es el que más me gusta con mucho:


Las personas curvas (Jesús Lizano)
Mi madre decía: a mí me gustan las personas rectas

A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo
y la tierra es curva
y el movimiento es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos;
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre es curvo!;
lo diverso es curvo.

A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
la alegría es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
las naranjas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños; curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva.
El día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!

Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.

Y la paciencia es curva.

El pan es curvo
y la metralla recta.

No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
a mí me gustan los maestros curvos,
las maestras curvas.
No los dioses rectos:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!

El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas.
Vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.

Jesús Lizano
Las personas curvas
Tanto gilipollas y tan pocas balas.

¿Y qué pasa si el cambio climático es un engaño y estamos creando un mundo mejor para nada?

http://www.mundolibertario.org/milicia-cebolla/

Avatar de Usuario
Celine
Mensajes: 854
Registrado: 25 Oct 2012, 20:47
Ubicación: Occidente. Perdido en una pequeña aldea y muerto de asco.

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Celine » 04 Dic 2012, 16:36

Ese creo que ya lo he leido conejo y tanta curva es que me marea un poco :lol: :lol: :lol:
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Miguel Hernández

JuGuEtE RaBiOsO
Mensajes: 388
Registrado: 05 Mar 2008, 22:02

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por JuGuEtE RaBiOsO » 05 Dic 2012, 02:49

La Toma (RodolfoGonzález Pacheco)

Siempre despreciado, maldecido, nunca comprendido
Eres el terror espantoso de nuestra era.
"Naufragio de todo orden", grita la multitud,
"Eres tú y la guerra y el infinito coraje del asesinato."
Oh, deja que lloren. Para esos que nunca han buscado
La Verdad que yace detrás de la palabra ,
A ellos la definición correcta de la palabra no les fue dada.
continuarán ciegos entre los ciegos.
Pero tu, Oh palabra, tan clara, tan fuerte, tan pura,
Vos dices todo lo que yo, por meta he tomado.
Te entrego al futuro! Tú eres segura.
Cuando uno, por lo menos despertará por sí mismo .
¿Viene en la solana del atardecer? ¿En la emoción de la tempestad?
!No puedo decirlo--pero ella la tierra podrá ver!
!Soy un anarquista! Por lo que no reinaré, y tampoco reinado seré!

JuGuEtE RaBiOsO
Mensajes: 388
Registrado: 05 Mar 2008, 22:02

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por JuGuEtE RaBiOsO » 05 Dic 2012, 02:58

Hoy (Rafael Barrett)

Hoy es el día negro. ¿Dónde mi cotidiana herencia de luz?

He vagado por las calles borrachas de niebla, como yo de sombra. En el fondo de mi universo proyecta la nada sus desnudas tinieblas, disolventes de todo, las asesinas del silencio, minuciosas, devoradoras, lentas.

La tarea de la vida cae de mis dedos apagándose... Manos rescatadoras, no os veo en mi oscuridad. ¿Vacías huisteis? Me baña la muerte persuasiva.

Únicamente soy una cosa cobarde, escondida en un rincón del tiempo. Torpes enemigos, seguid buscándome en la luz; mañana será tarde. Hoy se rindió el carcelero, y la jauría desatada se destroza a sí misma. Cada átomo de mi carne es una tímida ferocidad; yo una multitud esclava; yo el hermano de los humildes criminales.

Hoy vi sobre la estúpida faz del primitivo la costra de la miseria, olfateé la desesperación y el vicio y amé al pobre, porque mi corrupción es la suya. Con ella la piedad, como siempre, en las almas. Y me penetra la infame ternura. Por fin, nostálgico de la antigua madre; por fin inmóvil en el universal flujo, esperando la noche del pasado visible.

Hoy me entrego a las ágiles destructoras. A mi cintura los nudos para siempre de sus brazos. Ojos de grutas, subid a los míos. Corran las tibias bocas por mi cuerpo. Las orillas pasan. No las conozco ya, y a sentir comienzo el soplo de las regiones de donde no se vuelve

Avatar de Usuario
Cenetista
Mensajes: 2072
Registrado: 18 Dic 2004, 21:02
Ubicación: Valladolor
Contactar:

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Cenetista » 28 Abr 2013, 19:33

“Los espacios de la resistencia son innumerables”

El poeta Enrique Falcón propone desatar el amor y la ira legítima contra la violencia del sistema. Lo hace en su última obra Las prácticas literarias del conflicto.

http://www.cnt.es/noticias/%E2%80%9Clos ... s%E2%80%9D
"Queremos personas capaces de destruir, de renovar sin cesar los medios y de renovarse ellas mismas; personas cuya independencia intelectual sea su mayor fuerza, que jamás estén ligados a nada... aspirando a vivir vidas múltiples en una sola vida".

Francisco Ferrer i Guardia

Avatar de Usuario
Celine
Mensajes: 854
Registrado: 25 Oct 2012, 20:47
Ubicación: Occidente. Perdido en una pequeña aldea y muerto de asco.

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Celine » 28 Abr 2013, 19:38

Coño, alguien que se acuerda de este mi hilo.
Saludos cenetista.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Miguel Hernández

Ondina
Mensajes: 1
Registrado: 11 Jun 2013, 08:26

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Ondina » 11 Jun 2013, 08:40

"Considero al Estado como una encarnación de todos los males" Agustín García Calvo en una entrevista para la revista Ozono.

Contra el Poder, contra el Estado

Más que anarquista, Agustín era ácrata.

Os dejo sus sonetos teológicos:


publicados en el libro Lecturas Presocráticas I.


Enorgullécete de tu fracaso,
que sugiere lo limpio de la empresa:
luz que medra en la noche, más espesa
hace la sombra, y más durable acaso.

No quiso Dios que dieras ese paso,
y ya del solo intento bien le pesa;
que tropezaras y cayeras, esa
es justicia de Dios: no le hagas caso.

¿Por lo que triunfo y lo que logro, ciego,
me nombras y me amas: yo me niego,
y en ese espejo no me reconozco.

Yo soy el acto de romper la esencia:
yo soy el que no soy. Yo no conozco
más modo de virtud que la impotencia.

……………………..


Pero no cejes; porque no se sabe
cuándo pierde el amor, dónde la tierra
volteando camina, ni qué encierra
mensaje del que nadie tiene clave.

Pues el Libro Mayor (y eso es lo grave)
del Debe y el Haber nunca se cierra,
y acaso acierte el que con tino yerra;
ni es nada el mundo hasta que el mundo acabe.

Si te dicen que Dios es infinito,
di que entonces no es; y si finito,
que lo demuestre pués y que concluya.

Pero no hay Dios ni hay Ley que a contradanza
no se pueda bailar. Tu muerte es tuya.
Tu no saber es toda tu esperanza.

Para saber más sobre AGC:

www.editoriallucina.es
agustingarciacalvo.blogspot.com.es
Chicho Sánchez Ferlosio, Isabel escudero y AGC: http://bauldetrompetillas.creacicle.com

Salud!

Avatar de Usuario
Celine
Mensajes: 854
Registrado: 25 Oct 2012, 20:47
Ubicación: Occidente. Perdido en una pequeña aldea y muerto de asco.

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Celine » 05 Oct 2013, 23:17

Recupero este hilo.
Que me podeis decir de mario benedetti, alguno que recomiende un libro suyo, poesia a ser posible.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Miguel Hernández

Avatar de Usuario
Lebion
Mensajes: 4289
Registrado: 13 May 2006, 02:27

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Lebion » 05 Oct 2013, 23:39

No te salves

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Mario Benedetti
Sólo he leído algunos poemas suyos como éste, no sabría decirte más
Última edición por Lebion el 06 Oct 2013, 02:05, editado 1 vez en total.
Tierra y Libertad
Todo por hacer
CS La Brecha
La Iconoclasta


Puede que lo que hacemos no traiga siempre la felicidad, pero si no hacemos nada, no habrá felicidad.

Avatar de Usuario
Celine
Mensajes: 854
Registrado: 25 Oct 2012, 20:47
Ubicación: Occidente. Perdido en una pequeña aldea y muerto de asco.

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por Celine » 05 Oct 2013, 23:45

Pues yo nada de él y como soy el unico poeta que queda por el foro pues algo tendre que leer.
Al octavo mes ríes
con cinco azahares.
Con cinco diminutas
ferocidades .
Con cinco dientes
como cinco jazmines
adolescentes.

Miguel Hernández

Avatar de Usuario
LETRA
Mensajes: 2
Registrado: 11 Sep 2009, 16:44
Contactar:

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por LETRA » 20 Oct 2013, 05:08

(Un poquito de autobombo, espero que sepáis disculparlo...)

Recibí el libro de José Ramón Otero Roko (1974) -al cual no tengo el gusto de conocer- hace ya un tiempo de manos de su propio autor. Libro editado en la desaparecida editorial DVD del conocido y admirado poeta Sergio Gaspar. Hacía tiempo pues que estaba pendiente esta reseña que, probablemente, se ha ido retrasando porque he leído y releído algunos de sus versos en más de una ocasión como quien tratara de reconocer en un vino sus características.

Una primera cosa que quiero destacar es la felicidad que me produce encontrar un poemario que se plantea algún punto de vista estético huyendo de las modas, las costumbres y los refritos. También advertir que aquel lector que no se vea motivado a pensar un poco, a leer y a releer, a darle vueltas a la lógica del libro, al sentido del mismo, huyendo de la pose fácil y altisonante, del verso caduco y del seguidismo habitual, a aquel lector acostumbrado al lenguaje de siempre que, por favor, no lea a Otero Roko. Que lo lea el que piense que el lenguaje está para usarse y desusarse e, incluso, reusarse –por favor, no digan reinventarse que eso sólo se aplica a Madonna-. Porque la poesía de Otero Roko es de la que huye de la charanga y de la pandereta, pero, entiéndanme, también huye de la descharanga y de la despandereta, y permítanme los palabros.

Quieren poesía. Lean a Otero Roko. Quieren renovación. Lean a Otero Roko.

Quisiera destacar además el principio y el final del mismo. Un prólogo y un epílogo de Virgilio Tortosa y de Constantino Bértolo, por este orden, que ayudan a adentrarse en el texto y desgranan algunas interesantes ideas.

Una de los principios en los que tenemos que pensar al leer La falta de lectura es la libertad. La libertad, ese concepto tan manido, tan pontificado, tan ensuciado, tan politizado - incluso que ha dado lugar a que determinada ideología se llame a sí misma liberal- pervirtiendo todavía más el concepto.

Otero Roko habla de libertad en el sentido libertario. Casualmente los capítulos del libro se inician todos con una pequeña cita o bien de un autor libertario o bien de un autor hablando de lo libertario. Una señal para navegantes. Establecido ese principio cabe plantearnos un paso más que, en seguida, advertimos. El lenguaje que usamos ha sido pervertido por un uso y significados determinados y nos propone una revisión del mismo. Y con ese plan tan ambicioso el autor construye un texto que, utilizando todo tipo de recursos lingüísticos y estilísticos –encabalgamientos, anacolutos, contradicciones, pero también uso arbitrario de la ortografía, de las concordancias, etc-, subvierte el orden acostumbrado del lenguaje y llega a construir un texto libertario no ya sólo por su contenido sino también, y especialmente, en el uso de sus formas. Es uno de los rasgos de su poética. En ese sentido tenemos ante nosotros un texto profundamente irreverente (p.43):

“no aparece
que me exista, opción. Siquiera”

O también (p. 45):

“(…)No era
cuestión ni la abría. No tu vo materia”

O también (p. 54):

“oír, yo ver, que de haberte querido,
la casa mojada, como te quise”

El lector avezado observará que la poética del autor huye de lo habitual, del panorama anterior, incluso del lejano pero también se resiste a ser leído como si el texto tuviera vida y abarcara todas las posibilidades semánticas lógicas o ilógicas, o como mínimo fuera de la lógica habitual con lo que, además, supone una crítica a lo establecido y constituye así un discurso contra el poder, contra todo poder y contra la autoridad.

