Rebelión de Kronstadt

De Ateneo Virtual
Saltar a: navegación, buscar
Archivo:Kronstadt Attack.JPG
Tropas del Ejército rojo atacando Kronstadt

La Rebelión de Kronstadt fue un alzamiento fracasado de los marinos soviéticos contra el gobierno de la primitiva República Socialista Federativa Soviética Rusa. Fue la última gran rebelión en contra del dominio bolchevique dentro del territorio Ruso.

La rebelión tomó lugar en las primeras semanas de marzo, 1921 en Kronstadt, una fortaleza naval en la isla Kotlin en el Golfo de Finlandia. Tradicionalmente, Kronstadt ha servido como base de la flota báltica Rusa y como una vía de alcance a 35 mi de San Petersburgo (posteriormente Petrogrado, Leningrado y después de la caída de la Unión Soviética, nuevamente San Petersburgo).

Contenido

Historia (Síntesis)

En marzo de 1921 los marineros de la fortaleza naval del golfo de Finlandia, el "orgullo y gloria" de la Revolución Rusa, se levantaron en una revuelta contra el gobierno bolchevique, al cual ellos mismo habían ayudado a llegar al poder. Bajo la divisa de "soviets libres" establecieron una comuna revolucionaria que sobrevivió durante 16 días, hasta se envió un ejército a través de la superficie helada, con el fin de aplastarla. Después de una lucha larga y encarnizada, con grandes pérdidas por ambos bandos, los rebeldes fueron sometidos. El levantamiento provocó de inmediato una apasionada controversia que nunca apaciguó: ¿Por qué se sublevaron los marineros? Según los bolcheviques, eran agentes de una conspiración de la Guardia Blanca tramada en el oeste de Europa por emigrados rusos y los Aliados que los apoyaban. Sin embargo, para sus simpatizantes esos marineros fueron mártires revolucionarios que lucharon por restaurar la idea del soviet contra la dictadura bolchevique. La represión de esta revuelta constituyó, según ese punto de vista, un acto de brutalidad que descalabró el mito de que la Rusa Soviética era un "Estado de obreros y de campesinos". Como consecuencia, una cantidad de comunistas del exterior cuestionaron su fe en un gobierno que podía tratar tan despiadadamente una auténtica protesta de masas. Los rebeldes trataron de transformar un régimen autoritario y burocrático en una auténtica democracia socialista.

Sin embargo, para los bolcheviques tal herejía constituía una amenaza mayor que la oposición lisa y llana a los principios del socialismo.

Los marineros por un lado, eran fanáticos revolucionarios, y como todos los fanáticos a lo largo de la historia deseaban recobrar una época pasada, en la cual la pureza de sus ideales no había sido aún mancillada por las exigencias del poder. Los bolcheviques, en cambio, que habían surgido victoriosos de una sangrienta Guerra Civil, no estaban dispuestos a tolerar ningún nuevo desafío a su autoridad.

Causas De La Rebelón

Al final de la Guerra Civil Rusa, Rusia estaba arruinada. Las sequías de 1920 y 1921 y la espantosa hambruna durante los últimos años fueron el capítulo final del desastre. En los años postreros a la Revolución de Octubre, epidemias, hambrunas, luchas, ejecuciones, y la crisis general económica y social habían acabado con algo más de 20 millones de vidas. Otro millón de personas habían dejado Rusia, uniéndose al ejército blanco al mando del General Wrangel a través del lejano Este o de otras múltiples maneras, para poder así escapar de las ruinas de la guerra o de la persecución de una o más facciones bélicas.

Esta insostenible situación económica trajo consigo levantamientos en el campo (como la Rebelión de Tambov) así como huelgas y violentos malestares en las fábricas. En las áreas urbanas, surgió una ola de huelgas espontáneas, y hacia finales de febrero Petrogrado se encontraba al borde de una huelga general. Fue así que el 26 de febrero y en respuesta a los eventos sucedidos en Petrogrado, la tripulación de los barcos Petropavlovsk y Sevastopol mantuvieron un encuentro de emergencia y aceptaron enviar una delegación a la ciudad para investigar e informar acerca de los movimientos huelguísticos. Al regreso del delegado, dos días después, éste informó al resto de la tripulación acerca de las huelgas, contando con el total apoyo de los marinos, y la represión del gobierno dirigida en contra de los huelguistas. Aquellos que estuvieron presentes decidieron aprobar una resolución con 15 demandas las cuales fueron enviadas a Petrogrado.

Demandas

Estas son las demandas tal como figuraron en la resolución del Petropavlovsk:

Después de haber oído el informe de los representantes enviados por la asamblea general de tripulaciones de buques a Petrogrado para investigar la situación allí reinante, resolvemos:
  • 1. En vista de que los actuales soviets no expresan la voluntad de los obreros y campesinos, celebrar inmediatamente nuevas elecciones mediante voto secreto, con libertad para que todos los obreros y campesinos puedan realizar agitación en el período previo;
  • 2. Dar libertad de expresión y prensa a los obreros y campesinos, a los anarquistas y a los partidos socialistas de izquierda;
  • 3. Asegurar la libertad de reunión para los sindicatos y las organizaciones campesinas;
  • 4. Llamar a una conferencia no partidaria de obreros, soldados del Ejército Rojo y marineros de Petrogrado, Kronstadt y de la provincia de Petrogrado, para una fecha no posterior al 10 de marzo de 1921;
  • 5. Liberar a todos los prisioneros políticos de los partidos socialistas, así como a todos los obreros, campesinos, soldados y marineros encarcelados en vinculación con los movimientos laborales y campesinos;
  • 6. Elegir una comisión que revise los procesos de quienes permanecen en las prisiones y campos de concentración;
  • 7. Abolir todos los departamentos políticos, porque a ningún partido deben dársele privilegios especiales en la propagación de sus ideas o acordársele apoyo financiero del Estado para tales propósitos. En cambio, deben establecerse comisiones culturales y educacionales, elegidas localmente y financiadas por el Estado;
  • 8. Retirar de inmediato todos los destacamentos de inspección caminera;
  • 9. Igualar las raciones de todos los trabajadores, con excepción de los que realizan tareas insalubres;
  • 10.Suprimir los destacamentos comunistas de combate en todas las ramas del ejército, así como las guardias comunistas que se mantienen en las fábricas y talleres. Si tales guardias o destacamentos resultaran necesarios, se designarán en el ejército tomándolos de sus propias filas y en las fábricas y talleres a discreción de los obreros;
  • 11.Dar a los campesinos plena libertad de acción respecto de la tierra, y también el derecho de tener ganado, con la condición de que se las arreglen con sus propios medios, es decir, sin emplear trabajo asalariado;
  • 12.Requerir a todas las ramas del ejército, así como a nuestros camaradas los cadetes militares (kursanty), que aprueben nuestra resolución;
  • 13.Pedir que la prensa dé amplia publicidad a todas nuestras resoluciones;
  • 14.Designar una oficina de control itinerante;
  • 15.Permitir la producción de los artesanos libres que utilicen su propio trabajo.
PETRICHENKO, Presidente de la Asamblea de la Escuadra

PEREPELKIN, Secretario.

Entre las demandas más importantes exigidas por los rebeldes se encontraban la reelección del soviet, soviets sin bolcheviques, el derecho de libre expresión y la total libertad de acción y comercio.

Tras fracasar en la petición de las demandas, y por la búsqueda de la igualdad de sueldos para los trabajadores y el fin de los bloqueos de caminos para el ingreso de alimentos a la ciudad, los marinos de Kronstadt se alzaron en rebelión en contra del gobierno bolchevique en marzo de 1921.

Esos marineros y otros rebeldes demandaron la posibilidad de soviets libres. El gobierno Bolchevique se opuso y respondió con un ultimátum el 2 de marzo. Este afirmaba que la sublevación respondía a un plan de la inteligencia francesa y que la resolución del Petropavlovsk había sido tomada por un centenar de Social-Revolucionarios (un partido socialista de cierta importancia -sobre todo en el campesinado- en los días anteriores a la revolución de octubre, cuya ala derecha se había negado a apoyar a los bolcheviques) y proto-fascistas. También argumentaron que la revuelta había sido organizada por los oficiales ex zaristas liderados por el ex general Kozlovsky (quien, irónicamente, había sido colocado en la fortaleza como un especialista militar por Trotsky). Incluso un ex oficial zarista, el ex teniente coronel Solviakov, fue nombrado comandante de la fortaleza por los amotinados.

De acuerdo con el historiador anarquista Paul Avrich (autor de "Kronstadt 1921") Stepán Maxímovich Petrichenko, cabeza de los rebeldes, había intentado unirse a la guardia blanca en el verano de 1920, pero lo rechazaron por haber sido brevemente miembro del PC.

Otra de las razones que utilizaban los comunistas para demostrar que el motín había sido fruto de una conspiración contrarrevolucionaria fue la aparición en la prensa de la noticia (en Obschye Dyelo, Le Matin, L'Echo de Paris y New York Times) dos semanas antes de que se produjese el acontecimiento. Ésta fue la línea oficial tomada por el gobierno en contra de la revuelta.

Represión

Los trabajadores de Petrogrado estaban bajo ley marcial y ni pudieron ni quisieron ofrecer demasiado apoyo a Kronstadt. El gobierno bolchevique comenzó su ataque en Kronstadt el 7 de marzo. Después de 10 días de continuos ataques, durante los cuales muchas unidades del Ejército Rojo fueron forzadas a atacar "a punta de pistola" y durante el cual también algunos miembros del ejército se unieron a la rebelión, la revuelta de Kronstdat fue exterminada por el ejército rojo, que contaba con algo más de 50.000 tropas bajo el comando de Mijaíl Tujachevsky. El 17 de marzo, las fuerzas Bolcheviques finalmente entraron a la ciudad de Kronstadt después de haber sufrido cerca de 10.000 bajas. Aunque no existen datos certeros acerca de los rebeldes caídos en acción, los historiadores estiman que miles fueron ejecutados en los días posteriores y muchos más enviados a campos de trabajo en Siberia. Otro gran número de rebeldes lograron escapar a Finlandia.

Las unidades del ejército rojo acabaron con el alzamiento, que había encontrado eco en sectores populares por la grave situación social que se vivía. En contra de este descontento, Lenin, quien también concluyó que la revolución mundial no era inminente, procedió en la primavera del mismo año a reemplazar el Comunismo de guerra por la Nueva Política Económica, la cual terminaría por sacar al país de la ruina.

Ecos de la rebelión

Años más tarde, en noviembre de 1975, el descontento por las aparentes contradicciones de la sociedad soviética provocó un motín a bordo de la fragata Storozhevoy. Recordó a la rebelión de Kronstadt, con una tripulación votando unánimemente a favor de la acción y con al menos la mitad de sus oficiales apoyando al comandante Valeri Sablin, de 30 años, en su revuelta contra las autoridades. Se realizaron infructuosos intentos por emitir propaganda e incitar la rebelión entre la población civil. Sin embargo, la nave fue asaltada y Sablin finalmente ejecutado por sus actos.

Bibliografía

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas