El sexo en el mundo moderno

Contra el sexismo y el patriarcado. Luchas por las libertades sexuales. Despatologización de la diferencia.
Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 10:12

En 1958 es publicado "Metafísica del Sexo". Evola estudia la función significativa del sexo masculino y femenino a la luz de las doctrinas tradicionales de Oriente y Occidente. La tesis formulada por Evola es que el mundo moderno quebró las verdaderas potencialidades trascendentes del hombre y de la mujer. Trata de rehabilitarse la verdadera metafísica del sexo, o sea, reencontrar la unidad en la diferenciación ontológica de los sexos y en la verdadera sexualidad.

@ Scribd.

Introducción de "Metafísica del sexo", punto 2, de Julius Evola
(Páginas 17 a 19)

El sexo en el mundo moderno

Antes de entrar de lleno en el tema, tal vez no resulten inútiles unas breves consideraciones sobre la época en que se ha escrito este libro. Todo el mundo conoce el papel que desempeña el sexo en nuestra época, hasta el punto de que actualmente podría hablarse de una especie de obsesión sexual. Nunca como hoy en día se ha puesto tan en primer plano el sexo y la mujer. De mil formas distintas, la mujer y el sexo dominan en la literatura, el teatro, el cine, la publicidad, en toda la vida práctica contemporánea. De mil formas, la mujer es exhibida para atraer e intoxicar sexualmente al hombre sin cesar. El striptease, la moda americana de la muchacha que en escena se va desnudando progresivamente quitándose una tras otra sus prendas más íntimas hasta el mínimo necesario para mantener en los espectadores la tensión propia de ese «complejo de espera» o estado de suspense que se vería destruido por la desnudez inmediata, compleja y descarada, tiene el valor de símbolo que resume todo cuanto en los últimos decenios de civilización occidental se ha desarrollado en todos los terrenos bajo el signo del sexo. Por supuesto que los recursos de la técnica se han empleado al efecto. Los tipos femeninos más particularmente fascinantes y excitantes ya no solo se conocen, como antes, en las zonas restringidas de los países en que viven o se encuentran. Cuidadaosamente seleccionadas y puestas de relieve a toda costa, a través del cine, la revista, la televisión, las revistas ilustradas, etc., actrices, estrellas y misses se convierten en focos de un erotismo cuyo radio de acción es internacional e intercontinental, del mismo modo que su esfera de influencia es colectiva, incluyendo también capas sociales que en otro tiempo vivían dentro de los límites de una sexualidad normal y anodina.

De esta moderna pandemia del sexo hay que destacar el carácter de cerebralidad. No se trata de impulsos más violentos que sólo se manifiestan en el plano físico dando lugar, como en otras épocas, a una vida sexual exuberante, no inhibida, y a veces al libertinaje. Hoy el sexo más bien ha impregnado la esfera psíquica, produciendo en ella una gravitación insistente y constante alrededor de la mujer y del amor.

Se tiene así, como tono de fondo en el plano mental, un erotismo que presenta dos grandes características: en primer lugar una excitación difusa y crónica, prácticamente independiente de toda satisfacción física concreta, porque dura como excitación psíquica; en segundo lugar, y en parte como consecuencia de ello, este erotismo puede llegar incluso a coexistir con la castidad aparente. Por lo que se refiere al primero de estos dos puntos, es característico que se piense mucho más en el sexo hoy en día que en tiempos pasados, cuando la vida sexual era menos libre y podía esperarse lógicamente —puesto que las costumbres limitaban con más fuerza una libre manifestación del amor físico— esa intoxicación mental que en cambio es típica de nuestra época. El segundo punto remite sobre todo a ciertas formas femeninas de anestesia sexual y de castidad corrompida en relación con lo que el psicoanálisis denomina variantes autísticas de la libido. Se trata de esas muchachas modernas para las cuales la exhibición de la desnudez, la acentuación de todo lo que puede hacerlas provocativas para el hombre, el culto a su propio cuerpo, los cosméticos y todo lo demás, representan lo esencial y les proporcionan un placer traspuesto que prefieren al placer específico de la experiencia sexual normal y concreta, hasta provocar para con ésta una especie de insensibilidad e incluso en ciertos casos de repulsión neurótica[4]. Estos tipos femeninos deben clasificarse precisamente entre los focos que más alimentan la atmósfera de lujuria cerebralizada, crónica y difusa de nuestra época.

Tolstoi le dijo una vez a Gorki: «Para un francés, lo primero de todo es la mujer. Es un pueblo extenuado, deshecho. Dicen los médicos que todos los tísicos son sensuales». Dejando aparte a los franceses, lo cierto es que la difusión pandémica del interés por el sexo y la mujer caracteriza a toda época crepuscular y que este fenómeno de la época moderna es, pues, uno de los numerosos fenómenos que nos muestran que esta época representa la fase más avanzada, terminal, de un proceso regresivo. No podemos dejar de recordar las ideas formuladas por la Antigüedad clásica a partir de una analogía con el organismo humano. La cabeza, el pecho y las partes inferiores del cuerpo son en el hombre las sedes respectivas de la vida intelectual y espiritual, de los impulsos del alma que van hasta la disposición heroica, y finalmente de la vida del vientre y del sexo. Les corresponden tres formas dominantes de interés, tres tipos humanos, tres tipos —cabe añadir— de civilización. Es evidente que hoy en día, a consecuencia de una regresión, vivimos en una civilización en la que el interés predominante ya no es el interés intelectual o espiritual, ni tampoco el heroico o referido de algún modo a expresiones superiores de la afectividad, sino el interés infrapersonal determinado por el vientre y el sexo: hasta el punto de que amenazan con convertirse en verdad las desdichadas palabras de un gran poeta que dijo que el hambre y el amor serían las dos grandes fuerzas de la historia. Actualmente, el vientre constituye el trasfondo de las luchas sociales y económicas más típicas y calamitosas. Tiene por contrapartida la importancia adquirida en nuestros días por la mujer, el amor y el sexo.

Otro testimonio nos lo proporciona la antigua tradición hindú de las cuatro edades del mundo, en su formulación tántrica. Según ella, la característica fundamental de la última de estas edades, de la edad oscura (Kali-yuga) es el total despertar —es decir, el desencadenamiento— de Kali, hasta tal punto que domine esta época. En lo que sigue, nos ocuparemos a menudo de Kali; en uno de sus principales aspectos, es la diosa no sólo de la destrucción, sino del deseo y del sexo. A este respecto, la doctrina tántrica formula una ética e indica una vía que se hubiesen reprobado o se hubiesen mantenido en secreto en las épocas anteriores: transformar el veneno en remedio. Pero si se considera el problema de la civilización, no cabe hacerse hoy ciertas ilusiones por lo que respecta a perspectivas de este tipo. El lector verá más adelante a qué plano se refieren estas posibilidades aquí mencionadas de pasada. Por ahora únicamente hay que constatar que la pandemia del sexo es uno de los signos del carácter regresivo de la época actual: pandemia cuya contrapartida natural es la ginecocracia, la predominancia tácita de todo cuanto directa o indirectamente está condicionado por el elemento femenino, cuyas recurrencias de todo tipo en el seno de la civilización hemos indicado en otros lugares[5].

En este contexto particular, lo que aclaremos en cuanto a metafísica y a uso del sexo servirá únicamente para marcar una oposición, para fijar algunos puntos de vista, conociendo los cuales será directamente perceptible, también en este ámbito, la decadencia interior del hombre moderno.


4. Tiene razón L. T. Woodward cuando ve una forma de sadismo psicológico en las mujeres de hoy que «ponen su cuerpo bien a la vista, pero añadiendo la inscripción simbólica de “prohibido tocar”. Por todas partes hay adeptas de esta forma de tormento sexual: la muchacha que se presenta en bikini reducido al mínimo, la señora de escote provocador, la muchachita que camina contoneándose por la calle con pantalones ajustadísimos o con una minifalda que deja ver más de medio muslo, que desean que la miren pero no que la toquen, y dispuestas todas ellas a indignarse enseguida».

5. Cf. J. Evola, Rivolta contro il mondo moderno, 3ª ed., Roma, 1969, p. 395-396; y nuestro comentario de la antología de J. J. Bachofen, Le Madri e la virilità olímpica, Milano, 1949, p. 14 ss. También es signo de la llegada de la «edad oscura» el que «los hombres se someten a las mujeres y son esclavos del placer, opresores de sus amigos, de sus maestros y de quien merece respeto» (Mahânirvâna-tantra, IV, 52).
Última edición por Fionn Mac Cumhaill el 07 Mar 2013, 12:51, editado 3 veces en total.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15301
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Jorge. » 07 Mar 2013, 10:27

Fionn Mac Cumhaill escribió:4. Tiene razón L. T. Woodward cuando ve una forma de sadismo psicológico en las mujeres de hoy que «ponen su cuerpo bien a la vista, pero añadiendo la inscripción simbólica de “prohibido tocar”. Por todas partes hay adeptas de esta forma de tormento sexual: la muchacha que se presenta en bikini reducido al mínimo, la señora de escote provocador, la muchachita que camina contoneándose por la calle con pantalones ajustadísimos o con una minifalda que deja ver más de medio muslo, que desean que la miren pero no que la toquen, y dispuestas todas ellas a indignarse enseguida».
Creo que toda esa gente que escriben tanto del sexo, están más calientes que un pollo asao. Al Woodward ese seguro que le gusta el burka, y dirá entonces que es una forma de tormento que no le dejen ver ná.

Avatar de Usuario
salvoechea
Mensajes: 4650
Registrado: 24 Jul 2008, 18:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por salvoechea » 07 Mar 2013, 10:31

Es verdad lo que dice el Woodward ese, la culpa es de las madres que las visten como putas.........no te jode el notas. :roll:
Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.
_____________________________________________

De cerca, nadie es normal

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 11:11

El artículo cita hasta a Tolstoi pero qué se le va hacer, hay que poner siempre el toque de corrección política, centrándose en una nota que se presta a polémica a pie de página.

Lo interesante es la forma en que los fenómenos sociales de que trata el artículo se naturalizan. Tan naturales se nos vuelven, que los defendemos, o comparamos con otros, de culturas o épocas distintas, que juzgamos como peores, en la defensa de algo que no podemos tener muy claro si nos beneficia en alguna medida.

Pero, ¿cómo han llegado a naturalizarse estos fenómenos sociales, por qué y sirviendo a qué fines?
Jorge. escribió:Creo que toda esa gente que escriben tanto del sexo, están más calientes que un pollo asao. Al Woodward ese seguro que le gusta el burka, y dirá entonces que es una forma de tormento que no le dejen ver ná.
Jorge, si nos ponemos así, veo en tu apunte una cierta nota de islamofobia. ¿Qué podemos nosotros, occidentales, decir en contra de las costumbres de otras culturas?
salvoechea escribió:Es verdad lo que dice el Woodward ese, la culpa es de las madres que las visten como putas.........no te jode el notas. :roll:
Salvoechea, tu comentario podría ofender a las prostitutas, las cuales son según ciertos sectores, trabajadoras de una profesión tan respetable como cualquier otra.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
salvoechea
Mensajes: 4650
Registrado: 24 Jul 2008, 18:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por salvoechea » 07 Mar 2013, 11:29

Tienes razón, corrijo:


Es verdad lo que dice el Woodward ese, la culpa es de las madres que las visten como trabajadoras del sexo.........no te jode el notas.
Não sou nada.
Nunca serei nada.
Não posso querer ser nada.
À parte isso, tenho em mim todos os sonhos do mundo.
_____________________________________________

De cerca, nadie es normal

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 11:36

Que el sexo pueda obtenerse a cambio de dinero y de modo inmediato como cualquier otra mercancía, y que esto haya llegado a casi normalizarse en esta época —ahí tenemos el caso de Australia, donde la prostitución está tan integrada en la sociedad que algunas jóvenes recurren a ella durante un tiempo, con el objetivo de financiarse sus estudios o viajes al extranjero, por supuesto en burdeles homologados susceptibles de periódicas inspecciones sanitarias—, nos dice mucho de en qué mundo vivimos (el de los mercaderes y los fariseos). Yo he conocido casos así de primera mano, y por supuesto me he comportado con la suficiente cortesía como para limitarme a decir "vaya, qué valiente, a mí me resultaría difícil emplearme en algo así", a lo que me han respondido "¿por qué lo dices? Era un trabajo muy estimulante, te sentías de verdad muy poderosa y segura de ti misma".

Este fenómeno, que se extiende en este preciso instante por nuestra civilización, nos dirige a un momento histórico en que la humanidad demuestra su incapacidad de dar más de sí.

De continuar por esta línea, tendremos que dar razón al lema del viejo Marinetti.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15301
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Jorge. » 07 Mar 2013, 11:39

Fionn Mac Cumhaill escribió:
Jorge. escribió:Creo que toda esa gente que escriben tanto del sexo, están más calientes que un pollo asao. Al Woodward ese seguro que le gusta el burka, y dirá entonces que es una forma de tormento que no le dejen ver ná.
Jorge, si nos ponemos así, veo en tu apunte una cierta nota de islamofobia. ¿Qué podemos nosotros, occidentales, decir en contra de las costumbres de otras culturas?
¿Qué podría decir yo, en relación con tus visiones? Pongamos pues que al Woodward ese seguro que le gusta que las mujeres vayan con velo, rebeca y falda larga a misa, y dirá entonces que es una forma de tormento que no le dejen ver ná. Y conste que no tengo nada en contra de la ropa de domingo femenina de los años 50.

Me acabo de leer tu último mensaje, y creo que es mejor que me retire a mis aposentos.

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 11:41

Jorge. escribió:¿Qué podría decir yo, en relación con tus visiones? Pongamos pues que al Woodward ese seguro que le gusta que las mujeres vayan con velo, rebeca y falda larga a misa, y dirá entonces que es una forma de tormento que no le dejen ver ná. Y conste que no tengo nada en contra de la ropa de domingo femenina de los años 50.
En relación a mis visiones puedes decir lo que se te ocurra. Por lo demás, no se ha explicitado en momento alguno la visión "positiva" del tal Woodward, aquello de lo cual gusta o gustaba en efecto tal personaje, ello permanece como incógnita. De modo que me abstendré de comentar al respecto.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 11:43

Jorge. escribió:Me acabo de leer tu último mensaje, y creo que es mejor que me retire a mis aposentos.
Como quieras.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15301
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Jorge. » 07 Mar 2013, 11:47

Por supuesto me retiro. Y tú haces bien en abstenerte. La abstención y el silencio son siempre buenas compañías. Conozco todos los burdeles, o clubs según se miren, de mi provincia, por haber participado en varias campañas anti-sida, anti hepatitis y anti venéreas, conocí a decenas, cientos de prostitutas, charlé con ellas, tomamos café, incluso trabamos alguna simpatía, y jamás me encontré a ninguna de esas chicas que se pagan sus estudios de ese modo. Y jamás encontré a ninguna que se sintiese poderosa y estimulada. Se ve que tu círclo de conocidos, es diferente del mío, y por eso es mejor guardar silencio.

Docho esto, que pases un buen día.

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 11:49

Jorge. escribió:Por supuesto me retiro. Y tú haces bien en abstenerte. La abstención y el silencio son siempre buenas compañías. Conozco todos los burdeles, o clubs según se miren, de mi provincia, por haber participado en varias campañas anti-sida, anti hepatitis y anti venéreas, conocí a decenas, cientos de prostitutas, charlé con ellas, tomamos café, incluso trabamos alguna simpatía, y jamás me encontré a ninguna de esas chicas que se pagan sus estudios de ese modo. Y jamás encontré a ninguna que se sintiese poderosa y estimulada. Se ve que tu círclo de conocidos, es diferente del mío, y por eso es mejor guardar silencio.

Docho esto, que pases un buen día.
No estaba generalizando sobre las prostitutas que tenemos en la península ibérica, a menudo forzadas a ganarse la vida de esa manera en ausencia de medios o peor, por coacción externa. Hablaba de las consecuencias que tiene sobre otros sectores demográficos (no-necesitados) del contexto internacional la pérdida de ciertos valores básicos. Hablaba del peligroso dominio de lo "fácil" sobre la vida cotidiana.
Última edición por Fionn Mac Cumhaill el 07 Mar 2013, 12:01, editado 1 vez en total.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15301
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Jorge. » 07 Mar 2013, 12:01

Fíjate que el texto ese solo ve el sexo desde el punto de vista del hombre. No creo que esos escritores se hayan rendido a lo fácil en el aspecto sexual. Vete a saber qué turbias pasiones andan reprimiendo. Qué más quisiéramos muchos que fuesen las cosas fáciles. Más bien, son endiabladamente complejas. No sé si con estas diatribas te rompo la estructura de tu tema, y si es así me lo haces saber.

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 12:05

Jorge. escribió:Fíjate que el texto ese solo ve el sexo desde el punto de vista del hombre. No creo que esos escritores se hayan rendido a lo fácil en el aspecto sexual. Vete a saber qué turbias pasiones andan reprimiendo. Qué más quisiéramos muchos que fuesen las cosas fáciles. Más bien, son endiabladamente complejas. No sé si con estas diatribas te rompo la estructura de tu tema, y si es así me lo haces saber.
Ni el autor del artículo ni yo mencionamos en este hilo que la responsabilidad de este fenómeno recaiga sobre hombros femeninos. El autor indica síntomas de una decadencia que percibe como generalizada.

Personalmente, llevo leyendo y participando de «lo feminista» desde la adolescencia. He comprobado a menudo como los textos que me llegaban veían las cosas desde el punto de vista de la mujer (o incluso también, cómo no, desde un machismo paternalista, de discriminación positiva). No era el mío, pero dada mi tendencia a evitar ponerme del lado del opresor, políticamente me definí por tanto siempre como feminista. Ahora bien, sobre la corrección política ha de primar la honestidad.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Avatar de Usuario
Jorge.
Mensajes: 15301
Registrado: 22 Dic 2003, 22:35

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Jorge. » 07 Mar 2013, 12:24

Pues fíjate, yo soy una persona que ha leído muy poco. A estas alturas, la verdad sea dicha, he leído muchísimo (novelas en su mayor parte), pero más que nada porque los demás leen a deshora y han tenido menos tiempo que yo. ¿A qué viene esto? En mi experiencia personal, las mujeres están pero que bien jodidas. Cuando encuentro a una mujer que es poderosa, lo es porque ha metido la cabeza en un cargo, no porque sea mujer. Lo del sexo, es un misterio. Y no creo que Tostoi, Gorqui, el woooooo como se llame y cuatro tíos calentorros, sean capaces de explicarlo. Tal vez yo, que soy (sexualmente hablando) más frío que la bilis de una ballena pudiera decir algo al respecto.

Vuevo a reiteraarte que si ves que desbarro y estorbo más que otra cosa, me lo comunicas.

Avatar de Usuario
Fionn Mac Cumhaill
Mensajes: 1877
Registrado: 30 Dic 2008, 15:00

Re: El sexo en el mundo moderno

Mensaje por Fionn Mac Cumhaill » 07 Mar 2013, 12:32

Jorge. escribió:Pues fíjate, yo soy una persona que ha leído muy poco. A estas alturas, la verdad sea dicha, he leído muchísimo (novelas en su mayor parte), pero más que nada porque los demás leen a deshora y han tenido menos tiempo que yo. ¿A qué viene esto? En mi experiencia personal, las mujeres están pero que bien jodidas. Cuando encuentro a una mujer que es poderosa, lo es porque ha metido la cabeza en un cargo, no porque sea mujer. Lo del sexo, es un misterio. Y no creo que Tostoi, Gorqui, el woooooo como se llame y cuatro tíos calentorros, sean capaces de explicarlo. Tal vez yo, que soy (sexualmente hablando) más frío que la bilis de una ballena pudiera decir algo al respecto.

Vuevo a reiteraarte que si ves que desbarro y estorbo más que otra cosa, me lo comunicas.
No creo que se trate tanto de misterios como de ignorancia, la mayoría de nosotros no posee el talento y la formación necesaria para explicar fenómenos con los que, a falta de opción, acaba comulgando.
Última edición por Fionn Mac Cumhaill el 11 Mar 2013, 17:26, editado 1 vez en total.
El tiempo se hunde en decadencia
como una vela consumida,
y a las montañas y bosques
les llega el día, les llega el día;
pero tú, amable turbamulta antigua
de los estados del ánimo nacidos del fuego,
tú no desapareces.


W. B. Yeats, 1893

* * * * * * * * *

Responder