El texto, en definitiva, es definido por el propio autor al final del libro -en un capítulo denominado Poética y discusión de La falta de lectura- y viene a reivindicar la razón libertaria. (p.114)


En http://www.afaltadelectura.es/

El libro se puede descargar en: http://j.mp/1i5vivA (y desde http://www.afaltadelectura.es/p/la-falt ... ctura.html )

Salud y Tiempo.

Avatar de Usuario
coco'sriff
Mensajes: 316
Registrado: 26 Abr 2006, 20:54

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por coco'sriff » 22 Oct 2013, 19:45

Hola,
Bueno ya que se habla de poetas anarquistas voy a poner fragmentos de mi libro, agarraos que son ladrillazos:

LOS DESEOS

¿Para qué tanta búsqueda de los nuevos sabores exquisitos
si solo me son necesarias unas piedras para masticar?
Acostumbrados a las salas de tortura que son las secretarías alumbradas por luces de neón que acceleran los ojos, a la fragancia humana abriéndose paso a duras penas entre el humo de tabaco, a desodorantes y perfumes baratos,
acostumbrados a la masacre del paladar,
a la extirpación de lo sensitivo,
a la certeza plomiza de lo gris,
a la información informe de la que nos proporcionan informes las formalidades,
acostumbrados a todo esto,
¿cómo iba a desear otra cosa que no sean piedras para masticar?

Paralelamente existen otros deseos:
la música, imposible de despegar del aire, atravesando nuestra cabeza contínuamente de oreja a oreja, destruyendo ecos de sonrisas ya terminadas que le habían robado el espacio;
la pintura inmediata sobre cada uno de los espacios en blanco de la ciudad entendida, en adelante, como museo y laboratorio de experimentos cromáticos;
la guerra permanente al reino de los imbéciles y al rey de ese imperio: el Aburrimiento, que siempre acechará las fronteras no respetadas; ejércitos de locos poseidos por el juego infinito aniquilarán los bostezos permanentes que, adheridos a los dientes, impiden la degustación de la vida;
el fin de las posiciones estables, para dar paso al andar renqueante de un lobo hambriento y desesperado de vida, aullar a la luna como acto indisociable de salud mental.
En definitiva,
se
puede
volar,
saltar,
andar,
o no hacer nada,
pero lo que es absolutamente imprescindible,
es dejar de plantearse la duda entre comer platos de nouvelle cuisine
y comer piedras,
ya que así elegiríamos cómo masticar,
pero no cómo vivir.

¡Vivir!
No puedo dejar de considerar los edificios
como hojas de navajas
atravesadas desde el otro lado del mundo,
heridas gigantescas
al César que es el mundo,
filos estancados de Bruto
que anuncian el inicio y el final de todas las catástrofes, ciudades avasallantes que me roban la tranquilidad tras las esquinas, la delincuencia organizada del ladrillo y el cemento indisolubles, paredes de los bajos fondos cubriendo con un manto de hormigón cualquier visión de un futuro inconcebible.

Los deseos se camuflan clandestinos,
preparan
un
gran
asalto,
circulan panfletos incendiarios de la risa y la velocidad,
entre las aceras se paladean, con festejos,
de cada grieta la sangre de los muros,
acabando con la dictadura de lo vertical,
solo tengo que seguir por los callejones
a las libélulas que alumbren los tratados filosóficos del deseo.

Empezará la contrarrevolución,
Esos cuerdos escritores, filósofos del orden, padres, profesores,
Plasmando sus inseguridades en panfletos,
Armándose contra lo extravagante,
Encontrando su opuesto en nosotros.

Un ejemplo de lo que escribirán:

“En defensa del aburrimiento,
tenemos que afirmar,
que las nubes sin aburrimiento
cortan a la luna con menos pasión,
que la muerte sin aburrimiento
parece más lejana e invita menos a la vida,
que el mar sin aburrimiento
rutiniza más su oleaje perezoso,
que la música sin aburrimiento
rompe más difícilmente esa masa gris indiferenciada que a veces no sabemos si son nuestros violentos puestos de trabajo, o nuestra cabeza vuelta hacia las nubes.

Por un mundo aburrido,
que destaque con mayor emergencia y alarma
todo saliente que trastoque el tiempo perezosamente vivido.”

A lo que contestaremos lo siguiente:

“Y tú,
arrastrándote por los callejones mugrientos, o por las corbatas manchadas de cocaína, o por las lámparas de escritores de best-sellers, arrastrándote por las máquinas de los gimnasios y los botes de maquillaje,
puedes morirte,
humano aburrido.”

Yo prefiero,
de esta revolución enmarcar la aventura,
revalorizar la derrota,
volver a pintar cada golpe como un nuevo cuadro representante de los momentos intensamente vividos,
la vida entendida como guerra,
eso es,
eso es,
pintada como una guerra.



GENERACIÓN

Están sonando ya en la calle,
los lápices caer de las ventanas de los colegios,
las pisadas rápidas de aquellos que quieren una vida rápida,
las risas y el entrechocar de los vasos en los bares,
si las miradas pudiesen hablar, incluso ellas se oirían sorprendidas
con los ojos muy abiertos,
la misma calle está sonando sin parar,
y nosotros aquí,
al otro lado de la ventana
parado el mundo en esta habitación,
recogiendo de cada sabor una palabra que plasmar y evitando, como siempre,
lo pasajero de las escaleras, la comodidad de un rellano, los tesoros hundidos en los charcos, las piedras del asfalto, las personas caminando en un sentido, en ambos sentido o en ningún sentido.

Y siguen sonando las esquinas como instrumentos,
esos ladridos que despejan las aceras,
pasa imperceptible nuestra mirada,
iluminando solo para nosotros
los
secretos
inconfesables,
hiriendo las venas de las paredes garabateadas,
rehaciendo los carteles a medio arrancar.

Las líneas horizontales que recortan la ciudad desde las azoteas, como las antenas saludando a los árboles desde la ventana, reformulando la luz del sol en una nueva teoría revolucionaria de lo absolutamente imprescindible,
esas líneas horizontales, siempre posadas entre los edificios y el calor de la tarde.

Vagabundos malhechores rezando,
abandonando todas las islas desiertas
y volviendo sobre sus pasos para saludar efusivamente a antiguos compañeros de celda, así sobreviven:
perpetuamente
recordando,
perpetuamente
esnifando miedo.
Entre los bordes de todo ello, situándose alegres y sorprendidos tras los pies de miles de fanáticos peregrinos,
entre botes de humo gris y verde, posando para pintores de periódicos tratando de hacerse entender por sordos funcionarios,
entre vidas malgastadas, biengastadas o simplemente desgastadas, con la tinta de la existencia incompleta imprimiendo sus letras bailando tristes,
entre pasos de cebra invertidos, semáforos desvestidos, cables impotentes, abandonados y recubiertos por el polvo socarrón del tiempo infinito tras los contenedores,

entre todo ello hemos vivido esta ciudad,
seguimos sobreviviendo en las calles llenas de maletas ligeras
con la vista perdida en el siguiente viajero que nos abandona.

La melancolía urbana,
tan distinta a la rural,
tan frecuente, tan común, tan presente, pasada y futura,
en definitiva:
tan aburrida.

En realidad queremos saltar de sombrero en sombrero hasta llegar a cogernos a los balcones y quedarnos allí mientra a los gitanos les salen jilgueros por la boca,
queremos desafiarte, ciudad, abrazando los semáforos, pintando las tuberías con nuestras historias a colores, aireando la tierra bajo ciertos edificios que rascan los cielos, quitándonos de encima la pesada pluma de nuestro pasado para dejarla en medio de la carretera,
queremos el peligro y el riesgo,
en esta jungla,
queremos
SER
generación,
histórica, humana, numérica, individual y colectiva, fotocopiada y compulsada, rechazada y por eso mismo recreada y recreativa, activa, ni moderna ni anticuada…
única.
Ya recibirás, ciudad,
la invitación a los bailes nocturnos en tus cajeros oscuros, en tus aceras sucias, en tus calles con trampas, en tus ayuntamientos pretenciosos,
porque bailaremos contigo sin tapujos en una fiesta infinita,
sin joyas y sin trajes caros,
con aroma a calle.





LO COTIDIANO /1

Al calor de agosto, el viento de Valencia arde y nos quema el pelo, dejándonos calvos, el viento nos envejece con
grietas en nuestras caras,
las navajas sonrientes sobre un charco de sangre.
Esta ciudad al sol no respira y ya no hay calles, no quedan calles.

En este calor
los poetas
tienen
abiertas
sus ventanas,
recortando las paredes,
en mangas de camisa relatan confusiones de adoquines y papeles, y leen el sudor de los libros en los posos de los vasos, y se pasean rompiendo mañanas borrachos, coincidiendo silenciosos en la línea recta del horizonte, y sus cuartos revelan estanterías repletas, rebosantes de ceniza,
ceniza innecesaria, pero imprescindible, y en la última hora saltan de las aceras para hacer carreras con los coches en contradirección.
Sus barrios escondiendo versos rotos, versos clásicos, panfletos y sonetos, versos rotos, inacabados y veloces,
que les miran desconfiados desde las esquinas,
que se iluminan bajo farolas rotas,
inclinando el papel para ver mejor.

No lloran estas aceras
más que un par de veces al año.

Los poetas recogiendo la suciedad del suelo se mojan los labios para escribir cartas de amor a los furgones de policía, pintan las paredes con el humo de sus ojos frenéticos, mirando veloces a mil revoluciones por minuto, rechinando percepciones.
Todo
les
saca
de
quicio.

Estos callejones de Valencia recogen todos sus locos planes, desiertos de ladrillos y trajes a medida que vuelan amenazadores.
El aburrimiento corre perezoso
y se posa en las barras de los conciertos,
recorre las declamaciones de órganos impasibles,
se mezclará con el crujir del otoño.

Pero estamos en agosto
y Valencia sigue siendo un infierno.

Esas plazas, madrugadas, fuentes y recorridos titubeantes,
inundadas de latas de cerveza fría,
y todo el asfalto
al alcance de tu mechero.





LA LOCURA

Si los últimos delirios se interpretan,
Acabará la locura.

Para ello está
El profesor y el diccionario,
El escritor y el filósofo,
El filólogo y el psiquiatra,
Acabar con los delirios
Interpretándolos,
Para que dejen de ser delirios
Y la locura deje de ser
Discurso.

Por tanto,
Dejaremos de ser incomprendidos,
Pasaremos a ser codiciados,
Y tras la fiesta de bienvenida
Acabaremos con gomina en la boca, amordazados con una corbata a juego en la cintura, un traje a medida en los pies y zapatos brillantes en las manos;

Relameremos este brillo ávidamente,
Nos masturbaremos con billetes compulsivos
Confundiendo los catálogos del supermercado
con pornografía o arte moderno
(qué diferencia hay).

Si los últimos delirios se interpretan,
Acabará la locura.

Pero lo peor será
Nuestra cara descansando,
Esa risa en la basura,
Y esos delirios
Olvidados,
Prometiendo todavía
Una locura complicada,
Pero humana.




Perdonad por los tochos, os pego aquí una entrevista que me hicieron los de la editorial:
http://www.poesiaerestu.com/revista/fra ... ca-social/
...muere lentamente quien no arriesga lo seguro por lo incierto para ir tras de un sueño...

Avatar de Usuario
turiferario
Mensajes: 2940
Registrado: 20 Jun 2005, 18:14

Re: Nombres de poetas anarquistas

Mensaje por turiferario » 22 Oct 2013, 20:11

Angel Guinda no es anarquista sino marxista heterodoxo, pero tiene algunos poemas majos.
Y además es maño, lo que ya da ciertas garantías expresivas, como cuando lo juzgaron por escribir en un poema visual aquello de "eyaculad en el ano de Dios hasta su conversión al placer"

Cajas, por Ángel Guinda

Lo diría una indígena y tendría razón:
“Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les depositan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Los Bancos y las Cajas hacen caja.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja.”
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.
“Todo el problema con el mundo es que los tontos y los fanáticos siempre están tan seguros de sí mismos, y la gente inteligente tan llena de dudas.”
- Bertrand Russell (A Word a Day)

Responder