Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

El arte de combate, como elemento de comunicación social y crítica radical.
Responder
Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:08

Me ha hecho gracia esta serie de ficción ambientada en un futuro cercano, que he ido leyendo en La Marea. Os la comparto por si se os apetece leer y comentar.

El último Doctorado

“Mecanismos asamblearios para resistir a la propaganda”

Memoria que para optar al grado de doctor presenta Manuel Andrade, tras los informes positivos de tres Departamentos de la Universidad Libre (ver anexo I).

En Nuevo Tecpatán, a 16 de febrero del año 2056.

Agradecimientos

Esta es, por fin, mi última tesis doctoral. Tras 40 años trabajando como investigador, tengo mucho que agradecer y una buena pila de historias que compartir. Para los jóvenes de hoy, valgan estas líneas como excursión a un pasado remoto.

Nunca olvidaré mi primer doctorado, en 2012 (¡tan joven!), con la exigua ayuda de la Xunta de Galicia. Mis amigos “Erasmus+”, mis sueños de lograr un gran avance sobre las propiedades mecánicas del grafeno, que era el material de moda de entonces. Las amargas pero didácticas conversaciones con mi directora Emilia Arenal sobre lo que ella llamaba “rubbish-or-perish”: publicar lo que sea para salir adelante. Grazas, Emilia, nunca che esquecerei.

Animado en mi “espíritu aventurero” por los recortes en el sector público y por los vuelos internacionales todavía asequibles, busqué un segundo doctorado en Seattle. No siento precisamente gratitud hacia el profesor Parsons. Apasionado del capitalismo individualista, robó mi patente de plásticos “inteligentes” modificados con grafeno. En cambio, solo tengo buenos recuerdos de la segunda Batalla de Seattle, el Primero de Mayo de 2020. Allí encontré a mi gran (pero breve) amor, Emma. Emma, te debo todo.

Mi tercer director, el prof. Zhang Shizeng, en Shanghai, además de enseñarme muchísimo sobre ingeniería de materiales, me enseñó la lección más importante: la necesidad sacrificar la libertad individual por el bien común. Eso pensé durante décadas, que solo con esa disciplina podríamos resistir al crecimiento de las aguas.

China decidió que continuase mi investigación en bioremediación del suelo mediante Biología Sintética, en el laboratorio de Wu Renjie, en Beijing. Wu, solo tengo gratitud para tí, y me reconforta pensar que nuestras contribuciones enlentecieron la degradación del Shanhaiguan. Pero el recuerdo más intenso lo tengo para nuestro compañero esperantista Li Zhihui, secuestrado y asesinado por el Estado durante una operación de “limpieza”. Eso fue lo que me hizo emigrar de China tras la defensa de mi cuarta tesis doctoral.

Viví la siguiente fase del “por el fascismo, contra el calentamiento” (como se le llamó entonces) en Israel, en tres doctorados más. Primero en Jerusalén, y después en dos de sus capitales coloniales: Amman y El Cairo. Viví el entusiasmo del patriotismo profundo y de la vocación científica. Colaboré en hacer retroceder al terrorismo beduino. Empecé a investigar, en la especialidad de neurología, cómo hacer la guerra sin petroleo. Eran los primeros años de las ecoguerras. Por lo mucho que aprendí debo gratitud a mis supervisores, Alexander Bookchin, Murray Zinn y Howard Berkman.

La vida en Bamako no fue fácil: sequía sin fin y represión sangrienta. Pero no lamento nada, y es gracias a vosotros, amigos y compañeros, Amadou, Yambo, Moussa: i ni cé. Gracias también a mi supervisora, la Dra. He Shipei, por ayudarme a tomar todo lo que había aprendido sobre el cerebro humano (para la tortura, para la guerra) y emplearlo para la educación. Por lo que vi, gracias a la educación colonial china, y gracias a los emigrantes-reinmigrantes, los malienses disfrutaban de una prosperidad que nunca antes habían conocido.

Mi última ración de fascismo la tuve de vuelta a Europa: Londres. He de dar las gracias al Prof. Godwin por ayudarme a aprender los últimos avances en propaganda, desde el punto de vista de sociología, complementario al de las neurociencias. También estoy agradecido, en cierta forma, al estado policial británico, no solo por financiar mi doctorado sino por conseguir que finalmente me hartara del fascismo y decidiera volver a la democracia capitalista de EEUU, tantos años después, para mi penúltimo doctorado.

De mi estancia en la Isla de Nueva York, capital del mundo consumista, guardo solo buen recuerdo de su relativa libertad de prensa. Tras décadas de propaganda fascista, me puse al día sobre la correlación real de fuerzas en esta ecoguerra permanente, sobre infiltración y sobre magnicidios. A la profesora Goldman y a su patrocinador, American General Motors, no tengo tanto que agradecer: dedicar tres años de mi vida a “perfeccionar” la propaganda consumista me rompió por dentro. Pero hay que comer, y a esta altura pensaba que solo servía para hacer doctorados, así que hice uno más. El penúltimo.

Y lo mejor para el final. Mil agradecimientos a las compañeras del Departamento Itinerante Paolo Freire de la Universidad Libre. Gracias, Ramona, Berta, Moisés, Fidelia. ¡Kolaval! Esta tesis doctoral es tan vuestra como mía. Gracias otra vez: por las asambleas, por los cuidados, por la acogida. Y hago extensivo este agradecimiento a tí que me lees y al resto de nosotros en las ecorregiones bolivarianas y en las hermanas ecorregiones escandinavas. Somos la muestra de que otro mundo es posible. Somos la esperanza para la Tierra.

Nota: por si alguna vez vuelvo a pisar territorio fascista, he cambiado todos los nombres extranjeros.

https://www.lamarea.com/2018/05/27/el-ultimo-doctorado/
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:10

Servicio Ferroviario: camino a la frontera (2)


“La anarquía es orden, al fin y al cabo, y para organizarnos necesitamos bases de datos. Para hacer real el lema fundamental “de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades” necesitamos saber quién necesita qué”.


Manuel Andrade tiene la mirada cansada pero curiosa, y el cuerpito viejo y flacucho de un trabajador intelectual que ya no está para estos viajes. Es calvo y con barba, y se encoge un poco cuando se sienta. Un viejito de rasgos europeos, como la mayoría de los viajeros de nuestro Servicio Ferroviario. Aquí surgió mi primer tema de conversación con Andrade: en las ecorregiones libres hinchamos el pecho al decirnos anarcafeministas e indigenistas, pero en algunos temas parece que seguimos igual que hace un siglo. Igualdad de derechos, sí, pero desigualdad en el acceso al uso de los recursos. El Servicio Ferroviario al final somos Esmeraldas y Citlalís (como la que escribe este informe), transportando a Franciscos y a Pablos. Esto Manuel no lo tenía nada claro. Que si igual era una exageración mía, que habría que ver los números, y que en sus tiempos -o en los países fascistas- sí que estábamos mal las mujeres… y “los indios“. Así lo dijo. Así hablan incluso los nuestros. Si no lo hubiera oído tantas veces sería para no creerlo.

Aun así fue un placer, y así se lo expresé, transportar a alguien que es a la vez doctor por Universidad Libre y agente del Servicio Exterior. Mi trabajo es mover ideas y mover agentes. Estuvimos de acuerdo en que, junto con el apoyo al Servicio Industrial, moviendo materias primas y productos, esas son las grandes utilidades del Servicio Ferroviario, y los motivos de nuestro orgullo. Sin nosotras, esto no se sostendría.

Lo cierto es que, pese a su extravagante ignorancia en ciertos temas, Manuel Andrade tiene aspectos interesantes. Repetidamente migrante desde hace 40 años, dice ser doctor por la Universidad Libre, y por otras 10 universidades de todo el mundo. En los dos años que llevo dedicada al Servicio Ferroviario no me había encontrado otro personaje como él.

Durante el viaje tuvimos tiempo de intercambiar historias. Me dijo que vivió la catástrofe climática desde sus principios, cuando todo el mundo vivía como vive hoy la Supremacía Estadounidense: los propietarios viviendo en el lujo del consumismo, los trabajadores malviviendo en la opresión del productivismo, y los descartados sobreviviendo en la miseria, o jugándose la vida por escapar de la guerra. Todos soñando con hacerse ricos. Todos, por no haber conocido nunca la libertad, confundiéndola con el individualismo. Me contó cómo acompañó, desde dentro y en distintos países, al despertar y a la extensión del “fascismo contra el calentamiento”, como se le llamó al principio, o “fascismo por la preservación” como se le llamó después. Me habló de los pueblos que, frente a la realidad traumática del calentamiento global, no tuvieron la madurez que sí tuvimos nosotras. En vez de reconocerse capaces de organizarse autónomamente, en vez de darse cuenta de que la libertad está ligada a la responsabilidad, cedieron la una y la otra y se conformaron con una sumisión embrutecedora, deshumanizante.

De hecho, se nota que Andrade pasó veinte años viviendo en el fascismo, porque todavía mantiene interiorizados muchos puntos de vista jerárquicos, que perviven pese a haber pasado los últimos 5 años con nosotras. Creo que por eso le costaba entender el uso descentralizado, no-jerárquico, que le damos a los informes como este que ahora estoy escribiendo para las bases de datos del Servicio Ferroviario. La anarquía es orden, al fin y al cabo, y para organizarnos necesitamos bases de datos. Para hacer real el lema fundamental “de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades” necesitamos saber quién necesita qué. Además, sin jueces, ni cárceles, ni policía, qué menos que estar avisadas de por dónde se mueven las personas que ya han demostrado ser abusivas. Andrade y yo debatimos este punto hasta que conseguí hacerle ver el abismo que nos separa de los abusos de un estado policial, vigilante y autoritario.

Cierro el informe con lo que me quiso contar sobre el propósito de su viaje. Según me insistió Manuel, él tuvo toda su vida “la necesidad de aprenderlo todo y de experimentarlo todo”. Tras décadas dando vueltas por el mundo, por fin consiguió ponerlo todo en perspectiva, y decidió dedicar sus últimas fuerzas a nuestra causa. Su misión para el Servicio Exterior le lleva a la Supremacía. El plan de entrada, que siempre es delicado, en su caso es bastante obvio. Habiendo sido residente de la Supremacía, en la frontera será creíble la historia de que no se adaptó a nuestra austera anarquía y quiere volver al mundo civilizado. No me ha dado detalles de su destino, pero por sus múltiples doctorados en distintas facetas de la intervención social, sospecho que será una misión de infiltración y propaganda. Por sospechar, sospecho que su misión esté relacionada con las noticias de que el belicista Johnson está escalando hacia el poder político con la intención de restablecer el complejo industrial-militar. Ante la perspectiva de que se declare una guerra abierta, lo habitual es que enviemos a varios agentes a desactivar la amenaza. Me despedí deseándole suerte.

https://www.lamarea.com/2018/06/03/serv ... -frontera/
Última edición por Joreg el 12 Jul 2018, 14:18, editado 1 vez en total.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:11

¿Tarta o cuchillo? (3)


“Como reacción al cambio climático, el mundo está sometido al fascismo desde antes de que yo naciera”

En un momento, todo ha cambiado.

Mi madre duerme, habrá llegado hace 3 o 4 horas del restaurante. Por mi ventanita entra el rugir del océano, amortiguado por los muros de contención. Ayer ya leí que este domingo vuelve a tocar huracán. Todo normal, hasta que revisando los apuntes de Nanomateriales he visto el mensaje de Manolo.

Manolo se va.

Me quedo sin tutor de clases particulares; eso es lo de menos. No lo consideraba una mente privilegiada: tantos doctorados, tantas migraciones, ¿y acaba dando clases de repaso para comer? Pero ahora todo ha cambiado. Ahora todo tiene sentido.

No me puedo creer que una cuartilla me vaya a romper así la vida. Me llevo el diario al instituto, y allí seguiré escribiendo en algún rato suelto, a ver si me aclaro las ideas.

BANQUITO DEL PARQUE, 1 DE JUNIO DE 2057, 10AM
Me pierdo la clase de Big Data Neuromarketing. ¿Importa? No. Necesito reflexionar antes de tomar la Decisión. En los días tormentosos como hoy, mi rincón favorito del parque -mi rincón favorito de todo New York Island, en realidad- está solitario. Mejor. Más tranquila. Falta me hace.

Con la información que tengo ahora… ¿era todo esto el plan de Manolo? Siempre sistemática, llevo un rato aplicando el teorema de Bayes y resolviendo ecuaciones. Duele escribirlo, pero es evidente: Manolo es un agente ecoanarquista que ha estado preparándome para este día desde el principio.

Manipulándome a mí. Lo mataría. ¿Cómo se atreve?

Manipulándome para… para que haga lo que sea que haré mañana. Acompañar a mi madre al trabajo… ¿y luego, qué?

¿Tarta o cuchillo?

¿Tarta… o cuchillo?

¿Tarta? ¿O cuchillo?

¿«Pie Any Means Necessary», o el Juramento de Demophantos? ¿La ética anarquista de la no-violencia, o la táctica fascista de asesinar al oponente? Dos clásicos en pugna por mi estabilidad mental.

¿Mi estabilidad mental? ¡Ja! Quien la encuentre, que se la quede.



Ay, el agua que ha caído, cómo me he puesto. El olorcito de la tierra mojada es lo mejor que me ha pasado en lo que llevo de la semana, eso sí.

Ya me centro. Como reacción al cambio climático, el mundo está sometido al fascismo desde antes de que yo naciera. Bueno, como apuntaría Manolo, no todo el mundo, solo los Estados, porque también hay regiones ecoanarquistas. Y luego está la Supremacía Estadounidense, con nuestra democracia capitalista, productivista. Como explotamos al máximo los recursos naturales, no tenemos rival, así que desde hace décadas la estabilidad global del clima se basa en mantenernos a raya mediante infiltración, propaganda y magnicidio.

Ahí entro yo, si decido meterme.



No he comido. Me he saltado todas las clases de la mañana y la primera de la tarde ya. No llueve desde hace rato, pero menudo calor. Quiero volver a casa y lavarme el pelo, pero no me convienen las preguntas de mi madre. Me vuelvo al instituto, todavía llego a Fundamentos del Capitalismo.

MI DORMITORIO, 2 DE JUNIO DE 2057, 4AM
Mala noche. Sábanas heladas de sudor. Silbidos de tormenta en mi ventanita. Y lo que me espera.

Lo que me enfurece es que mis ideas políticas son casi las mismas de Johnson, el futuro ministro de defensa. Yo, como Margaret Thatcher, creo que la sociedad no existe. Existimos los individuos y las familias, y hemos de cuidar de nosotros mismos.

Pero “cuidarme”, para mí, no significa lo mismo que para Johnson. Si Johnson llega a Ministro de Defensa, nos meterá en una guerra de invasión como las del siglo XX. A él, reactivar el complejo industrial-militar le resolverá lo que le queda de vida. A mí, en cambio, no me va a dar ningún beneficio, y además yo soy muy joven. Este es mi planeta, no tengo otro, y mi planeta no va a poder resistir otra guerra a escala global. Nos coceríamos en nuestros propios jugos, porque el clima no resiste. No resiste. Son cálculos obvios. Yo he sido capaz de hacerlos desde que era una niñita.

Así que, como muchos antes que yo, tengo la responsabilidad de meterme en esta ecoguerra fría.



Me he tenido que quitar las gafas un rato para aliviar la sobrecarga de información que noto en el cerebro. Me laten las sienes. La decisión está tomada. Esta noche, como tantas, acompañaré a mi madre al restaurante, a estudiar en mi rincón del almacén. Como cada sábado, Johnson, el candidato a Ministro de Defensa, vendrá a cenar con sus guardaespaldas. Yo le prepararé un postre especial para felicitarle por su anunciada candidatura, y mi madre, su camarera favorita, me acompañará a su mesa. En la mesa, será lo que tenga que ser, y luego, correr.

Correr hacia la salida trasera y por el callejón, correr hasta la habitación en el puerto que me ha preparado Manolo. Dejar atrás a sus guardaespaldas, a mi instituto y a mi madre, correr hacia el exilio, correr hacia la migración.

Porque si no corro lo bastante esta frase será la última que escriba en mi diario.

https://www.lamarea.com/2018/06/10/tarta-o-cuchillo-3/
Última edición por Joreg el 12 Jul 2018, 14:19, editado 1 vez en total.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:12

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)


“Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos”, escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.

De interés para los expatriados granchilenos: Preocupación por la adhesión de la dictadura granchilena al Tratado de No-Agresión al Pacífico

El Gran Chile se unirá en 2058 a la alianza de las tres grandes potencias fascistas-ecologistas del Pacífico: China, Madre Rusia y Australia. El pacto se firmó ayer, tras meses de deliberaciones. Como recordarán nuestros lectores, el llamado Tratado de No-Agresión al Pacífico no es más que un disfraz pacifista y ecolo-cool de un agresivo acuerdo de colaboración económico y político, donde Australia aporta su ingeniería de protección de costas, Madre Rusia aporta sus recursos de madera para biomateriales y China aporta biotecnología y mano de obra. Con la firma de Chile, el Tratado gana puertos estratégicos para su objetivo de establecer una Guardia Oceánica permanente y así obstaculizar nuestras actividades comerciales de explotación marina. Naturalmente, ese ataque criminal hacia nuestra legítima búsqueda del bienestar queda fuera el discurso oficial. Fuentes Chinas y Granchilenas defienden que los objetivos del Tratado son “avanzar hacia la paz y limpiar de residuos plásticos el océano“.

Fuentes oficiales de la administración de la Supremacía se han mostrado tolerantes pero preocupadas, y El Diario ha podido acceder a filtraciones sobre los intentos de negociación, que siguen en marcha pese a la firma oficial del tratado. La opción de una respuesta militar a esta amenaza hacia nuestra Supremacía no está de momento sobre la mesa, tras la salida de Johnson de la primera línea política. Recordamos que esta salida tuvo lugar hace unos días, oficialmente “por motivos personales“. En realidad, estuvo más bien provocada por una serie de humillaciones personales por parte de agentes sediciosos que actualmente siguen en busca y captura. Las imágenes de la cara de Johnson manchada con tres tartas distintas en tres días consecutivos, además de quedar grabadas para la perpetuidad en innumerables obras humorísticas e infográficas, evidenciaron que Johnson no era capaz de proteger ni siquiera su propia seguridad. Así se derrumbó su prestigio como hombre fuerte, lo que era su principal capital político como candidato a Ministro de Defensa.

Los últimos años no han aportado grandes novedades de los régimenes fascistas y liberticidas firmantes del Tratado de No-Agresión al Pacífico. Tras una fachada de “responsabilidad ecológica“ siguen refractarios a la democracia capitalista. La dictadura del Australia First Party prosigue con sus programas de traslados forzosos de poblaciones costeras en ek país y con el exterminio de aborígenes, supuestamente para contener los disturbios. El pasado año restablecieron la White Australia Policy, tras décadas de una tensa igualdad racial entre los pueblos civilizados y los aborígenes. Por su lado, en China siguen suprimidas las cuatro Grandes Libertades, las que permitían a una persona hablar libremente, propagar sus ideas, participar en grandes debates y emplear la cartelería de caracteres grandes, los llamados dazibaos.

Recordemos que esta supresión tuvo lugar en la última revisión de la Constitución de 2030, la que paradójicamente abandonó la ideología socialista. Hace dos años, el líder supremo del Partido Patriótico Chino dio el paso de emprender la adaptación climática a una escala jamás vista antes, a base de someter a trabajos forzosos a los chinos de razas distintas de la Han, su raza dominante. Entretanto, el ocupante actual de la Dinastía de Putin se niega a cerrar los campos de exterminio de “desviados“ en Rusia, mientras acelera sus programas de maternidad forzosa, para repoblar el Imperio de la Madre Rusia. Diríase, por su escasa actividad industrial, que fuera un Imperio de Leñadores.

Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos. Los granchilenos siguen viviendo hambrientos y pedaleando siempre cuesta arriba, sin libertad de prensa, donde los disidentes sufren torturas y desapariciones. En suma, todo lo que dicen que pudo tener de malo Pinochet, pero sin la prosperidad y el desarrollo económico que nos trajo el liberalismo. Siguen asimismo los violentos enfrentamientos con los separatistas peruanos. Quienes nacimos en el Gran Chile, ahora desde la Supremacía nos preguntamos, ¿todo esto, para qué? Al final, vivir en el Gran Chile es elegir entre desiertos fríos, desiertos calientes o la lluvia, el calor y la humedad intolerables.

La migración, para la mayoría de nosotros, supuso atravesar la región centroamericana de anarquía y pobreza, donde no manda nadie y no hay quien compre nada. Felizmente, nuestra comunidad migrante granchilena alcanzó en la Supremacía, la tierra de la prosperidad y las oportunidades, donde quien no triunfa es porque no se esfuerza. En la Supremacía no nos avergonzamos de disfrutar de los dones de la Tierra que nos han sido concedidos, eso faltaba. Al revés: aceptamos el papel privilegiado que nos toca representar sobre la Tierra. Aprovechamos los recursos al máximo, dejamos a los demás en su eco-miseria autoimpuesta, y seguimos buscando una solución tecnológica a los problemas de la Humanidad.

https://www.lamarea.com/2018/06/18/la-s ... sfuerza-4/
Última edición por Joreg el 12 Jul 2018, 14:19, editado 1 vez en total.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:13

Actas de asamblea: ¡tenemos un infiltrado! (5)


En la quinta entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Libro de Actas del Departamento Itinerante “Paulo Freire” de la Universidad Libre, en Nuevo Tecpatán.

Buenas noticias: ¡ya tenemos en Nuevo Tectapán a nuestro compañero Manolo, Manuel el gallego, por fin a salvo con nosotros en territorio libre! Seguirá en el Servicio Exterior, pero como formador, pues su corazón ya no tolera más viajes.

Estemos alerta para cuando empiece a necesitar cuidadores.

A la vez, tenemos una nueva y joven compañera en el Departamento Freire, recomendada por Manolo y de su confianza: María. Especialidad: estadística bayesiana. De madre migrante mexicana, estudió en la Supremacía.

[…]

== Nota (Ramona, 28/04/2058) ==

IMPORTANTE: Sospechamos que hay un agente fascista infiltrado saboteándonos: averías en el ordenador (los tres ventiladores y uno de los discos duros) y discrepancias entre las copias de respaldo de la semana pasada. La base de nuestra sociedad es el conocimiento compartido, su destrucción es el mayor de los peligros. Convocamos asamblea el miércoles por la mañana.

[…]

== Acta (Ivana, 01/05/2058) ==

Tormenta de ideas

Moderador: Guadalupe (menos mal, porque Guadalupe tiene su carácter, pero las asambleas se le dan bien, y esta promete ser tensa)

Toma acta: Ivana

Turno de palabra: Ivana también (hoy me siento generosa)

Rosario, que pese a la llegada de María sigue siendo nuestro benjamín, repasa con diligencia la pasada asamblea (informativa, 12/04). Fue el capítulo final de la “Telenovela en el Freire“. Por tensiones interpersonales, Ana, Carlos Alberto, Daniela, Jose Luis, Juan Carlos, y Maria Fernanda, que ingresaron como grupo de amigos, nos comunicaron que nos abandonaban al mismo tiempo. Ahora Rosario actualiza el dato que en la pasada asamblea quedó pendiente: ¿entre qué colectivos se dispersan? Están, por el mismo orden, en los grupos locales de:

enciclopedia libre
escuela primaria
preparación para el servicio de industria química y farmacéutica
taller de bicicletas y molinos
telar
y labranza+cuidados+cuidados del medio (es decir, solo los tequios comunes)
La pasada asamblea se cerró con un debate sobre la diferencia entre las relaciones de confianza dentro de un colectivo, necesarias, y las de amistad o íntimas, que son maravillosas pero que llevan a dramones y desastres organizativos.

Cerrado el repaso al pasado, lo urgente para hoy: ¿sabotaje fascista?

Tormenta de ideas sobre nuestra cultura de la seguridad. Rueda de opinión, como siempre, para amortiguar los efectos de la timidez y las jerarquías invisibles. Resumo las ideas-fuerza:

-la infiltración, en general, la hemos de dar por hecha

-las sospechas sobre personas concretas son venenosas para la cultura de la cooperación; esa cultura es necesaria para crear y compartir conocimiento, entre docentes e investigadores de la Universidad Itinerante y con nuestras comunidades

-mediante protocolos, limitamos los daños físicos a personas, libros y electrónica; mediante pensamiento crítico limitamos el efecto de la propaganda

Resultado principal: establecemos un protocolo temporal de autoprotección: trabajar en pareja, no dejar sin vigilancia los libros ni el ordenador y revisar todo al comenzar y al acabar cada turno de trabajo.

Ideas menores:

-Ivana (yo): es posible que por exposición a una cultura sana incluso un infiltrado fascista se reforme.

-Salvador: la autoprotección también es necesaria en otros tipos de asamblea: labranza, cuidados del medio (en los huertos del agro) y cuidados (en la clínica y en la escuela).

-Fidelia: (enrollándose un poco) todos hemos de corregir nuestras actuaciones negativas, sin suponer que son voluntarias.

Cerramos deprisa, con lo importante pero de menos urgencia inmediata: la recopilación de necesidades de nuestro poblado.

la interasamblea del agro nos pide una evaluación externa del ecosistema y del biocontrol de plagas: nuestras avispitas están algo pachuchas, con lo que aumenta la población de gusanos trozadores y peligra nuestra cosecha de maíz; Fidelia se ofrece voluntaria
también nos piden el desarrollo de un muestrario químico y bioquímico de olores para facilitar el diagnóstico de problemas en el compost, Ivana (yo) y Rosario nos ofrecemos voluntarios; pediremos ayuda al colectivo de preparación al servicio industrial
la biblioteca nos pide un estudio sobre el material de lectura y consulta; Ixchel y María se ofrecen voluntarias.
[…]

== Nota (Ivana, 14/05/2058) ==

Joder. Acabamos de encontranos degollado a Salvador. Refugiado del fascismo climático granchileno, siempre feminista, gran talento docente y verborrea infinita. Continuaremos tu labor, que la tierra te sea leve.

Asimismo, ha desaparecido Fidelia, con quien compartía turno. Cuesta creer que nuestra Fidelia, tan joven y apasionada de Kropotkin, sea la fascista.

¿Quizá ha sido extorsionada? Su hermano Evo está en misión en la Panarabia Saudí, puede que le hayan capturado.

[…]

== Nota (Ixchel, 22/05/2058) ==

Nos informa la radio comunitaria de que ya han localizado e inmovilizado a Fidelia. En los próximos meses la pasearán por todas las poblaciones de la frontera norte, para que la reconozcan y le impidan la reentrada, y la desterrarán de las ecorregiones libres. Rosario archivará su investigación. Yo me comprometo a que no se quede pendiente lo de las avispitas. Seguimos.

https://www.lamarea.com/2018/06/24/acta ... iltrado-5/
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:15

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)


En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.

EXTRACTOS DEL CUADERNO DE CONVIVENCIA DE LA BIBLIOTECA Y CENTRO SOCIAL EMMA GOLDMAN, EN NUEVO TECPATÁN
— Nota (Esmeralda, 8 de mayo de 2058) —

Ya sabemos quienes se van a encargar del estudio que solicitamos sobre material de lectura y consulta. Serán nuestra compañera Ixchel, que conocemos de la Universidad Libre, junto con María, que llegó de la Supremacía Estadounidense como persona de confianza de Manolo el Gallego. Para arrancar el estudio, el primer paso será el más trabajoso: hacer inventario.

[…]

— Acta (Tonatiuh, 1 de julio de 2058) —

Asamblea «de convivencia»

Facilitará Esmeralda.

Tomaré actas yo (Tonatiuh), y recluto a Citlalí para que nos ayude llevando el turno de palabras.

Ixchel y María asisten como invitadas, traen tortas de maíz (¡ñam!) para compartir

Empieza Citlalí recordando la asamblea anterior, a finales de mayo, en la que fundamentalmente nos estuvimos organizando para el mes de inventario de la biblioteca, que terminó ayer. (¡Menudo mes, por cierto!)

En esa asamblea distribuimos tareas y nos asignamos objetivos semanales, a sugerencia de Cuauhtémoc, para agilizar el trabajo y así bloquear el menor tiempo posible el funcionamiento del centro social. También, felizmente, acordamos avisar a la radio comunitaria, y efectivamente nos visitaron para reportar nuestro esfuerzo en las distintas etapas del proceso. Lo más bonito de esto fue que se enteró el coro y ¡qué personas más dulces! Nos hicieron varias visitas cortas cada día, en particiones, y luego un concierto celebratorio final, anoche (temazos, por cierto: «A las barricadas», «Clandestino», la Makhnoviana, la de Sacco y Vanzetti, la de Kuragxon kaj Obstinon…).

Aprovechando el mes de cierre por inventario, decidimos abordar el problema de cagadero de compostaje anejo al centro social, porque ya nos había llamado la atención al respecto la clínica comunitaria. Según la brigada de construcción y mantenimiento, era un problema de aireado, y ahora ya debe estar bien.

Y vamos ya con la asamblea de convivencia de hoy. El orden del día es abierto y colectivo: circulamos un papel y vamos anotando puntos a tratar.

Decidimos abordar como primer punto una larga lista de quejas, resultado de las distintas ganas que le echamos unos y otros a las tareas tradicionalmente más feminizadas y más racializadas.

Enunciamos explícitamente nuestra costumbre: se considera adecuado trabajar entre 6 y 12 horas al día, cuidados incluidos (excepcionalmente más, si predomina el trabajo-juego, o menos, si predomina el trabajo-sacrificio), pero más allá de eso no hay control, ni recompensas, ni castigos. Tenemos un debate, duro y sincero, sobre la economía del regalo, más sencilla y más anarquista, frente al «Parecon» de Michael Albert, más duro pero más justo: recompensar a cada cual de acuerdo con su esfuerzo y sacrificio. Decidimos que queremos un poco más de «Parecon» en nuestras vidas, así que habrá que comunicar nuestra postura a otros colectivos. Cuauhtémoc se ofrece voluntario para redactar nuestra postura de consenso, y Louise para revisar el texto: ambos tienen dependientes a su cargo, y aseguran que le darán el énfasis necesario a esa parte del trabajo.

Para aliviar el ánimo tras un punto conflictivo, abordamos algo ligero: el Círculo de Escritura nos propone unas jornadas sobre el género fantástico, para reabrir el centro social. El tema será «anarquistas en el hielo», y tendrá dos bloques principales:

repercusiones literarias del tropo «los que no se arrodillan» de Juego de Tronos y
«construyendo un mundo nuevo»: los bogdanovistas de la Trilogía de Marte, y otros mitos adanistas
Se completará con un repaso a Lola Robles y a su mirada de género sobre la literatura «de género» (fantástico).

Yo mismo (Tonatiuh) me ofrezco voluntario para gestionar las jornadas, en colaboración con el Círculo de Escritura.

Acabamos con un repaso breve a lo importante pero no urgente: el asunto de si «todo vale» en nuestra selección de libros de no-ficción. La pregunta a responder es si adoptamos o no esa visión de «sí, todo vale» que Feyerabend presenta como anarquista. Esmeralda, como veterana, aclara que, aunque con un espíritu crítico y abierto, desde el principio nos hemos ceñido al conocimiento «convencional». María propone incluir estas inquietudes en el diseño de su estudio. Lo seguiremos hablando.

[…]

— Nota (Augusto, 13 de agosto de 2058) —

Por la radio comunitaria han recordado que es tiempo de empezar la redacción colectiva de textos para la interasamblea de Chiapas. Deberíamos introducir la propuesta que comentamos en julio sobre recompensar el esfuerzo.

[…]

— Nota (Cuauhtémoc, 28 de marzo de 2059) —

María, la compañera que hizo el estudio el año pasado, me ha dicho que Manolo ha tenido otro infarto y empieza a necesitar cuidadores a tiempo parcial; prevén que en pocos meses puede necesitarlos día y noche. Como gran dependiente, y hasta que decida que le llega el momento de reunirse con la Tierra, ocupará a 2 a 3 personas a tiempo completo; no seáis perezosos, que hay tequios de cuidados para todos.

https://www.lamarea.com/2018/07/01/ya-t ... -cuidados/
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 14:17

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)


En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

¡Victoria! Por internet han llegado a la biblioteca detalles de la semana de acciones coordinadas contra Johnson. Tres tartazos en tres días seguidos (por la calle, en su restaurante favorito y en una fiesta de su partido), y luego, dos días después, 6h retenido por una masa crítica de bicis que luego fue festival ‘Reclaim the Streets’ y luego Zona Temporalmente Autónoma.

Su popularidad de ‘tipo duro’ ha quedado por los suelos, y su nominación como ministro de defensa se ha ido a la basura. ¡Adiós guerra y adiós ecocidio!

[…]

## 08/09/2058 Cuicatl: Nota ##

Compas, hay noticias alarmantes. Fernanda, del colectivo de radio comunitaria, me dice que por la radio de onda larga les ha llegado que Johnson ahora se plantea presentarse para vicepresidente, amenazando con una guerra de conquista contra el Gran Chile.

[…]

## 15/09/2058: Asamblea resolutiva ##

Facilita Manolo – Acta Min – Tomaturnos Manolo

De la asamblea anterior (resolutiva)

Tema: preparación de la Interasamblea Regional

Aportación consensuada de nuestra reflexión:

“En la fase actual de nuestro desarrollo político, las ecorregiones bolivarianas están lejos de ser sostenibles. No somos un sistema cerrado. Primero, porque al reciclar material de exciudades y de exindustrias para restaurar el medio las estamos usando como minas, y se agotarán.

Segundo, por el flujo abierto de material, de todo el mundo pero sobre todo (por proximidad) de la Supremacía, que nos hace dependientes. Propondremos una reducción progresiva de un 10% anual de estas prácticas.”

Gerardo actuará como nuestro portavoz.

Hoy, la cuestión a resolver: ¿participamos en la campaña para asegurarnos de que Johnson no llega a vicepresidente?

El consenso es inmediato (sí, participamos), así que traducimos la cuestión a lo práctico: ¿quién va, con qué medios y con qué plan?

Manolo sugiere repetir el esquema que empleó él: viaja una persona, entra como profesor de apoyo del hijo o hija de alguien que pueda llegar a Johnson, o a alguien de su círculo (¿un guardaespaldas? ¿un familiar?), y desde ahí influye en la campaña electoral.

Detenemos momentáneamente la asamblea para gestionar una distracción: John lleva desde el principio de la asamblea junto a la entrada del centro social, más fuera que dentro, charlando acaramelado con Louise, la voluntaria para abrir y cerrar. Les decimos que den un paseo tranquilamente, que ya cerraremos nosotros, y así podemos seguir trabajando.

Gerardo no ve funcional repetir el esquema de Manolo en este momento. Nos hemos de centrar en la victoria de la Idea, no limitarnos a apagar fuegos. Propone que enviemos a un agente a reforzar las misiones formativas para las asambleas de resistencia interna de la Supremacía.

Cuitatl plantea, como siempre, el tema de las formas autoritarias de Gerardo, con deficiencias asamblearias. Antes de que empiece a subir el tono, intercedemos, Manolo por un lado, y yo (Min) por el otro.

Bajada la tensión, valoramos las propuestas. Concluimos que un buen plan es buscar empleo como jornalero en el agro -que es el coladero clásico- y sobre el terreno dar talleres clandestinos de resistencia, sabotaje y acción directa noviolenta, y especialmente de formación en asamblearismo eficaz, porque la organización horizontal suele ser el punto flojo de muchas personas formadas en la “democracia capitalista”. Como tareas secundarias, se plantea el potenciar huertas comunitarias y la agrokupación.

Cuicatl se ofrece voluntaria. Añade como objetivo personal el tejer redes entre individuos y grupos de resistencia que encuentre en territorio de la Supremacía. Abandona la sala para que valoremos su oferta fríamente. Se señala como negativo que lee poco, y que su disciplina asamblearia es floja. Como positiva, su convicción íntima de que al “nosotros” estratégico, el nosotros del colectivo, de la comunidad, del movimiento que comparte nuestros ideales, no se opone un “los otros”, sino que se integra en un “nosotros” empático que abarca a toda la Humanidad.

Vuelve Cuicatl, le comunicamos nuestro consenso. Manolo se encargará de hablar con el servicio de ferrocarril para que la transporten hasta la frontera.

[…]

## 10/01/2059 Gerardo: Nota ##

Han llegado noticias: Cuicatl manda recuerdos. Dice que le va bien. Y no hay nada definitivo, pero ella dice que “le huele” que la carrera política de Johnson está ya camino de la pila de compostaje.

[…]

## 11/02/2060 Manolo: Nota ##

Ya he tomado la decisión. El lunes, en el centro social, recitaré mi breve poema de despedida. La Universidad Libre me ayudará a despedirme: Moisés leerá los agradecimientos y conclusiones de la tesis doctoral que escribí con ellos sobre resistencia asamblearia a la propaganda, y María leerá el mensaje que le escribí, y que aún conserva, el que la llevó a unirse a nuestra lucha. Luego tomaré el Cóctel y descansaré. A quienes continuaréis mi labor, y a quienes están por venir: ¡salud y revolución!

https://www.lamarea.com/2018/07/07/quie ... evolucion/

Artículos del autor: https://www.lamarea.com/author/Alejandro.Gaita/
Ni puta idea de quién es.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Avatar de Usuario
Joreg
Mensajes: 5415
Registrado: 17 Dic 2004, 17:45

Re: Serie Ficción Alex Gaita: el último doctorado

Mensaje por Joreg » 12 Jul 2018, 21:06

Joreg escribió:
12 Jul 2018, 14:08
Y lo mejor para el final. Mil agradecimientos a las compañeras del Departamento Itinerante Paolo Freire de la Universidad Libre. Gracias, Ramona, Berta, Moisés, Fidelia. ¡Kolaval! Esta tesis doctoral es tan vuestra como mía. Gracias otra vez: por las asambleas, por los cuidados, por la acogida. Y hago extensivo este agradecimiento a tí que me lees y al resto de nosotros en las ecorregiones bolivarianas y en las hermanas ecorregiones escandinavas. Somos la muestra de que otro mundo es posible. Somos la esperanza para la Tierra.
Cabrón de Manolo. Toda la jodía vida haciendo tesis. Siempre me he preguntado donde se sepulta semejante caudal de conocimiento, y para que sirve a fin de cuentas.
Lo que se gana en velocidad, se pierde en potencia. Lo que se gana en potencia, se pierde en velocidad.

Responder