Insurrección campesina de Hungría (1514)

De Ateneo Virtual
Saltar a: navegación, buscar

György Dózsa, líder de la insurrección campesina del Siglo XVI en Hungría

En aquel entonces, la lucha entre el poder absoluto del rey y los señores feudales de Hungría todavía continuaba. Después de la muerte del Rey Matthias, quién, apoyado por el pueblo, había dirigido una lucha exitosa en contra de los barones feudales, éstos ahora se habían recobrado bajo Uladislaus, y había abolido todas las reformas del rey Matthias incluyendo su ejército permanente. El país sufría bajo las luchas de los señores feudales.

En 1514, el Papa declaró una nueva cruzada en contra de los mahometanos. György Dózsa, quien había obtenido fama como guerrero de a pie en la lucha contra de a los turcos, le fue ofrecido el puesto de comandante. En veinte días él reunió una milicia popular que llegó a 60.000 hombres. Dózsa estaba a la cabeza de las operaciones militares. Iba en compañía de dos sacerdotes, quienes despertaban a los soldados, los campesinos y los paisanos de la ciudad con sus sermones. Los señores feudales eran reacios a dejar que sus sirvientes se unieran a la cruzada, y, como la temporada de la cosecha estaba por llegar, demandaron su regreso. En respuesta, Dózsa y los sacerdotes llamaron a la gente a la rebelión. Los campesinos se levantaron por toda Hungría, y comezó una guerra con los señores feudales. La situación del campesinado en Hungría de entonces era menos intolerable que en otros países, pero teniendo un poco más de libertad en Hungría, los campesinos sentían más vivamente el yugo de la servidumbre. Las guerras incesantes con los turcos arruinaban el país. La población estaba siendo enormemente perjudicada, y los campesinos se encontraban en condiciones de obtener por la fuerza, de los señores feudales, un buen número de concesiones. Los campesinos, sin embargo, siendo expertos en el arte de guerra, tenían la esperanza de la total liberación. El bajo clero de los pueblos, odiando a los príncipes de la viña del Señor, se unieron a los campesinos. Pero ellos, junto con la clase media de la ciudad, que también se unió al movimiento campesino, pronto lo traicionaron.

Los líderes de la insurrección campesina (1514) predicaban que los nobles eran una clase criminal que había esclavizado en cuerpo y alma a los campesinos. Animaban la destrucción de las casas y los castillos de los señores. György Dózsa, quien había enseñado a los campesinos el uso de armas, les había instado a levantarse por todo el país. Un ejército de señores feudales bajo John Zápolya se movió en contra él. Este ejército, ayudado por la clase media de la ciudad y la nobleza, los anteriores aliados de los campesinos, suprimieron el movimiento cruelmente. György Dózsa ofreció por mucho tiempo terca resistencia. Proclamó una república declarando abolido el poder del rey y las clases privilegiadas. A pesar de la simpatía de las masas campesinas en todo el país, György Dózsa fue derrotado en Temesvár. Su ejecución fue una tortura refinada. Fue colocado en un trono de hierro al rojo vivo, su cabeza fue adornada con una corona de hierro al rojo vivo, y un cetro de hierro al rojo fue introducido a la fuerza en su mano. La única exclamación de Dózsa fue: ¡"estos perros!" No menos de 60.000 campesinos fueron masacrados en esta insurrección. Los señores se reunieron en una Dieta, resolvieron aumentar la carga del campesinado y declararon la servidumbre perpetua.


Autor: D. Riazanov - Nota explicatoria de las Guerras Campesinas en Alemania, 1847 de F. Engels
Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas